Noticiencias

Blog en Monografias.com

 

EL CEREBRO Y EL ALCOHOL. Autor: David Gómez Salas

El alcohol está considerado un depresor del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

El alcohol afecta los procesos normales de inhibición, que nos hace ser precavidos. El autocontrol de la excitabilidad cerebral se pierde y provoca conductas más audaces. Al disminuir los mecanismos de alerta de una persona (por tomar unos tragos); en forma equivocada, la persona puede pensar que hace mejor muchas cosas, como hablar, bailar, manejar, etc. Sin embargo,… eso no sucede.

Existe relación entre el contenido de alcohol en la sangre, el grado de depresión del sistema nervioso central y la conducta. Se puede expresar como relación entre el número de tragos (un trago = 28 mililitros de whisky, ron, tequila), la concentración de etanol en la sangre, y los efectos físicos y psicológicos.

A los primeros tragos (de 2 a 4), se deprimen los centros superiores que controlan el habla, el pensamiento, los conocimientos y el juicio. Al tomar los siguientes tragos (de cinco a ocho) se deprimen los centros inferiores, que controlan la respiración y los reflejos espinales.

Con mas alcohol en la sangre (más de 8 tragos), se afectan tanto los mecanismos de inhibición como los de excitación. Es así como la intoxicación alcohólica (20 tragos o más) puede llegar producir estado de coma.

Lo anterior, el numero de tragos, es una aproximación observada con personas no habituadas al consumo del alcohol. Es una referencia relativa, pues hay quienes ya desarrollaron cierta tolerancia y aguantan más.- Dicen.

Desde el punto de vista fisiológico, se sabe que el alcohol se metaboliza (transforma) en el hígado; y se elimina por la respiración, la orina, las lágrimas y el sudor. Las personas con hígado normal metabolizan (transforman) aproximadamente 10 mililitros de alcohol por hora. El alcohol que no metaboliza el hígado se empieza a acumular en la sangre, y se distribuye en forma homogénea en todo el organismo,

El alcohol irrita directamente el sistema gastrointestinal (daña la mucosa) y afecta indirectamente, por estimular la secreción de jugos gástricos. Produce gastritis (inflamación de la mucosa gástrica). Los pacientes con úlcera deben evitar el alcohol. Aumenta la acidez del organismo; la producción de ácidos grasos, y el ácido úrico.

El alcohol en cantidades moderadas, aumenta la frecuencia cardiaca, dilata los vasos sanguíneos en brazos, piernas y cara, lo que produce esa sensación de calor (un trago para el frío). Después, la misma persona siente más frío que antes, pues la vasodilatación ha provocado pérdida de calor.

El alcohol estimula de la producción de orina; y provoca la eliminación de calcio, magnesio y cinc a través de la orina, que son elementos esenciales para una vida sana.

En dosis moderadas de alcohol el daño es limitado, excepto en mujeres embarazadas, en las que el alcohol puede afectar al feto y producir retraso mental irreversible.

El consumo de grandes cantidades de alcohol daña el corazón (produce trastornos del ritmo cardiaco e insuficiencia cardiaca), y el hígado, (cirrosis, mala digestión de los alimentos, pérdida de peso, constipación, etc.).

En el caso del sistema nervioso central, se pueden observar trastornos mentales serios, pérdida de la memoria, deterioro del aprendizaje, inflamación de los nervios, incluso de pérdida de la realidad (será por eso la adicción).

Las fases avanzadas del alcoholismo se relacionan con alteraciones mentales serias y daño cerebral irreversible, menor resistencia ante las infecciones, anemia, mayor tendencia al sangrado y gastritis crónica. El alcohólico grave es más propenso al cáncer, y más aún si fuma.

Las mujeres que beben mucho durante el embarazo tienen mayor ocurrencia de abortos y mayor probabilidad de procrear bebés afectados del síndrome alcohólico fetal, cuadro de deficiencia mental y física característica.

Otro signo del alcoholismo son los periodos de amnesia, con alteración profunda de la memoria y de la conciencia que puede durar desde algunos momentos hasta varios días. Hay quienes después de estar con sus amigos toda una noche, al día siguiente no recuerdan nada. – Dicen.

Para finalizar mencionaré que a mayor concentración de alcohol en la sangre, menor es la respuesta sexual, a pesar de que se sienta mayor excitación. ¡Caray!.

Espero la información sea de utilidad. Basado en el libro del Dr. Simón Brailosky. Las Sustancias de los Sueños. Neuropsicofarmacología. Fondo de Cultura Económica

Educación y cultura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda