Martí Otra Visión

Blog en Monografias.com

 

José de la Luz y Caballero. Apreciaciones martianas

Una de las figuras más relevantes de la cultura cubana del siglo XIX, fue este hombre de pensamiento claro y cultura enciclopédica, quien emprende una de las más difíciles obras de cualquier tiempo histórico: educar a un pueblo, hacer conciencia en su juventud acerca de que honrarse a sí mismo es la manera mayor de honrar a la patria; y que no había honra mayor que servirla con la plenitud de nuestro intelecto y la honestidad de nuestras acciones.

 

José de la Luz y Caballero, el maestro de los habaneros, el hombre que renunció a escribir libros, porque hacía falta el tiempo para hacer hombres. Cubano íntegro, nació y murió en La Habana, educándose con maestros cubanos como su tío José Agustín Caballero  y el presbítero Félix Varela, a quien admiró y valoró como el iniciador del pensamiento cubano. El Seminario San Carlos fue su centro forjador y de su claustro formó parte a partir de 1824 hasta 1828.

 

 A partir de esta fecha emprende un largo viaje por los Estados Unidos y Europa, conociendo a numerosos intelectuales de renombre, como los ingleses Longfellow y Walter Scott; los franceses Cuvier y Michelet; el alemán Alejandro de Humboldt, y muchos otros. Publicó en París, bajo el seudónimo de El Habanero y a su regreso a Cuba colaboró intensamente con las publicaciones de su ciudad, hasta que llevado por sus principios reformadores se dedica a la enseñanza.

 

 Hizo del hombre objetivo central de su obra filosófica, al entenderlo como un todo integral y armónico, formado por su cuerpo, el alma y las sensaciones desarrollados en la naturaleza.

 

 En la enseñanza José de la Luz revoluciona en la isla las ideas cognoscitivas al llevar a la práctica en su escuela el postulado de la experimentación como principio del conocimiento partiendo de que el hombre conoce a través de las sensaciones.

 

 Con su método explicativo, consolida la razón frente al escolastismo y el mecanicismo, dando a sus alumnos los conocimientos, no en forma de conceptos preconcebidos, sino interpretativos, para estimular el pensamiento.

 

 Como educador previó la creación de escuelas técnicas y de maestros, a fin de preparar al pueblo para la abolición de la esclavitud. También era partidario del estudio de las ciencias naturales, para garantizar una sociedad rica y culta.

 

 En 1848 funda en La Habana el Colegio El Salvador, el más moderno de su época en Cuba y en el que se aplicaron los mejores métodos de enseñanzas y se desarrollaron las “pláticas de los sábados”, con temas polémicos y debates que enriquecían la cultura del alumnado, desarrollando su talento.

 

 El Colegio El Salvador fue la culminación de su ideario pedagógico, la maduración de su pensamiento y el proyecto más progresista y liberal de la burguesía criolla en materia de educación. A sus aulas acudieron alumnos de toda la isla, que en régimen interno recibían la educación de Don Pepe, hasta que el gobierno español, temeroso de su influencia lo cierra en 1860.

 

 Dos años después muere José de la Luz. Recordando este hecho José Martí escribe años después:

 

“Él había dado a su patria toda la paciencia de su mansedumbre, todo el vigor de su raciocinio, toda la resignación de su esperanza.

 

“Los niños, se agruparon a la puerta de aquel colegio inolvidable; los hombres lloraron sobre el cadáver del maestro: la generación que ha nacido siente en su frente el beso paternal del sabio José de la Luz y Caballero”.

 

 Este recuerdo valorativo escrito en los tempranos días de 1875, nos da  la medida del aprecio que tenía José Martí por el maestro de El Salvador y que no dejará de expresar y acrecentar en trabajos posteriores para diversos medios.

 

 Una de estas valoraciones aparece en el periódico El Economista de Nueva York (1888), como preámbulo a la publicación en ese diario de las cartas de José de la Luz a José Podbielski:

 

“Los cubanos veneran y los americanos todos conocen de fama al hombre santo que, domando dolores profundos del alma y el cuerpo, domando la palabra, que pedía por su excelsitud aplausos y auditorio, domando con la fruición del sacrificio todo amor a sí y a las pompas vanas de la vida, nada quiso ser para serlo todo, pues fue maestro y convirtió en una sola generación un pueblo educado para la esclavitud en un pueblo de héroes, trabajadores y hombres libres. Pudo ser abogado, con respetuosa y rica clientela, y su patria fue su única cliente. Pudo lucir en las academias sin esfuerzo su ciencia copiosa, y solo mostró lo que sabía de la verdad, cuando era indispensable defenderla…Supo cuanto se sabía en su época; pero no para enseñar que lo sabía, sino para trasmitirlo. Sembró hombres.”

 

 En el periódico Patria (1893)  afianza su juicio sobre Luz y Caballero, recordándonos el valor de su obra precursora:

 

“Él, el padre; él, el silenciosos fundador; él, que a solas ardía y centelleaba, y se sofocó el corazón con mano heroica, para dar tiempo  a que se le criase de él la juventud con quien se habría de ganar la libertad que solo brillaría sobre sus huesos; él, que antepuso la obra real a la ostentosa,…prefirió ponerse calladamente, sin que le sospechasen el mérito ojos nimios, de cimiento de la gloria patria;…es desconocido sin razón por los que no tienen ojos con que verlo, y negado a veces por sus propios hijos.”

 

 Estas y otras muchas citas al maestro de una generación heroica que brillaría en defensa de la independencia patria, tanto en lo intelectual,  como en el campo de batalla, da fe de la alta estima del Apóstol por el hombre que él consideró estaba en las raíces de la cubanía naciente, por expandir la inteligencia, enseñar la honestidad y el patriotismo y defender su nacionalidad, aún cuando no creyese que la independencia era camino prudente, sus discípulo se encargarían en demostrar lo contrario en su nombre.

 

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Educación

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi