lig tv izle
justin tv

Martí Otra Visión

Blog en Monografias.com

 

José Martí en el imaginero popular

Ya estoy de vuelta, en estos días he recorrido un poco la “Cuba profunda”, esa que está alejada de la capital y que permite al buen observador darse un baño de pueblo, pueblo trabajador, que sueña y respalda el proyecto revolucionario en el que está inmerso, sin muchos “teques” ideológicos, pero sí con un claro sentido de lo justo y necesario.

 

 En estos días he tenido oportunidad de acercarme al Martí del imaginero popular, ese que sustenta a un pueblo porque “habló de todo” y nos sigue asombrando con sus aforismos nacidos de su pensamiento, sacados de contextos, a veces mal citado, pero que alientan en la lucha diaria por encontrarnos. Del nacimiento de este mito quiero escribir un poco.

 

 La República nacida en 1902 con su carga de decepciones y frustraciones, venía precedida del sueño inconcluso de José Martí, conocido de primera mano por los miles de emigrados cubanos que en los talleres de tabaquería de Tampa y Cayo Hueso le oyeron en su prédica encendida y convencida. Ellos trajeron la leyenda y en la Cuba triste que nació con el siglo XX fueron propagando el mito martiano, ese que hizo erigir en el Parque Central de La Habana, una estatua de mármol blanco, que no era el Martí hiperquinético que había conocido en la emigración, pero que fue el símbolo al que se agarraron para rendirle homenaje; el mito que hizo cantar al pueblo aquellos versos… “Martí no debió de morir / porque fuera el Maestro y el Guía / otro gallo cantaría / la patria se salvaría / y Cuba sería feliz…”, tristes estrofas de la ira contenida de un pueblo que había dejado a un tercio de los suyos en los campos de batalla y amanecía al siglo con  una caricatura de República y el desconcierto de un liderato convertido en “politiqueros” de segunda mano, con honrosas excepciones.

 

 Era triste ver la imagen de Martí en esos primeros 25 años de república, el invitado de piedra en los mítines políticos, citado y encartonado en frases hechas que ocultaban su preclaro y radical pensamiento.

 

 De ese “maniqueísmo” lo salvaron los maestros cubanos, esos que por su cuenta lo hacen crecer en sus clases, más allá de su poesía y la tristeza de haberlo perdido. Los maestros cubanos que enseñaron patria cuando esta estaba comprometida por la “Enmienda Platt”, aquella Ley anexada a la constitución cubana por los yanquis y que, entre otras cosas, les daba derecho a intervenir en Cuba cuando sus intereses estuvieran en peligro.

 

¡Qué República era aquella!, esa no era la patria del… “con todos y para el bien de todos”, proclamada por José Martí y ese sueño no lo olvidó el pueblo y su vanguardia que lo hicieron crecer al develar su pensamiento y tomarlo como proyecto para su futuro.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Recepción martiana

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

Una respuesta a “José Martí en el imaginero popular”
  1. julio c valdez a dice:

    Josè Martí no sólo está en el imaginario cubano, Ramón, sino también en el venezolano. Cuando yo era niño (por los 60), en nuestra escuela rural recitàbamos aquéllo de “cultivo una rosa blanca/ en julio como en enero/ para el amigo sincero/ que me da su mano franca”. Ya sabíamos que había un poeta cubano llamado José Martí. En mi adolescencia, nos llegó su poesía acompañada de la música de “guantanamera”: “Por los pobres de la tierra/ quiero yo mi suerte echar….” Ya entendimos que no sólo era poeta, sino que estaba con los pobres. Luego, lo descubrimos en toda su biografía y su pensamiento. Yo escribí, para la radio Fe y Alegría, un programa de media hora sobre èl…lamentablemente perdí el libreto. Actualmente, encontramos en nuestro país diversos libros donde habla Martí, y donde se habla sobre èl… Para muchos de nosotros es alguien tan familiar como Bolìvar, o Simòn Rodríguez….



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda