Colectividades Argentinas

historia y actualidad

 

Archivo de Abril, 2010

33 escritores vistos por Luis Seoane

Fundación Luis Seoane

Xunta de Galicia

La Coruña, Abril de 2010

Colectividades Argentinas

GENTE CONMIGO

por Syria Poletti. Buenos Aires, Losada, 1962.

En el año 1961, Gente conmigo fue distinguido con el Premio Internacional de Novela convocado por la Editorial Losada. Al año siguiente, dicha obra mereció el Segundo Premio Municipal de Buenos Aires y fue seleccionada entre las diez mejores novelas sudamericanas por la editorial Alan Williams de Nueva York. Fue traducida al inglés, alemán y ruso, y se realizó una adaptación cinematográfica y otra televisiva.
Al preguntársele a la escritora acerca de las razones por las que creó este libro, respondió: “Un libro que se escribe desde adentro, nace porque debe nacer. Hay fuerzas oscuras que impulsan toda creación auténtica. Pienso que toda mi vida no fue más que una larga gestación de Gente conmigo y de Extraño oficio. Esa gestación entrañable, misteriosa, debía plasmarse y salir a luz. Pero creo que nació y maduró en la fragua candente de un sentimiento de asombro y rebeldía frente al absurdo de ciertas situaciones humanas: el desconcierto de la mujer inteligente ante la mediocridad del hombre de nuestro tiempo y de nuestro medio; la soledad de quien está preñado de trascendencia; el abismo entre generaciones; el desarraigo del inmigrante; la injusticia de los convenios establecidos entre América y los países emigratorios, convenios que, en la actualidad, además de despiadados, resultan anacrónicos. Por ejemplo, el casamiento por poder entre una pareja de desconocidos o el veto de ingreso al país a los disminuidos físicos”.
La protagonista, Nora Candiani, recuerda: “Entramos a un salón vasto y desnudo. Era el lugar reservado a la revisión sanitaria. Junto a unas mesas, los médicos revisaban a mujeres y chicos con rápida indiferencia. Pase usted, pase usted, adelante, otra, rápido. Y las mujeres esperaban pacientemente, con la ropa a medio quitar y los críos berreando”. El médico le niega el permiso para emigrar, a causa de una malformación en la espalda. Comienza entonces el peregrinar de la hermana mayor, que debió emigrar sola, y no se resigna a que Nora quede en Italia, cuando ya están todos en América: “Paso tras paso, con su carga de trabajo y el agobio de apuntalar a una familia dispersa, Bertina consiguió arrancar el permiso de embarque. Eso no invalidaba el fallo adverso emitido en Trieste; era una concesión, una dádiva lograda a fuerza de recursos, de cuña y obstinación. (…) Mi viaje a América se resolvió así en una suerte de contrabando: yo era como un producto deteriorado que debía pasar inadvertido, entremezclado con los productos destinados a la exportación: los emigrantes aptos. Yo era el polizón que logra trepar al barco. Luego, la piedad me admitiría. De todos modos, lo importante era viajar. La vida impone las leyes y la vida enseña las trampas. Sólo que las trampas arañan”. La protagonista reflexiona: “Es paradójico que la deformidad constituya una culpa imperdonable”.
El casamiento por poder es otra de las realidades contra las que la escritora arremete. Aunque otro personaje señala las ventajas de la costumbre, la traductora no se deja convencer: “Jamás pueden llevarse bien los que no se conocían de antemano y resuelven casarse por poder como quien resuelve entre dos males: o eso o la miseria (…). Es una escapatoria; no una elección. Todas esas muchachas que llegan aquí casadas por poder y se enfrentan con la incógnita de un marido desconocido me dan la impresión de seres arrojados por algún éxodo… No sé… Una especie de aluvión acosado por fuerzas oscuras que desborda por el mundo a tontas y a ciegas…”.
Existen otras situaciones; por ejemplo, cuando la pareja ya estaba de novia en Italia y acuerda emigrar. Considera que ni siquiera en este caso es aceptable el casamiento por poder y, para demostrarlo, narra lo sucedido a un matrimonio que vivió una desgracia: “El llegó primero; trabajó duro y construyó la casa. Entonces se casaron por poder y ella tomó el barco. Un barco hacia América, hacia él, hacia el nuevo hogar. Durante la travesía la contagió el tracoma y no pudo desembarcar. Las prescripciones sanitarias no lo permitieron. Y él tampoco pudo subir a la nave. Debió conformarse con agitar el pañuelo desde el muelle cuando el buque zarpó de regreso a Italia”.
Syria Poletti defendía el derecho a mostrar a través de la literatura realidades que debían ser cambiadas, por eso dijo: “Toda obra de arte entraña un mensaje social y mucho más cuando está escrita desde adentro. Inclusive, desde el punto de vista temático, mi novela podría significar una punta de lanza para la revisión de algunos convenios inmigratorios que resultan escarnecedores, por ejemplo, el rechazo de los disminuidos físicos. Y toda la novela plantea dramas; dramas que nacen de las injusticias sociales. Sin embargo, inclusive como mensaje social, esto no es lo más importante: lo más importante está implícito en el amor y en la adhesión que los personajes pueden o no suscitar en el lector. La eficacia del ‘mensaje’ depende de la carga de vivencias y de poesías que entraña una obra”.

Inmigración y Literatura, Inmigrantes y Exiliados Destacados

Elvira Bermúdez

41930e56fe3b887988e97be989c8f9d8.jpgPintora. Bibliotecaria de la ABC del Partido de Corcubión

Elvira Bermúdez nació en Baio. A los once años, guiaba el carro de las vacas que llevaba el pan horneado para vender. A poca distancia de su casa, se encontraba con su prima Sara, dos años mayor, a quien seguía, ya que Sara conocía el recorrido. El carro se atascaba en el barro blando. Las niñas animaban a los animales a seguir adelante. Hacían alrededor de quince kilómetros con los panes en las alforjas.
Cuando ella tenía diez años, su padre decidió venir a la Argentina. Bermúdez -a quien apodaban “da Calva”, porque era hijo de la hija del calvo- le escribió a su hermano Modesto, pidiéndole que lo reclamara. Ramón Bermúdez y su hijo mayor llegaron a Buenos Aires en agosto de 1948. En 1951 viajó el segundo hijo, y en 1952, la madre con los seis hijos que habían quedado en Galicia. En la Argentina nació el noveno.
Comenzó a pintar en 1989, por sugerencia de su prima Isaura Rodríguez. Asistió al taller que funcionaba en el Museo Sarmiento, de la Ciudad de Buenos Aires, dictado por la profesora Ana Cenzato, y luego continuó su formación en el taller particular de la docente. Pinta, sobre porcelana y cerámica, delicadas flores, escudos de asociaciones (Zas, Santa Comba, Corcubión), paisajes y personajes gallegos. Expone, junto a pintores sobre porcelana de varios países, en la muestra organizada cada año por la Asociación Argentina de Pintores de Porcelana NORBA, en el Círculo Militar de la Nación.
En la actualidad, la pintora trabaja en un retrato de Rosalía de Castro. La galleguidad es para ella fuente inagotable de inspiración.

Me dijo: “No sé si aún estoy a tiempo para escribir algo de mi vida de los años que van transcurriendo en esta casi nuestra tierra”.

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Tomás Abraham

eb4f45ad1be7585c4588e5e2ce028f1f.jpgHISTORIA DE UNA BIBLIOTECA
ABRAHAM, TOMAS
SUDAMERICANA

Historia de una biblioteca evoca una historia personal y construye un programa irresistible y exclusivo. Las respuestas habituales se borran, abolidas por un rigor asistemático que no asigna valores juzgados desde algún tribunal sino que contrasta usos, pasiones y texturas. En pocos textos como en este de Abraham la idea de libro se consolida con la de biblioteca y cultura. Dentro de cada uno de estos conceptos una sustancia única y renovada nos permite seguir el curso de la filosofía occidental y encontrar los nudos de su articulación en los lugares menos pensados. A partir de esos hallazgos, esta #historia universal de una sola biblioteca# nos ayuda a habitar la filosofía desde la sorpresa y admiración que prodiga el autor a los responsables de su vocación.

Biografía del Autor
Tomás Abraham Licenciatura y Maestría en filosofía y sociología en las Universidades de Sorbonne y Vincennes. Profesor titular de filosofía de la UBA. Autor de Pensadores bajos, Los senderos de Foucault, La guerra del amor, El último oficio de Nietzsche, La empresa de vivir, Historias de la Argentina deseada, Situaciones postales, Fricciones. Director del Colegio Argentino de Filosofía. Editor de la revista La Caja. Coordinador del Seminario de los Jueves, grupo de aficionados a la filosofía con el que publicó Vidas Filosóficas, Tensiones filosóficas, La máquina Deleuze, El último Foucault y Foucault y la Ética. Analista político en varios periódicos y columnista de actualidad del diario Perfil. Sus artículos sobre política y medios de comunicación se han recopilado en los libros La aldea local, Pensamiento rápido y El presente absoluto. Premio a la obra filosófica 1993-2003 por la Fundación Konex. Premio a la Vocación de Oro 2009 otorgado por el Rectorado de la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Belgrano, la Dirección de Estudios Terciarios y la Fundación El Libro. Profesor Honoris Causa de la Universidad de Salta. Escribe habitualmente en su página web y en su blog Pan rayado.

http://www.tomasabraham.com.ar/

Inmigrantes y Exiliados Destacados

LA GESTA DEL MARRANO

AGUINIS, MARCOS
DEBOLS!LLO

Una de las grandes novelas del siglo. Reúne suspenso, belleza y admirable sabiduría. A partir de un histórico auto de fe cometido en Lima en el siglo XVII, el autor despliega un conmovedor himno a la libertad y una de las denuncias más rotundas contra la discriminación étnica e ideológica. Francisco Maldonado da Silva, hombre culto, honesto y temerario, enfrenta un doble desafío: el externo y el de su subjetividad. Sus peripecias imprimen a la lectura un ritmo de galope. La obra crece en intensidad hasta acelerar el corazón, desencadenar lágrimas y emocionar de manera inolvidable. El autor de Profanación del amor y La matriz del infierno reconstruye la época con la destreza de un historiador y la curiosidad del eximio narrador que es. Sus personajes adquieren perfiles imborrables y generan identificación, rechazo, estremecimiento o asombro. Sin extraviarse del hilo argumental, Marcos Aguinis crea un fresco impresionante sobre la Inquisición y la sociedad colonial de América. He ahí la razón que explica el notable éxito que recoge esta novela desde su aparición. La gesta del marrano #una verdadera gesta literaria en muchos sentidos# deparará a sus lectores enorme felicidad.

Inmigración y Literatura

María Amelia Alonso

María Amelia Alonso es Licenciada en Psicología. Actualmente se desempeña como Asesora de Jefatura de Gabinete de Ministros del GCBA.
Acerca de sus orígenes, dice: “soy ciudadana española, hija, nieta, bisnieta y tataranieta de gallegos por parte de padre y madre”.
La formación de la funcionaria estuvo ligada a la colectividad española: “Estudié música desde chica y me recibí de Profesora Superior de Piano; paralelamente, en el Centro Asturiano de Buenos Aires formaba parte del Conservatorio, estudiando danzas españolas y Arte Escénico y Declamación dos veces por semana rigurosa e ininterrumpidamente, desde los seis hasta los dieciocho años”.
Su preocupación por el arte y su inusual capacidad de trabajo, la llevaron a destacarse en el ámbito cultural de la Ciudad de Buenos Aires, mediante la organización de eventos de primerísimo nivel, como el que tuvo lugar ayer en el Teatro 25 de Mayo, en el que se homenajeó a la pianista Pía Sebastiani. En la velada estuvo presente la Profesora Josefina Delgado, Subsecretaria de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, y se contó con la participación especial de Marcelo Balat, Vera Cirkovic, Betty Elizalde, Cecilia Fracchia, Rafael Gíntoli, Víctor Hugo Morales y Darío Volonté.
En unos días, gracias a la gestión de la Licenciada Alonso, se declarará Huésped de Honor a José Carreras, cantante lírico español que visitará la Argentina. Al respecto, afirma la responsable de la iniciativa: “Sabiendo que llegaba José Carreras, le escribí un mail a la Diputada Lidia Saya (del PRO), entusiasmándola para que presente el proyecto declarando Huésped de Honor al tenor, dado que ella integra las Comisiones de Cultura y de Salud. Le sugerí que en Prelabor Parlamentaria informara que lo iba a presentar sobre tablas en la próxima sesión; además le prometí prepararle los fundamentos del proyecto y organizarle el evento de la entrega. El acto de Declaración de Huésped de Honor se realiza en la Legislatura o en su defecto en el lugar que indique el homenajeado, para este caso se traslada la Diputada con una pequeña comitiva y personal de Ceremonial de la Legislatura. Consiste en la entrega de una medalla de oro y un diploma. A Carreras se le entregará esta semana en el Hotel Alvear de la Ciudad de Buenos Aires”.

foto gentileza MAA: María Amelia Alonso y sus hijos Paula, Daniela y Ezequiel

Volver a Galicia

ADAN BUENOSAYRES

por Leopoldo Marechal. Buenos Aires, Sudamericana.

El crìtico Angel Nùñez distingue tres etapas en la producciòn de Leopoldo Marechal, a quien define como el “autor de una rica y variada obra literaria”. Se iniciò, y alcanzò premios y fama, como poeta, a partir de Los aguiluchos (1922), y sobre todo desde Dìas como flechas (1926) y Odas para el hombre y la mujer (1929)”. Enumera otros tìtulos y afirma que en esta primera etapa “ya se incluye el ensayo de estètica Descenso y ascenso del alma por la belleza (1933) y la simple Historia de la calle Corrientes (1937) con la que comienza una de sus màs importantes lìneas de creaciòn: la narrativa”.
“Una segunda etapa de producciòn podemos iniciarla en 1948, cuando edita su primera novela, Adàn Buenosayres, importante apertura de un àrea que serà central en el conjunto de su obra. Esta segunda etapa llega hasta 1955 –año en que se inicia su proscripciòn del mundo cultural-; abarca la iniciaciòn en la novela y tambièn en el teatro: El canto de San Martìn es de 1950”.
“Un tercer perìodo –de extraordinaria creatividad- puede establecerse entre 1965 y la muerte del escritor, ocurrida en 1970. De 1965 es su segunda novela, El banquete de Severo Arcàngelo, que tuvo gran èxito de venta y que provocò la revalorizaciòn de su obra. La trilogìa novelìstica se completa con Megafòn o la guerra, aparecida poco despuès de su muerte. En esta etapa enriquece su ensayìstica con Autopsia de Creso (1965), luego incorporado al importante Cuaderno de navegaciòn (1966), que recoge once estudios diversos”.
Con motivo de cumplirse el cincuentenario de la novela, Graciela Cutuli publicò un trabajo en el que afirma que “Leopoldo Marechal llamò ‘Adàn Buenosayres’ a su alter ego literario, al personaje que le dio nombre a su novela màs monumental y lo consagrò como uno de los maestros de la prosa argentina. Hace cincuenta años, cuando languidecìan algunas vanguardias y estaban forjando su obra otros grandes autores de nuestra literatura, el libro se publicò en medio de un silencio casi generalizado: era la historia de un largo recorrido del protagonista, Adàn Buenosayres, desde su ‘despertar metafìsico’ en una casa del barrio de Villa Crespo hasta el solitario combate final de su alma frente al Cristo de la Mano Rota, en la Iglesia de San Bernardo. Era y es una novela extraordinaria, pero sufriò una ola de silencio, debida en parte a lo inèdito de su lenguaje y del fluir de su escritura, y en parte tambièn a que Marechal satirizò con agudeza en varios de sus episodios a muchos de sus colegas martinfierristas… sin que estos, que tanto se burlaran en el pasado de la ‘solemnidad literaria’, tuvieran el coraje de afrontarlo con el necesario humor”.
En medio del silencio de la crìtica al que alude Cutuli, una voz se alzò para destacar los mèritos de la novela y la singular figura que la protagoniza. Dijo Julio Cortàzar, en 1949: “Una gran angustia signa el andar de Adàn Buenosayres, y su desconsuelo amoroso es proyecciòn del otro desconsuelo que viene de los orìgenes y mira a los destinos. Arraigado a fondo en esta Buenos Aires despuès de su Maipù de infancia y su Europa de hombre joven, Adàn es desde siempre el desarraigado de la perfecciòn, de la unidad, de eso que llaman cielo. Està en una realidad dada, pero no se ajusta a ella màs que por el lado de fuera, y aùn asì se resite a las òrdenes que inciden por la vìa del cariño y las debilidades. Su angustia, que nace del desajuste, es en suma la que caracteriza –en todos los planos mentales, morales y del sentimiento- al argentino, y sobre todo al porteño azotado de vientos inconciliables… “.
Por la novela desfilan inmigrantes de las procedencias màs disìmiles. Entre ellos encontramos italianos, catalanes, gallegos, vascos, judìos, armenios, turcos, calabreses, sicilianos, sirios, andaluces, chinos, ingleses, alemanes y escandinavos. A algunos solamente se los menciona; otros, en cambio, son retratados minuciosamente en esta recorrida que el protagonista hace en abril de un año que no especifica.
En el Segundo Libro, los pesonajes se trenzan en un debate acerca de las responsabilidades de criollos y de gringos. Samuel Tesler, filòsofo villacrespense, exclama: “Estoy harto de oìr pavadas criollistas (…). Primero fue la exaltación de un gaucho que, según ustedes y a mí no me consta, haraganeó donde actualmente sudan los chacareros italianos. ¡Y ahora les da por calumniar a esa pobre gente del suburbio, complicàndola en una triste literatura de compadritos y milongueros!”.
Del Solar, uno de los líderes criollistas, contraataca: “La devoción al recuerdo de las cosas nativas –tartamudeó Del Solar, pálido como la muerte- es lo único que nos va quedando a los criollos, desde que la ola extranjera nos invadió el país. ¡Y son los mismos extranjeros los que se burlan de nuestro dolor! ¡Si es para llorar a gritos!. (…) Es verdad que la ola extranjera nos metió en la línea del progreso. En cambio, nos ha destruido la forma tradicional del país: ¡nos ha tentado y corrompido!”.
Adán Buenosayres piensa lo contrario. Sostiene “que nuestro país es el tentador y el corruptor, que el extranjero es el tentado y el corrompido”. Afirma eso luego de haber visitado Europa y haber visto hombres “con un sentido heroico de la existencia”. Al llegar aquì, los hombres encontraron “un sistema basado en cierto materialismo alegre que se burlaba de sus costumbres y se reìa de sus creencias. (…) los extranjeros hallaron en el paìs, no un sistema de orden, sino una tentadora invitaciòn al desorden. Casi todos eran ignorantes; no tenìan defensa. Y olvidaron su tabla de valores por aquel fàcil estilo de vida que les enseñaba el paìs. Y la obra de corrupciòn iniciada en los padres fue concluida en los hijos: los hijos aprendieron a reìrse de sus padres emigrados, y a ignorar o esconder su genealogìa. Son los argentinos de ahora, sin arraigo en nada”.
El protagonista comprende cuàl es su misiòn en esa circunstancia: “si al llegar a esta tierra mis abuelos cortaron el hilo de su tradiciòn y destruyeron su tabla de valores, a mì me toca reanudar ese hilo y reconstruirme segùn los valores de mi raza. En eso ando. Y me parece que cuando todos hagan lo mismo el paìs tendrà una forma espiritual”.
Otro de los lìderes criollistas expresa que “El paìs no necesita buscar su alma en el extranjero”, pues se la darà el Espìritu de la Tierra.
La polèmica se instaura, en otros tèrminos, cuando Marechal hace aparecer a Juan Sin Ropa, el que derrotò a Santos Vega. Juan Sin Ropa –explica el folklorista Del Solar- “es el gringo desnudo que vence a Santos Vega en una clase de lucha que nuestro paisano ignoraba: la lucha por la vida”. En ese momento, “el vistoso gaucho fue borràndose para dejar sitio a un hombretòn forzudo y coloradote, de camisa y bombachas a cuadros, botas amarillas, facòn ostentoso y un rebenque guarnecido de plata casi hasta la lonja. No sin una efusiòn de simpatìa, los aventureros identificaron al punto la imagen risueña de Cocoliche”.
Luego, Juan Sin Ropa se transforma en el abuelo Sebastiàn, el antepasado europeo de Adàn Buenosayres, quien le dice a Del Solar: “Cien veces crucè la pampa en mi carreta, y cien veces el rìo en mi ballenero de contrabandista. Arè la tierra virgen y agrandè rebaños. Y no es mìa ni la tierra donde se pudren mis huesos”. A travès de sucesivas metamorfosis, el gaucho llega a tomar el aspecto del Neocriollo “que habitarìa la pampa en un futuro lejano”.
Como personajes, o como fenòmeno social que suscita la polèmica, los inmigrantes revisten importancia en la obra de Marechal, el escritor que –al decir de Sàbato- “pasarà a la historia de la lengua castellana como insigne hito de la poètica y la narrativa. A ese monumento que le tiene reservado el tiempo no se le pueden arrojar bombas de alquitràn, y ha de ser invulnerable al insulto, la ironìa, la envidia y el silencio: esos premios que con harta frecuencia los hombres de letras de nuestro paìs confieren a los que deberìan honrar”.

Inmigración y Literatura

KAZUOMI TAKAGI

Conferencia en el Salon Dorado de la Casa de la Cultura
4/5 martes 14:00 hrs.

“La Poesía Japonesa, el Espíritu Samurai y Mis amigos de Tango”
Lic. Kazuomi Takagi y otros oradores.

Semblanza del Lic. Kazuomi Takagi:
Jefe de Redacción del Periódico “La Plata Hochi” 1965 en la actualidad
Condecorado del Gobierno Japonés por la difusión de intercambios culturales 2008
Premiado por el Ministerio de Relaciones Internacionales del Japón, Prov. de Mie y Prov. de Okinawa
Ciudadano Ilustre de la Asociación de Amigos de Barrio Abasto de Carlos Gardel
El locutor de mayor trayectoria (41 años) en el Radio Nacional al Exteior
Premio del Director de la Dirección de Inmigración en Argentina

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Nuevo libro de Julio M. Llanes

En la proxima Feria internacional del libro de  Buenos Aires se pondrá a la venta por la editorial CORPUS LIBROS el libro

Che entre la literatura y la vida.

El Stand de dicha editorial es el designado con el Nº 136, ubicado en la calle 20 del Pabellón Azul.

Inmigración y Literatura

LOS MUERTOS

http://www.hablandodelasunto.com.ar/?p=6098

Inmigración y Literatura

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda