Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

UN POEMA DE CARMELA ISABELLA

la casa mía

no me es dado verte
ni tocar tu puerta
mi casa de piedra
atenta en décadas y océanos
historia huérfana a mis tres años
en la eternidad de tus paredes

la casa mía
una voz chiquita en el gran trasatlántico
“voglio ritornare alla casa mía”
trastocada las emociones mi madre nunca partió
ella
yo sin abrigo
carentes en las quimeras de tu suelo

firme
de piedra gris ensoñada de ocre dorado
en el enjambre de la nostalgia de tierra-tiempo
aguarda la casa mía

II

la pensé marrón hoy sé de su gris

al abrír los ojos primeros
me sumergí en la blancura de sus paredes
el techo de piedra rosa y madera
la puerta a Sabuto y la oveja de mamma

sola majestuosa en sigilo
abandonada de risas y lágrimas
orada de flores amarillas y arbustos vivos
acariciada de infinito en vientos suaves
instados por las montañas calabresas

la fotografía aviva la espera

la vuelta no se vislumbra
mi alma oye la campana del no tiempo

en su desafío a los espacios planetarios
decidida de eternidad

cuando aguarda y aguarda
la casa mía

III

mis primos de primos
rubios pequeños y rizados
morenos altos se ven otros
acarician sonoros acordeones montañeses

mi hermano vive en el trigo maduro

más cerca los surcos alardean ajíes verdes rojos
acompañando a los tomates redondos replicando al sol
los puerros al zapallo grande
orgullo de “ María y Pietro”

dale vida dale vida a la gran hermandad del aroma
a eucaliptos a lavanda antigua
nacida de la madre atávica
tierra mía

los nogales y un joven kiwi sombrean la cabeza
de la mujer sentada más acá del valle
paisaje remoto de mi primeras luces
codeando sonriente la nostalgia sin pena de mi pueblo

mi padre mi madre tornaron a sus abuelos bisabuelos
a sus hermanos niños en la rueda ancestral
plasmada en la atmósfera prístina del comienzo
bajo la atenta majestad del sendero siempre ascendente
enclavado en la roca

testigo viva de anocheceres siglos y ausencias

espera aguarda espera la casa mía”

(en un pueblo de Catanzaro)

Carmela Isabella nació en Italia. Pasó su primera infancia en Salta, radicándose en Lanús, donde vive actualmente. Tiene en su haber la edición de los libros: Día de Cristal (cuentos) y Esencias (poesía) Edit. Tierra Firme. Inéditos: Camiones Vacíos (cuentos), Morada Azul (poemas). Además de folletos y publicaciones en diferentes medios nacionales e internacionales. A su vez incursionó en el periodismo, trabajando en varios diarios y revistas. Fue directora de su propio periódico: Protagonismo Humano.
(información de prensa)

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom