Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

Archivo de Octubre, 2009

ALICIA NIEVES

anieves.jpgEn Argentina se la llama “LA SEÑORA DE LA COPLA”.

Luego de la lamentable pérdida de la Sra “Lolita Torres”, Alicia es por su trayectoria la siguiente referente de la música de la Madre Patria en nuestro país.
Nacida en Comodoro Rivadavia, su abuela andaluza (Arboleas, Almería) fue su primera maestra y piedra fundamental de su vocación.
Alicia, en su poema “Raíces”, le rinde un homenaje.

RAICES

HACE TIEMPO, HUBO UNA ABUELA.
UNA ABUELA QUE ME ENSEÑÓ,
LAS CANCIONES DE SU TIERRA
QUE ELLA MISMA ME CANTÓ.

ME HABLABA DE SU ESPAÑA,
CON SUS FLORES Y SU SOL,
CON MÚSICA EN EL ALMA
Y UN ARDIENTE CORAZÓN

ME CONTABA DE ARBOLEAS,
ALLÍ EN ANDALUCÍA,
EL PUEBLITO EN QUE NACIÓ.
CON EL LLANTO ANTE SUS OJOS,
RECORDABA ÉSE LUGAR Y
CON MÚSICA EN EL ALMA,
ME ENSEÑABA SU CANTAR.

“AY! MI ESPAÑA…
ME DECÍA EN SU CANCIÓN.
ESTÁS EN MI ALMA METÍA
Y COMO ESPINA EN MI CORAZÓN!”..

HOY, AL RECORDARLA
SON MIS OJOS LOS QUE LLORAN,
POR LA MADRE…. DE MI MADRE,….
AQUELLA ABUELA ESPAÑOLA,
QUE ME HABLABA DE SU ESPAÑA,
CON SUS FLORES Y SU SOL,
CON MÚSICA EN EL ALMA Y UN SANGRANTE CORAZÓN.

POR ESO ESTOY AQUÍ HOY,
YO TAMBIÉN QUIERO DEJARLES MI CANCIÓN …….
Y JUNTO CON MIS COPLAS,
ENTREGARLES A TODOS, A TODOS…..
MI CORAZÓN!

EN HONOR A MIS RAÍCES

ALICIA NIEVES ( LA SRA. DE LA COPLA)
www.alicianieves.com.ar

Colectividades Argentinas

Padre Armando Sacchetto

Murió un sacerdote de los Misioneros de los Sagrados Corazones

c67ea59debc833e254b079ad87956a47.jpgBuenos Aires, 9 Oct. 09 (AICA)
El lunes 5 de octubre en horas de la tarde, en la casa parroquial de Nuestra Señora de los Dolores, del barrio porteño de Parque Centenario, falleció el padre Armando Sacchetto, sacerdote del Instituto de los Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.
Sus restos fueron velados el martes en el templo parroquial de avenida Díaz Vélez 4860, y ayer fueron trasladados a la ciudad santafesina de Capitán Bermúdez, arquidiócesis de Rosario, donde tras la misa exequial, fueron sepultados en el panteón que la congregación tiene en el cementerio local.
Armando Sachetto, nació el 6 de junio de 1927 en Sant’Andrea di Cologna Veneta, provincia de Verona, diócesis de Vicenza, en Italia. Era hijo de Florindo y de Celestina Vallerin, y miembro de una familia muy numerosa de hermanos, sobrinos y sobrinos nietos.
Ingresó en el Instituto de los Misioneros de los Sagrados Corazones en la comunidad formativa de Capitán Bermúdez, provincia de Santa Fe, en enero de 1952, después de emigrar de su Italia natal en busca de nuevos horizontes laborales.
Tras regresar a Italia para su formación, el 29 de octubre de 1956 realizó su primera profesión religiosa en Secondigliano, Nápoles, Italia, en la casa madre de la Congregación; y fue ordenado sacerdote el 30 de junio de 1961.
En 1962 volvió a la Argentina, esta vez como misionero. Aquí se desempeñó en diversas oportunidades como rector de la comunidad religiosa y párroco de San Roque de Capitán Bermúdez, Nuestra Señora de Pompeya de Montevideo (República del Uruguay) y Nuestra Señora de los Dolores de la Ciudad de Buenos Aires. Además, fue por un largo período delegado del Superior General de la Congregación en la Región Sudamericana, y formador de los estudiantes sacricordianos.
Es recordado por su alegría, su permanente optimismo, su gran generosidad y su total disponibilidad para las actividades del ministerio sacerdotal.
La muerte lo encontró todavía en actividad como vicario de la parroquia Nuestra Señora de los Dolores. A pesar de los achaques que lo aquejaban por su edad avanzada y por su salud debilitada no dejó de celebrar la Eucaristía y de administrar el sacramento de la reconciliación hasta el último día.+

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Juan Carlos Mareco

fe85e684dd5a61eb4b68e543d664b356.jpgMurió Juan Carlos Mareco, símbolo de la época de oro de la radio y la TV

El popular conductor uruguayo de “Cordialmente” tenía 83 años y había ganado ocho premios Martín Fierro. También tenía múltiples facetas artísticas: fue poeta, escritor, actor, cantante y compositor.

http://www.clarin.com/diario/2009/10/08/um/m-02014876.htm

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Roberto Tálice

bb5346d7a282c20efb2c77e71ac7b57d.jpgPARIS BIEN VALE UNA MUSA (Memorias de mi primer viaje a Paris), por Roberto Tálice. Editorial Corregidor. Buenos Aires. 169 páginas.

La creación de una obra autobiográfica obedece a diversos impulsos, generalmente constantes en todos los autores. Los mas importantes son el afan de automostracion, el deseo de rescatar una epoca mejor -o un escenario de acontecimientos mas felices- y la necesidad de trascender. Todas estas motivaciones se encuentran en el libro de Roberto Talice, periodista, dramaturgo, escritor de numerosas obras galardonadas con los premios mas importantes de nuestro pais.
El relato evoca el viaje que el autor realizara, siendo muy joven, a Europa. No contaba con dinero para hacerlo, sólo tenia la firme conviccion de que debia ir. La empresa era arriesgada, pero Talice decia “Prefiero morirme de hambre en Paris a los veinte años, y no conocerlo en la opulencia de los cincuenta”. Llevaba en su espiritu dos poderosos “males”, que le hacian olvidar los riesgos: “la patologia del nomade y el morboso y contagioso virus de Paris”. Sólo pensando en su incidencia podrá comprenderse la juvenil intrepidez del autor. La epoca en que se realizó el viaje no está dada con exactitud; podemos. tener una idea a partir de dos datos que proporciona el narrador; en un oportunidad, expresa que escribe “casi a los sesenta años de las vicisitudes e incidencias de mi primer viaje a Paris”; tambien comenta que llegó a Francia siendo no muy lejana la Primer Guerra Mundial. Estas afirmaciones nos permiten suponer que el viaje fue realizado alrededor de 1926.
Una vez tomada la decision de embarcar, debía conseguir, al menos, lo imprescindible para el pasaje, ya que ni con ese dinero contaba. De a poco, va redondeando la suma que le permite viajar en el “Lutetia”, pero sólo hasta la ciudad de Santos, en Brasil. Cómo llegaría desde allí a Europa, era algo que ni el mismo sabia. Los amigos colaboraron con cuanto estuvo a su alcance para que el viajero estuviera bien equipado; unos le proporcionaron dinero (que le adeudaban); otro, un traje con poco uso, tarjetas de presentación, y una manta de viaje. Esta ultima era sumamente funcional, ya que, disimulado en su interior, podía transportar cuanto no entraba en la valija. Los diarios uruguayos a los que el escritor se hallaba vinculado le ofrecieron, por su parte, una determinada cantidad de dinero por nota a enviar. Con este equipaje, y mas esperanzas que realidades, se fue nuestro protagonista.
Partieron rumbo a Brasil, Tálice y un recitador al que representaría en America y Europa, dividiendose las ganancias obtenidas. En Brasil se les une Martin Arrivillaga, dilecto amigo del narrador, decidido a hacer la travesia con la mensualidad que le pasaba su madre. Como vemos, las condiciones no podian ser mas adversas, pero la voluntad de llegar a la ciudad ansiada vencía cualquier obstaculo. La primera escala, en Brasil, fue el escenario de las representaciones del recitador, que tuvieron un resultado desastroso. Lo mismo sucedio en Rio de Janeiro. Llegaron a Lisboa, donde, por un incidente trivial, se enemistan los jóvenes con el declamador y continuan viaje por su cuenta. La proxima escala es Madrid y, de allí, directo a Paris. Los pasajes se costeaban con el dinero de alguna representacion ofrecida por Heraclio Sena, el recitador, con lo que recibían por las representaciones que no se efectuaban y con lo que giraba la señora de Arrivillaga. Cuando la madre de Martin se cansó de los continuos pedidos, recurrieron a la estratagema de escribirle que el hijo sufría, en un principio, de gripe y, mas adelante, de un tumor, lo que demandaba grandes cantidades de dinero extra. La señora, afligida, se las enviaba.
La travesia es narrada como una aventura de juventud; Talice rememora sus años idos con nostalgia, pero tambien con mucha comicidad. Episodios que, tratados por otro autor, hubieran sido minimizados u obviados, son lo mas interesante de la obra. Entre ellos podemos mencionar la noche en que el protagonista fue a cenar a un restaurante frances y, al marcharse, el mozo le ayuda a ponerse el abrigo. ¡Cual no seria su sorpresa al observar que el joven, en lugar de uno, usaba tres, uno encima del otro! Es admirable, tambien, la descripcion que hace del recitador, quien, despues del incidente en Europa, no volvio a saludarlo, aunque Talice intento reanudar las relaciones tan bruscamente interrumpidas; de el nos dice: “Lo de la sobriedad y la calidad resultaron virtudes negativas para espectadores que esperaban que se hiciera de la poesia un espectaculo verbal, de musicalidad en la voz, de amplio desplazamiento de ademanes y actitudes, como lo hacia Berta Singerman con maestria y arte impares”.
El arte y la cultura europeos tienen tambien un destacado lugar en la obra, aunque no son lo principal. El narrador evoca sus paseos por la bellisima ciudad de Lisboa, sus visitas a los Museos del Prado y del Louvre, su relacion con Don Jacinto Benavente, quien le brindó una cordial acogida. Estas visitas a lugares celebres se realizaron en los momentos que dejaba libre su intensa labor como corresponsal de dos diarios de su pais.
Roberto Tálice, a quien sus reconocidos meritos le significaron un importante papel dentro de nuestra cultura, evoca asi un momento importante, ya lejano, de su existencia. “Paris bien vale una musa” se lee con verdadero agrado, por la calidez de los recuerdos que la componen y por la sinceridad que el autor evidencia en cada una de las paginas. La obra continua la línea autobiografica iniciada por el creador de 100.000 ejemplares por hora (Memorias de un Redactor de “Critica”, el diario de Botana)” y no será la ultima, ya que tiene en su mente muchisimos temas mas sobre los podra escribir paginas que, damos por descontado, serán tan interesantes como estas.
Completan el libro la biografia del autor y fotos tomadas durante la travesia.

(LA NUEVA PROVINCIA, Bahía Blanca, 31 de diciembre de 1986)

foto: findagrave.com

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Lázaro Vigoda

 

2e5d5efd7345d755385713d7a3facb47.jpg

Mi padre, Lázaro Vigoda, con su corneta, en los pic nics del ‘20

Músico inmigrante judío mi padre, y músico yo, desde muy pequeño (nací en 1933), lo acompañaba cuando iba a tocar a casamientos y toda clase de eventos.
Leo Vigoda

Inmigrantes y Exiliados Destacados

VOLVER A GALICIA

GERMAN CACERES

6bf190363cf181c70c6feb94ef6fd0aa.jpg

en Desde Boedo

acerca de MGR

Escribe Marta Roldán

EXILIO

¿Tú qué llevarías si partir te acorrala
y hacia otras tierras debes llevar tu casa:
el mínimo recuerdo del sol en tu ventana
que con sus rosas pálidos despierta tu esperanza?

Tendrás que conseguirte una alforja madura,
con capacidad de mundo, reforzada y segura.
Tendrás que conseguirte una cómplice brújula
y un rayo pertinente que alumbre tus penumbras.

Abierto el corazón y mente desordenada,
te tocará viajar empacando tu alma.

(del libro “Perfiles y Roles)
©Carmiña Candido Daverio.

ESILIO

Tu cosa ti porteresti se il partire ti affliggesse
e verso altri posti dovessi portare la tua casa:
il minimo ricordo del sole nella tua finestra
che con i suoi rosa pallidi sveglia la tua speranza?

Dovrai prenderti una bisaccia matura,
con l’ampiezza del mondo, rinforzata e sicura.
Dovrai prenderti una bussola complice
e un raggio pertinente che illumini le tue penombre.

Aperto il cuore e la mente disordinata,
ti toccherà viaggiare inscatolando la tua anima.

(dal libro “Perfiles y Roles)
©Carmiña Candido Daverio.

ROMANCE DEL EMIGRANTE

Sin profesión ni dinero.
Sin casa ni hogar ni vuelta.
No en barco sino en avión
y a la deriva completa,
como otros miles de errantes
almas que dejan su tierra.
El sufrimiento con sangre
se va arrastrando en las venas.
Corazón empantanado
con lágrimas de tristeza
y de esperanza y de angustias
y de ansiedad pasajera.
Sin mantener la mirada
de los que amas y se quedan,
sin pensar que en la otra orilla
no hay ninguno que te espera,
emprende viaje tu cuerpo
mutilado por la pena.

(del libro “Perfiles y Roles)
©Carmiña Candido Daverio.

ROMANZA DELL’ IMMIGRATO

Senza professione né denaro.
Senza casa né focolare né ritorno.
Non in barca ma in aereo
e alla deriva completa,
come altre migliaia di erranti
anime che lasciano la loro terra.
La sofferenza con sangue
si trascina nelle vene.
Cuore impantanato
con lacrime di tristezza
e di speranza e di angosce
e d’ansia passeggera.
Senza mantenere lo sguardo
degli amati che rimangono,
senza pensare che all’ altra riva
non c’è nessuno che ti aspetta,
intraprende il viaggio il tuo corpo
mutilato dalla pena.

(dal libro “Perfiles y Roles)
©Carmiña Candido Daverio.

Testimonianza dell’esilio

È più verde il noce se si trova in mezzo al campo
e ospita più colombe sui suoi rami.
Un cambiamento doloroso, stigmatico, lascia il fegato provato.
Gli oriundi ignorano quella forza,
nulla li costringe ad apprezzare questo paesaggio
con gli occhi mutilati dell’esilio.
È possibile partorire contro natura
una nuova visione di questo mondo.

(dal libro “Testimonianza d’inequità”)
©Carmiña Candido Daverio.

Testimonio del exilio

Es más verde el nogal si está en medio del campo
y alberga más palomas en sus ramas.
Una mutación dolorosa, estigmática, deja el hígado afectado.
Los oriundos ignoran esa fuerza,
nada los constriñe a apreciar este paisaje
con los ojos mutilados del exilio.
Es posible parir contra natura
una nueva visión sobre este mundo.

(del libro :”Testimonio de iniquidad”)
©Carmiña Candido Daverio.

San Martino di Codroipo:

Solo mi rimane un mese per abitarti.
(I vicini del paese
abitano in un pugno.)
Camminò per queste tre strade una tonta poetessa
quasi senza conoscerti..
Le tue campane raddoppiano
per il vecchio ricordo
d’un vecchio pescatore*
che scrisse, seduto alla scrivania
del tuo rosso palazzo,
d’un fiume e alcuni alberi.
Oggi conta il tuo bagaglio
con una reginetta.
(E restano tante cose che non so.)
Posso mentire:
mi hai dato i migliori
tre anni della mia vita.
Svegli la confidenza
di lasciarti ai miei genitori.

©Carmiña Candido Daverio.
*Hemingway.

San Martino de Codroipo:

Sólo me resta un mes para habitarte.
(Los vecinos del pueblo
se alojan en un puño.)
Caminó estas tres calles una tonta poeta
conociéndote apenas.
Tus campanas redoblan
por el recuerdo viejo
de un viejo pescador*
escribiendo sentado al escritorio
de tu rojo palacio,
sobre un río y unos árboles.
Hoy cuenta tu bagaje
con una reginetta.
(Y quedan tantas cosas sin saber.)
Puedo mentir:
me has dado los mejores
tres años de mi vida.
Despiertas la confianza
de dejarte a mis padres.

©Carmiña Candido Daverio.
*Hemingway.

Deseo y contrición:

Trueno en soprano hacia el lado de la montaña.
Lluevo del ojo derecho
porque el izquierdo ya no tiene qué llorar.
Los pies sobre la silla de una casa
que aún no adoro.
Y, en cualquier recóndito punto del ceniciento cerebro,
me pesan unos árboles, un río ancho, una llanura
(mate amargo, mate dulce,
mate lavado, tereré)
me pesan
¡maldito deseo! ¡errada convocatoria de sentimientos!
sabiendo que no volveré.

©Carmiña Candido Daverio.

Vago:

Vago por el mundo y es la búsqueda
de un centímetro de polvo o fortaleza.
Vago con estas incipientes raíces
empantanadas y portátiles.
Vago y en mi maceta llevo
un granito de arena
y un terroncito de tierra
de cada lugar del mundo
Elegí.
Pedí más y me fue dado,
pero es más de lo mismo,
lo rechazo
y emprendo otro camino
aunque deba
salir de este planeta por buscarlo,
aunque me obligue
retornar hasta el inicio y encontrarlo.
©Carmiña Candido Daverio.

Decilira del exilio:

Mi tierra prometida,
lejana indicación en el camino,
tropieza en el dañino
escollo de mi vida.

Terrones cortejados sin medida
juegan con mi esperanza de papel.
Giros de carrusel
confunden mi infortunio;
ahora observo un rojo plenilunio
en otra tierra, infiel.

©Carmiña Candido Daverio.

El funeral del exilio

Resuenan por el muerto las campanas
insistentes en su monótono tañido,
pero no son más tristes que el oxígeno
respirado en este pseudo hogar.
Gris en las paredes y las piedras de la calle.
Gris en las nubes amotinadas contra el cielo
campesino de ojos cerrados.
Monocromo minuto;
las luces juegan a esconderse
y, sin custodia, los sonidos
emigran a la ciudad.
Ni los gitanos de Melquíades
despertarían al difunto.

©Carmiña Candido Daverio.

De río y de mar

Un gorjeo transporta hacia tierras queridas
el tronco de mi alma, privado de crecer.

El perfume de yerba remonta con su espuma
a un tiempo del pasado, pujante en mi interior.

Observar verdes aguas y sus olas galantes
no sustituye al río, rojo por su glamour.

Me disputa el vetusto al nuevo continente,
se dividen mi llanto y amores al azar.
Mi sangre paladea dos orillas lejanas
y tiñe los laureles que supe conseguir.*

*referencia al Himno Nacional argentino.

©Carmiña Candido Daverio.

Hematíes y cal

Una taza de leche no sustituye al mate
y vuelvo a succionar un sorbo de bazofia.
Se enjuga en el armario mi raíz polvorienta
por no beber el agua vertida en mi ablución.

El avaro linaje, el turbio sentimiento
gimen en los rincones de alcobas con parálisis.
Me repugna el vacío ensanchando clavículas;
el plasma se retrae, se desborda su caz.

Tuve el labio del ceibo y el lila paraíso,
la puerta generosa, amores errabundos;
los oculta un raudal de trayectos y agostos.

Trasplantando mis pies del valle a la planicie
exilio el sedimento de los rojos terrones,
mudo en sangre las piedras remotas y calcáreas.

©Carmiña Candido Daverio.

Reunir los pedazos:

Llenamos los cuatro valijas distintas.
Partimos los cuatro en fechas diversas,
subimos los cuatro a un avión diferente.

Sufrimos los cuatro el estar separados.
Supimos los cuatro que la nueva meta,
más que progresar, debía ser reunirnos.

Tema: el viaje.
Por el hecho de partir:

Físicamente perdí los libros de mi adolescencia
y la piel que guardaba tus besos.
Me quedé sin el verbo conjugado
y hay una palabra en este idioma
a la que nunca parirá mi boca.
Físicamente perdí la silueta y cien cabellos.
Pudo escapar una ilusión de mi equipaje
cuando en la aduana me abrieron la maleta
y el primer pie sobre el avión ha perdido mi pasado
y la barrera del sonido rompió con cada historia
que pueden atribuirle a otra persona.
Físicamente perdí dos o tres lustros
vagando por la tierra prometida.
Hubo un tiempo que me esfuerzo en olvidarlo
y me persigue para cobrar sus deudas.

El viaje excita antes de partir,
emociona más recorrer este camino
que cortar la cinta de llegada.

www.friulinelweb.it/crearparaleer

www.friulinelweb.it/unmododidire

Colaboradora en la revista “La fuente de las 7 vírgenes”y en el Círculo de Poetas.
Moderadora de Crearpoesia: crearpoesia-subscribe@gruposyahoo.com.ar
Miembro y Responsable Local para Italia/Argentina del Directorio REMES.
Corresponsal en Italia de “Lamásmédula”
http://www.revistalamasmedula.com.ar/italia.html
Noticias literarias: http://noticiasliterarias.bitacoras.com
Libro finalista en el VI Concurso YoEscribo.com 2007: “Perfiles y Roles”
http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/obra.aspx?cod=25731
Blog: Cien maneras para morir
http://www.clubcultura.com/blogs/1343/cienmanerasparamorir.html
Libro gratis:”Testimonio de iniquidad”
http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/obra.aspx?cod=34510
Libro en la web Editorial Alebrijes: “Detrás de mis celosías”
http://detrascelosias.blogspot.com/2007/12/marta-roldn.html

E-mail: fama@friulinelweb.it

gracias a Ture, editor de la revista de poesía La más médula, por el contacto!

Colectividades Argentinas

Gino Gardenal

6687b006a0d83ca370f233202b648376.jpgFalleció el padre Gino Gardenal

Florencio Varela (Buenos Aires), 1 Oct. 09 (AICA)
Este miércoles 30 de setiembre falleció en la casa parroquial de San Juan Bautista, de Florencio Varela, a raíz de un ataque cardíaco, el padre Gino Gardenal, de 61 años, cuyos restos fueron velados hasta este mediodía en la capilla de la Casa “Cura Brochero” (Pergamino y Trenque Lauquen, Barrio El Rocío, Bosques, en Florencio Varela).
El padre Gino nació en Cognellano, provincia de Treviso (Italia) el 27 de febrero de 1948, y tras llegar al país se crió en el conurbano bonaerense. Fue ordenado sacerdote por el entonces obispo de Quilmes, monseñor Jorge Novak, en la catedral diocesana Inmaculada Concepción, el 8 de mayo de 1977.
Su labor pastoral se destacó por el fomento de nuevas capillas bajo jurisdicción de la parroquia Nuestra Señora de Luján, de Zeballos, partido de Florencio Varela, muchas de las cuales se convirtieron en parroquias: Santa Rosa de Lima, Inmaculado Corazón de María, San Francisco de Asís, Nuestra Señora del Valle.
También creó “en terrenos que obtuvo para tal fin hacia fines de los años 70” la Casa de Encuentros de Evangelización “Cura Brochero”.+

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Antonio Aliberti

672cfaa36f28f3135c565235444f3d68.jpgTODOS RECORDARON A CASANDRA, por Antonio Aliberti. Primer Premio 20 aniversario de la Fundación Argentina para la Poesia. Fundación Argentina para la Poesia. Buenos Aires. 1987. 58 pp.

Por supuesto, no es la mujer la única protagonista de estos bellísimos poemas, pero sí es una constante en todos. En primer lugar, recordamos a la madre, tierno refugio ante la azarosa vida cotidiana; “acariciame la frente/ no me dejes salir”, le pide. Pero la verdad lo reclama; los hijos necesitan que él se instale en su presente de una vez por todas.
La relación de pareja es evocada en “Las dos vidas”, el amor entre “dos que comparten el pan y la rutina”; en este poema aparece el ansia de no perder la individualidad, ya que asi
será mayor el aporte que cada uno hará, con sus fantasias y sus sentidos, al crecimiento mutuo.
“Ella” es la composición en que Maria Rosa Lojo, autora de la nota critica, ve tambien a la madre. Hay una vuelta a la infancia, ya que -comenta la estudiosa- “propone un viaje a contracorriente del tiempo en busca del origen, el rostro sin ultraje, la inauguración de los dias”.
La figura femenina es asociada tambien a la magia del lenguaje; sólo que nombrar equivale a mentir, significa una relacion efimera con las cosas sin adentrarse en su esencia: “los ojos se refugian en una fragua/ donde silencio y vacio no han nacido”. Y qué es Casandra, al fin y al cabo, sino una mujer profética que advierte sobre los peligros que·se ciernen, una mujer que en la poesia de Aliberti cobra nueva y magnifica vida.

(EL TIEMPO, Azul, 6 de marzo de 1988)

foto: lanacion.com.ar

Inmigrantes y Exiliados Destacados
chatroulette chatrandom