Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

Artémides Zatti

Artémides Zatti nació en Boretto en 1880 y falleció en Viedma en 1951. Fue laico de la Sociedad Salesiana. “Legó a la Argentina como parte de una familia de inmigrantes y se instaló en Bahía Blanca en 1897. Ingresó al seminario salesiano de Bernal (Buenos Aires) y enfermó de tuberculosis. Trasladado a Viedma, pidió a la Virgen su curación y prometió dedicarse a los enfermos. Cumplió su promesa cuidando convalecientes en el Hospital San José (entre otros a Ceferino Namuncurá), donde murió en 1951. Llamado ‘El enfermero Santo de la Patagonia’, fue beatificado en 2002 por Juan Pablo II” (21).
José Sobrero sdb resume la vida del beato: “El Hno. Artémides Zatti es un salesiano coadjutor de la Congregación Salesiana que desplegó un trabajo de promoción entre los enfermos de la ciudad de Viedma y cuya vida consagrada ha sido propuesta para el estudio de sus virtudes en la causa de beatificación y canonización”.
“Italiano, nació el 12 de octubre de 1880 en Boretto. Su familia trabajaba en el campo: trabajadores que conocen del sudor para arrancarle los frutos a la tierra. Son ocho hermanos junto a papá Luis y mamá Albina. Artémides Joaquín Desiderio María ocupa el puesto 3. De Boretto emigraron hacia la República Argentina invitados por un tío para largarse a la aventura de América. En 1887 se establecieron en la ciudad de Bahía Blanca. Y continuaron trabajando. Artémides tuvo varios empleos al estilo de ‘changas’ hasta que aterrizó en una fábrica de baldosas. Comenzó a frecuentar la Parroquia salesiana ‘Nuestra Sra. de las Mercedes. Participaba de la Misa y de las actividades comunitarias. Allí nació su vocación: codo a codo con los salesianos”.
“Con 19 años ingresa al Aspirantado salesiano en Bernal, provincia de Buenos Aires. Quiere ser sacerdote. Sus padres le ayudan mucho. En Bernal, por su edad y por su contextura física, lo invitan a realizar todo tipo de trabajos domésticos. Digamos que es un verdadero factótum. Así en enero de 1902 le proponen cuidar a un sacerdote enfermo de tuberculosis. El final de esta tarea es trágico: fallece el sacerdote y Artémides contrae la tan temible enfermedad. Con esa dificultad a cuestas lo envían a Junín de los Andes para curar o morir. En Bahía Blanca cambia Junín de los Andes por Viedma. Con esta circunstancia se quiebra la ilusión de aspirar al sacerdocio”.
“En Viedma se encuentra con el P. Evasio Garrone, conocido como el ‘Padre Dotor’, quien lo invita a realizar una promesa a María Auxiliadora: pedirle la gracia de la salud y ofrecerle como respuesta el cuidado de los enfermos para toda la vida. Y el milagro se dió. Soportó la grave enfermedad con la sonrisa en los labios y al final quedó totalmente curado. Entonces le tocó cumplir la promesa: Creí, Prometí, Sané. Allí mismo, en el Hospital ‘San José’ de la ciudad de Viedma, comenzó a trabajar por los enfermos. En 1904 se incorpora a la botica ‘San Francisco de Sales’ anexa al Hospital”.
“Su camino salesiano continúa. El ‘noviciado’ fue un poco largo. Hasta 1910 aparece en los registros como ‘ascritto’. Con 27 años hace sus votos trienales el 11/1/1908.En 1911 fallece el P. Garrone y ese mismo año hace los votos perpetuos. En 1913 se hace cargo del Hospital realizando diversas tareas. Artémides no se santificó solamente por su infatigable trabajo. Su vida de oración, la vivencia de los votos, su inserción comunitaria, ha sido tan rica como su labor apostólica en bien de los enfermos”.
“Lo podemos imaginar rodeado de jóvenes, rezando con sus hermanos, compartiendo la mesa, en los Ejercicios Espirituales…”.
“La vida de estos santos nos ayudan a caminar con esperanza precisamente por la vida escondida, en silencio, desde lo cotidiano, en lo concreto y con los pies sobre la tierra”.
“Y así Artémides nos dejó un 15 de marzo de 1951.Tenía 70 años y la convicción que debía morirse para seguir viviendo. El pueblo lo lloró y lo proclamó santo antes de tiempo porque en la memoria de ese pueblo estaban todas las gauchadas que le prodigó el ‘enfermero santo de la Patagonia’ ” (22).
“El 14 de abril de 2002, en Roma, el Papa Juan Pablo II declara Beato a Don Artémides Zatti, el enfermero de Viedma” (23).

21 Varios autores: Enciclopedia Visual de la Argentina. Buenos Aires, Clarìn, 2002.
22 Sobrero, Jose sdb: “Beato Artémides Zatti sdb”, en sapweb.tripod.com.ar, Instituto San Antonio de Padua. Barrio San Vicente de Córdoba Capital.
23 S/F: “Breve historia de la diócesis de Viedma”.

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom