Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

Tarcisio Rubín

e58534bd4ac6e592637f9a3e87d0aa1f.jpgEl padre Tarcisio Rubín nació el 6 de mayo de 1929 en Loreggia, Italia, el menor de diez hermanos, hijos de sencillos y modestos campesinos de la provincia de Padua. Entró desde chico en el seminario de la Congregación de los Misioneros de San Carlos (Scalabrinianos), emitiendo sus primeros votos el 4 de mayo de 1946. Fue ordenado sacerdote en Piacenza el 21 de marzo de 1953.
Los migrantes italianos más marginados de Suiza y Alemania experimentaron su originalidad apostólica y después de una experiencia de vida contemplativa en Palestina, por una opción radical de vida, decidió partir de misionero a la Argentina, donde llegó el 9 de abril de 1970.
Trabajó con los migrantes chilenos y bolivianos en los barrios más marginados de Mendoza, residiendo en la parroquia Cristo Obrero –hoy Madre de los Migrantes- en Dorrego, mientras promovía una obra de hermandad y espiritualidad sacerdotales con el clero mendocino.
Acompañando a los migrantes golondrinas siguió a los bolivianos en los trabajos temporarios en el norte argentino, donde organizó sus misiones “Éxodo” en los lotes de los ingenios en las zafras jujeñas, puso su residencia religiosa en la Comunidad de la parroquia del Santísimo Sacramento en Córdoba, y como base la parroquia de San Pedro de Jujuy.
Acompañando a los más pobres y alejados encontró la muerte en la capilla de Alto Calilegua, a 3.200 metros de altura el 3 de octubre de 1983″ (AICA).

Comentarios
Hola Soy Hna. Mercedaria del Niño Jesús, mi nombre es Gabriela Carretero, conocí al Padre Tarcisio cdo. era chica en las Cuevas Mendoza, el ha sido una persona muy importante en nuetras vidas, en nuestra familia, un testimonio muy grande de la presencia de Jesús entre nosotros, recuerdo entrar de niña con mis hermanos a a su habitación y encontrarlo rezando postrado, tengo grabada esa imagen en mi memoria… con Él subiamos rezando el rosario al Cristo Redentor… recuerdo sus pies desnudos y sus sandalias … yo le agradezco a Dios de su paso en nuestras vidas de su santa presencia entre nosotros, allá en medio de las montañas, celebrando la misa en la hermita de Las Cuevas … hoy por su interseción le pido por tantas familias, donde no llega la llega la presencia de Cristo y por los consagrados, para mí es un gran testimonio y en mi preparación para mis perpetuos le pido que me ayude desde el cielo a ser fiel y caminar como Él dando testimonio de Jesús.

Anotado por: Hna. Gabriela Carretero | 15/06/09

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom