Colectividades Argentinas

historia y actualidad

 

Archivo de Junio, 2008

LAS DESCENTRADAS

 

ac0f1e327afe7d2b3c4859ef7d3f2503.jpg

COLECTIVO TEATRAL PUERTA ROJA

Presenta

LAS DESCENTRADAS

De Salvadora Medina Onrubia

Dirección: Adrián Canale

A casi 80 años de su primera función en el Teatro Ideal, en Marzo de 1929.

Funciones: Sábados 22.30 hs.
Teatro: Puerta Roja
Lavalle 3636 (Abasto) - Capital Federal –
Localidades $20 (Descuentos a estudiantes y jubilados)
Reservas al 4867-4689

http://puerta-roja.blogspot.com

Elenco: Carolina Tisera, Martín Urbaneja, Silvina Katz, Corina Bitshman, Paula Jmelnitzky, Sergio Di Florio, Verónica Seara, Javier Sebastián y Tian Brass

La figura de la “oveja descarriada” es la que reaparece aludida en “Las descentradas”, cuya protagonista Elvira Ancizar, es la esposa de un ministro a quien aborrece y al que llega a denunciar por sus “arreglos” políticos telefoneando a un conocido periodista, de manera anónima. Que por esas vueltas de la trama terminará siendo el prometido de su mejor amiga y melodramáticamente, su oculto enamorado. La obra es un ejemplo de la búsqueda que se trama en los textos de esta autora desconocida y escasamente representada: la de construir modelos alternativos a los estereotipos de la tradición literaria. Reescribe las historias sentimentales mil veces contadas en folletines o letras de tango para contradecir el modelo de felicidad tradicional.

NOTAS Y CRÍTICAS:

Moira Soto, Suplemento Las/12 Diario Pagina 12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-4115-2008-05-16.html

con Las Descentradas versión 2008, otra vez Salvadora vuelve al fuera de foco.

Leni González, nota en Diario Crítica de La Argentina, martes 3 de junio, 2008
Diario EL Popular, Olavaria (por Télam)
http://www.elpopular.com.ar/diario/2008/05/16/nota.html?idnota=25068

Con la clarísima premisa de no abandonar ni un milímetro lo melodramático, el director Adrián Canale brinda, a través de la obra Las Descentradas de Salvadora Medina Onrubia, un ejemplo de tratamiento de género. El director no cae en la tentación de “aggiornar” la obra (la obra se escribió en 1929) -ni en su lenguaje, modismos de época, y hasta en su estructura formal, con intervalo incluido- si no que profundiza en todos sus resortes, logrando con paciencia, talento y sapiencia, instalar al espectador en los códigos de género y de la época.
Para eso la pieza se asienta en un audaz registro de actuación, en un diseño espacial inteligente, y en un vestuario y maquillaje estupendos.
Bellamente trágica, Las Descentradas es una excelente obra, que brinda un puente para acercarse a un género, tan digno y noble como bastardeado: el melodrama.

Gabriel Peralta, www.criticateatral.com.ar
http://www.criticateatral.com.ar/index.php?ver=ver_critica.php&ids=1&idn=1239

Pero nada sería lo mismo sin la prodigiosa composición de Tisera, que dibuja una criatura por momentos adorable y siempre impredecible, ya que su mundo parece no tener elementos en común con el resto de los mortales.

Héctor Puyo, Télam

El tratamiento de los personajes toca aristas y matices a descubrir en cada momento. La contradicción de Elvira que siente y vive (a su manera, sin respetar leyes o estereotipos) se hacen palpables a través de la sensible Carolina ticera, que vuelve a (de) mostrar su sapiencia en la construcción de un personaje difícil y rico.
Adrián Canale plasma una dirección fuerte en la que el elemento físico vuelve a manifestarse (al igual que en su interesante versión de “Tres hermanas”).
Las Descentradas es una puesta que vale la pena contemplar, disfrutar y dejarse llevar por todo lo que la dramaturgia muestra y sugiere.

Daniel Gaguine, Noticias Urbanas 12-6-08

Una obra que invita al desafío entre el deber y el querer, entre el egoísmo y el valor, entre el buscar y el tomar, entre el señalamiento y el ser una mujer integra siempre, hasta el último acto de dignidad.
Nuevamente la maravillosa interpretación que compone Carolina Tisera en el papel protagónico, enaltece y realza el hecho artístico. Sin dudar, diría que todas las miserias y todas las bondades se reflejan en el personaje de Elvira, quién impecablemente lleva el hilo de la trama central. Hay que reconocer que una mala actuación arruina una obra, pero una gran interpretación supera la creación del autor. “Las descentradas” muestra un buen trabajo de equipo y una ajustada dirección realizada por Adrián Canale.

Meche Martínez http://vidayamorporlapalabra.blog.arnet.com.ar
http://vidayamorporlapalabra.blog.arnet.com.ar/archive/2008/05/21/las-descentradas-de-salvadora-medina-onrubia.html

Los tópicos de la obra son folletinescos y universales: el amor, la amistad, la rebeldía expresada en “la oveja negra”; pero el tratamiento que la autora les dispensa -en tono de lunfardo y opereta- los hacen más que atractivos.
Sumando excelentes actuaciones como las de Carolina Tisera -cuyo pecho aún temblaba después de la escena final, una vez sumergida en la ola de aplausos- Martín Urbaneja y Silvina Katz, Las Descentradas se constituye en una excelente opción que brinda el colectivo teatral Puerta Roja. Vale destacar la interpretación del tango “Niebla del Riachuelo” por parte de Corina Bitshman, quien con su voz marca dos de los momentos álgidos de la trama. Una oportunidad para reflexionar sobre las relaciones en la sociedad argentina de antaño, sin perder de vista la vigencia y continuidad con la actualidad que sobrevuela toda la obra.

María Pilar González, www.enescenahoy.com.ar
http://www.enescenahoy.com.ar/obras/las_descentradas/Las_descentradas.htm

ASISTENCIA DE DIRECCIÓN: Valeria Castro
DISEÑO DE ILUMINACIÓN: Sergio Cosstessich - Adrián Canale
VESTUARIO: Carolina Tissera - Paula Jmelnitzky

SALVADORA MEDINA ONRUBIA

La historia oficial pretende recordarla sólo como la mujer de Natalio Botana, el célebre director del diario “Crítica”. Otros la llamaron la Venus Roja. Para la pacatería de la “sociedad” porteña de comienzos del siglo XX, fue “aquella a quien no se respeta”, una oveja descarriada. Salvadora Medina Onrubia, bella y apasionada, dueña de un indómito espíritu revolucionario, anarquista y madre soltera, fue una mujer singular que participó en numerosos acontecimientos de la vida política y social de la Argentina.

SOBRE EL COLECTIVO TEATRAL PUERTA ROJA

Este proyecto comienza a principios del año 2003, con la inauguración del espacio teatral Puerta Roja y es la continuación de lo que anteriormente se llamó La Dudera teatro, que estrenó tres espectáculos: “Desvarios”, “La Cruzada de los niños” y “La Bruma”.
Coordinado por Adrián Canale y Marcelo Subiotto lleva estrenados desde el comienzo del año 2003 hasta la fecha los siguientes espectáculos:

2003:
“Breve noche” Dramaturgia y dirección: Adrián Canale;
“En cuanto a la emoción” (en base a textos de Alberto Muñoz, Juan Gelman, Irene Gruss, Alberto Szpunberg y otros). Dramaturgia y dirección: Adrián Canale;
“Amores metafísicos” Texto y dirección: Marcelo Subiotto. Seleccionada para el Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires, 2005; “Entomología forense” Dramaturgia y dirección: Adrián Canale;
“Laberinto Camargo” Texto y dirección: Marcelo Subiotto.

2004:
“Noélicas” Texto y dirección: Marcelo Subiotto;
“Servir” Dirección: Adrián Canale.

2005:
“Parece algo muy simple” (en base a un cuento de Raymond Carver).
Dramaturgia y dirección: Adrián Canale

2006:
“Coplas del cartonero Masón” por el cantautor Amadeo.
Texto y dirección: Marcelo Subiotto;
“Remedios para calmar el dolor”. Dramaturgia y dirección: Adrián Canale

2007:
“Hablar de amor” (en base a un cuento de Raymond Carver). Dramaturgia y dirección: Adrián Canale;
“La oscuridad de lo oscuro”. Texto y dirección: Marcelo Subiotto

2008:
“Las descentradas” de Salvadora Medina Onrubia
Dirección: Adrián Canale
“El círculo de Maiakovski”
Dramaturgia y dirección: Marcelo Subiotto

ADRIAN CANALE

Director. Autor. Actor. Docente. Egresado de la carrera de dirección y puesta en escena de la EMAD de Buenos Aires, realizó perfeccionamiento, entre otros, con Ana Strassberg, Augusto Fernández, Javier Margulis, Daniel Veronese y Ana Alvarado.
Ha dirigido numerosas obras, entre ellas, ‘Historia tendenciosa de la clase media argentina’, ganadora de varios premios Estrella de Mar, ‘La excepción y la regla’, de B. Brecht, ‘Por donde empezó a colarse el agua’ en co-producción con el Teatro San Martín,’Maratón’, de Ricardo Monti, ‘Nuestra decencia se puso idiota’, ‘Breve noche’,”El tajo mas cruel”,’Ponerse en pie’, y Una sociedad secreta’ (Nominada “Mejor espectáculo off”,en el Estrella de Mar 2008).
Con el Colectivo Teatral Puerta Roja dirigió:’Entomología forense’, ‘En cuanto a la emoción’, ‘La bruma’, ‘La cruzada de los niños’ (ganadora de varios premios nacionales, realizó giras por el país y en España), ‘Servir’, ‘Parece algo muy simple’,”Hablar de amor” y ‘Remedios para calmar el dolor’ (Esta última, ganadora del Estrella de Mar 2007 y nominada al ACE).
Como actor y asistente de dirección algunos de sus trabajos fueron: ‘La tempestad’ de W. Shakespeare en el TMGSM, con la dirección de Luis Pasqual, ‘La forma perfecta’, de Luis Cano, dirigida por Daniel Veronese, en el festival ‘Tintas frescas’, ‘El detective y la niña sonámbula’, escrito y dirigido por Ana Alvarado y ‘El suicidio’ del grupo ‘El periférico de objetos’.
Con algunos de lo espectáculos antes mencionados participó de festivales y giras internacionales: Hebbel Theater, Berlín, Alemania / Theater der Welt, Köln, Alemania / Festival de Avignon, Francia / Festival Internacional Inteatro de Poverigi, Ancona, Italia / Festival de Emilia Romagna Teatro, Módena, Italia / Festival de Teatro de Burgos, España, giras por Palencia, Salamanca, Segovia, León y Valladolid, España / FITAM (Festival Internacional de teatro a mil) Santiago de Chile / 17º Festival Internacional de Teatro y títeres de Tlaxcala, México y giras por Veracruz, Monterrey,Cuernavaca, Zacatecas y el D. F.
Actualmente es docente titular de actuación en la Escuela de Formación actoral de Morón y da clases privadas de actuación y dirección en la Ciudad de Mar del Plata y en la sala Puerta Roja de Capital Federal, de la que es uno de sus responsables.

(información de prensa)

Inmigrantes y Exiliados Destacados

P. Francisco Robles

HACE CUARENTA AÑOS

Escribe: Carlos Sforza

Fue un 28 de diciembre aquel de 1967, inolvidable. Inolvidable por el calor que desde la mañana temprano castigó a Victoria. Inolvidable porque en el amanecer de ese día, mientras dormía, murió el Párroco de Victoria, P. Gregorio Spiazzi OSB.
Recuerdo que cuando me avisaron, yo trabajaba en el tribunal local, fui a la Parroquia y con el entonces P. José Lares, constaté el deceso del amigo. Con tranquilidad, sin alharacas, como le gustaba a él, pasó el puente que nos espera a todos: la muerte: Él lo había escrito el 28 de octubre de 1966: «Cristo ha iluminado el misterio de la muerte con palabras precisas y seguras de modo que podemos ir hacia ella a ciencia y conciencia de lo que significa para nosotros. Y lo primero que nos asegura Cristo es que ese fenómeno que nos va a acontecer irremisiblemente el día menos pensado no es un acabamiento ni destrucción de la vida sino un tránsito y pasaje hacia la vida definitiva» (Página Parroquial, diario «Crisol»).
Él había regresado de una reunión del Consejo Presbiteral que había formado el Obispo Diocesano y en su cama, frente a su inagotable biblioteca, en la planta baja de la Casa parroquial, amaneció muerto. Naturalmente muerto. Había tomado el pasaje definitivo hacia la vida también definitiva.
La importancia que tuvo Gregorio Spiazzi (Martín Luis en su anotación del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas, y el acta de su bautismo, Martín del Pospós en su faz literaria como autor de «El país de los chajás») en Victoria quizá no ha sido valorada en su real dimensión. Uno y otro aspecto de su tarea ha ocultado la visión total. A cuarenta años de su muerte conviene recordar lo que este austero y cabal monje benedictino significó para su comunidad y para la comunidad de Victoria. Y la trascendencia de una obra humana, pastoral y literaria que marcó a muchos en nuestro pueblo y fuera de él.
De niño supo de la muerte. Lo supo cuando falleció su padre, Gregorio Spiazzi tenía siete años, y lo recordó en un manuscrito inédito de «Tierras bravas» cap. I -»Yo he visto morir a un cristiano»-. Y comenzó su peregrinaje por el campo de Socas, de unas 10.500 hectáreas, a orillas del Pospós. Allí lo llevó su padrino de confirmación, Valentín Bonato, que a la sazón tenía 22 años de edad. De él escribió el ahijado que «era domador, chasqui de diligencia y puestero» (Currículum vitae). Y el pequeño Martín Luis, ya hombre y sacerdote, reconoció la influencia del padrino en su vida: «Esta estada bajo el tutelaje de mi padrino -aunque breve- dejó una huella decisiva en mi existencia: el amor a las cosas del campo. Mi padrino trató de inculcármelo con todo empeño, instruyéndome no sólo en las habilidades del paisano, sino también en su lenguaje».
Regresó a la colonia San José y entró a trabajar en la casa del acopiador don Juan S. Moix. En ocasión de llevar a su patrón a Misa en un coche de cuatro ruedas, al regresar, por un ataque cardíaco Moix murió en el viaje y por segunda vez el niño se enfrentó a la muerte. De allí, entró a trabajar en la Fábrica «Liebig’s», donde estuvo destinado al departamento «conserva» del frigorífico.
Fue cuando tenía 14 años, que estuvo llamado a ingresar en la Abadía Benedictina «Niño Dios» de nuestra ciudad. Fue el recordado P. Benito Ibarrola OSB, quien en sus tareas apostólicas en la zona del departamento Colón, trajo a Victoria a Spiazzi, su primo Miguel Mayoraz y tres chicos más.
Y en los claustros del oblatado, y en los sucesivos escalones del ascenso en la vida monástica, Gregorio Spiazzi fue afirmándose hasta ser consagrado sacerdote el 7 de diciembre de 1930, cuando en la Iglesia de San José de Crespo, el Obispo Diocesano Julián Martínez le confirió la orden del presbiterio.
En la Parroquia «Nuestra Señora de Aránzazu» se instaló en 1941 cuando fue designado Vicario-Cooperador. Trabajó en la Capilla del Perpetuo Socorro (suburbios norte), en la de Cristo Rey (Rincón del Doll) y entre la gente de los pagos de Pajonal. Luego creó la Capilla de la Santa Cruz, en los Médanos, IV Sección de Islas.
Vacante el cargo de Cura Párroco de Victoria, Gregorio fue nombrado y comenzó su tarea como tal, el 19 de julio de 1960 hasta su muerte. Impuso una impronta conforme a los tiempos de cambio que provocó la renovación eclesial del Concilio Vaticano II. Conocía lo que hacía y hacía dónde iba. Asumió el tiempo histórico que le tocó vivir. Por eso escribió: «Si vinieras hoy de nuevo a vivir entre nosotros, ciertamente ya no lo harías, Señor con aquel ‘estilo’ y aquel ‘gesto’ del hombre de dos mil años atrás. Te mostrarías como un hombre de aquí de ahora. Un hombre del siglo XX. Uno de nosotros» («Mi Parroquia Comunitaria», Nº 2, 25/VIII/1960).
Spiazzi desde antes de ser Párroco, se integró plenamente a la vida social y cultural de Victoria. Sus aportes en diversas actividades no específicamente religiosas, fueron siempre valiosas y valoradas. Cuando la denominada Semana de Victoria, en 1954, se realizó en Victoria, Spiazzi fue uno de sus motores. Entonces fue cuando por primera vez trajimos (yo estaba a su lado) a Raúl Domínguez y realizó su primera exposición pictórica en Victoria. Fundamos el Centro Tradicionalista de Investigaciones Históricas y Folklóricas Regionales, iniciamos un museo. Luego ese proyecto de museo se concretó por su iniciativa en la Agrupación Cultural Victoria. En esa institución ocupó diversos cargos y animó las reuniones culturales con gente de nuestro pueblo y artistas que nos visitaban. Presidió la Comisión de Homenaje a Gaspar L. Benavento al cumplirse el primer año del fallecimiento en 1964. Fue miembro del gran jurado de Honor que anualmente otorgaba el Premio Forti-Glori en el país. Apoyaba a todos quienes se acercaban a él, en los que veía condiciones literarias, artísticas. Su palabra, su aliento y su consejo eran relevantes para todos nosotros.
Su labor literaria trascendió Victoria y adquirió dimensiones nacionales cuando recibió el espaldarazo de grandes escritores y obtuvo el Premio Regional Zona Mesopotámica de la Secretaría de Cultura de la Nación por su libro «El país de los chajás».
En su currículum vitae, él dejo escrito: «En cuanto a mis aficiones literarias, datan éstas de mis primeros años de estudio. Debo mi formación en este sentido al que luego fue Abad de Niño Dios, el Rmo. D. Salvador Laborde, quien por su educación humanística en los colegios de Francia, poseía profundos conocimientos de preceptiva literaria, y una seguridad y exquisitez de gusto notables. Él cultivó, estimuló y orientó mi natural afición, proporcionándome lecturas selectas y advertencias atinadas».
Recuerdo cuando me tocó presentar en los salones del Club Social el libro del P. Spiazzi. Recuerdo su sencillez y hasta humildad cuando me pidió que le escribiera la solapa de «El país de los chajás» en su primera edición de Editorial Ruíz (Rosario). Y cómo organizó un ágape en la Confitería de Hugo Rizzi, cuando en 1961 me otorgaron la Distinción del Consejo del Escritor de Buenos Aires, por mi primer ensayo sobre León Bloy. O cuando, durante la guerra de los seis días, viajamos en ómnibus a Gualeguaychú para presentar, en la Biblioteca Pública, mi primer libro de cuentos («Cuentos con niños»). Y cómo, con aliento y olfato crítico, prologó el primer poemario de Rosa María Sobrón de Trucco, «La espera iluminada». Y cómo colaboraba en las páginas literarias que dirigí en «Crisol» y en «La Mañana».
La cultura estaba presente en su pensamiento y en su accionar. Él se insertaba en el mundo, como lo hicieron los monjes benedictinos desde los comienzos. Como escribiera José S. Cobaleoa S. J., «(…) La cultura debe también a los monjes (benedictinos) su dedicación al estudio: su celo por adquirir los libros y códices antiguos, y su paciente laboriosidad al transcribirlos y transmitirlos en sus preciosos manuscritos» («Historia de la Iglesia», p. 63).
La inserción de los monjes benedictinos en la vida del pueblo es un hecho que se da a lo largo de la historia, desde que el Patriarca de occidente fundara el monacato y redactara su famosa y presente regla. Y así, para citar a algunos, conviene mencionar al Venerable Beda, padre de la ciencia inglesa y heredero del saber de San Isidoro. Escribió 45 volúmenes de teología, sagrada escritura, hagiografía e historia. Vivió en el siglo VIII y Borges en sus clases de literatura inglesa en la UBA lo cita y dice que Beda «habla del primer poeta cristiano de Inglaterra, del cual se han conservado apenas unas líneas».
Sería interminable la lista de benedictinos que en el mundo, han dedicado parte de su actividad a las letras, a la literatura, a la historia. En la primera mitad del siglo XX, tenemos a ese gran escritor, que hizo su entrega total con la profesión solemne en la abadía de Oosterhout, Pieter Van Der Meer de Walcheren.
El P. Gregorio Spiazzi estuvo en esa línea. Y demostró su calidad de escritor con «El país de los chajás» Como de biógrafo con «Un forjador de almas». Como de investigador, en los papeles, en los manuscritos, en la tradición oral (no en el rastreo indiscriminado y muchas veces caótico de la internet), como de crítico literario en diarios y revistas del país, como de periodista religioso en «Mi Parroquia Comunitaria», en la Página parroquial, en «El Mensajero» y tantas otras publicaciones.
La orden benedictina de Victoria ha dado a Gregorio Spiazzi. Y a él le agrego la labor de historiador del P. Tomás Lamarque, el periodismo en las plumas del P. Damián Errecart (Párroco de Victoria) con «La Verdad» y luego «Ideales»; el «trabajador y escritor» como fue definido el P. Bernardo Daguerre, quien escribía las «Crónicas Victorienses» para el diario «La Acción» de Paraná y que fundó y dirigió «El Mensajero de las Ánimas» cuyo primer número apareció en noviembre de 1921 y que fue también dirigido por el P. Juan Manuel Bel. El ex Abad Eduardo Ghiotto en «El Mensajero» y en «Cuadernos Monásticos» entre otras publicaciones. Y hoy, entre nosotros y desde la Abadía, el P. Francisco «Paco» Robles, con sus cuentos, sus poemas, estos últimos de variada temática pero que, en muchos, aborda una espiritualidad profunda y que con su accionar y sus libros, su palabra y los reconocimientos del mundo de la cultura, no hace sino mantener enhiesta la misma luz que hace cuarenta años se apagaba con la muerte del recordado P. Gregorio Spiazzi.

Inmigrantes y Exiliados Destacados

DOS TEXTOS INEDITOS DEL P. FRANCISCO ROBLES

82e1e2da8887f3d90df93705df97334f.jpg¿Por qué escribo?

Ignoro qué valor artístico o lírico ha de poseer “escribir” imágenes. Plasmar en letras y papel paisajes interiores. O describir deshojando evocaciones, pétalo a pétalo, hasta lograr obtener nuevamente ese “tulipán interior” modelado entre palabras sueltas y renglones. Escribir me hace bien, me ordena, me obliga, me exige una disciplina de tiempo, estudio, lectura, reflexión y a su momento empezar activamente a escribir. No es para mí un pasatiempo, ya que me exige inventar paréntesis en lo cargado de la jornada o a quitarle algunas horas al sueño. Escribir me hace bien porque me comunico, me expreso, manifiesto mi mundo interior y a veces exorcizo los demonios de mi mente. Cuando escribo, me siento muy bien conmigo, disfruto construyendo a partir de mundos imaginarios interiores, que al quedar en el papel, me hacen notar más ligero, más liviano. Imagino un aspecto de ese mundo interior como una montaña, la que puedo ver de lejos, conformando un bello paisaje; puedo quedarme a sus pies y pensar lo alta que es, empinada o escabrosa. O por el contrario, me puedo animar a escalarla teniendo como meta superar la altura, alcanzar la nieve y contemplar el horizonte lejano. Al recorrer esa montaña, una primera impresión puede ser su aridez, el ambiente desolado, lo sólido y rocoso del piso, difícil de penetrar, casi inexpugnable pero en la marcha frecuentemente encuentro sorpresas: de pronto humedad, musgo, hierbas, una pequeña vertiente que me conduce a un manantial del cual salen muchísimas cosas ¿misterios? Ese manantial puede llevarme a descubrir una veta en la montaña, intento entrar en ella, por supuesto que, con mucho trabajo y dedicación. Es importante tratar de extraer de su contenido; entre la arcilla y las piedras puede encontrarse la gran sorpresa. En esas vetas puede encontrarse material en bruto. Será la pericia, la constancia, la dedicación y el trabajo serio el que nos permita pulir, esculpir, batir, tratar de sacar lo simple y humilde o llegar a adquirir la experiencia del orfebre calificado ¿por qué no? y exponer piezas de valor. Es llamativo que la constancia nos va dando oídos para oír y oírse y pienso que lo fundamental es llegar a compartirlo desde la gratuidad y el desinterés por descollar uno. Que brille y descuelle, la obra, cuando realmente lo es. Uno es un instrumento, un medio. El hombre a imagen y semejanza de Dios, el creador, también participa del don de crear. Así, el hombre, es también un realizador, que participa de la paternidad en distintos niveles. Dios nos da capacidades, nuestro camino es desarrollar esos dones poniéndolos al servicio.

Hoy, ¿qué es la poesía para mí?

Me animaría a afirmar que poesía es ante todo gratuidad absoluta. No quedarse con el don recibido, todo lo contrario; hay que entregarlo, brindarlo, darlo en donación total y desinteresada. El poeta se arriesga concientemente ya que también él es el medio, el instrumento y el creador de aquello que se obsequia. El poeta, si bien se queda con las manos vacías después de su generosa entrega, la cual una vez conocida es propiedad de todos, queda involucrado en su obra. Veo en la poesía un momento de encuentro y diálogo consigo mismo, con el Gran Poeta, Dios, con las cosas, con las demás personas, con las situaciones, con la historia, con la vida, etcétera. Diálogo que se funde a la vez con un beneficioso silencio que la más de las veces conlleva a una sosegada soledad. La poesía es soledad. Soledad que acompaña en austero retiro. Poesía leída y compartida es soledad comprendida y respetada. En momentos la poesía es refugio, lugar de amparo y consuelo, en otros, espacio de serenidad y paz. Lleva necesariamente a una plenitud, a un contento pero, ante todo, incita a la palestra, es decir, dar, seguir entregando, exponerse. Creo que no es conveniente caer en la tentación de callar y ocultar, algo común por lo general debido a cierto pudor. Por el contrario, arriesgarse, lanzarse, animarse a poner en manos de otros lleva a una evolución, a un crecimiento, a una madurez. Nos va soltando, se va adquiriendo mayor libertad interior, y esto nos permite escuchar con mayor nitidez y claridad la música interna que está en nosotros o en lo escrito.
Si uno mira para atrás ve tan ingenuo y llano lo anterior que puede ruborizarse, pero no. Eso es valioso, es valioso siempre, por lo que fue, por lo que es. Respecto a la libertad interior, nos da facilidad para expresarnos, fluidez para sacar lo que se siente o intuye. Nos da un interior dilatado para exponer lo que se analiza o reflexiona en forma armoniosa.
Esa gratuidad plena ,que es la poesía, se identifica además con el color, los tonos, los matices; con la variedad de luces que pueden ayudarnos a disfrutar de un bello paisaje, el cual es a su manera gratuidad para el que lo admira y goza. Paisaje que siempre estará ahí, fiel, esperando, o sencillamente siendo, para dar sin cansarse , ni agotar su esencia: la armonía, la belleza. Pienso que la poesía desde su mismo ser lleva a la misma realidad : gustar la belleza. Me atrevo a decir que el ideal del escritor o el poeta es lograr la excelencia desde una gran humildad personal.

Hoy más que nunca necesitamos redescubrir la belleza que hay en lo simple y su gratuidad,
Debemos poner al descubierto la armonía de lo que no se ve, el poeta descubre y entrega lo que está a las claras.

Inmigrantes y Exiliados Destacados

MUSEO DEL OBSERVATORIO COLEGIO SAN JOSE

647ef8e25ac7e80be25fe760f3f19bff.jpgBartolomé Mitre 2455 - Tel.: 4951-0264 / 4303 / 5778 4952 3390
E-mail: informes@observatoriosanjose.com.ar, infoosj@yahoo.com.ar
Web: www.observatoriosanjose.com.ar
Horario de visita: viernes de 19:00 a 23:00 (en período lectivo de marzo a diciembre)
Entrada arancelada. Jornadas abiertas, entrada libre
Transporte público: subte Línea A, estación Alberti; tren Línea Sarmiento, estación Once; colectivos 5, 7, 41, 61, 64, 68, 71, 75, 86, 90, 95, 101, 105, 115, 116, 118, 129, 132, 151, 168 y 188.

Curso sobre el “Sistema Solar”
Comienza el viernes 27 de junio.
Duración: cuatro clases. Viernes de 20:00 a 22:00.
Costo: $75 (se abonan el día de inicio).
No es necesario contar con conocimientos previos.
Para obtener más información de los cursos y otras actividades pueden entrar en: http://www.observatoriosanjose.com.ar/actividades/CURSO/Index_cursos.htm o escribir a informes@observatoriosanjose.com.ar o infoosj@yahoo.com.ar

Fuente: Museos de Buenos Aires

Inmigrantes y Exiliados Destacados

VIAJEROS

Testimonios de extranjeros que visitaron la Argentina desde 1520 hasta hoy, por Gustavo Giovagnoli. Sudamericana. Investigación periodística.

Giovanoli da muestras de ser un excelente narrador y un excelente cronista en esta revisión de viajes y viajeros que vinieron a la Argentina para contarla. Con una sobriedad y una economía de medios admirables, nos hace saber cómo se construyó esa patria extraordinaria y paralela, medida por el recuento y el asombro. Los temperamentos y los itinerarios reflejan la aventura que deparaba este sur inexorable a miradas muy distintas. Los primeros viajeros no parecen aventajar a los últimos en coraje y peripecia; y los últimos solicitan una atención corregida por la experiencia reciente para que nosotros, lectores, tengamos una perspectiva cabal de esa semblanza.Un paseo imprescindible por una geografía compuesta ya de aciertos, errores, conquistas, fruiciones y perplejidades que nadie debe dejar de leer.

Gustavo Giovagnoli nació en Buenos Aires en 1959. Es licenciado en Letras, egresado de la UBA. Navegó durante más de diez años en buques de la marina mercante. Ha recibido varias distinciones por su trabajo literario; entre ellas del Fondo Nacional de las Artes y de la Secretaría de Cultura de la Ciudad. Actualmente se dedica a la investigación y a la docencia.
(información de prensa)

Colectividades Argentinas

CAMBIAR DE IDIOMA TAMBIEN PUEDE CAMBIAR LA PERSONALIDAD

martes 24 de junio de 2008 11:46 GYT

NUEVA YORK (Reuters) - La gente que es bicultural y habla dos idiomas puede inconscientemente modificar su personalidad cuando cambia de lenguaje, de acuerdo a un estudio divulgado en Estados Unidos.
Los investigadores David Luna, de Baruch College, y Torsten Ringberg y Laura A. Peracchio, de la University of Wisconsin-Milwaukee, estudiaron a grupos de mujeres hispánicas, todas bilingües, pero con niveles variados de identificación cultural.
El estudio descubrió cambios significativos en la autopercepción o “cambio de marco” en las participantes biculturales, mujeres que participan tanto de la cultura latina como la anglosajona.
“El idioma puede ser una indicación que activa diferentes marcos específicamente culturales,” dijeron los investigadores en un estudio publicado en el Journal of Consumer Research.
Mientras que ya antes se ha estudiado el cambio de marco, agregaron que esta investigación reveló que la gente que es bicultural cambia de marcos más rápida y fácilmente que la gente que es bilingüe pero que vive en una cultura.
Los investigadores indicaron que las mujeres se clasificaron a sí mismas como más firmes cuando hablaban en español que cuando hablaban en inglés.
“En las sesiones en idioma español, los informantes percibieron a las mujeres como más autosuficientes y extrovertidas,” dijeron.
En uno de los estudios, un grupo de mujeres hispánicas estadounidenses bilingües vieron anuncios publicitarios que exhibían a mujeres en diferentes escenarios. Las participantes vieron los anuncios en un idioma, ingles o español, y luego, seis meses después, volvieron a verlo en el otro lenguaje.
Sus percepciones de sí mismas y de las mujeres en los anuncios cambiaron dependiendo del idioma.
“Una de las consultadas, por ejemplo, consideró al personaje principal de un anuncio como una mujer independiente y arriesgada en la versión en español, pero como desesperanzada, solitaria y confundida en la versión en inglés,” concluyeron los investigadores.

Link enviado desde Israel por Uri Palatnik

http://lta.reuters.com/article/worldNews/idLTAN2434762020080624

Colectividades Argentinas

LAS MUJERES DE LOS NAZIS

con gran éxito de público y críticas, continúa en cartel, los sábados a las 20.00, en el Patio de Actores,

LAS MUJERES DE LOS NAZIS

Trilogía

Escrita por Héctor Levy-Daniel, y dirigida por LAURA YUSEM, CLARA PANDO y el mismo LEVY-DANIEL.

Las tres piezas son elaboraciones ficcionales de hechos y personajes que existieron en la realidad. Se habla de MUJERES, que de un lado o del otro estuvieron acompañando a grande gerarcas Nazis.

LAS MUJERES DE LOS NAZIS. Trilogía
De: Héctor Levy- Daniel

La inquietud de la señora Goebbels / Dirección: Héctor Levy- Daniel

La convicción de Irma Grese / Dirección: Clara Pando

El dilema de Geli Raubal / Dirección: Laura Yusem

Funciones: sábados a las 20.00

Entrada: $30. Desc. Est y Jub: $ 20

Sala: Patio de Actores - Lerma 568

Reservas al 4772-9732

Las tres piezas son elaboraciones ficcionales de hechos y personajes que existieron en la realidad: Magda Goebbels tuvo un amante judío antes de convertirse en la primera dama del Tercer Reich; Irma Grese fue ayudante de Mengele en Auschwitz y fue ejecutada por el verdugo Albert Pierrepoint; Geli Raubal fue el gran amor de Hitler.

LA INQUIETUD DE LA SEÑORA GOEBBELS

De: Héctor Levy- Daniel
Elenco: Alfredo Martín / Silvia Dietrich
Asistente de dirección: Julia Cuevas Abella
Dirección: Héctor Levy- Daniel

Magda Goebbels, se reencuentra en un extraño tren con el que fue su amante judío, Víctor Arlossoroff, antes de conocer al que iba a convertirse en su segundo esposo, el jerarca nazi Josef Goebbels. A medida que la acción avanza Magda y Víctor advierten que el tren no los conduce adonde cada uno de ellos suponía sino a un encuentro con horrores que ella había preferido olvidar.

LA CONVICCIÓN DE IRMA GRESE

De: Héctor Levy- Daniel
Elenco: Malala González / Ignacio Oliveros/ Julieta Alfonso
Asistente de dirección: Carolina Fernández Kostoff
Dirección: Clara Pando

Irma Grese es la mano derecha de Mengele en el campo de exterminio de Auschwitz. Mientras que Gisella Perl, cuenta ante un tribunal las alternativas de la vida en el campo, Irma espera en escena el momento de su ejecución, al tiempo que su verdugo inglés Albert Pierrepoint prepara la horca.

EL DILEMA DE GELI RAUBAL
De: Héctor Levy- Daniel
Elenco: Liana Müller /Jorge Sánchez Mon / Rocío Domínguez
Asistente de dirección: Berta Silberman
Dirección: Laura Yusem

Mientras Hitler sube los últimos peldaños en su ascenso al poder, su sobrina Geli Raubal se ha transformado para él en el gran amor de su vida. Los sutiles hilos que Hitler va tendiendo alrededor de ella se revelan progresivamente como una trampa de la que a Geli le es cada vez más difícil escapar.

NOTAS Y CRÍTICAS:

La Nación, viernes 21 de marzo
http://www.lanacion.com.ar/entretenimientos/nota.asp?nota_id=997409

Clarín, sábado 22 de marzo
http://www.clarin.com/diario/2008/03/22/espectaculos/c-00701.htm

Prensa Judía.com, 20 de marzo
http://www.prensajudia.com/shop/imprimirnoticia.asp?notid=7248

ADN, Revista Cultural de La Nación. Osvaldo Quiroga, 3 de mayo
http://adncultura.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1008458
Un espectáculo bello y revulsivo.
El minidrama de arranque (La inquietud de la señora Goebbels) dirigido por el propio autor plasma con justeza la situación límbica de esa mujer detenida en un blanco, previo a la aceptación de su destino final. Clara Pando (La convicción de Irma Grese) suscita la exacerbada fascinación de un efecto Estocolmo sobre esa enfermera atraída por su jefe y cautivador. En el último drama de la trilogía (El dilema de Geli Raubal) late una poética oscura, que Laura Yusem sume en un aura de ensueño y pesadilla, consustancial con la postura ética y estética del autor, alcanzando un extraño contenido entre contenido y forma que se retroalimentan. “Las mujeres…” sirve, obviamente, al mejor lucimiento del ajustado elenco femenino. Las diferenciadas puestas coinciden en una excelente capacidad de articulación del espacio y la indagación de los intérpretes sobre los caracteres de los personajes. El espejo que estos teatristas vuelven hacia el público amplifica la intención esencial de Levy-Daniel y sus huestes, impactando sobre nuestras conciencias.

Luis Mazas, Revista Veintitrés.17-4-08
Puestas muy cuidadas. Las tres historias (La inquietud de la señora Goebbels, El dilema de Geli Raubal y La convicción de Irma Grese ) están contadas con mucho cuidado estético, en la línea de lo que acostumbra Laura Yusem, responsable del fragmento de Geli Raubal. Las puestas, concebidas con un número de objetos adecuado al ámbito, nunca excesivo, acentúan en todos los casos el clima opresivo en el que se desarrollan las encrucijadas de estas tres mujeres. Lo hacen mediante un sugestivo manejo de las luces y la colaboración de la música, que acompañan siempre con colores significativos al texto. El rendimiento general de los actores es también logrado y denota una marcación prolija y sin desbordes, pero intensa, con trabajos de ardua delineación. Sobresalen en ese sentido las interpretaciones de Alfredo Martín, Silvia Dietrich, Jorge Sánchez Mon y Rocío Domínguez.

Alberto Catena, La Nación.
http://www.lanacion.com.ar/entretenimientos/nota.asp?nota_id=1001715
La obra Las mujeres de los nazis molesta, incomoda. Atrapa y sofoca. Durante poco más que una hora y media, entre música y luces precisas, tan suficientes como la escenografía, el horror, la muerte, el amor y el dolor son protagonistas. La trilogía de Levy-Daniel aborda el nazismo desde la perspectiva de mujeres que acompañaron a sus personajes emblemáticos. Con austeridad de palabras y de gestos, el autor muestra que antes que el fanatismo, que la locura o el delirio, el amor, la convicción y el miedo abren la puerta para otra mirada del horror.

Eduardo Slusarczuk, Clarín.
http://www.clarin.com/diario/2008/03/29/espectaculos/c-01302.htm
El tratamiento dramatùrgico que realiza Levy-Daniel de estas tres vidas atravesadas por el nazismo, pone en evidencia los costados más oscuros del ser humano. El merito de las tres piezas es que el particularizar un personaje, permite vislumbrar todas las atrocidades y horrores de una ideología de muerte. En La inquietud de la señora Goebbels el director crea con acierto un clima de extrañeza. Son muy buenas las actuaciones de Silvia Dietrich y Alfredo Martín. En La convicción de Irma Grese, la directora Clara Pando brinda un trabajo claro y contundente. Estupendos los trabajos de Malala González (desgarradora), Julieta Alonso (sosteniendo una constante de alienación), e Ignacio Oliveros (instalado en una siniestra burocracia). En El dilema de Geli Raubal, Laura Yusem apela a detalles muy sutiles para solapar lo siniestro: acude a la belleza y al arte (la danza, la música) para enmascarar los atroces mecanismos de un mundo asfixiante. Rocío Domínguez deslumbra en sus escenas con su amante, Liana Müller, aporta un exasperante sometimiento, y Jorge Sánchez Mon juega con acierto su dilema entre el amor y la lealtad. En las tres obras el diseño de escenografía y vestuario de Gabriela A. Fernández son excelentes, de una llamativa síntesis, todos los elementos que aparecen en escena son de un peso fundamental para el desarrollo de las respectivas tramas. El diseño de iluminación de Marco Pastorino genera climas logrados
Las mujeres del nazismo es en su conjunto un recordatorio doloroso de cómo el ser humano puede transformarse en su propio enemigo, y una advertencia para que no reverdezcan esos terribles tiempos.

Gabriel Peralta, Crítica Teatral.
http://www.criticateatral.com.ar/index.php?ver=ver_critica.php&ids=1&idn=1113
La propuesta resulta, en principio, más que interesante: tres obras cortas sobre personajes femeninos que orbitaron alrededor de los más conocidos verdugos del horror nazi. Una sala conocida por la profesionalidad de sus puestas y tres directores- el propio autor, Héctor Levy-Daniel, Clara Pando y Laura Yusem prometen un refinado acercamiento ficcional a hechos y personajes que existieron en la realidad. Con una escenografía mínima pero ajustada al texto, sugerente vestuario de época, puntuación musical que refuerza los diálogos y muy logradas composiciones en todos los intérpretes, la visión de esta trilogía permite un acercamiento no convencional- por eso mismo, atractivo- al esotérico mundo del nazismo cotidiano. Es un interesante aporte a la discusión entre forma y contenido: cómo transmitir el horror, sin que sea artísticamente ahogado por exceso de información ni, por el contrario, se diluya en un esteticismo sólo formal.

Ricardo Feierstein, Mundo Israelita
http://www.mundoisraelita.com.ar/index.php?option=com_content&ta…
No solo quién tiene relación con lo que se narra percibe el terror de un régimen feroz desde la mirada de las mujeres, sino que quién mira la obra sin que tenga relación con su historia personal, siente de igual manera la perversión, la desidia y el horror del nazismo. Este es un gran logro de la trilogía porque logra que se trascienda el punto personal y único de cada espectador para transmitir a través de la ficción un hecho histórico innegable que es parte del ser de toda la humanidad y no de un sólo pueblo. El nazismo hace que no valga la vida de sus víctimas pero tampoco la vida de los mismos nazis. Esta idea es central a la trilogía, cómo todo se destruye, se desvanece por la ideología y la sistematización del odio hacia el otro.
Cada pieza de la trilogía combina armónicamente el espacio, el tiempo y los personajes para convocar a la rememoración de un pasado lejano pero siempre presente y persistente.

Ana Julia Bomaggio
“La inquietud de la señora Goebbels”: la propuesta tiene la originalidad de pasar desde un clima realista, por uno poético que desemboca en lo fantasioso. La puesta en escena de esta parte de la trilogía mantiene la tensión de modo progresivo, hasta resolverse el final abruptamente. En “La convicción de Irma Grese” la puesta en escena se ocupo de armar la escenografía con objetos escasos lo que facilita que la tensión dramática se centre en el discurso y los gestos de cada uno de los actores. Esta segunda historia de la trilogía logra con muy pocos elementos, adquirir un gran ritmo mediante la iluminación, que guía al espectador, casi a través del recurso del montaje. Entonces, así como el ocultamiento de la información en la primera historia aumentaba la tensión dramática, la dinámica de la segunda logra exactamente lo mismo. En “El dilema de Geli Raubal” el espacio que funciona como trampolín para el suspenso: Geli pasa de ser una niña feliz en cajita de cristal, a vivir situaciones que escasamente puede verbalizar y es allí donde la actuación se vuelve fundamental, en definitiva es allí donde la tensión dramática crece.

Jimena C. Trombetta, Imaginación Atrapada.
http://www.imaginacionatrapada.com.ar/Teatro/las-mujeres-de-los-nazis.html
Pieza teatral de personal goce entre el arte y la realidad, entre la realidad y la historia, entre la historia y un paso cauteloso, lento e intenso por la memoria. Impecable puesta y dirección, proyecto artístico de prolijas características con un profundo trabajo de equipo y ensamble. No es un teatro tibio pero si necesario.

Meche Martínez, vidayamorporlapalabra.bloghttp://vidayamorporlapalabra.blog.arnet.com.ar/arte-y-cultura/
Lo que estas obras tienen de novedoso es que no muestran un lado sociológico-histórico, sino que muestran las terribles consecuencias del nazismo en mujeres que vivieron a la sombra de las figuras de sus lideres, y como influyó esto en sus vidas, deseos, sueños y pesadillas.

Silvia Sánchez Urite www.silviauriteteatro.blogspot.com

Ficha técnica:
Diseño de escenografía y vestuario: Gabriela A. Fernández
Música original: Cecilia Candia
Operación de sonido: Carolina Fernández Kostoff
Diseño de iluminación: Marco Pastorino
Operación de Luces: Pablo Sakihara
Diseño grafico: Diego Alonso
Fotografía: Marcela Gabbiani
Coordinador de escena: Ezequiel Lozano
Producción ejecutiva: Julieta Alfonso

ORIGEN DEL PROYECTO

Sobre finales de 2006 el dramaturgo Héctor Levy-Daniel decidió realizar un una investigación cuyo tema sería el período del nazismo desde la perspectiva de las mujeres que hubieran tenido una relación estrecha con el régimen o con sus dirigentes. Esta investigación estuvo guiada desde el inicio por la intención de usar el material obtenido para la escritura de obras teatrales. Y esta tarea de indagación constituyó la primera etapa de un largo proceso que significó un relevamiento de datos, ideas y modalidades creativas que pudieran ser puestas en práctica.
En una segunda etapa, sobre la base de la investigación realizada y ya en posesión del material que serviría de base de la escritura, el autor escribió tres piezas teatrales cuyos personajes protagónicos son: Magda Goebbels, esposa del Ministro de Propaganda nazi, Josef Goebbels; Irma Grese, joven mujer alemana que rigió el triste destino de decenas de miles de personas en Auschwitz; y Geli Raubal, sobrina de Hitler, a quien la unió una relación amorosa que probablemente la condujo al suicidio, en 1931. La escritura de cada una de las piezas fue guiada por las modalidades formales que imponían los personajes y las historias. Sin embargo, se generó al mismo tiempo un cuerpo colectivo, en el que cada obra, sin perder sus características particulares, compone junto con las demás una unidad con figura propia: la trilogía de las Mujeres de los Nazis.
Dicha trilogía constituyó la base del espectáculo que se estrenará en el Teatro Patio de Actores de la ciudad de Buenos Aires. Y de la realización de dicho espectáculo que se llama precisamente “Las mujeres de los nazis” se hicieron cargo los directores Laura Yusem, Clara Pando y el propio Héctor Levy-Daniel, que se encargan de la puesta en escena de cada una de las obras mencionadas. Este dirige “La inquietud de la señora Goebbels”, Clara Pando “La convicción de Irma Grese” y Laura Yusem “El dilema de Geli Raubal”,
Así, el trabajo iniciado en la modalidad de la investigación encontró su continuidad en el acuerdo de estos tres directores para la realización de un mismo espectáculo.
(información de prensa)

Colectividades Argentinas

Artémides Zatti

154a2cdd31558bf510f4fd8909785b85.jpgEXPROPIARON EL COLEGIO DONDE ESTUDIO CEFERINO NAMUNCURA

Viedma (Río Negro), 23 Jun. 08 (AICA)
El edificio del antiguo colegio salesiano de Viedma donde estudió y pasó unos años como pupilo el beato Ceferino Namuncurá será expropiado por la municipalidad local, con el aval de una ley aprobada, por unanimidad, por la Legislatura de la provincia de Río Negro.
El anuncio fue celebrado con el sonar, después de mucho tiempo, de la antigua campana de bronce instalada en la torre del reloj que corona la construcción, con más de 112 años de historia. El intendente municipal viedmense, Jorge Ferreira, el secretario de Gobierno, Darío Berardi y la subsecretaria de Cultura, Patricia Antonio, participaron del acto.
La edificación está ocupada actualmente en su planta baja por oficinas municipales, alquiladas a su propietario particular, pero ahora el gobierno municipal se propone una restauración integral.
Con el apoyo del Concejo Deliberante y numerosos sectores de la comunidad, el proyecto comprende rehabilitar unos 1.500 metros de superficie cubierta y un amplio patio abierto de un cuarto de manzana. Allí funcionarán la sede provisoria de la flamante Universidad Nacional de Río Negro, un consulado regional patagónico de Bolivia, salas para exposiciones y un escenario de espectáculos al aire libre.
La parcela de futura expropiación forma parte de la denominada ‘manzana histórica’ de Viedma, con varias construcciones realizadas por los salesianos, a partir de 1880.

Históricas aulas
Por las aulas del colegio primario, que funcionó allí hasta 1970, pasó Ceferino Namuncurá en los primeros años del siglo XX, cuando sus maestros salesianos procuraban curarle la tuberculosis que finalmente lo llevaría a la tumba, en Roma en 1905.
También transitó por el lugar el beato enfermero salesiano Artémides Zatti, quien fue tutor del joven Ceferino y se consagró a la salud de los más humildes.
Una parte del inmueble fue donada por la orden salesiana a la comunidad de Viedma, en 1986; pero el sector de las aulas del colegio fue vendido por los religiosos a un particular, en 1992.+

Inmigrantes y Exiliados Destacados

LA RUTA DE SALAMONE

Rescate emotivo

Recorrer las monumentales obras que el arquitecto Francisco Salamone realizó en gran cantidad de pueblitos de la provincia de Buenos Aires, puede resultar una gran sorpresa para muchos. Este hombre, que llegó a la Argentina desde Sicilia, Italia, a principios del siglo pasado, y que obtuvo en la Universidad de Córdoba su doble título de ingeniero y arquitecto, dejó una cantidad de obras de tal magnitud y belleza, que vale la pena encontrar y rescatar de los olvidados pueblos de nuestra llanura.
Por: Fernando de la Orden

http://www.clarin.com/diario/2008/06/23/conexiones/t-01698512.htm

Inmigrantes y Exiliados Destacados

LOS “RECUERDOS” DE ANA MARIA SHUA

En el N° 7 del periódico Plural, Ana María Shua cuenta cómo surgió El libro de los recuerdos.
Ella dice: “El proyecto inicial que terminó concretándose en El libro de los recuerdos no era una novela, no era ficción. Mi intención original fue hacer una crónica objetiva de la historia de mi familia paterna. Mi abuelo Musa llegó de Beirut en los primeros años del siglo XX. Mi abuela Ana nació en la Argentina, hija de padres marroquíes. Tuvieron diez hijos”.

Leer más: http://buenosaires.gov.ar/areas/educacion/plural/plural07.pdf

Colectividades Argentinas

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda