Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

ALLA POR 1988…

Carlos Prebble entrevistó al Dr. Rodolfo Modern:

57302565596ecfb66406844e7c6f6a97.jpg

Rodolfo Modern es Doctor en Derecho y en Filosofía y Letras, títulos con los que egresó de la Universidad de Buenos Aires, en la que actualmente se desempeña como Profesor Titular de Literatura Alemana. Ha realizado estudios de Germanística en la Universidad de Freiburg I. Breisgau, en la República Federal de Alemania; sobre la cultura de esta nación versa su vasta obra ensayística y su labor como traductor. En la creación, se ha destacado como poeta, narrador y dramaturgo; ha cultivado también la nota periodística, en diarios de diversos puntos del país.
Para conversar acerca de sus inquietudes, nos acercamos a su casa, en la Capital Federal. Allí mantuvimos el diálogo que transcribimos.
P.: Sabemos que usted cultiva diferentes géneros. ¿Podría decirnos qué lo atrae de cada uno de ellos?
M.: Efectivamente, he intentado la lírica, la narrativa –o mejor, el cuento-, el ensayo y el teatro. En la lírica me atrae, ante todo, ese ponerme en claro a mí mismo y la indagación a que obliga acerca del trasfondo de la realidad, uno incluido. Igualmente, el hecho de tener que dominar el lenguaje, mediante imágenes verbales apretadas y significativas, para traducir las emociones y las ideas que nacen tanto de mi intimidad más profunda como de mi relación con el mundo. Creo, por otra parte, que es el género que mejor expresa mi modo de ser.
P.: ¿Y del cuento, qué lo atrae?
M.: Del cuento, me atrae la aptitud para plasmar una situación a través de un personaje desmesurado (de allí el humor que suele manifestarse en mi prosa narrativa) y que me permite destacar la ridícula tragicidad de nuestra especie, vista a través de un meridiano más universal.
P.: ¿Qué se propone al escribir ensayos?
M.: Escribo ensayos sobre autores de lengua alemana, como una obligada prolongación de mi ejercicio docente en la Universidad. Estos ensayos se extienden al propósito de poner en contacto la cultura –y sobre todo, la literatura alemana- con el público hispanohablante.
P.: Resta hablar sobre el teatro.
M.: En cuanto a mis escasos intentos teatrales, constituyen un intento para observar acciones y reacciones de sus personajes en situaciones de conflicto.
P.: ¿Cuáles son los temas que, a su criterio, aparecen con mayor frecuencia en su lírica?
M.: Hay ciertos asuntos o, más precisamente, problemas, que tocan más a fondo mi idiosincrasia. Son los que trato de sacar fuera mediante un artificio del lenguaje, generalmente de imágenes, como dije antes. Enumero la fugacidad de la existencia, de toda existencia, como su rigor, manifestaciones de la naturaleza, pero no en forma independiente, sino necesariamente vinculadas con situaciones anímicas, cuestiones de carácter ético y, a veces, metafísico, el posible sentido de las cosas, algún personaje literario cuya obra me ha impresionado especialmente, en repetidas ocasiones el cielo y el mar, como obsesiones dominantes.
P.: ¿Por qué le interesan esos temas?
M.: El por qué de todo esto, lo ignoro.
P.: ¿Siente que el cuento le exige más?
M.: El cuento permite explayarme, cuidando la economía verbal todo lo posible, tachando y modificando mucho, sobre actitudes de otros seres, generalmente exageradas o distorsionadas, para responder a una problemática en el fondo de tipo ético-satírico. En cuanto a la exigencia, es siempre la misma: lograr el máximo resultado a través de la mejor forma posible.
P.: Como especialista en autores alemanes, ¿advierte alguna influencia en su obra?
M.: Por más involuntarias que uno quiere que sean las influencias, éstas no pueden negarse. Para el cuento han gravitado en mí –sobre todo en aspectos formales- Thomas Mann y Franz Kafka. En la poesía, diversos autores expresionistas, Georg Trakl en primer término.
P.: ¿En qué está trabajando actualmente?
M.: En lírica, cuento y ensayo, siguiendo los lineamientos anteriormente enunciados. Por lo demás, hay varios libros listos a la espera de editor, algo bien angustioso por cierto para la mayoría de mis colegas en la Argentina, dada la desastrosa situación en que la industria editorial se encuentra actualmente por causas sobradamente conocidas.

Pregón, Jujuy, 22 de mayo de 1988
Foto: www.depaginas.com.ar

Colectividades Argentinas

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom