Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

PADRE PACO ROBLES, POETA

El padre Francisco José Robles Muñoz es monje y sacerdote benedictino de la Abadía del Niño Dios, en Victoria, Entre Ríos, Argentina.
Nació el 1 de marzo de 1948 en la ciudad de Adra, provincia de Almería, España y desde los dos años está radicado en Argentina.
La enseñanza primaria la comenzó en la Escuela Nacional Federico de la Barra, en Rosario, y la concluyó con los PP. Bayoneses en el Colegio del Sagrado Corazón de la misma ciudad. Egresado luego del Colegio Nacional Nº 1 de Rosario como Bachiller.
En enero de 1970 ingresó al Monasterio del Niño Dios, cursó las materias correspondientes a la espiritualidad monástica benedictina y realizó los cursos de metodología, filosofía, lenguas, Sagrada Escritura y teología correspondientes para el sacerdocio.
Luego realizó cursos superiores de teología, liturgia y espiritualidad en la Universidad de San Anselmo en Roma, obteniendo el grado de Licenciado en Teología Dogmática con Especialización en Sacramentología en 1978.
Además es Diplomado por el Pontificium Institutum Archaeologiae Chistianae, de Roma.
Ha participado de “Cours Universitaires D`été”, en el Institut Catholique de Paris.
Desde el año 1978 es profesor de teología en la Abadía del Niño Dios y desde 1980 dirige retiros espirituales para sacerdotes, religiosas, religiosos, seminaristas y laicos.
En el período 1980/81 se desenvolvió como Prior y Administrador de la Comunidad Benedictina del Monasterio de San Benito de LLiu LLiu, en Limache, Chile.
Y desde 1997 se desempeña como Prior de la Abadía del Niño Dios de Victoria, Entre Ríos, Argentina.
Ha participado en carácter de expositor en el Encuentro de Poetas y Narradores, organizado por la Asociación Gente de Letras de Buenos Aires, auspiciado por la Agrupación Cultural Victoria, realizado en la Abadía del Niño Dios, los días 19, 20 y 21 de octubre de 1998.
Su primera publicación: un poemario titulado Las Palabras del Silencio, Ediciones Martín del Pospós, Victoria, ER. (104 Pág.) Con motivo del año centenario de la Abadía del Niño Dios, marzo de 1999.
En enero de 2000, Ediciones San Pablo; Buenos Aires, publicó la segunda edición del mismo (110 Pág.) Ampliándolo con la incorporación de otros poemas y un comentario exponiendo las motivaciones de su poesía.
Ésta misma editora, San Pablo, lo ha reimpreso en diciembre de 2003. Nuevamente lo ha reeditado en enero del 2006.
Participó como expositor en las Jornadas Literarias “Gaspar L. Benavento“, organizadas por la Asociación Americana de Poesía con auspicio del Gobierno de la Ciudad de Victoria y la Abadía del Niño Dios, mayo de 2000.
Formó parte del jurado en el Certamen “Victoria una ciudad con historia”, auspiciado por la Municipalidad de Victoria, noviembre 2000.
Es Colaborador del Diario LA MAÑANA, de Victoria, Entre Ríos. Con publicaciones periódicas.
Participó como expositor en ”El Tesoro de la Memoria Victoriense” Primera Muestra Cultural realizada durante los meses de octubre y noviembre de 2003 en la ciudad de Victoria, entre Ríos.
Publicó un nuevo poemario titulado Universos Interiores, la vida en poemas, Ediciones Martín del Pospós, Victoria, ER. (112 Pág.) , marzo de 2004.
Integró el Jurado en el Concurso de Cuentos “Nuestro Mundo”, organizado por el Centro Municipal de la Juventud de Victoria, Entre Ríos, septiembre de 2004.
Participó como disertante en La Novena edición de la Feria del Libro en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, Buenos aires, octubre de 2004.
Participó en Mesas de Lectura de Poema y de Cuento en el Primer Encuentro Nacional de las Artes y de la Poesía “La de las siete colinas” siempre en Noviembre; en la ciudad de Victoria, Entre Ríos. Del 4 al 7 de noviembre de 2004.

Publicó un libro de Narrativa titulado Entre cuentos y relatos, que contiene diecisiete ficciones; Victoria, ER. (112 Pág.) Septiembre 2006.
Integró el Jurado en el Concurso de Cuentos “Nuestro Mundo”, organizado por el Centro Municipal de la Juventud de Victoria, Entre Ríos, septiembre de 2006.

Fue distinguido con el Primer Premio en Cuento en el X Concurso Internacional de Poesía y Arte “Oscar Guiñazú Alvarez”, organizado por la Sociedad Argentina de Letras, Arte y Ciencias,. de la Ciudad de Rosario, Santa Fe, República Argentina. En el Ciclo de Narradores y Poetas en el género narrativa por el cuento titulado “Date vuelta y mírame!”, 17 de enero de 2006.

Ultimas publicaciones:

Tu, en el arco iris, nos encontraremos,, 1ª Edición 2008.
Acerca de esta obra, expresa el autor:
“Para nosotros monjes, Jesús, no es una idea, es una persona viva, presente, actuante, ya en la comunidad como en cada uno y en la historia. Sé que nos acompaña, tengo la certeza. La fe es como el canto interior de la gracia que aguza los oídos del corazón para gustar y apreciar su proximidad. Así lo experimento a cada momento. Siento y presiento su cercanía y su fidelidad. La fe me expresa que El está anunciando su mensaje en la Palabra, que Él corea en nuestro canto, llora nuestras penas y se deleita en nuestros gozos.
Desde mi sitio, en el coro monacal, puedo observar durante la oración una imagen del Cristo de la parusía, la venida al final de los tiempos entre las nubes, sentado sobre el arco iris.
Un altorrelieve, de un color “verde bronce herrumbrado”, que ornamenta uno de los flancos del altar de nuestra iglesia. Esta imagen me ha hecho reflexionar más de una vez sobre el fin de nuestros días, la fecundidad de nuestra vida en este lapso de tiempo que se nos da, y en definitiva, en el encuentro con Dios al final de ésta, nuestra historia, que vamos hilando y devanando a cada momento, entre luces y sombras.
Pero, por otra parte, Él es el gran poeta y constructor de nuestras personas y de nuestras vidas. Él es quien nos ha llamado a un seguimiento más de cerca y asiduo, que lejos de llevarnos a un profesionalismo, nos invita a descubrir cada día a la novedad de su creatividad. La lectio rezada, entre café y café madrugador, me invita a “husmear” por dónde va Dios en lo cotidiano.

Te busco

Mi ser escudriña La Palabra
Mi alma tiene alas
Alas sedientas de distancias,
Sedientas de Ti
Mi espíritu poblado de horizontes
Lejanas extensiones
Anunciadoras de eternidad.

Inerme me acurruco en el confín del tiempo
Y allí estás Tú;
Solo Tú,
En tu paz.
Es en ella, en tu paz,
Donde se aquietan las distancias
En donde se acalla el silencio.

Tu paz
Mi corazón sosiega

Encallo en tus riberas eternas
De pretéritos soles menguados
Tu paz sale a mi encuentro
Dándole sentido a todo
Aún, al sinsentido.

En la vida monástica el ritmo de oración nos permite ir obteniendo una familiaridad con la Sagrada Escritura que en vez de llevarnos a un acostumbramiento; nutre un amor reverencial y confiado hacia ella y su autor. Desde la vida de fe rezada nos acercamos al misterio, que no es lo incomprensible. Misterio que nos va llevando lentamente a adentrarnos en él, pero hay que hacerlo, a mi entender, con “los pies descalzos”, así lo pienso yo, así me lo imagino. Acercarme a las propuestas del Padre con total despojo y confianza, sin aditamentos. Caminar con mi piel por la piel de Dios que es La Palabra, y así sentir su calor, su color y dejarme transformar en mensaje.
En la lectio divina se nos da la posibilidad del encuentro “piel a piel” con el misterio, que no es lo oculto, secreto o misterioso, no es lo arcano; es lo simple, cercano, íntimo. ¡Es lo evidente!
En un momento te das cuenta que aquello que miran tus ojos no es lo que ves con el corazón, que tu respiración no está sola y que el hálito de Señor susurra contigo, a tu lado, en tu espíritu. Que los latidos de tu corazón están al unísono con los del Padre, que la Palabra ha hecho nido en tu alma y el contenido de tus pensamientos es su recado.
Sí, con mucha humildad y arrojo me animo a adentrarme con los pies descalzos “piel con piel” por los territorios de Dios dejándome guiar por esa Palabra fuerte y suave, viva y eficaz, y siento que el Espíritu gime, inspira e ilumina. Y me suelto, me libero y mi interior danza, crea, se expresa, y es entonces que se advierte una plenitud interior indecible, una paz que te desborda junto a un silencio abisal que te invita a estar, sólo estar, y quedarte en un gozo contemplativo de comunión.
Es en aquel momento cuando se da el milagro y la pluma se suelta, vuela y expresa aquello que ahora comparto.
Del mismo modo en que me arrimo a la Palabra, así deseo hacerlo hacia ustedes con un corazón agradecido y con los pies descalzos.

Manitas de papel 1ª Edición 2008.
En “A modo de prólogo”, manifiesta el autor:
“Siempre la muerte, en cuanto separación y drama, trae implícito el dolor de la ruptura y la fealdad de su impasible expresión. Tajante y fría es su fiereza poderosa cortando diálogos y afectos, dejando laxitud y asombro. Instaurando la pena y haciendo notar lo fugaz y efímero del tiempo y de la vida en este mundo. A la vez, haciéndonos tomar conciencia de la fragilidad de nuestras propias vidas. Manitas de papel, (tierno apodo) es imagen de unas manos débiles, frágiles, tersas y casi translúcidas gastadas por los años y la vida, pero que siempre dieron amor; siempre.
Quizá no sea apropiado, o sí, no lo sé, pero me aconsejaron e insistieron en compartir estas reflexiones, versos sentidos más que pensados. Y lo hago como homenaje a Teresa, esa mujer que muchos conocieron y que hasta último momento no dejó de comunicar cariño con sus manos, Manitas de papel. Si estos versos sirven para mitigar el dolor o la pena, y si por casualidad llegan a responder a alguien para que pueda comprender los suyos, entonces tiene sentido el haberlos dado a conocer.
Gracias a todos aquellos, que a su modo supieron estar cerca”.

Sobre Francisco Robles escribe Fernando N. Marasso, en http://www.borgesycortazar.blogspot.com/

Inmigrantes y Exiliados Destacados

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom