Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

ALLA POR 1987…

Carlos Prebble entrevistó a Antonio Requeni

3fd07e0c42c3a3d60c1ff3866bca0005.jpg

Antonio Requeni: la literatura y la vida

Vinculado a la generacion poetica del 50, Antonio Requeni es uno de los hombres que mas trabajan dentro de la Iiteratura de nuestro país; ha escrito cuentos, poemas, ensayos, cronicas y realizó innumerables reportajes. Ademas, es una excelente persona, que une la afabilidad con el conocimiento serio y profundo de su especialidad.
Con el mantuvimos el siguiente dialogo, en exclusiva para el suplemento de EI Tiempo:
P: Sabemos que usted cultiva diferentes generos, ¿puede decimos brevemente que Ie atrae de cada uno de ellos?
R: Los generos en los que cometí la osadia de incursionar son, hasta ahora, la poesia, la cronica y el cuento para niños. Publiqué una decena de libros de versos, un libro de cronicas de viaje; “Los viajes y los dias”, y una cronica entre historica y costumbrista, “Cronicon de Ias peñas de Buenos Aires”, así como un libro de cuentos infantiles que va por la cuarta edición y ha tenido bastante aceptacion entre los chicos: “EI Pirata Malapata”. Tanto este ultimo como las cronicas. son en cierto modo tangenciales dentro del conjunto de mi obra, que es fundamentalmente una obra en verso. Los libros en prosa fueron recopilaciones de artículos o cuentos publicados antes en diarios o revistas. sin el proposito -cuando los escribi- de reunirlos en volumen. Pero lo mismo me pasó con los versos. Nunca escribí libros sino poemas. AI principio, cuando tenia suficiente cantidad de poesias y de dinero, armaba el libro y lo publicaba (por lo general era mas fácil juntar los versos que la plata). Mis últimos Iibros de poesia no me costaron dinero, fueron publicados por tan incautos como bondadosos editores, pero en cuanto a su redaccion el procedimiento fue similar: escribir esporadicamente. cuando Ia musa o el angelito me dictaba, sin rigor sistematico. Los libros se armaron solos, después. Todos los generos me interesan. inclusive la novela (aunque sé que jamas podria escribir una), pero la poesia me atrae por sobre Ias demas especies literarias.
P: ¿Sabe por qué?
R: Disfruto como un sibarita leyendo poesia y sentiría mi vida plenamente justificada si alguien disfrutara de igual forma algun poema mio.
P: ¿Cuales son los temas que, a su criterlo, aparecen con mayor frecuencia en su lirica?
R: Mis primeros poemas se distinguieron por una actitud vital y celebrante. Las constantes eran entonces, fundalmentalmente, Ia naturaleza y el amor.
P: ¿Cambiaron, con el transcurso de los años?
R: A medida que pasó el tiempo (mi primer Iibro cumplió ya treinta y seis años), seguí fiel a los temas del amor y la naturaleza, pero fui incorporando otros motivos como la nostalgia de la infancia, el melancólico deterioro de los años, el misterio, Ia belleza, Ia muerte. Por supuesto, también otras experiencias encontraron eco en mis versos: los viajes (soy un tipo afortunado: he viajado mucho), Buenos Aires, la familia, los hijos, los amigos, la propia poesia y las palabras como terna de reflexión…
P: Usted ha trazado en su “Cronicón de las peñas de Buenos Aires” una historia de Ia cultura porteña. ¿Qué aceptación ha tenido Ia investigación premiada con el galardón municipal
Ricardo Rojas en 1985?
R: En realidad, más que una historia de la cultura, es una crónica de la vida literaria porteña, eso que los franceses llaman la “petite - histoire”, y se compone de episodios y anecdotas que contribuyen a explicar a un escritor y su obra o el clima en que esa obra se gesto. Creo que el interes del libro deriva de que situo los hechos en el contexto historico, social y costumbrista de cada etapa (la cronica arranca de la Colonia y llega practicamente hasta nuestros dias). Tuvo, en verdad, inusitada aceptación. El libro lo publicó la Fundacion Banco de Boston, en edición no comercial y hubo tanta demanda que lo reeditó a los pocos meses. Pero no estaba en librerias y surgió la posibilidad de que Ia editorial Corregidor hiciera la tercera edición, lo que me alegró mucho, pues ahora cualquiera que desee leer el libro lo puede adquirir. Por supuesto, el Primer Premio Municipal Ricardo Rojas, concedido a este libro, me halagó muchisimo.
P: En cuanto a su trabajo como periodista en el diario “La Prensa”, de la Capital Federal, ¿Puede contarnos alguna anecdota que le parezca curiosa?
R: Hace veintiocho años que trabajo en “La Prensa”, así que anecdotas tengo muchas. Le voy a contar lo que me ocurrió eI dia que ingrese en el diario. El Secretario de Redacción Daniel Rodriguez (autor de la novela “Dieciseis tatarabuelos”} me mando a cubrir la informacion de Ia primera misa concelebrada que se oficiaba en la CatedraI. Yo, palido, tembloroso, Ie dije que no entendia nada de misas, y me contestó: “La misión del periodista no es entender sino informar. Vaya a la Catedral y tráigame despues el relato de lo que ha visto”. Fui, vi y vencí, como Julio Cesar. Pero sufri los dolores del parto. No estaba ni estoy de acuerdo con el razonamiento de Daniel Rodríguez; si el periodista entiende el tema que Ie toca encarar, escribirá mejor sobre él que si lo ignora. Pero aquella primera leccion de periodismo me sirvió de mucho. Me enseñó a abrir los ojos y mirar con atención. Me ayudó, además, a no sentirme intimidado, a no abatatarme, a enfrentar la realidad con animo sereno y objetivo.Lo cual no quiere decir que siempre lo haya conseguido.
P: ¿En qué esta trabajando?
R: En nada. Acaba de aparecer “Linea de sombra”, un libro de poemas que es el mejor de todos los que escribi. 0 el menos malo. Ahora estoy como relajado, distendido. No sé si volveré a escribir versos, pero me gustaria redactar una nouvelle o cuento largo, para niños, destinado tambien a los adultos. Salvando la sideral distancia que me separa de mi tocayo Saint-Exupery, algo así como “El Principito”. Sé que no podré escribir jamas algo parecido, pero se lo menciono para darle una idea de mi proyecto: un libro para chicos y grandes, con mucha fantasía, sus toques de lirismo y de incitaciones a la reflexión. Tengo ya el argumento y los personajes pero lo mas probable es que quede en mera intención …

El Tiempo, Azul, 22 de noviembre de 1987

Colectividades Argentinas

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom