Inmigración y Literatura

vida cotidiana en la Argentina (1810 - 1960)

 

MONOGRAFIAS.COM: Newsletter #341

Cartas Muertas - Editorial

7d051c4fc76310165f22b1235b832d4c.gifFrase de la semana
“La historia es el esfuerzo del espíritu para conseguir la libertad.”
-Hegel

¡Cuánto se esperaba una carta!

Y qué alegría daba recibirla, releerla y guardarla en la caja de madera donde empezaba a convivir con muchas como ella.
A los amantes parecía dibujársele el perfil del remitente al fondo del papel.
Los amigos se contaban aventuras, disparates, travesuras, hacían trabalenguas en sus cartas.
También estaban las cartas tristes, las chismosas, las malas noticias y los anónimos.
Y aun estos últimos tenían cierto encanto “humano”. Se olía, se percibía a su redactor.

Una cortesía

En la actualidad escribir a mano una carta es tan raro que se ha tornado un acto exquisito, como un ramo de rosas para la novia, o bombones, o un libro de poesía.
Porque las cartas no sólo eran lo escrito: eran el papel, el sobre, los sellos del correo, el lacre, las estampillas.
Cartas antiguas ahora se ven ennoblecidas porque se han vuelto de ese notable color amarillento indicador de tiempos bellos: las estampillas lucen admirables en este marco.

Por si quedan aún filatelistas

Para esa interesante y casi extinta especie, puedo recomendar “Las clasificaciones de los sellos”, un trabajo bastante completo enviado por Carlos González, y “La palabra escrita y la filatelia”, de Jorge Eduardo Padula Perkins.

Cómo escribir hoy una carta. Y dos cartas de ayer

La monografía que a mi modo de ver será de ayuda en este caso está más dirigida a la escritura de cartas comerciales u oficiales, aunque también puede dar una idea para organizar una escritura personal.
Su nombre es “Correspondencia” y nos la envió José Avilez.
Hay unas cartas de “ayer” en nuestro sitio. En el trabajo enviado por la periodista María Gonzalez Rouco, “Inmigración a la Argentina: cartas” se encuentran perlas como ésta: “Aquí, del más rico al más pobre, todos viven de carne, pan y minestra, y los días de fiesta todos beben alegremente y hasta el más pobre tiene cincuenta liras en el bolsillo. Nadie se descubre delante de los ricos y se puede hablar con cualquiera”, de Girolamo Bonesso.
Y una particular y graciosa exclamación de un suizo llamado Luis Mettan: “¡Queridos hermanos, en esta carta os digo que si tenéis el coraje de venir, traed vuestra batería de cocina, panera, vajilla, tinajas, mantequera para fabricar manteca, dos pecheras de caballo, un buen carro… rastrillos de madera, garlopas y sierras a una y dos manos… toda clase de semillas para jardín, y de flores… y toda clase de semillas de árboles frutales”.

El escribiente

Un día leí el cuento “Bartleby, el escribiente”, de Herman Melville, y todas las cartas se envolvieron en melancolía.
El personaje se destruía, se desmayaba entre los ojos que leían y las letras dibujadas en la página, y en el final uno comprendía por qué. El narrador termina exclamando: “¡Cartas muertas!, ¿no se parece a hombres muertos? Conciban un hombre por naturaleza y por desdicha propenso a una pálida desesperanza. ¿Qué ejercicio puede aumentar esa desesperanza como el de manejar continuamente esas cartas muertas y clasificarlas para las llamas? (…) A veces el pálido funcionario saca de los dobleces del papel un anillo -el dedo al que iba destinado tal vez ya se corrompe en la tumba (…) Con mensajes de vida, estas cartas se apresuran a la muerte. ¡Oh, Bartleby! ¡Oh humanidad!” (pueden leer este cuento de Melville en traducción de Borges aquí).
Pero los ojos empezaron a brillar de nuevo cuando empecé a leer novelas escritas en forma de cartas. La primera fue “Boquitas pintadas” de Manuel Puig (”Manuel Puig”, de Cintia Musina).

Por Mora Torres
(Lo invitamos a comentar y continuar leyendo este artículo en nuestro Blog: “Cartas Muertas”).

http://www.monografias.com/newsletters/341.shtml

Colectividades Argentinas

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom