Colectividades Argentinas

historia y actualidad

 

EL MAMUCCA

Cuando en una casa se pierde algo es por culpa de Mamucca. Su pasatiempo favorito es esconder los objetos de los que viven alli: anteojos, llaves, tijeras, chancletas, abrelatas …
Le divierte que la gente se vuelva loca buscandolos. Si vive en una granja, esconde el rastrillo o el balde de ordeñar. En las barracas de los pescadores escabulle los anzuelos. Tambien suele hacer desaparecer al gato, sin importarle si el gato esta de acuerdo.
Nadie sabe como es el Mamucca. No se deja ver. Lo que si se sabe es que vino de Sicilia. La gente de las grutas de Sicilia asegura que usa un gorro de color verde -¡casi todos los de su especie usan gorro verde!-. Sobre la otra cuestion no se han puesto de acuerdo: unos dicen que lleva dos zapatos en un solo pie, y otros que calza los dos pies en un solo zapato. Hace siglos que discuten por este asunto y han llegado a tirarse platos por la cabeza.
Con toda seguridad llego aca en un barco. Lo habra traido algun inmigrante en su bolsillo, en la bocamanga de los pantalones o en el pliegue del sombrero. Lo habra traido sin querer, sin darse cuenta. Porque uno puede mudarse de continente llevando hasta un ropero, pero a nadie se le ocurriria cargar a proposito con algo tan fastidioso como el Mamucca.
Es muy molesta esa costumbre suya de esconder cosas.
La manera de evitarlo -por poco tiempo- es dejarle un colador a mano. No puede resistir la tentacion de contar los agujeros. Como es muy malo en aritmetica, pasa muchas horas ocupado en eso. Hasta que se aburre. Y abandona el colador y las cuentas. Entonces vuelve a las andadas.
A esconder una media sucia, por ejemplo. Que despues aparece en un lugar rarisimo cuando ya todos se olvidaron de la media.
El unico modo de recuperar los objetos es olvidarse de ellos. Olvidarse de que se perdieron y hasta de que existen. Entonces el Mamucca los devuelve.
Claro, eso es mas fácil de decir que de hacer, porque cuando uno quiere olvidar algo es cuando mas lo recuerda. Es como la famosa historia del rey que queria aprender a hacer oro. Le pidió al mago que le enseñara. El mago no queria, pero el rey lo obligó. Por fin le enseñó la fórmula. Sólo que además le dijo: “Para que funcione, no debes pensar en un camello”.
El rey nunca pudo hacer oro: todas las veces se acordaba del camello.
Algo asi pasa con las cosas que esconde el Mamucca: uno no puede evitar acordarse.
Tiene predilecd6n por los tornillos y los bizcochos rellenos. Los tornillos siempre los devuelve. Los bizcochos, nunca.
Tambien hay que estar muy atento con los lapices cuando uno escribe o pinta. Le encantan. Debe ser porque los usa. A veces se encuentran en la casa dibujos hechos por el.
Es muy facil reconocerlos: hace solamente garabatos -¡horribles!-. Es su manera de dibujar a los miembros de la familia. Tambien hace puntitos, que han de ser los agujeros del colador.
Poco mas se sabe acerca del Mamucca.
Algo es seguro: cuando en una casa no se pierde nada, es porque se ha perdido el Mamucca.

Ema Wolf

Clarín, 23 de marzo de 1998

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Inmigración y Literatura

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda