La Novela Histórica

La participación de la Historia en la Literatura o la literatura en la historia

 

Todo el domingo

Los domingos son para dormir y quedarse en la cama hasta que el sol rebote en el otro lado de la casa.

Y cuando Uka María llega y abre las cortinas, deseo una gran tormenta este cayendo y no un sol brillante y un cielo despejado se me estrelle en la cara.

Me meto el pantalón del día anterior, me pongo una blusa blanca y las zapatillas abiertas de medio tacón. Subo la bicicleta a la camioneta y durante tres horas veo pasar a mi hija por la pista del parque en compañía de sus amigas, mientras oigo a sus mamás quejarse de sus maridos sobre sus negocios. Lo que hicieron o dejaron de hacer durante la semana y en lugar de estar aquí aplastadas, deberíamos estar tomando una copa de vino con alguien rico, amable, apuesto y muy cariñoso.

Cuando al fin regresamos a casa y logro guardar la bicicleta y Uka María corrió a buscar a su nana para pedirle el desayuno. Me dirijo a mi habitación, no pienso en desvestirme, al fin no traigo nada abajo, tan sólo botare las zapatillas y a dormir el resto del día. No para eso se inventaron los domingos, incluso, el Señor descanso al séptimo día de la creación.

Cuando cruzo por la sala con las zapatillas ya desabrochadas y casi descalza, alcanzo entresueños a ver a Héctor, sentado en la terraza tomando, tiene la botella y dos vasos llenos. Al verme, se levanta y me estira el brazo invitándome a reunirme con él. Viste un pantalón de casimir gris perfectamente planchado, camisa azul sin corbata y las mangas dobladas hasta el antebrazo.

Me acerco a él, medio dormida. Me toma con su brazo derecho y me besa, siento el vaso frio de su bebida en el hombro mientas me arrejunta contra él, soplo aire por el apretón.

Me cuelgo de su cuello. Una calidez agradable me recorre todo el cuerpo. Comienzo a temblar como una hoja arrullada por el viento en una calurosa tarde de verano. Un sopor me invade todo mi entendimiento. Tiemblo como quinceañera en su primera cita. Me desabrocha los dos primeros botones de la blusa y deja a la vista, una buena parte de mis senos, que tanto le gustan. Reciben por primera vez en el día, la luz del sol. Eso me obliga a ir tres veces al gimnasio, para mantener el busto firme, mis posaderas arriba y la línea circular del estomago lo más recta posible.

Su mano cálida y delicada me recorre mi espalda lentamente, desesperadamente lenta; siento su calor únicamente separado por la tela de la blusa. Cuando su mano llega a la cintura, comienzo a respirar de forma agitada y el corazón a latir como caballo desbocado. Su mano derecha recorre mi trasero suave y delicadamente, una, dos, tres veces; mientras su mano izquierda me toma por la cintura y me arrejunta contra él, y luego me levanta, apenas puedo respirar y siento como desde mis entrañas, soy trasporta hasta los cielos. Él, al enderezarse para arrejuntarme, me levanta haciendo volar las zapatillas, como pelota de beisbol. Logro colocar mis pies sobre su empeine y siento con mis dedos sus agujetas, perfectamente atadas. Lo abrazo con todas mis fuerzas por el cuello, mientas le digo al oído: “Sin ti, mi vida ya no es vida”. Contigo mí amor, hasta la perdición. No veo ya nada, empiezo a viajar en un espacio llenó de luces brillantes y multicolores.

En ese momento llega Uka María diciendo:

—Dice Anne Marie: “ya esta el desayuno, que se vengan, sino se va a enfriar”.

Y volviendo a la realidad nos encaminamos al desayunador, cada uno con un baso en la mano, lleno de jugo de naranja.

— ¿Cómo vas en el colegio? –Le pregunto Héctor a Uka María.

— ¡Bien! –Fue la respuesta–. Verdad mamá. –Yo sólo afirmé con la cabeza y de seguro mi cara reflejaba la gran desilusión, la sentía hasta lo más hondo de mi ser. Héctor me había tomado por la cintura y sentía sus dedos cálidos bajo la blusa, por arriba del cinturón del pantalón, y yo, había recargado la cabeza sobre su hombro –. Saque diez en historia, ocho en matemáticas, nueve en literatura y un primer lugar en Artes.

— ¿Con cuál fotografía sacaste primer lugar? –Pregunto Héctor con gran satisfacción y entusiasmo.

—Te acuerdas. Me ayudaste a tomarla. La de las escaleras mojadas de la fuente, porqué habían apagado la bomba y las aguas sobrantes se escurrían por ellas. Y los rayos oblicuos del sol de invierno, se reflejaban sobre ellas, produciendo una gamma desde los negros hasta los blancos, me dijiste; pasando por los grises y los plateados. Te acurdas, me indicaste desde cual ángulo debía de tomarla para captar todos esos tonos y como realizar la toma. Pon tu cámara en manual, me indicaste, toma la medición de la luz de los grises medios y compensa los grises oscuros con poca textura, cerrando tú diafragma dos pasos o incrementa la velocidad dos veces. Y así lo hice.

—Sí. Ya recuerdo. ¿Y qué hiciste después?

—Revele el rollo a la temperatura de siempre, le di más tiempo de revelado y lo agitaba tres veces cada minuto. Cuando la amplié la fotografía a cuarenta por cincuenta centímetros, busque el gris más oscuro, antes del negro absoluto en la tira de pruebas, y luego, lo compare con el negativo. –Héctor afirmo con la cabeza–. Y le di la exposición marcada. Y la copia resultante la revele normal, lavándola hasta eliminar totalmente los residuos del fijador. La seque y la monte.

— ¿Y en dónde esta ahora? –Pregunto Héctor con gran animación.

—Esta en exhibición en la escuela. En la galería del taller de artes. Y hoy es el último día. Y mañana termina la exposición y las devuelven.

— ¿Y podemos ir a verla?

— ¡Claro!

—Entonces. Desayunemos y vámonos a ver ese primer lugar. ¿Qué te parece?

—Sí. –Grito Uka María y pasamos al desayunador. ¿Quién dijo, los domingos son para descansar? Había quedado en completo abandono por una fotografía ganadora del primer lugar, entre trecientas fotografías participantes. Lo único alentador era; la fotografía pertenecía a mi hija y la esperanza, de que Héctor, como el león, se quedara a dormir esta noche en casa.

© 2012 Humberto Miguel Jiménez

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Narración

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda