Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Sin categoría

¡La historia lo condenará!

¡La historia lo condenará!

En un juicio incoado a Fidel Castro, Cuba (1953) acusado de delito de subversión y terrorismo por ataques a los cuarteles: Moncada, Manuel de Céspedes, S. de Cuba y Bayamo, el reo, asumiendo su autodefensa, se regodeó con un discurso maratónico de jurisprudencia y filosofía política con tintes antropológicos donde como conclusión, creyendo haber enajenado –y así lo hizo- al jurado que le absolvió y, antes que esto sucediera; dijo: “la historia me absolverá”.

El 26 -11-2016 Calos Alberto Montaner quien le conoció profundamente y que fue preso político en la Isla “Dizque” revolucionaria de Castro, público un artículo diciendo: “La Historia no lo absolverá.” Según él no lo absolverá porque, aun dejándole el título de líder o no, su liderazgo se desarrolló con un espíritu negativo de perversidad, narcisismo y megalomanía y afirma que: su conducta era la de un conquistador revolucionario –yo diría revoltoso-  cruce caribeño entre Napoleón y Lenin, su inteligencia la desempeñó como estratega antes idealista y teórico. Más hombre de acción que de pensamiento por tanto más guerrero que estadista. Acabó con el colonialismo y con las democracias, sustituyéndolas por dictaduras estalinistas. Fue perseverante. Voluntarioso. Audaz. Bien informado. Memorioso. Intolerante. Inflexible. Mesiánico. Paranoide. Violento. Manipulador. Competitivo al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su leitmotiv.

Igual que Kim Jong Un de Nor-Corea; fue el prototipo del tirano Platónico. Su discurso fue un compendio de hipocresía y falacia, de retórica estéril donde prevalecía lo antagónico de la dialéctica o la lógica, solapada con sofisma y eufemismo patético, al punto de que su pueblo estuvo a pocos instantes de perecer en una guerra nuclear diseñada por su sanguinaria prosapia y nunca lo supo.

Lo triste es que ha muerto, pero, su espíritu malévolo quedó como legado de sus acólitos y parientes desempeñando una herencia de nepotismo para continuar con la miseria y la vileza de su pueblo. La evidencia, en sus propias palabras:

“Siempre he pensado que mi apellido revela un componente inefable de composición genética que es relativo a la forma de posesión y usufructo de la tierra (…) no ha habido otro Castro que haya dado la guerra, que este servidor, y que, pongamos por caso, haya matado tanta gente”  (Fidel castro en Autobiografía)1

[1]Fuentes, N, 2004, United Fruit en autobiografía de Fidel castro, el personaje hace un recuento de su genealogía feudal de lo que se enorgullece profundamente, Ed. Destinos CA, España – Planeta Mexico.

Sin categoría

Los 638 intentos de asesinatos contra Fidel son un Fraude mediático

Fidel el emulo de Soulouque, sacó a Cuba de guatemala para meterla en Guatepeor...

Fidel el emulo de Soulouque, sacó a Cuba de Guatemala para meterla en Guatepeor...

Sin lugar a dudas, todo este teatro, propagandístico, de la estirpe narcisista y perversa de Fidel Castro acerca de supuestos intentos de magnicidio obedece al espíritu platónico-estalinista de su política de sometimiento y sesgo monárquico totalitario, solapado en un dizque socialismo que muy bien saben o sabían, ambos Castro,  que era inviable en función de vindicar el pueblo, pero a la vez provechoso para mantenerse como cualquier mandarín chino del siglo 1 hasta el siglo XX; eternamente en el poder. Platón lo denuncia y explica con lujo de detalles en su obra. En el siglo XX, Fidel Castro fue el mejor ejemplo, fue el propio hijo prodigo con todos los privilegios del noble feudal o delfín francés, fue mantenido toda la vida por su padre Ángel Castro, terrateniente, azucarero, en el Biran Holguín, mientras era un adolescente en colegios de clase con los jesuitas, luego como estudiante universitario, después durante su gesta revolucionaria donde le mantuvo a su legitima esposa y le financiaba sus tropelías épicas, eróticas, y criminales. Y finalmente apoderarse de su país como emulo del tirano Faustin-Élie Soulouque de Haití del siglo XVIII, para vivir, del sometimiento de su pueblo al que convirtió en sus lacayos o siervos.

Este tipo de individuos hambrientos de poder, imagen y gloria actúan de la siguiente manera:

Quien tiene deseos de poder, y no quiere hacerlo en buena lid sino por la fuerza de facto, acude a la revolución; engañando al pueblo con un discurso demagógico, Platón lo plantea 2300 años atrás. O sea, la tiranía, la demagogia tiránica, no es nada nuevo, este ambicioso megalómano se hace llamar “Protector del pueblo” o el mesías que le da libertad al pueblo.

Cuando el protector del pueblo, encontrando a éste completamente sumiso a su voluntad, empapa sus manos en la sangre de sus conciudadanos; en virtud de acusaciones calumniosas, que son demasiado frecuentes, arrastra a sus adversarios ante los tribunales y hace que expiren en los suplicios, bañando su lengua y su boca impía en la sangre de sus parientes y de sus amigos diezma al Estado, valiéndose del destierro y de las cadenas.

Propone la abolición de las deudas y una nueva división de tierras. De modo que es para él una necesidad el perecer a manos de sus enemigos o hacerse tirano del Estado y convertirse en lobo. Eso hizo Fidel, Se declaró en guerra abierta con los que poseen grandes bienes.

Si el pueblo se consiguiese expulsarlo, derivado de padecimiento temprano de sus acciones y volviese a pesar de sus enemigos (el pueblo defraudado) vuelve hecho un tirano completo, como sucedió en Venezuela con Chávez en el 2002.

Entonces, si la oposición, el conjunto completo: los pobres, los ricos, la clase media, etc., no pueden echarlo, ni hacer que le condenen a cárcel, acusándole delante del pueblo, naturalmente nace la idea de conspirar contra su vida.  Esta alternativa, le da la oportunidad al tirano de mantener una carta debajo del brazo para justificar su proceso miserable contra el pueblo. Este hombre ambicioso, que ha llegado a este punto extremo, aprovecha la ocasión para hacer al pueblo una petición. Le pide una guardia para proteger al defensor del pueblo, EI pueblo se la concede, temiéndolo todo por su defensor, y no temiendo nada por sí mismo, Los ejemplos son: las camisas pardas de Hitler, las camisas negras de Mussolini, El G2, y el CDR de Fidel Castro, Los colectivos y milicianos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, los montoneros de Peron, o los esbirros de los Tres Tercios, de la Chile de allende.

Cuando las cosas llegan a este punto, todo hombre que posee grandes riquezas y que por esta razón pasa por enemigo del pueblo, huye y le tachan de cobardes, les llaman gusanos como en Cuba o Apátridas y traidores como en Venezuela. En cuanto al protector del pueblo, no crean que se duerme en medio de su poderío destruye a derecha e izquierda a todos aquellos de quienes desconfía, y se declara abiertamente tirano. El tirano en los primeros días de su dominación, sonríe graciosamente a todos los que encuentra, y llega hasta decir que ni remotamente piensa en ser tirano. Hace las más pomposas promesas en público y en particular, librando a todos de sus deudas, repartiendo las tierras entre el pueblo y sus favoritos, y tratando a todo el mundo con una dulzura y una ternura de padre. O sea, pan y circo para enajenar la mente de sus seguidores comprando consciencias para tener apoyo del populacho. Cuando se ve libre de sus enemigos exteriores, en parte por transacciones, en parte por victorias, y se cuenta seguro de este lado, tiene cuidado de mantener siempre en pie algunas semillas de guerra para que el pueblo sienta la necesidad de, un jefe. O sea, culpa a un enemigo ficticio (El imperio, la guerra económica) de las consecuencias de su régimen dictatorial y represivo respecto a la escases, desabastecimiento, hambre y miseria que producen con un sistema de sometimiento mediante el hambre,

Y, sobre todo, para que los ciudadanos, empobrecidos por el sistema, y la preparación que exige una supuesta guerra o enfrentamiento con un enemigo que no existe o, la intervención fiscal, sólo piensen en sus diarias necesidades (proveerse de alimento), y no se hallen en estado de conspirar contra él. También hace esto para tener un medio seguro de deshacerse de los de corazón demasiado altivo (Leopoldo López) para no someterse a su voluntad, y evitar exponerse a los ataques de supuestos enemigos.

Por todas estas razones es preciso que el tirano tenga siempre entre manos algún proyecto de guerra. Semejante conducta ¡no puede menos de hacerle odiosa sus súbditos! Por eso, algunos de los que contribuyeron a su elevación, y que son los que, después de él, tienen mayor autoridad, hablarán entre sí con mucha libertad de lo que pasa, y los más atrevidos irán hasta quejarse a él mismo y su partido o parlamento. O sea, el salto de talanquera, que observo Hugo Chávez, por lo cual hizo aprobar una ley –anti talanquera- que regularía esto. Para el tirano es preciso deshacerse de ellos si quiere mandar en paz (para él); y que, sin distinguir amigos de enemigos, haga que desaparezcan todos los hombres de algún mérito. Distingue a los que tienen valor, grandeza de alma, prudencia y riqueza; y es tal su fortuna, que se ve obligado, quiera o no quiera, a hacerles a todos, la guerra, tendiéndoles lazos sin tregua hasta que haya purgado de ellos al Estado” Hace lo contrario que los médicos, que purgan el cuerpo, quitándole lo malo y dejándole lo bueno. -Tiene que obrar así o renunciar a la tiranía. Para él es una magnífica alternativa la de perecer o vivir como canalla, que le teman, por ello no evita descarada y cínicamente que le aborrezcan.

Tal es su situación. Cuando más odioso se haga a sus conciudadanos, a causa de sus crueldades, tanta más necesidad tendrá de una fiel y numerosa guardia. Si paga bien, acudirán en gran número de todas partes, enjambres de Zánganos de todos los países, por ende, como no confía la guardia de su persona a gente de su país, forma los llamados anillos de seguridad, que rodean al tirano para todos lados, Ej. los rusos deFidel, y los cubanos de Chávez y Maduro.

Su guardia de esclavos (milicianos, vagos, indigentes, ancianos, delincuentes) le serían enteramente adictos. La condición del tirano es digna de lástima, pues, se ve obligado a destruir a los mejores ciudadanos y a convertir a los esclavos de estos en sus amigos y confidentes. Estos nuevos ciudadanos le admiran y viven con él en la más íntima familiaridad, mientras que los hombres de bien le aborrecen y huyen de él. Los tiranos se hacen hábiles mediante el trato con gentes hábiles, con lo que, sin duda, ha querido decir que los que componen su sociedad son gentes hábiles (Enchufados en Venezuela, la nomenclatura en Rusia y Cuba). En todos aquellos que están gobernados según este principio y a causa de sus elogios a la tiranía, nadie le quita de recorrer como quiera los demás Estados reuniendo al pueblo, y pagando las voces más elocuentes, más enérgicas y más insinuantes, inspirando a la multitud el gusto de la tiranía (las focas).

Provee el sostenimiento de sus focas y numerosa guardia, renovada a cada momento. Despojando de bienes de todo tipo a los particulares incluso atacando templos, mientras dure la producción de esos bienes y, produzcan suficiente, no impondrá al pueblo grandes contribuciones. Empero, cuando le falte este recurso, vivirá con los bienes del pueblo, es decir que el pueblo, que ha engendrado, elegido al tirano, le alimentará a él y a los suyos.

Pero si el pueblo se cansase al fin, y le dijese que no es justo ¿no deberá en este concepto mandarle que se retire con sus amigos, con la misma autoridad que un padre arroja de casa a su hijo con sus compañeros de libertinaje? Entonces, el pueblo verá qué mandatario ha engendrado, acariciado y encumbrado, y que los que intenta arrojar son más fuertes que él ¿Se atrevería el tirano a emplear la violencia contra su pueblo, y hasta maltratarle si no cede? ¿Quién puede dudarlo, si antes lo ha desarmado? ¿El tirano es, por consiguiente, un hijo desnaturalizado, un parricida? He aquí que hemos llegado a lo que todo el mundo llama tiranía.

Si estadísticamente se ha podido hacer un cálculo de los intentos de asesinato, estos no han sobrepasado -que han sido numerosos- de 156, según fuentes confiables, los demás son producto de su genial imaginación perversa habida de megalomanía y egocentrismo monárquico narcisista.

Irónicamente, el pueblo, quiso evitar, como suele decirse, el humo de la esclavitud de los hombres libres, y cayó en el fuego del despotismo de los esclavos y las servidumbres más dura y más amarga lo cual sucede a una libertad excesiva y desordenada. En otras palabras, es un castigo casi siempre irremediable.

Conclusión, Los 638 atentados contra Fidel son un fraude mediático de su tiranía.

Os ama

Joise

Sin categoría

¿Qué ha hecho ganar a Donald Trump?

Donald John Trump (Nueva York, 14 de junio de 1946) es un empresario, político, personalidad televisiva y escritor estadounidense.

Su campaña para obtener la candidatura republicana a la Casa Blanca para las elecciones de 2016 se caracterizó en una gran campaña mediática a nivel nacional e internacional desarrollada con una sucesión de declaraciones polémicas. Sus propuestas más repetidas consistieron en la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México y una política dura contra la inmigración ilegal, además de una prohibición temporal de la entrada de musulmanes en los Estados Unidos.

En un reciente artículo Deepak  Chopra afirma lo siguiente:

“Donald Trump no es extraño o anómalo. Respalda algo universal, algo justo delante de nuestros ojos. Es un aspecto de la psiquis humana del que nos sentimos turbados y avergonzados, lo cual lo convierte en nuestro secreto colectivo. Retrocediendo un siglo en el campo de la psicología profunda, el lado secreto de la naturaleza humana adquirió un nombre especial: la sombra.”

Chopra, supongo, critico desapasionado, muestra una cara de lo consciente contra lo inconsciente que posee la especie humana, no obstante, dejarle fuera de la racionalidad a un hombre que ha hecho un imperio inmobiliario en Panamá y otros países sin escatimar esfuerzo para lograrlo, seria mezquindad. Trump, que no es Santo de mi devoción, a jugado un póker de puros arlequines, sabe manejar las barajas, por tanto, desarrolla y maneja la estrategia para lograr objetivos, contando con las fallas del contrincante y la retaguardia (la masa) a su favor, su nacionalismo sajón ha dado frutos, lo menos que quiere es perjudicar a quien no perturba, es un espíritu patriota y no patriarca, pero que contempla una obra no salomónica y fundada en un optimismo exacerbado que es la base de su triunfo. Y, que le hace otro mesiánico

Ser triunfador, denota un espíritu elevado, una autonomía sólida. El resentimiento es un patrón de conducta que, precisamente, hace “al malo” voluntario de poder como lo plantea Nietzsche. Su patriotismo, no es una condición de mérito profundo, más bien es la versión minúscula del patriotero, un burdo cancerbero del patriarcado (Estado). Sin embargo, su fórmula convincente ha sido exacerbar un nacionalismo obtuso apoyado en una –populismo– masa defraudada y apenada por condiciones que creen son inmorales (inmigración ilegal, narcotráfico, terrorismo, prostitución etc.) Su ímpetu impacta negativamente. Podría ser un traumado parental resentido, empero, ésta condición ha dado pie a pescar en rio revuelto y llegar al triunfo, es el tahúr que aprovecha la oportunidad mínima de debilidad de sus opositores. Malo o bueno, consciente o no, es un triunfador, su retórica perversa ha sido efectiva. Es lo que plantea Chopra; Trump, aprovechó la sed de venganza inquisitiva de aquellos a quienes el yo oculto “la sombra” les ha aflorado con su discurso maquiavélico.

Es el antípoda del líder anti indispensable de LaoTse, quien afirma: “El líder no se proclama, el pueblo mismo se dice: ¡a este lo hicimos nosotros!”

En esta condición, devenida de este mesianismo bizarro: la masa, la prole, el pueblo, la plebe o populacho, según Hannah Arendt, sucumbe a la enajenación, al lavado de cerebro colectivo, se muestra palpable el inconsciente con euforia de foca, todo lo inverso al planteamiento de Juan el apóstol, que desafortunadamente sucede:

“Y el verbo se hizo carne y habito entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1:14

De esto anterior, Luis J. Uzcátegui afirma y compara con lo que acontece a Venezuela actualmente, lo siguiente:

“El apóstol Juan sigue teniendo mucha vigencia, porque cuando el verbo se hace carne, es lógico que habite entre nosotros. Si se tiene mensaje, éste se convierte en persona, en este caso política. El pueblo lo siente amigo, acepta, cree, sigue y vota por él. Logra mover las emociones adecuadas para el momento (…) El oficialismo sigue teniendo el control de la vocería, con un mensaje atroz y soez, que, al mantenerse en el tiempo, logra confundir más y entonces pareciese que líderes de oposición y gobierno se ponen de acuerdo para activar las emociones más negativas de un puñado de humanos: el pueblo venezolano. Seres que cada día necesitan, esperan y se merecen un líder o grupos de líderes, que necesitan que el verbo se haga carne y entonces habiten y dirijan a millones de seres que todos los días sufren y mueren.”

En Venezuela, esta creciente una herida económico social que está impactando negativamente la calidad de vida del ciudadano; que va ser muy difícil y de larga duración que cicatrice. El gobierno ha creado un caos político que redunda inminentemente en lo social, caso que es, la estrategia para aparecer como el mesías que plantea Juan “el apóstol”. En otras palabras, han creado la enfermedad para proveer como únicos poseedores, la medicina.

Trump, como muchos líderes populistas en Latinoamérica y el mundo socialista –inclúyase Chávez- ha observado lo que afirma Zygmunt Bauman acerca de los inmigrantes –“los refugiados son parecidos a nosotros” – en una entrevista del reciente lanzamiento de su obra “Un extraño llamando a mi puerta”. En esa oportunidad, el sociólogo respondió al entrevistador quien le preguntó: “Si los refugiados son tan parecidos a nosotros, ¿por qué reaccionamos con pánico en vez de empatía?”  lo siguiente

“Sí, supongo que podríamos. Pero también hay motivos para sentirnos temerosos, inseguros, llenos de ansiedad. Por algo los llamo extraños. Tú sabes, más o menos, lo que tus amigos van a hacer. También sabes, más o menos, lo que tus enemigos van a hacer. Pero los extraños no son amigos ni enemigos: simplemente son otros. Y no traen una etiqueta que diga «ámame», ni «ódiame», ni «devuélveme a casa» o «méteme en un campo de concentración». Sólo generan incertidumbre total. Y a nadie le gusta la incertidumbre.”

Considerando el planteamiento de Bauman, Trump ha descubierto lo que Gramsci, observó en una oportunidad:

“La antigua forma de hacer las cosas ya no funciona, pero aún no hemos encontrado la nueva forma de funcionar.”

El elegido presidente de USA, ha dado en la llaga a los políticos populistas de la derecha con un nuevo populismo de ultraderecha, cínico, descarado y exageradamente mediático, o sea, una nueva forma de medir la angustia del Estado y, equilibrar la anarquía del hombre masa de Ortega y Gasset, al cual no le interesa obedecer ni cumplir reglas, aunque, no es ni será el hombre “nuevo” –utópico- de Marx, es, el combatiente de una revolución que comenzó cuando se colocó en Europa al hombre medio —a la gran masa social— en condiciones de vida radicalmente opues­tas a las que siempre le habían rodeado. Volvió del revés la existen­cia pública.

Trump no quiere la sublevación contra el orden pre­existente, sino erradicar y evitar la implantación de un nuevo orden que cree: está tergiversando el tradicional.

Os ama

Joise

Sin categoría

“Absolvedlos, no importa, la Historia los condenará”



“Absolvedlos, no importa, la Historia los condenará”. Mirian Celaya.

Esto anterior es lo antagónico de las frases dichas por Fidel castro durante su juicio incoado en 1953 por el asalto al fuerte Moncada, donde, se regodeo con un documento de 44 folios en hacer alusiones de derechos sociales y humanos en contra de las tiranías, incluso dichas por clérigos como Santo Tomás de Aquino. ¿Negando algún ateísmo? ¡Qué cínico!

Cito:

“En la Summa Theologíca, rechazó la doctrina del tiranicidio,

Pero sostuvo, sin embargo, la tesis de que los tiranos debían ser depuestos por el pueblo.”

Igualmente, Fidel, citó a Martin Lutero y a Juan Mariana para justificar lo injustificable devenido en el prólogo de la tiranía más larga que se ha suscitado en Latinoamérica.

Su corolario lo justificó con las teorías políticas de EEUU del siglo XVIII y la revolución francesa

La Declaración de Independencia del Congreso de Filadelfia el 4 de julio de 1776, consagró este derecho en un hermoso párrafo que dice: «Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres nacen iguales; que a todos les confiere su Creador ciertos derechos inalienables entre los cuales se cuentan la vida, la libertad y la consecución de la felicidad; que para asegurar estos derechos se instituyen entre los hombres gobiernos cuyos justos poderes derivan del consentimiento de los gobernados; que siempre que una forma de gobierno tienda a destruir esos fines, al pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios y organice sus poderes en la forma que a su juicio garantice mejor su seguridad y felicidad.»

La famosa Declaración Francesa de los Derechos del Hombre legó a las generaciones venideras este principio: «Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para éste el más sagrado de los derechos y el más imperioso de los deberes.»

«Cuando una persona se apodera de la soberanía debe ser condenada a muerte por los hombres libres.»

Haciendo alarde de que el luchó, ataco y mató a gente inocente ese día aciago, el Moncada, por la libertad de un pueblo reprimido por la tiranía de Batista. La pregunta es: ¿cómo se puede llamar a un régimen que ha mantenido a su pueblo durante más de 50 años padeciendo sangre sudor y lágrimas producto de la miseria y del terror de estado?

Para culminar su oratoria retorica-olímpico-maratónica como emulo a Nerón (Claudio César Augusto Germánico) como parte de la defensa, dijo:

(…) Nacimos en un país libre que nos legaron nuestros padres, y primero se hundirá la Isla en el mar antes que consintamos en ser esclavos de nadie.

Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la patria. ¡Cuba,

Qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!

Termino mi defensa, no lo haré como hacen siempre todos los letrados, pidiendo la libertad del defendido; no puedo pedirla cuando mis compañeros están sufriendo ya en Isla de Pinos ignominiosa prisión. Enviadme junto a ellos a compartir su suerte, es inconcebible que los hombres honrados estén muertos o presos en una república donde está de presidente un criminal y un ladrón.

A los señores magistrados, mi sincera gratitud por haberme permitido expresarme libremente, sin mezquinas coacciones; no os guardo rencor, reconozco que en ciertos aspectos habéis sido humanos y sé que el presidente de este tribunal, hombre de limpia vida, no puede disimular su repugnancia por el estado de cosas reinantes que lo obliga a dictar un fallo injusto. Queda todavía a la Audiencia un problema más grave; ahí están las causas iniciadas por los setenta asesinatos, es decir, la mayor masacre que hemos conocido; los culpables siguen libres con un arma en la mano que es amenaza perenne para la vida de los ciudadanos; si no cae sobre ellos todo el peso de la ley, por cobardía o porque se lo impidan, y no renuncien en pleno todos los magistrados, me apiado de vuestras honras y compadezco la mancha sin precedentes que caerá sobre el Poder Judicial.

En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no la ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa, La historia me absolverá.

Mirian Celaya (Eva), (La Habana, Cuba 9 de octubre de 1959)

En contra de la probidad y la bondad del mandato de Los Castro, afirma:

Magnificar el efecto del virtual derrumbe del chavismo y de la crisis económica venezolana como la fuente principal de la actual crisis cubana es colocar (una vez más) las causas de los problemas de Cuba más allá de sus fronteras, cuando en realidad la clave de todos nuestros males se encuentra en la ineficacia de un elite de taimados bandoleros que han secuestrado vidas y haciendas, saqueando la nación a su antojo durante décadas (…) Con o sin Venezuela, —como antes fuera con o sin Unión Soviética, con o sin “campo socialista”, con o sin inversionistas extranjeros—, lo cierto es que los Castro han sido más nocivos para Cuba que todas las epidemias y guerras que haya tenido esta nación a lo largo de su historia, y continuarán siendo una rémora para todos los cubanos en tanto sigan en la poltrona del poder.

Algo como esto anterior decía el apóstol de la libertad

Cito:

“Cada pueblo se cura conforme a su naturaleza, que pide diversos grados de la medicina, según falte este u otro factor en el mal, o medicina diferente. Ni Saint-Simón, ni Karl Marx, ni Marlo, ni Bakunin. Las reformas que nos vengan al cuerpo. Asimilarse la útil es tan juicioso, como insensato imitar a ciegas (…) El derecho mismo, ejercitado por gentes incultas, se parece al crimen.”

Como pueden notar Fidel Castro ha endilgado a sus opositores o enemigos las innumerables consecuencias nefastas producto de su conducta narcisista dañina, a todo esto toma como bandera a quienes nunca hubieran apoyado sus tropelías, hasta el punto de hacer a sus aliados intelectuales y artistas concebir en la literatura de Martí como fuente inspiradora de sus adefesios tiránicos, cosa que en base al adoctrinamiento de los infantes ha hecho de su personalidad un icono al que hay que rendirle tributo, “desafecto” a la más rancia teoría de los comunistas en contra del dogma y la idolatría.

“No hay para odiar la tiranía como vivir bajo ella (…)  “nosotros tenemos esta noche la elocuencia de la Biblia, que es la que mana, inquieta y regocijada como el arroyo natural, de la abundancia del corazón.” Jose Martí

“Han de tenerse en grado igual sumo la conciencia del derecho propio y el respeto al derecho ajeno; y de éste se ha de tener un sentimiento más delicado y vivo que el de aquél, porque de su abuso sólo puede venir debilidad, y del de aquél puede caerse al despotismo.” José Martí.

Esta última sentencia es lo que la egolatría del León del Biran ha hecho al pueblo cubano miserable en nombre de un régimen que lo menos que tiene es filantropía socialista o sistema político democrático, pero si, déspotismo como el tiránico.

Sin categoría

Relativismo de felicidad

Felicidad

Definición general: Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno.

“la felicidad debería ser el objetivo último del ser humano, y la riqueza (es decir, la propiedad libre, individual y absoluta), su principal motor o baluarte”

Etimología: del griego griego (ευδαιμονια) eudemonia, del latín (felicitas). Traducible como “fértil”.

RAE: Estado de ánimo que se complace con la adquisición de un bien.

LARROUSE: Estado de ánimo de la persona que se siente satisfecha por la situación en que vive.

En términos filosóficos:

Aristóteles: La felicidad se identifica con muy diversos bienes: con la virtud, con la sabiduría práctica, o con la sabiduría filosófica, y/o con todas ellas acompañadas o no de placer, y la prosperidad, como consecuencia de las mejores actividades benefactoras que la producen.

Boecio: Es «el estado en el cual todos los bienes se hallan juntos». La felicidad no tiene, pues, sentido sin los bienes que hacen felices.

Santo Tomás: Es «un bien perfecto, de naturaleza intelectual». La felicidad no es simplemente un estado del alma, sino algo que el alma recibe desde fuera, pues de lo contrario la felicidad no estaría ligada a un bien verdadero.

Kant: destaca este punto en “la Crítica de la razón práctica” como el nombre de las razones subjetivas de la determinación, y, por tanto, no es reducible a ninguna razón particular. Para el, la felicidad es un concepto que pertenece al entendimiento; no es el fin de ningún impulso, sino lo que acompaña toda satisfacción.

Ferrater Mora: la felicidad no es presentada nunca como un bien en sí mismo, ya que para saber lo que es la felicidad hay que conocer el bien o bienes que la producen. De esta forma los conceptos antiguos, medievales y modernos se correlacionan al coincidir en que, para que haya felicidad debe haber la obtención de bienes, sean materiales o espirituales. La felicidad no esta sujeta a la voluntad del individuo sino a la oportunidad de lograr aspiraciones en algunos casos y la obtención de prosperidad inesperada en el devenir cotidiano.


Ángel Lombardi, la felicidad, ésta es un derecho humano fundamental y se materializa en la idea de felicidad objetiva, entendida como progreso material y felicidad subjetiva, que serían indicadores de oportunidad y satisfacción general de necesidades y expectativas.

Según lo anterior la felicidad, en un estado de ánimo independiente de los posibles «bienes» o «males» supuestamente -externos-, por tanto no debe definirse objetivamente si no se define un cierto bien (por «subjetivo» que éste sea).

Dado que la felicidad no es un valor intrínseco de la voluntad del individuo o colectivo, sino el producto de deseos logrados, y/o consecuencias de lo fortuito, preliminarmente se puede definir que: “la felicidad es lograr el mínimo de frustraciones posibles respecto a los deseos del individuo y/o del colectivo y la obtención de cosas para bien particular y común”. A esto se debe agregar el mínimo de decepciones respecto a lo inesperado. En general la felicidad es haber alcanzado un máximo de satisfacción.

Debido a que la felicidad es producto de un proceso, no será eterna, “por lo menos por ahora” Su perecimiento –valga el termino- depende del esfuerzo efectivo del individuo o colectivo por alcanzarla y mantenerla.

En religión:

San Agustín: Habló de la felicidad como fin de la sabiduría; la felicidad es la posesión de lo verdadero absoluto y, en último término, la posesión (fruitio) de Dios; todas las demás «felicidades» se hallan subordinadas a aquélla.

JPII en la encíclica “Fides et Ratio” concreta una simbiosis que seria la que impulsaría estos bienes que necesita el individuo humano para alcanzar la felicidad, esta simbiosis está constituida por una coyuntura o necesaria relación entre lo que piensa el hombre en el sentido de la omnipresencia de Dios y el uso de la inteligencia; o sea, fe y razón. Para ello necesariamente el individuo debe conocer sus alcances y limitaciones como ser en si y, entender o comprender, que ellos - alcances y limitaciones- son el producto de la creación y lo trascendente de sí mismo como ser en el mundo.

Osho: más o menos parecido a lo planteado por su santidad JPII, dice: La emoción y el intelecto son como dos alas: cuando utilizamos solamente un ala el resultado será frustración. Entonces la dicha que llega al usar ambas alas simultáneamente, en equilibrio y armonía, nunca es alcanzada. Para el la dicha es felicidad, la fe, emoción, el intelecto la razón. Son dos alas que deberían batir fuerte y simultáneamente para dar impulso al espíritu y con ello obtener el más deseado estado de ánimo “la dicha o felicidad”.

En política

Lao Tse: determina que un pueblo feliz es aquel que recibirá beneficios manejados por la administración pública, no obstante quien ostentare el poder (líder, gobernador) debía manejar como característica principal no hacerse imprescindible, ni auto alabarse por las obras hechas en función de su pueblo. Para el sabio, un “buen líder” es aquel al que su pueblo orgulloso le aclama como hecho por el mismo.

Platón[1] y Maquiavelo[2]: aunque para el segundo lo importante es el poder (principalmente monárquico) y, para el primero el ejercicio de la democracia como la perfección política; ambos conciben que: la felicidad del pueblo es una herramienta indispensable para mantenerse en el poder, para ello debe conceder Justicia (estabilidad jurídica, económica y social) para ellos la felicidad estriba en mantener al pueblo conforme, no con miserias al estilo J. Stalin (control de la alimentación) sino sufragándoles sus necesidades tanto materiales como espirituales de forma equitativa y general, sin soslayar el mérito que corresponde a quienes en función del pueblo generan beneficio, tanto peculiar como colectivo y, sin alterar el orden constitucional y el desenvolvimiento sano del gobierno.

Simón Bolívar afirmaba “un buen gobierno es el que provee la mayor suma de felicidad a su pueblo”

De modo que derivado de manejos impropios de la cosa pública donde: el recaudo fiscal sea oneroso, los servicios públicos sean deficientes, la delincuencia no se controle, haya escases y desabastecimiento de alimentos, mala calidad de educación, restricciones para movilizarse tanto interna como internacionalmente, restricciones cambiarias, opresión política, terrorismo de Estado, violación a los artículos de la constitución; no puede esperarse un pueblo feliz. Por muchas razones habría infelices, devenidos de las gestiones erradas del gobierno.

En psicología:

Alberto E. Fresina en “las leyes del psiquismo” Afirma que La felicidad en sentido objetivo o absoluto se refiere al resultado positivo del balance de placer-displacer vivenciales, como promedio de un determinado período de tiempo (días, semanas, meses o años). (…) Más allá de las distintas estrategias o tipos de valores virtuales, si las cosas no terminan en aquella relación anímica concreta, significa haber fracasado.

Para Fresina, El producto anímico más favorable consiste en el trabajo frecuente e intermitente de las neuronas del placer en la máxima intensidad y mínima duración, y en el continuo trabajo de las neuronas del displacer en la máxima duración y la más leve intensidad. Toda alteración de esa relación implicaría alejarse de la felicidad y aproximarse a la infelicidad objetiva. Esta condición generaría el entusiasmo como estado anímico y se traduciría en actividades continuas e intensidad mínima de las neuronas del displacer (deseo, expectativa, incertidumbre, suspenso, tensión de concentración) y la paralela presentación de reiteradas irrupciones de actividad intensa de las neuronas del placer (reacciones de alegría, júbilo y “emoción”).

Por tal motivo, la ventaja de vivir con entusiasmo se constituye en organizarse la vida para funcionar en sociedad. No se decide “espontáneamente” comenzar a vivir con entusiasmo. es absurdo suponer tal cosa. Ese estado depende de las condiciones objetivas de vida y de las posibilidades que ellas ofrezcan al respecto. De lo contrario, desde hace mucho tiempo todo el mundo viviría lleno de entusiasmo y felicidad.

Conclusión

Haciendo un análisis breve de lo expuesto anteriormente podemos concluir:

Determinar y concebir positiva y trascendentalmente las características, condiciones y necesidades primordiales que afectan el mundo y manejarles con propiedad para el bien común, por ende, usufructuarles; abren el camino a un placer universal. De esta manera se goza de felicidad

La felicidad es gozar del placer que generan la tenencia de elementos materiales y los estados espirituales, positivamente. Lo negativo es antagónico a la felicidad, alcanzar estos objetivos y no haberles disfrutado en vida es: la muerte física y ontológica.


[1]Platón en La republica o el estado,  (libro VIII) define la democracia como el sistema político aunque más débil el más perfecto por sus libertades.

[2] Maquiavelo en “el Príncipe” capítulos XVII-XVIII-XIX, comportamiento del príncipe acerca de la avaricia y como no hacerse odioso ante el pueblo

Sin categoría

Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano

Josef Stalin, ¡se cree!, ¿eliminó físicamente? Y, mediante su enfermero a Ilich Ulianov (Lenin)      -creador del proletariado internacionalista y, el comunismo ruso- cuando el difunto se dio cuenta del resentimiento y el narcisismo dañino de Stalin y por lo cual “SE OPUSO” a que fuera elegido como secretario general del soviet supremo. El mismo Stalin, quien produjo el holodomor ucraniano, mato de trabajo forzado y hambre a 25 millones de bolcheviques y, dijo, con un cinismo patético “si controlas la alimentación del pueblo, controlas al pueblo, luego este vendrá a agradecerte la miseria que le das para comer”

Esto, considerando que la ex URSS era un imperio desarrollado en tecnología, sería absurdo que sucediera, ¿qué podemos esperar de los pobres países subdesarrollados tanto científicamente como socialmente? Pues, eso está pasando – la miseria, y continuará, si no se frena- con muchos países del mundo, principalmente en América hispana, eso pasa en Cuba, y el peligro en Venezuela es evidente.

Sin embargo, el caso cubano es la megalomanía prosapia.

Definitivamente estos tiranos feudales tienen la misma fórmula que Mao y sus cinco teorías filosóficas absurdas y el despotismo del proletariado - sin proletarios- de los soviéticos. Peroratas, ambigüedades y eufemismos demagógicos son y conforman sus discursos.

“Nada –que no sea una nueva  excusas por el fracaso socialista- tendrán sendos discursos y la culpa de todos los males que padece el pueblo no es de quien pilotea el barco sino del puerto lejano  del que saldrán los barcos a hundirle.” Digo Yo.

El patrón es: platónico (el enemigo ficticio siempre presente) y la maquinaria, fascista, con su herramienta mediática a lo Goebbels (nazi), total, todo un caos Sartreano donde los congresos solo sirven para justificar los fracasos consecutivos y crear esperanzas inefables. Por otro lado el referendo es: para adjudicar -lo adjudicado por 57 años- al emperador déspota, la consecución de su corona “per saecula saeculorum” ¿y sus sátrapas? -“La nomenclatura”- Bien gracias, con sus cuentas y negocios -en dólares- a todo dar. Consecuencia: terrorismo con capitalismo salvaje de Edo.

Parece ser que: Al mundo la historia no le ha servido sino para hacerse el desentendido si no le salpica el barro y, cobijarse, si llueve “a cantaros” en su techo.

El nuevo proyecto emanado del VII congreso comunista

“Proyecto de Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y del Proyecto Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: Propuesta de Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos.”

Es un Sofisma, demagogia pura, galimatías. Cantinflesca para continuar con su neo despotismo del proletariado pero “ilustrado”, o sea, todo por y para el pueblo pero sin el pueblo.

Para Cuba el síndrome “Obama” anda que acecha para denunciar y esclarecer la verdad tacita – carta debajo del brazo de los tahúres castro- del inexistente bloqueo.

Sin categoría

Venezuela y Maquiavelo según “analítica”


“analítica” www.analitica.com/opinion/releyendo-al-principe-de-maquiavelo dice:

“El Príncipe de Maquiavelo es una de las obras más importantes  del pensamiento político que se haya escrito. Muchos grandes hombres en la historia lo han estudiado, como Napoleón Bonaparte, que lo comentó, in extenso, en los márgenes del libro.

Hoy harían bien nuestros gobernantes -y los que aspiran a serlo- en leer sus páginas, ya que no se trata de una obra cínica, sino más bien de un profundo y descarnado análisis de la condición humana.

Algunos de sus comentarios bien pueden ser aplicados a la situación que hoy vivimos en nuestro país como cuando afirma: “… El príncipe… debe evitar las cosas que lo hacen odioso y despreciable“, para el agudo Florentino era preferible ser temido que amado, pero lo que tenía que evitar era ser odiado porque de ocurrir eso su fin estaría muy cerca.

También recuerda Maquiavelo que el príncipe debe temer dos cosas, una a lo interno, sobre lo que piensan sus sujetos, la otra a lo externo, lo que piensan las potencias extranjeras

En la Venezuela de hoy los dirigentes del oficialismo se empeñan en ser odiosos, en ofender y perseguir a sus adversarios al no considerarlos como tales, sino como los peores enemigos. ¿Será que no se acuerdan del viejo dicho: quien siembra vientos recoge tempestades?”

Esto está pasando en Venezuela, lo describe Platón en el libro VIII de: “la república o el estado”, la síntesis es de Aula de filosofía de Eugenio Sánchez Bravo, Cito:

“Platón hace una distinción entre deseos necesarios e innecesarios. Los necesarios son aquellos que “no podemos reprimir y que, al ser satisfechos, nos benefician”. Por ejemplo, el comer y el condimento son necesarios en tanto en cuanto supongan beneficio para el cuerpo. Los innecesarios son típicos del alma carente de educación y perjudiciales para el cuerpo. Por ejemplo, el deseo de comidas que resultan nocivas. Lo mismo ocurre con los apetitos sexuales. El hombre oligárquico está dominado por los apetitos necesarios pues ve en los innecesarios un peligro para su economía. Sin embargo, en sus hijos se librará una batalla entre los necesarios e innecesarios en la que, en ocasiones saldrán triunfantes los más perjudiciales. Se dejarán arrastrar por los discursos que igualan el pudor a la idiotez o el control de sí mismo a la falta de virilidad o la grandeza de espíritu a la prodigalidad. El hombre democrático pone todos los placeres en pie de igualdad y vive satisfaciendo cada día el apetito que le sobreviene, “algunas veces embriagándose y abandonándose al encanto de la flauta, otras bebiendo agua y adelgazando, a veces inclinándose hacia los guerreros y otras hacia los negociantes”.

A la democracia le sigue el peor de los sistemas políticos, la tiranía. La transformación de la democracia en tiranía es posible porque, tanto en el caso del individuo como del Estado, la más salvaje esclavitud surge a partir de la más extrema libertad. Existen tres clases sociales dentro del Estado democrático: los zánganos, los ricos, “pasto de los zánganos”, y el pueblo, que vive dolorosamente de su trabajo. El pueblo, cuando se congrega, es la clase más poderosa en una democracia pero rara vez lo hace a no ser que le proporcione algo de riqueza. Si sus líderes se enfrentan a los ricos, para distribuir la riqueza entre la multitud, suele participar. Es habitual que los ricos se defiendan e intenten restaurar una oligarquía. El pueblo reacciona y elige de entre sus filas al más sanguinario como líder.

Este líder, “alguien que gusta de entrañas humanas descuartizadas entre otras de otras víctimas, necesariamente se ha de convertir en lobo“, será el tirano. Para contentar al pueblo mata y destierra, sugiere abolición de deudas y partición de tierras. Los ricos se defienden: intentarán ejecutarlo, desterrarlo o asesinarlo a escondidas. Entonces el tirano solicitará al pueblo una custodia personal. Los ricos, al verse en minoría y “enemigos del pueblo”, huirán cobardemente y dejarán al pueblo a merced del tirano. Este, en principio, sonríe y promete, libera de deudas y reparte tierras, adopta modales amables… pero al poco tiempo comenzará una guerra, subirá los impuestos y obligará al pueblo a trabajar día y noche para que no conspiren contra él. Quienes no confíen en su mando serán eliminados y aquellos de sus amigos que le censuren también. “Purificará el Estado” eliminando a los más sabios, los más valientes y los más ricos. Vivirá siempre rodeado de mediocres que le hagan sentir seguro. Normalmente los traerá del extranjero. Cuando el pueblo quiera retirar su apoyo al tirano será demasiado tarde. Este es parricida por naturaleza y no respetará al pueblo, que es su padre, y de hombres libres pasarán a ser esclavos.”

Jaime Pons Briñez de Maracaibo afirma: respecto al príncipe relacionándolo con Venezuela lo siguiente:

Que el gobernante de hoy le advierte al otro que no lo es, que se cuidará de sus amenazas para derrocarlo. Sería en los tiempos de las consejas de Maquiavelo razón suficiente para que El Príncipe nuestro asesinara con veneno o con arma moderna a quien solo le da dos meses en el trono. Pero ni el uno ni el otro son imprescindibles y cada uno tiene quien puede y quiere reemplazarlos y eso los obliga a aceptarse pues sin él uno, se acabaría el otro o perecerían ambos. Que esa es la naturaleza del poder y lo que obliga a soportarse.

Aquí ni se renuncia ni se entrega el poder, pues eso no es alternativa alguna si lo que te espera es prisión de por vida y en suelo extranjero aunque se demuestre que este Príncipe nuestro no es de por estas tierras y obligaría a sus soldados a repudiarlo y dejarlo a su suerte, que es lo que propios y extraños más desean y hasta sería lo menos cruento y lo que los aproximaría para sellar algún tipo de paz, por engañosa que esta sea.

Que nadie olvida la mala muerte del finado comandante entre las súplicas por alguién que le diese vida cuando ya no la tenía ; o, el otro que saltaba charcos y que traicionado, terminó como un bacalao congelado mientras sus esposas se repartían los despojos del muerto hasta que no quedó otra que sepultarlo o correr con una muerte por plaga. Que así premian los dioses a quienes les arrebata el poder y los despoja de todo honor y gloria, pues el hombre es el ser que depreda por puro placer a sus semejantes y se congratula por ello.

Que también El Príncipe fue formado en ´´El Arte de la Guerra´´ y Maquiavelo habla de la ventaja de usar no patriotas sino mercenarios, pues no teniendo afecto por sus connacionales puede matar con impunidad y hasta recibir buen pago por sus acciones y también que se le oculta a la soldadesca propia los desmanes de los extranjeros… ¡Qué tal es la querencia del poder y de su uso, desde que Caín mató a Abel!

Sin categoría

El juego de Pelota, ¡lo visible Vs lo Invisible!

En el marco de la celebración de un juego amistoso entre la Liga Habanera (selección cubana de béisbol) y el Tampa Bay Rays este 22-03-2016, se pondrá en juego – potencialmente – una visión de lo que sería un juego de: contrarios (Mao S. XX), el yin y el yang (asiático 1000 A.C.) o la pelota de la teogonía amerindia de los Quiche-Mayas (América central, antes del S. XV)

Estos contrarios determinaban una razón ética, social, y económica, plasmada en el manejo de la conducta humana.

Sin embargo, los contrarios en términos deportivos, desde la época de las carreras helenas en la Grecia antigua y en nombre del Dios Zeus que supuestamente residía en el monte “Olympus” (Olimpo) se abocaban a lides en función de demostrar resistencia y fuerza física, excluyendo a cualquier acepción política por ende ideológica, que dicho sea de paso, la única ideología era la del tirano, pues en el inicio de la olimpiadas no había otra acepción política, sino, la hegemonía del mandatario de turno o tirano.

Ahora tomemos este caso –entre Raúl y Obama- como el del juego de los iluminados, pero no de la cultura Quiche Maya que sería el juego de Hunahpú (Sol) e Ixbalanqué (Luna) quienes encarnan el rol de divinidades luminarias en contraposición a la fuerza contraria, la oscuridad, es decir Xibalbá, el Sub-mundo. Sino  que a partir de este evento de conversaciones y acercamientos  de dos fuerzas opositoras (ideológicas); seria cuando se podría restablecer el orden y el movimiento en el espacio político y económico que afectan ambos pueblos (el cubano y el de USA).

Seria en todo caso la representación del movimiento visible e invisible;  al nacimiento de una nueva era, en aras de una civilización que se considera portadora de sabiduría pero no divina (que sería importante o mejor). De políticas reales y humanitarias, en función del desarrollo sano de los pueblos del mundo. Podría, ser, un ejemplo a seguir y/o a copiar por aquellos regímenes que tienen a sus pueblos aislados para mantener un sistema feudal que solo privilegia a quienes le manejan y el pueblo solo participa con el derecho a votaciones presidenciales amañadas y con un candidato único.

Esperemos que esta lucha de lo visible contra lo invisible ayude al pueblo cubano y no sea, solo un cuento de hadas ¡Eso querría El apóstol!

Sin categoría

Breve critica político filosófica de José MARTÍ


Si algo le caracterizaba como revolucionario a José MARTÍ (Cuba, 1853—1895), era su bien ponderada acepción positivista literaria de lo que –irreverente- consolidaba una peculiar voluntad de cambio de patrones.

En este sentido, José Martí  refiere del filósofo positivista (venezolano) Cecilio ACOSTA lo siguiente:

“Sus manos hechas a manejar los tiempos, eran capaces de crearlos”

Respecto a su acepción política filosófica se planteaba: ¡Cuba democrática y no socialista! MARTÍ, Despreciaba las ideologías de izquierda por falaces, pues –según él- la demagogia socialista entretejía una suerte de peligro dualistas refiriéndose a lo teóricos Marxistas, de Marlo y Bakunin etc.

“Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados”

El apóstol –poco divulgado por el régimen- afirmaba:

“La Patria es dicha de todos y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie”.

Para el la guerra no era un acto de justicia social solamente, sino la esperanza de un mundo civilizado que tomara como norte consolidar las repúblicas democráticas hispanoamericanas oprimidas por la barbarie, no solamente de la ambición lucrativa de la Iberia Hispana, sino por la ignorancia, la pereza intelectual que padecía gran parte de su pueblo cubano aun con la virtud de una esfera cultural de gran mérito alabada por la elite intelectual de la época. En el manifiesto de Montecristi se ensalza su espíritu apostólico respecto a sublime deseo libertario que profesaba en vindicación de su amado país, su enfermo y oprimido pueblo.

“Éntre Cuba en la guerra con la plena seguridad, inaceptable sólo a los cubanos sedentarios y parciales, de la competencia de sus hijos para obtener el triunfo, por la energía de la revolución pensadora y magnánima, y de la capacidad de los cubanos, cultivada en diez años primeros de fusión sublime, y en las prácticas modernas del gobierno y el trabajo, [de los pueblos,] para salvar la patria desde su raíz de los desacomodos y tanteos, necesarios al principio del siglo, sin comunicaciones y sin preparación en las repúblicas feudales o teóricas de Hispano-América. Punible ignorancia o alevosía fuera desconocer las causas a menudo gloriosas[,] y ya generalmente redimidas, de los trastornos americanos, venidos del [anhelo] error de ajustar a moldes extranjeros; de [extrema idea o] [teoría incierta, teoría o] [teoría de mera] dogma incierto o mera relación [local, accidental en] a su lugar de origen, la realidad ingenua de los países que [sólo conocían] conocían sólo de las libertades el ansia que las conquista, y la soberanía que se gana por pelear por ellas. La concentración de la cultura meramente literaria en las capitales; el erróneo apego de las repúblicas [a] a las [rango] costumbres señoriales de la colonia; la creación de caudillos rivales consiguiente al trato receloso e imperfecto de las [regiones] comarcas apartadas; la condición rudimentaria de la única industria, agrícola o ganadera; y el abandono y desdén [punible] de la [s] fecunda [s] raza [s] indígena [s] en las disputas de [dogma] credo o localidad [nacidas de] que esas causas [nacían del de] de los trastornos en los pueblos de América mantenían, –no son, de ningún modo los problemas de la [nacional] sociedad cubana.”

Los jóvenes cubanos de hoy conocen poco de José Martí y su alcance filosófico respecto al positivismo, no solo literario, sino en el campo de la crítica política. Es obvio considerando que ni sus propios –a excepción de los nomenklados pero restringidos- educadores son capaces de inculcarles interés por una figura que ellos mismos desconocen, y de cuya vida y obra el programa de estudios no incluye sino lo que puede servir al régimen.

Simón Rodríguez (1769 -1854, filosofo venezolano) afirma que: No se debe culpar a quienes dan una enseñanza con fallas, si su educación ha sido escueta durante el aprendizaje, por tanto son inocentes, y, a los que saben lo que hacen, enseñan mal por cumplir un trabajo, los absuelve por la necesidad que ellos tienen. Dice de esto

“el pan convierte los crímenes en acto de virtud”

Tratando de aliviar la pena de quienes también son ignorantes respecto a educar, afirma que; ni los padres y ni los maestros pueden prever lo que los niños serán I mucho menos el uso que harán de lo que ahora les enseñan a decir; pero lo que podrían asegurar ya es que, grandes han de creer que saben lo que dicen.

“La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre se hace I hace a otros. I esto es inevitable….porque la omnisciencia de la ciencia no cabe en un hombre; puede caber hasta cierto punto en una sociedad”

La obra del MARTÍ se puede considerar parcialmente recortada y olvidada convenientemente para el régimen, lo mismo se ha hecho con otros patriotas y figuras relevantes de la cultura cubana, “olvidados” después de 1959. Según conocedores del sistema represivo del gobierno y vinculados con la educación y la divulgación del supuesto legado “Martiniano, marxista, leninista” del parido de gobierno: “las palabras de MARTÍ se sacan de contexto, por lo que los cubanos no llegan a conocer su verdadero significado, sino lo que al gobierno le conviene”.

Bastante poco conoce el pueblo de MARTÍ, este, solo conoce lo que le conviene al régimen se sepa del. Con el apóstol, en Cuba, pasa lo mismo que con los americanos: el gobierno se ha pasado la vida hablando mal de los yanquis, y los cubanos sueñan con vivir en aquel país”. Los maestros debían estudiar profundamente a MARTÍ, pero no se hace, pues el régimen sabe que su legado político filosófico no conviene se conozca.

“la medicina que curara la enfermedad de nuestra amada Cuba, no la tiene ni Marlo, ni Marx, ni Bakunin, sino su propio pueblo” José MARTÍ

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse  los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad asi como la honra se puede y debe aventurar la vida” Miguel de Cervantes

“Ser cultos para ser libres” José MARTÍ

Sin categoría

Carta a José Luis Uzcategui


Carta a José Luis Uzcategui, quien es un prestigioso médico psiquiatra y antropólogo venezolano y, quien responde a una columna escrita por Moisés Naím en diario español, El País, y donde el citado columnista se refiere a los populismos regionales

Apreciado Doctor,

Saludos Cordiales

Acerca de lo que afirma  Moisés Naím en ¿Qué es la necrofilia ideológica?, y que sustenta Sigmund Freud con:

Compulsión a la repetición: volver a hacer lo que ya se hizo y que se sabe que da malos resultados“.

Albert Einstein sintetiza esta máxima con las siguientes frases:

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”

Yo agrego “el colmo de la necedad es tratar de conseguir diferentes resultados, utilizando las mismas formulas erradas”

Esto a continuación es cierto:

“La compulsión a la repetición es un proceso incoercible e inconsciente, es decir imposible de controlar por el sujeto ni factible de interpretarlo de forma consciente. Por lo tanto los líderes catalogados de practicar laNecrofilia ideológica” -dentro de los cuales se deben incluir a Fidel Castro y su hermano Raúlestán totalmente convencidos que lo que hacen es lo mejor y por lo tanto que los resultados de sus acciones son excepcionales.”

Y tiene una causa ideológica basada en un antropocentrismo ególatra, derivado de un narcisismo consumado y en función de creer que -“yo sí puedo”- funciona  lejos del surrealismo. Es todo un realismo mágico en detrimento de los necesitados de un Mesías en medio de un caos Sartreano, esto último, en nuestros tiempos, inducido con un propósito propio del mal hijo señalado en el libro VIII de La República o Estado  de Platón y, por la voluntad de poder del malo de Nietzsche y/o el eterno retorno de Asi hablo Sarathustra. La causa, es un intento de auto justificación del fracaso -la historia me absolverá- derivado de la aplicación de un patrón, una formula marxista señalada en el manifiesto comunista de 1847 de Marx y Engels. Donde espetan:

“La revolución comunista viene a romper de la manera más radical con el régimen tradicional de la propiedad; nada tiene, pues, de extraño que se  vea obligada a romper, en su desarrollo, de la manera también más radical, con las ideas tradicionales.

Pero no queremos detenernos por más tiempo en los reproches de la burguesía contra el comunismo.

Ya dejamos dicho que el primer paso de la revolución obrera será la exaltación del proletariado al Poder, la conquista de la democracia. El proletariado se valdrá del Poder para ir despojando paulatinamente a la burguesía de todo el capital, de todos los instrumentos de la producción, centralizándolos en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase gobernante procurando fomentar por todos los medios y con la mayor rapidez posible las energías productivas.

Claro está que, al principio, esto sólo podrá llevarse a cabo mediante una acción despótica sobre la propiedad y el régimen burgués de producción por medio de medidas que, aunque de momento perezca económicamente insuficientes e insostenibles, en el transcurso del movimiento serán un gran resorte propulsor y de las que no puede prescindiese como medio para transformar todo el régimen de producción vigente.”

Formula refundada -más bien resucitada- en el Foro de São Paulo (1990), que, Irónicamente donde menos se aplicó fue en Brasil con todo y sus avatares politicos-economicos.

En otras palabras, a Fidel Castro, Hugo Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales, Rafael Correa y Cristina Kirchner; de nada les sirvió –por  su síndrome de “yo sí puedo”- el fracaso de la formula errada de la URSS, ni de la china de Mao. Por eso es que el proverbio popular es tan sabio:

“El hombre, es el único animal que tropieza con la misma piedra una y muchas veces”

O sea, que según esto:

“Claro está que, al principio, esto sólo podrá llevarse a cabo mediante una acción despótica”

Estos ególatras ilusos siempre vivirán: un principio, un sueño basado en la improvisación, que se funda en una suerte de serendipity a la inversa o casi que inducido “para ver si la pegan”. Pero no, señores, cito:

“árbol que nace torcido; ni que lo estaquen chiquito”

El socialismo, de la forma que le han interpretado y ejecutado estos “yo sí puedo”; es y será siempre un fracaso, la suerte está echada y, su patrón o formula, lo que crea es la miseria y el terror que Churchill denunció fervientemente, cito:

“El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria.

Será ¿necedad o negligencia, socio patología o todo lo filosófico que planteo en mi respuesta?  Dígame ¿qué opina de mi apreciación?

¡De Maduro ni Hablar!

Os ama

Joise

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda