Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

¡Concepción de Platón de Como enseña Sócrates en el “Banquete”, a Alcibíades; que es la belleza y, comentaro acerca de belleza mediante “Hermosura” en “El Gran Teatro del Mundo” de Calderón de la barca!

Si consideramos la belleza como algo físico, ser feo podría sentirse como lo contrario a la belleza. si consideramos a la concepción de Platón en “El banquete” es: más que la sensación, la bondad y la capacidad del individuo de provocar placer, admiración.

Para el mas del común (nosotros) algo bello es: un objeto, una persona o, incluso, algo etéreo, como puede ser una canción, tiene que ver con las formas, los colores, la melodía de dicho objeto, persona o canción. Nuestra percepción de la belleza tiene más que ver con lo que sostenían los sofistas con su intento de hacer ver las cosas con un proceso convincente ante que veras, por ende, ser aceptado ejemplo como bello, estos, aseguraban que algo bello es lo que da placer a la vista y al tacto. A los sentidos.

Para Platón lo anterior no sería más que una parte de la belleza, que también tendría que ver con elementos sociales, mentales, sistemas políticos… Con la virtud, el bien, y la verdad. Así que cuando Platón habla de belleza, no se está refiriendo únicamente a aquello que da placer sensual, que agrada a los sentidos, sino a todo lo que causa aprobación o admiración, lo que fascina y agrada en cualquier de sus formas.

En el banquete, uno de sus amigos filósofos, delos más jóvenes y que fue su pupilo o alumno declara ante sus otros amigos en reunión de diálogos acerca de amor des inhibido por la elocuencia de los discursos de sus colegas y el néctar (licor) entre bailes y ditirambos lo siguiente:

Después de haber hecho ejercicios, de gimnasia, Sócrates no se me declara y, decide irse, yo queriendo hacerlo mi amante y con el pretexto de que era tarde le invito a que se quede a dormir conmigo en mi habitación que tenía dos lechos separados.

“Así, pues, amigos, una vez que se hubo apagado la lámpara y los esclavos estuvieron fuera, creí que no debía andarme con rodeos ante él, sino decirle noblemente lo que me había propuesto.

Le dije entonces, sacudiéndole:

—Sócrates, ¿duermes?

—No, por cierto —me contestó.

—¿Sabes lo que he resuelto?

—¿Qué es exactamente? —dijo.

—Tú, me parece —continué yo—, eres el único digno de convertirte en mi amante, y veo que no te atreves a declararte a mí. En cuanto a mí respecta, mis sentimientos son así. Considero que es una gran insensatez no complacerte a ti en esto y en cualquier otra cosa que necesitaras de mi hacienda o de mis amigos, pues para mí no hay nada más importante que el hacerme lo mejor posible, y opino que ninguno me puede ayudar en esto con más autoridad que tú. Yo, por tanto, sentiría ante los prudentes mayor vergüenza de no otorgarle mi favor a un hombre de tal índole, que de otorgárselo ante el vulgo y los insensatos.

Después de oírme, Sócrates, con suma ironía y muy en consonancia con su modo acostumbrado de proceder, me dijo:

— ¡Ah!, querido Alcibíades, tal vez no seas realmente un hombre frívolo, si resulta verdad eso que dices de mí y existe en mí una virtud por la cual tú pudieras hacerte mejor. En ese caso, verías en mí una belleza indescriptible y muy superior a tu bella figura. Por consiguiente, si la ves en mí y pretendes participarla conmigo y cambiar belleza por belleza, no es poca la ganancia que piensas sacar de mí: lo que intentas es adquirir algo que es bello de verdad a trueque de lo que es bello en apariencia, y lo que pretendes es en realidad cambiar oro por bronce™. Sin embargo, ¡oh bienaventurado!, mira mejor, no se te vaya a escapar que yo no valgo nada, pues la vista de la inteligencia comienza a ver agudamente cuando comienza a cesar en su vigor la de los ojos, y tú todavía te encuentras lejos de esto.

—Mis sentimientos son ésos —le dije yo después de oírle—, y ninguno de ellos ha sido expresado de otro modo que tal y como los pienso. Tú, por tu parte, toma la determinación que juzgues mejor para ti y para mí.

—En esto último —¡-replicó— tienes razón. En adelante, pues, tomaremos juntos una decisión y haremos sobre esto y sobre lo demás lo que nos parezca a los dos lo mejor.

—Entonces, al escuchar esto, después de las palabras que yo había dicho y lanzado como dardos, creí que estaba herido. Me levanté, sin darle ya lugar a que dijera nada, le cubrí con mi manto —pues era invierno—, y arrebujándome debajo del raído capote de ése que veis ahí, ceñí con mis brazos a ese hombre verdaderamente divino y admirable y pasé acostado a su lado la noche entera. Y tampoco en esto, Sócrates, dirás que miento. Pues bien, pese a esto que hice, hasta tal extremo se sobrepuso a mí, me menospreció, se burló de mi belleza y me injurió —y eso que yo creía de ella que valía algo, ¡oh jueces!, pues jueces sois de la soberbia de Sócrates—, que…, sabedlo bien, por los dioses y por las diosas, ¡me levanté tras haber dormido con Sócrates, ni más ni menos que si me hubiera acostado con mi padre o con mi hermano mayor!” (Alcibíades)

Como podéis observar este es un ejemplo -de los muchos-  de cómo concibe la filosofía platónica antigua la belleza. No obstante, de ser para ellos costumbre la pederastia, Sócrates cree que la belleza de Alcibíades, tanto espiritual como corporal no es digna de ser mancillada por la belleza que él cree de si, por su sabiduría y valentía en la guerra.  Para vuestra información: Platón fue general, de las falanges atenienses y salvó la vida a muchos de los que antes eran soldados y luego sus discípulos en filosofía.

Calderón de la barca dice, de la belleza, representada por “hermosura” en su “Gran teatro del mundo”, como declarando que sus cualidades son producto de algo de lo que no puede dar cuenta, ni controlar porque, sencillamente, es obra de “Autor”, El Creador; lo siguiente:

Hermosura

Solo en tu concepto estamos,

ni animamos ni vivimos,

ni tocamos ni sentimos,

ni del bien ni el mal gozamos;

pero, si hacia el mundo vamos

todos a representar,

los papeles puedes dar,

pues en aquesta ocasión

no tenemos elección

para haberlos de tomar.

Os ama

Joise

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda