Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Zaga de embusteros

En definitiva, cuando uno oye un discurso de estos, demagogos falaces que defienden y mantienen un régimen de traición –comunista- y terror contra el pueblo; no hay forma de ponderar la indignación que tales discursos generan. Es que, plantean, unos argumentos tan cínicos, grotescos, llenos de sarcasmo y mentira, que, el orate más abandonado de algún tratamiento psiquiátrico se alarmaría. Por supuesto la inteligencia de equino de tales presuntos amantes del populacho, sugiere que aquellos, los pensantes de cuaderno, lápiz y pupitre, se calen tales oratorias y, seguros de su ignorancia ignorada de axioma atrevida, creerán, que califique aceptados. Están errados, pero poco les importa, total son los dioses de la irreverencia dionisiaca, Ej. A continuación.

Fidel Castro, el 6 de febrero de 1959 ante un pueblo signado por el caudillismo gubernamental, abobado por la retórica verborragica del barbudo de Holguin, se caló el siguiente bodrio embustero.

: “Yo no soy el gobierno. Todo el mundo sabe que yo he tratado de inmiscuirme lo menos posible en los problemas del gobierno; todo el mundo sabe del desinterés con que he luchado en esta Revolución; todo el mundo sabe que yo no he estado aspirando a cargos de ninguna clase; todo el mundo debe de saber, además, que los cargos no me importan absolutamente nada, porque un cargo para mí es un sacrificio, jamás un negocio, jamás una vanidad. Si todo el mundo ha observado aquí la conducta de los líderes políticos, debe haber comprendido que mi preocupación es más bien alejarme que inmiscuirme en el poder. […] Todo el mundo sabe que, lejos de intentar inmiscuirme en las cuestiones del poder, lo que he tratado por convicción y por principio es de alejarme siempre. Me duele cuando en la prensa extranjera se dice el régimen de Castro, porque yo no soy ni hombre fuerte, ni dictador, ni soy un mandón, ni estoy dando órdenes aquí. Y me duele también cuando se me responsabiliza y se me quiere echar la culpa de todos y cada uno de los errores de los demás”

Nada más y nada menos, este pueblo, maltratado, esclavizado, engañado, muerto de hambre y aterrorizado, se caló, al siniestro nonagenario, 47 años usufructuándole la vida y con ella la dignidad.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda