Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Agosto, 2017

“Se entra en la universidad, pero no siempre la universidad entra”

En días pasados en un artículo de la prensa local en mi país, llamado “Espíritus Semejantes” denuncie la similitud de conducta y discurso que tienen los siniestro –dizque socialistas- a nivel internacional comparados con el desenvolvimiento de los tiranos que han asumido el mando por medio de violencia o relacionado con alguna violencia previa. Los protagonistas civiles no se escapan de esta pandemia, el virus del improperio y el sarcasmo les domina, y les hace aflorar desde su capa cortical II craneana, el monstruo latente (dormido) de su inconciencia; convirtiéndoles automáticamente en déspotas, sin haber nunca sembrado un grano para la cosecha, solo el discurso.


La idea es apoderarse del país a costilla de las gallinas desplumadas o “estúpidos” como llamaba Stalin a los pueblos no rusos sometidos a su régimen, o tontos útiles, como suelen llamar los socialistas a las masas enajenadas con su discurso diabólico de bienestar social, en cambio le entregan el calvario, para purgar sus “blandeces” o estupideces, del que solo salen directos al purgatorio, mientras ellos los tiranos viviendo en el paraíso y, seguro con un holocausto humano tan oloroso y agradable a sus dioses macabros seguro obtendrán la versión bizarra de nuestro cielo; que es el infierno. Parte de esa enajenación afecta a propagandistas o fablistanes que se encargan de hacer valer los sofismas y falacias de pseudo-líderes que vocifera infamias ante su cautiva jauría, como timador que discierne en perrerías que enmascaran en pódiums, claustros universitarios o mítines callejeros. Ilich Ulianovsk (Lenin) fue el principal promotor de este método. Humillar, tratando de desmoralizar al oponente con sus discursos peyorantes y abyectos, lo tipifica con vehemencia en un compendio realizado por el organismo propagandista doctrinario llamado “Internacionalismo Proletariao”.

Un caso reciente se observa en las criticas acerca del desenvolvimiento de los periodistas autorizados al G20, y en defensa del discurso blasfemo y falaz de Cristina Kirchner emitido por el sociólogo critico político Atilio Borón quien defiende al socialismo con evidente pasión ¿con cuál propósito? Quien afirma en Telesur –¡un ente de enajenación política siniestro! - lo siguiente:

“Cuando decía esas cosas los plumíferos de la derecha, dentro y fuera de la Argentina –en realidad, una impresentable colección de relacionadores públicos de las grandes transnacionales disfrazados de “economistas serios” o de “periodistas independientes”- se burlaban de lo atrasado de sus concepciones económicas, la acusaban estúpidamente de “setentista” y no cejaban de reprocharle por el “anacronismo” de sus críticas al orden económico internacional, responsable de que la Argentina se encontrase “aislada del mundo.”


No, no se burlaban, se indignaban de tan absurdas e inviables soluciones y justificaciones achacándole las fallas de su gestión a otros y no afrontar los problemas con aciertos. O sea, Contrario a lo que Albert Einstein sabiamente planteaba: si un líder afirma que sus errores son consecuencia de los problemas, entonces, ¿qué se puede espera de ese líder que piensa que los problemas son superiores a su gestión? No señor Borón, con todo respeto, esta paidéia no contempla enajenar al conocedor de causas, el problema radica en lo unidireccional del discurso, caso que a Uds. Los siniestros, les sostienen como herramienta en los predios escasos de información. O sea, para mal informar a entes e individuos ignorantes de política, vuestro discurso es un guiso maléfico. Un guiso que intenta descalificar el genuino instinto de conservación de la especie, por ende, anti-naturalista, un engendro de la mente holgazana de Marx, quien nunca movió un dedo para trabajar en función del colectivo sino para sí mismo, su imagen y narcisismo dañino, vivió toda la vida de los padres, pretendió vivir de los suegros y, luego vivió el resto de su vida como pupilo del mecenazgo de Engels. La idea no es descalificar, sino, concertar una interrogación tanto ética como moral acerca de la opinión y el discurso que aquellos con mucha verborrea plantean un proceso donde se observa; no un circo de gladiadores contra fiera o entre gladiadores, sino uno de fieras contra presas, de depredadores solapados como gladiadores, para desmembrar a esa masa indefensa arrastrada al vacío teniendo como inminente consecuencia la miseria. ¿Cómo es que se elimina la pobreza manteniendo, precisamente la pobreza? La respuesta, matándolos de hambre.

Den Xiaoping, un verdadero líder (comunista) entendió claramente el patrón económico que necesitaba su pueblo, desembarazó el socialismo de la alharaca de la correlación de poderes y de la paila infernal de las cinco teorías filosófica del Mao. Simplemente con una sentencia:


“no importa el color de gato lo importante es que cace ratones”


Destruyó de un plumazo toda la parafernalia de la economía socialista con el advenimiento de las empresas transnacionales en su país, ahora se ha convertido en uno de los países con más clase media del mundo, en menos de treinta años ha creado 250 millones de habitantes con nivel clase media en contra de 1.300 millones en pobreza extrema durante la gestión de Mao Tse Tung. 45 años después de la instauración del comunismo en China, con un Estado dominado por el Partido Comunista pasó durante los años 1990 a adoptar políticas económicas capitalistas combinadas con un fuerte autoritarismo político. Este modelo de desarrollo sería continuado por Jiang Zemin y por el sucesor de éste, Hu Jintao y el actual presidente de la República Popular China, Xi Jinping.

No señores el problema no es el capitalismo ni el socialismo-comunismo, el problema es el manejo de la economía, este es el principio del mecanismo de producción junto con el mercadeo y la inversión del capitalismo, en cambio el socialismo comunismo es una herramienta filantrópica. Que, dicho sea de paso, no son ni el capitalismo ni el comunismo sistemas políticos, pues no determinan una relación de orden “per se” ambos conceptos necesitan el manejo del poder, en cambio los sistemas políticos si son el ordenamiento “Per se” tanto estructural como etimológicamente. Entonces ¿cuál es el discurso inmoral y embustero?, ¿no es aquel que defiende una causa con el discurso y la destruye con sus acciones? Benito Juárez decía:

“Maldito el gobernante o líder que con su discurso dice amar al pueblo y con sus hechos le maltrata”

Pues bien, ante todo esto, podemos concluir: el problema que le ha suscitado a los pueblos sometidos al régimen comunista ha derivado de un discurso emblemático basado en una ideología desnaturalizada, su –materialismo dialectico- patrón ha sido satanizar al aparato productivo privado, considerado una amenaza para la masa trabajadora a la cual sus profetas marxistas tildan, medios de producción. O sea, el obrero o trabajador es para los marxistas una herramienta más, por tal motivo, ellos no toman en cuenta al que hace el trabajo manual como dueño de su voluntad, sino enajenado mental, y si lo son, pero no por ningún productor o inversor, su enajenación proviene de la escasa educación que tuvo en el seno de su hogar y del ambiente donde se desenvolvió el individuo, de su falta de deseo de superación. Todo lo contrario, a quien siempre ostentó de poder y riqueza aun viniendo de esferas o ambientes donde la marginalidad y la carencia de recursos era elevada. Todo depende señores ponerse a pensar ¿que soy?, ¿qué quiero?, ¿qué me conviene y como lo conseguiré? Y no esperando que otros zánganos de oficio se valgan de la masa anárquica para empoderarse y valerse como pródigos de los recursos de un pueblo, simulando ayudar al necesitado para ganar una imagen, luego, con el poder en sus manos como su peculio y pecunia; mantenerle más en la miseria como a la gallina desplumada de Stalin, y así neutralizar mediante el hambre y el terror, toda protesta en contra de sus malas acciones.

¿Qué podemos pensar del intelectual que se deje llevar del discurso embustero, demagógico y utópico de un orador narcisista y egocéntrico que emita un monologo por más 6 horas convenciendo al pueblo, más que por el espíritu de las palabras o la belleza y claridad del discurso, por el hastío y su mala memoria? J. Goebbels ministro de información y propaganda nazi, decía:

“Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las más es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar (…) Una mentira repetidas 100 veces termina creyéndose verdad”

Fidel castro le dijo al periodista Ignacio Razcon en 1959, lo siguiente:

“yo no soy socialista por tres razones y te lo digo para tu tranquilidad espiritual. Primero, porque el comunismo es la dictadura de una sola clase y yo he luchado toda mi vida contra las dictaduras, y no voy a caer en una dictadura del proletariado. La segunda razón, porque el comunismo significa odio y lucha de clases y yo estoy en contra completamente de esa filosofía, y la tercera porque el comunismo lucha contra Dios y la iglesia.”


Luego el 6 de noviembre del mismo año declaro:

“Yo no soy el gobierno. Todo el mundo sabe que yo he tratado de inmiscuirme lo menos posible en los problemas del gobierno; todo el mundo sabe del desinterés con que he luchado en esta Revolución; todo el mundo sabe que yo no he estado aspirando a cargos de ninguna clase; todo el mundo debe de saber, además, que los cargos no me importan absolutamente nada, porque un cargo para mí es un sacrificio, jamás un negocio, jamás una vanidad. Si todo el mundo ha observado aquí la conducta de los líderes políticos, debe haber comprendido que mi preocupación es más bien alejarme que inmiscuirme en el poder. […] Todo el mundo sabe que, lejos de intentar inmiscuirme en las cuestiones del poder, lo que he tratado por convicción y por principio es de alejarme siempre. Me duele cuando en la prensa extranjera se dice el régimen de Castro, porque yo no soy ni hombre fuerte, ni dictador, ni soy un mandón, ni estoy dando órdenes aquí. Y me duele también cuando se me responsabiliza y se me quiere echar la culpa de todos y cada uno de los errores de los demás”

Este señor –siniestro nonagenario- mantuvo a Cuba nada más y nada menos, que: maltratado, esclavizado, engañado, muerto de hambre y aterrorizado y secuestrado, durante 47 años usufructuándole la vida y con ella la dignidad. Un pueblo que aún continúa prisionero en su propio pais por una familia feudal, la Castro.


En 1962 ante una multitud de su pueblo declaro ser comunista socialista, después de haber arrastrado por dos años a una masa desorientada, aterrada por los fusilamientos y juicios sumarios y enajenadas con el discurso maratónico como un ser de-mente agresiva y narcisista, a un sueño de prosperidad que se convirtió en infierno, representado por el purgatorio de Mariel y el éxodo suicida de las balsas con destino a la Florida. Expulsó a todo religioso que osara imponerse a sus ideas, no q una ideología que era el argumento  o pote de humo para apropiarse de su país.

(…) O ¿que podríamos pensar de aquel intelectual que por deseos crematísticos venda sus conocimientos y títulos en función de apoyar un régimen dictatorial, ej. la dictadura del proletariado soviético, nor-coreano, cubano o el venezolano? “Mario Bunge” diría, son unos inmorales, anti éticos.

Estos individuos siniestros definitivamente entraron en la universidad, tiraron piedras, rompieron sillas, simularon estudiar, los graduaron, pero la universidad no entro en ellos. Y si les entró, sabrá Dios que objetivo se librará en esa batalla de conciencias, y que fin se definirá entre dos “daemons” que comprenden esta fantástica y épica lid ¿Cuál demonio ganará, el regular o el irregular?

Todo seguidor socialista utópico, tienen el mismo guion tiránico, estos defienden sus tinglados y guisos, postulados para someter al pueblo al estilo goebbeliano, con un patrón fascista de control total mediante una correlación de poder militar y económico. Crean un proyecto solapado con un nacionalismo, absurdo y embustero. O sea, conseguir un enemigo o inventarlo, para justificar ejércitos que no defienden la nación de ese enemigo, pues no existe, pero si defienden al gobierno de las protestas del pueblo en su contra. Un pueblo: maltratado, angustiado y desesperado por la situación que suelen desarrollar estos asesinos egocéntricos. Un patrón que denuncia, con claridad, Platón, libro VIII de la Republica o el Estado. En Latinoamérica este guion fue desarrollado por el régimen castro-comunista para enajenar la mente de gente que no sabe de política, pero vivía feliz, países como Venezuela, llevan 18 años de miseria y terror de Edo. Pues, la idea es mantener el poder con un sometimiento estalinista cuyo corolario es la alegoría de la “Gallina desplumada” ¡los izquierdosos pretenden convencer al pensante eficaz con ese guion gregario, pero, no pueden, al no pensante si le convencerán, que triste!

Sin categoría

Zaga de embusteros

En definitiva, cuando uno oye un discurso de estos, demagogos falaces que defienden y mantienen un régimen de traición –comunista- y terror contra el pueblo; no hay forma de ponderar la indignación que tales discursos generan. Es que, plantean, unos argumentos tan cínicos, grotescos, llenos de sarcasmo y mentira, que, el orate más abandonado de algún tratamiento psiquiátrico se alarmaría. Por supuesto la inteligencia de equino de tales presuntos amantes del populacho, sugiere que aquellos, los pensantes de cuaderno, lápiz y pupitre, se calen tales oratorias y, seguros de su ignorancia ignorada de axioma atrevida, creerán, que califique aceptados. Están errados, pero poco les importa, total son los dioses de la irreverencia dionisiaca, Ej. A continuación.

Fidel Castro, el 6 de febrero de 1959 ante un pueblo signado por el caudillismo gubernamental, abobado por la retórica verborragica del barbudo de Holguin, se caló el siguiente bodrio embustero.

: “Yo no soy el gobierno. Todo el mundo sabe que yo he tratado de inmiscuirme lo menos posible en los problemas del gobierno; todo el mundo sabe del desinterés con que he luchado en esta Revolución; todo el mundo sabe que yo no he estado aspirando a cargos de ninguna clase; todo el mundo debe de saber, además, que los cargos no me importan absolutamente nada, porque un cargo para mí es un sacrificio, jamás un negocio, jamás una vanidad. Si todo el mundo ha observado aquí la conducta de los líderes políticos, debe haber comprendido que mi preocupación es más bien alejarme que inmiscuirme en el poder. […] Todo el mundo sabe que, lejos de intentar inmiscuirme en las cuestiones del poder, lo que he tratado por convicción y por principio es de alejarme siempre. Me duele cuando en la prensa extranjera se dice el régimen de Castro, porque yo no soy ni hombre fuerte, ni dictador, ni soy un mandón, ni estoy dando órdenes aquí. Y me duele también cuando se me responsabiliza y se me quiere echar la culpa de todos y cada uno de los errores de los demás”

Nada más y nada menos, este pueblo, maltratado, esclavizado, engañado, muerto de hambre y aterrorizado, se caló, al siniestro nonagenario, 47 años usufructuándole la vida y con ella la dignidad.

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda