Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Noviembre, 2016

Los 638 intentos de asesinatos contra Fidel son un Fraude mediático

Fidel el emulo de Soulouque, sacó a Cuba de guatemala para meterla en Guatepeor...

Fidel el emulo de Soulouque, sacó a Cuba de Guatemala para meterla en Guatepeor...

Sin lugar a dudas, todo este teatro, propagandístico, de la estirpe narcisista y perversa de Fidel Castro acerca de supuestos intentos de magnicidio obedece al espíritu platónico-estalinista de su política de sometimiento y sesgo monárquico totalitario, solapado en un dizque socialismo que muy bien saben o sabían, ambos Castro,  que era inviable en función de vindicar el pueblo, pero a la vez provechoso para mantenerse como cualquier mandarín chino del siglo 1 hasta el siglo XX; eternamente en el poder. Platón lo denuncia y explica con lujo de detalles en su obra. En el siglo XX, Fidel Castro fue el mejor ejemplo, fue el propio hijo prodigo con todos los privilegios del noble feudal o delfín francés, fue mantenido toda la vida por su padre Ángel Castro, terrateniente, azucarero, en el Biran Holguín, mientras era un adolescente en colegios de clase con los jesuitas, luego como estudiante universitario, después durante su gesta revolucionaria donde le mantuvo a su legitima esposa y le financiaba sus tropelías épicas, eróticas, y criminales. Y finalmente apoderarse de su país como emulo del tirano Faustin-Élie Soulouque de Haití del siglo XVIII, para vivir, del sometimiento de su pueblo al que convirtió en sus lacayos o siervos.

Este tipo de individuos hambrientos de poder, imagen y gloria actúan de la siguiente manera:

Quien tiene deseos de poder, y no quiere hacerlo en buena lid sino por la fuerza de facto, acude a la revolución; engañando al pueblo con un discurso demagógico, Platón lo plantea 2300 años atrás. O sea, la tiranía, la demagogia tiránica, no es nada nuevo, este ambicioso megalómano se hace llamar “Protector del pueblo” o el mesías que le da libertad al pueblo.

Cuando el protector del pueblo, encontrando a éste completamente sumiso a su voluntad, empapa sus manos en la sangre de sus conciudadanos; en virtud de acusaciones calumniosas, que son demasiado frecuentes, arrastra a sus adversarios ante los tribunales y hace que expiren en los suplicios, bañando su lengua y su boca impía en la sangre de sus parientes y de sus amigos diezma al Estado, valiéndose del destierro y de las cadenas.

Propone la abolición de las deudas y una nueva división de tierras. De modo que es para él una necesidad el perecer a manos de sus enemigos o hacerse tirano del Estado y convertirse en lobo. Eso hizo Fidel, Se declaró en guerra abierta con los que poseen grandes bienes.

Si el pueblo se consiguiese expulsarlo, derivado de padecimiento temprano de sus acciones y volviese a pesar de sus enemigos (el pueblo defraudado) vuelve hecho un tirano completo, como sucedió en Venezuela con Chávez en el 2002.

Entonces, si la oposición, el conjunto completo: los pobres, los ricos, la clase media, etc., no pueden echarlo, ni hacer que le condenen a cárcel, acusándole delante del pueblo, naturalmente nace la idea de conspirar contra su vida.  Esta alternativa, le da la oportunidad al tirano de mantener una carta debajo del brazo para justificar su proceso miserable contra el pueblo. Este hombre ambicioso, que ha llegado a este punto extremo, aprovecha la ocasión para hacer al pueblo una petición. Le pide una guardia para proteger al defensor del pueblo, EI pueblo se la concede, temiéndolo todo por su defensor, y no temiendo nada por sí mismo, Los ejemplos son: las camisas pardas de Hitler, las camisas negras de Mussolini, El G2, y el CDR de Fidel Castro, Los colectivos y milicianos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, los montoneros de Peron, o los esbirros de los Tres Tercios, de la Chile de allende.

Cuando las cosas llegan a este punto, todo hombre que posee grandes riquezas y que por esta razón pasa por enemigo del pueblo, huye y le tachan de cobardes, les llaman gusanos como en Cuba o Apátridas y traidores como en Venezuela. En cuanto al protector del pueblo, no crean que se duerme en medio de su poderío destruye a derecha e izquierda a todos aquellos de quienes desconfía, y se declara abiertamente tirano. El tirano en los primeros días de su dominación, sonríe graciosamente a todos los que encuentra, y llega hasta decir que ni remotamente piensa en ser tirano. Hace las más pomposas promesas en público y en particular, librando a todos de sus deudas, repartiendo las tierras entre el pueblo y sus favoritos, y tratando a todo el mundo con una dulzura y una ternura de padre. O sea, pan y circo para enajenar la mente de sus seguidores comprando consciencias para tener apoyo del populacho. Cuando se ve libre de sus enemigos exteriores, en parte por transacciones, en parte por victorias, y se cuenta seguro de este lado, tiene cuidado de mantener siempre en pie algunas semillas de guerra para que el pueblo sienta la necesidad de, un jefe. O sea, culpa a un enemigo ficticio (El imperio, la guerra económica) de las consecuencias de su régimen dictatorial y represivo respecto a la escases, desabastecimiento, hambre y miseria que producen con un sistema de sometimiento mediante el hambre,

Y, sobre todo, para que los ciudadanos, empobrecidos por el sistema, y la preparación que exige una supuesta guerra o enfrentamiento con un enemigo que no existe o, la intervención fiscal, sólo piensen en sus diarias necesidades (proveerse de alimento), y no se hallen en estado de conspirar contra él. También hace esto para tener un medio seguro de deshacerse de los de corazón demasiado altivo (Leopoldo López) para no someterse a su voluntad, y evitar exponerse a los ataques de supuestos enemigos.

Por todas estas razones es preciso que el tirano tenga siempre entre manos algún proyecto de guerra. Semejante conducta ¡no puede menos de hacerle odiosa sus súbditos! Por eso, algunos de los que contribuyeron a su elevación, y que son los que, después de él, tienen mayor autoridad, hablarán entre sí con mucha libertad de lo que pasa, y los más atrevidos irán hasta quejarse a él mismo y su partido o parlamento. O sea, el salto de talanquera, que observo Hugo Chávez, por lo cual hizo aprobar una ley –anti talanquera- que regularía esto. Para el tirano es preciso deshacerse de ellos si quiere mandar en paz (para él); y que, sin distinguir amigos de enemigos, haga que desaparezcan todos los hombres de algún mérito. Distingue a los que tienen valor, grandeza de alma, prudencia y riqueza; y es tal su fortuna, que se ve obligado, quiera o no quiera, a hacerles a todos, la guerra, tendiéndoles lazos sin tregua hasta que haya purgado de ellos al Estado” Hace lo contrario que los médicos, que purgan el cuerpo, quitándole lo malo y dejándole lo bueno. -Tiene que obrar así o renunciar a la tiranía. Para él es una magnífica alternativa la de perecer o vivir como canalla, que le teman, por ello no evita descarada y cínicamente que le aborrezcan.

Tal es su situación. Cuando más odioso se haga a sus conciudadanos, a causa de sus crueldades, tanta más necesidad tendrá de una fiel y numerosa guardia. Si paga bien, acudirán en gran número de todas partes, enjambres de Zánganos de todos los países, por ende, como no confía la guardia de su persona a gente de su país, forma los llamados anillos de seguridad, que rodean al tirano para todos lados, Ej. los rusos deFidel, y los cubanos de Chávez y Maduro.

Su guardia de esclavos (milicianos, vagos, indigentes, ancianos, delincuentes) le serían enteramente adictos. La condición del tirano es digna de lástima, pues, se ve obligado a destruir a los mejores ciudadanos y a convertir a los esclavos de estos en sus amigos y confidentes. Estos nuevos ciudadanos le admiran y viven con él en la más íntima familiaridad, mientras que los hombres de bien le aborrecen y huyen de él. Los tiranos se hacen hábiles mediante el trato con gentes hábiles, con lo que, sin duda, ha querido decir que los que componen su sociedad son gentes hábiles (Enchufados en Venezuela, la nomenclatura en Rusia y Cuba). En todos aquellos que están gobernados según este principio y a causa de sus elogios a la tiranía, nadie le quita de recorrer como quiera los demás Estados reuniendo al pueblo, y pagando las voces más elocuentes, más enérgicas y más insinuantes, inspirando a la multitud el gusto de la tiranía (las focas).

Provee el sostenimiento de sus focas y numerosa guardia, renovada a cada momento. Despojando de bienes de todo tipo a los particulares incluso atacando templos, mientras dure la producción de esos bienes y, produzcan suficiente, no impondrá al pueblo grandes contribuciones. Empero, cuando le falte este recurso, vivirá con los bienes del pueblo, es decir que el pueblo, que ha engendrado, elegido al tirano, le alimentará a él y a los suyos.

Pero si el pueblo se cansase al fin, y le dijese que no es justo ¿no deberá en este concepto mandarle que se retire con sus amigos, con la misma autoridad que un padre arroja de casa a su hijo con sus compañeros de libertinaje? Entonces, el pueblo verá qué mandatario ha engendrado, acariciado y encumbrado, y que los que intenta arrojar son más fuertes que él ¿Se atrevería el tirano a emplear la violencia contra su pueblo, y hasta maltratarle si no cede? ¿Quién puede dudarlo, si antes lo ha desarmado? ¿El tirano es, por consiguiente, un hijo desnaturalizado, un parricida? He aquí que hemos llegado a lo que todo el mundo llama tiranía.

Si estadísticamente se ha podido hacer un cálculo de los intentos de asesinato, estos no han sobrepasado -que han sido numerosos- de 156, según fuentes confiables, los demás son producto de su genial imaginación perversa habida de megalomanía y egocentrismo monárquico narcisista.

Irónicamente, el pueblo, quiso evitar, como suele decirse, el humo de la esclavitud de los hombres libres, y cayó en el fuego del despotismo de los esclavos y las servidumbres más dura y más amarga lo cual sucede a una libertad excesiva y desordenada. En otras palabras, es un castigo casi siempre irremediable.

Conclusión, Los 638 atentados contra Fidel son un fraude mediático de su tiranía.

Os ama

Joise

Sin categoría

¿Qué ha hecho ganar a Donald Trump?

Donald John Trump (Nueva York, 14 de junio de 1946) es un empresario, político, personalidad televisiva y escritor estadounidense.

Su campaña para obtener la candidatura republicana a la Casa Blanca para las elecciones de 2016 se caracterizó en una gran campaña mediática a nivel nacional e internacional desarrollada con una sucesión de declaraciones polémicas. Sus propuestas más repetidas consistieron en la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México y una política dura contra la inmigración ilegal, además de una prohibición temporal de la entrada de musulmanes en los Estados Unidos.

En un reciente artículo Deepak  Chopra afirma lo siguiente:

“Donald Trump no es extraño o anómalo. Respalda algo universal, algo justo delante de nuestros ojos. Es un aspecto de la psiquis humana del que nos sentimos turbados y avergonzados, lo cual lo convierte en nuestro secreto colectivo. Retrocediendo un siglo en el campo de la psicología profunda, el lado secreto de la naturaleza humana adquirió un nombre especial: la sombra.”

Chopra, supongo, critico desapasionado, muestra una cara de lo consciente contra lo inconsciente que posee la especie humana, no obstante, dejarle fuera de la racionalidad a un hombre que ha hecho un imperio inmobiliario en Panamá y otros países sin escatimar esfuerzo para lograrlo, seria mezquindad. Trump, que no es Santo de mi devoción, a jugado un póker de puros arlequines, sabe manejar las barajas, por tanto, desarrolla y maneja la estrategia para lograr objetivos, contando con las fallas del contrincante y la retaguardia (la masa) a su favor, su nacionalismo sajón ha dado frutos, lo menos que quiere es perjudicar a quien no perturba, es un espíritu patriota y no patriarca, pero que contempla una obra no salomónica y fundada en un optimismo exacerbado que es la base de su triunfo. Y, que le hace otro mesiánico

Ser triunfador, denota un espíritu elevado, una autonomía sólida. El resentimiento es un patrón de conducta que, precisamente, hace “al malo” voluntario de poder como lo plantea Nietzsche. Su patriotismo, no es una condición de mérito profundo, más bien es la versión minúscula del patriotero, un burdo cancerbero del patriarcado (Estado). Sin embargo, su fórmula convincente ha sido exacerbar un nacionalismo obtuso apoyado en una –populismo– masa defraudada y apenada por condiciones que creen son inmorales (inmigración ilegal, narcotráfico, terrorismo, prostitución etc.) Su ímpetu impacta negativamente. Podría ser un traumado parental resentido, empero, ésta condición ha dado pie a pescar en rio revuelto y llegar al triunfo, es el tahúr que aprovecha la oportunidad mínima de debilidad de sus opositores. Malo o bueno, consciente o no, es un triunfador, su retórica perversa ha sido efectiva. Es lo que plantea Chopra; Trump, aprovechó la sed de venganza inquisitiva de aquellos a quienes el yo oculto “la sombra” les ha aflorado con su discurso maquiavélico.

Es el antípoda del líder anti indispensable de LaoTse, quien afirma: “El líder no se proclama, el pueblo mismo se dice: ¡a este lo hicimos nosotros!”

En esta condición, devenida de este mesianismo bizarro: la masa, la prole, el pueblo, la plebe o populacho, según Hannah Arendt, sucumbe a la enajenación, al lavado de cerebro colectivo, se muestra palpable el inconsciente con euforia de foca, todo lo inverso al planteamiento de Juan el apóstol, que desafortunadamente sucede:

“Y el verbo se hizo carne y habito entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1:14

De esto anterior, Luis J. Uzcátegui afirma y compara con lo que acontece a Venezuela actualmente, lo siguiente:

“El apóstol Juan sigue teniendo mucha vigencia, porque cuando el verbo se hace carne, es lógico que habite entre nosotros. Si se tiene mensaje, éste se convierte en persona, en este caso política. El pueblo lo siente amigo, acepta, cree, sigue y vota por él. Logra mover las emociones adecuadas para el momento (…) El oficialismo sigue teniendo el control de la vocería, con un mensaje atroz y soez, que, al mantenerse en el tiempo, logra confundir más y entonces pareciese que líderes de oposición y gobierno se ponen de acuerdo para activar las emociones más negativas de un puñado de humanos: el pueblo venezolano. Seres que cada día necesitan, esperan y se merecen un líder o grupos de líderes, que necesitan que el verbo se haga carne y entonces habiten y dirijan a millones de seres que todos los días sufren y mueren.”

En Venezuela, esta creciente una herida económico social que está impactando negativamente la calidad de vida del ciudadano; que va ser muy difícil y de larga duración que cicatrice. El gobierno ha creado un caos político que redunda inminentemente en lo social, caso que es, la estrategia para aparecer como el mesías que plantea Juan “el apóstol”. En otras palabras, han creado la enfermedad para proveer como únicos poseedores, la medicina.

Trump, como muchos líderes populistas en Latinoamérica y el mundo socialista –inclúyase Chávez- ha observado lo que afirma Zygmunt Bauman acerca de los inmigrantes –“los refugiados son parecidos a nosotros” – en una entrevista del reciente lanzamiento de su obra “Un extraño llamando a mi puerta”. En esa oportunidad, el sociólogo respondió al entrevistador quien le preguntó: “Si los refugiados son tan parecidos a nosotros, ¿por qué reaccionamos con pánico en vez de empatía?”  lo siguiente

“Sí, supongo que podríamos. Pero también hay motivos para sentirnos temerosos, inseguros, llenos de ansiedad. Por algo los llamo extraños. Tú sabes, más o menos, lo que tus amigos van a hacer. También sabes, más o menos, lo que tus enemigos van a hacer. Pero los extraños no son amigos ni enemigos: simplemente son otros. Y no traen una etiqueta que diga «ámame», ni «ódiame», ni «devuélveme a casa» o «méteme en un campo de concentración». Sólo generan incertidumbre total. Y a nadie le gusta la incertidumbre.”

Considerando el planteamiento de Bauman, Trump ha descubierto lo que Gramsci, observó en una oportunidad:

“La antigua forma de hacer las cosas ya no funciona, pero aún no hemos encontrado la nueva forma de funcionar.”

El elegido presidente de USA, ha dado en la llaga a los políticos populistas de la derecha con un nuevo populismo de ultraderecha, cínico, descarado y exageradamente mediático, o sea, una nueva forma de medir la angustia del Estado y, equilibrar la anarquía del hombre masa de Ortega y Gasset, al cual no le interesa obedecer ni cumplir reglas, aunque, no es ni será el hombre “nuevo” –utópico- de Marx, es, el combatiente de una revolución que comenzó cuando se colocó en Europa al hombre medio —a la gran masa social— en condiciones de vida radicalmente opues­tas a las que siempre le habían rodeado. Volvió del revés la existen­cia pública.

Trump no quiere la sublevación contra el orden pre­existente, sino erradicar y evitar la implantación de un nuevo orden que cree: está tergiversando el tradicional.

Os ama

Joise

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda