Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Marzo, 2016

El juego de Pelota, ¡lo visible Vs lo Invisible!

En el marco de la celebración de un juego amistoso entre la Liga Habanera (selección cubana de béisbol) y el Tampa Bay Rays este 22-03-2016, se pondrá en juego – potencialmente – una visión de lo que sería un juego de: contrarios (Mao S. XX), el yin y el yang (asiático 1000 A.C.) o la pelota de la teogonía amerindia de los Quiche-Mayas (América central, antes del S. XV)

Estos contrarios determinaban una razón ética, social, y económica, plasmada en el manejo de la conducta humana.

Sin embargo, los contrarios en términos deportivos, desde la época de las carreras helenas en la Grecia antigua y en nombre del Dios Zeus que supuestamente residía en el monte “Olympus” (Olimpo) se abocaban a lides en función de demostrar resistencia y fuerza física, excluyendo a cualquier acepción política por ende ideológica, que dicho sea de paso, la única ideología era la del tirano, pues en el inicio de la olimpiadas no había otra acepción política, sino, la hegemonía del mandatario de turno o tirano.

Ahora tomemos este caso –entre Raúl y Obama- como el del juego de los iluminados, pero no de la cultura Quiche Maya que sería el juego de Hunahpú (Sol) e Ixbalanqué (Luna) quienes encarnan el rol de divinidades luminarias en contraposición a la fuerza contraria, la oscuridad, es decir Xibalbá, el Sub-mundo. Sino  que a partir de este evento de conversaciones y acercamientos  de dos fuerzas opositoras (ideológicas); seria cuando se podría restablecer el orden y el movimiento en el espacio político y económico que afectan ambos pueblos (el cubano y el de USA).

Seria en todo caso la representación del movimiento visible e invisible;  al nacimiento de una nueva era, en aras de una civilización que se considera portadora de sabiduría pero no divina (que sería importante o mejor). De políticas reales y humanitarias, en función del desarrollo sano de los pueblos del mundo. Podría, ser, un ejemplo a seguir y/o a copiar por aquellos regímenes que tienen a sus pueblos aislados para mantener un sistema feudal que solo privilegia a quienes le manejan y el pueblo solo participa con el derecho a votaciones presidenciales amañadas y con un candidato único.

Esperemos que esta lucha de lo visible contra lo invisible ayude al pueblo cubano y no sea, solo un cuento de hadas ¡Eso querría El apóstol!

Sin categoría

Breve critica político filosófica de José MARTÍ


Si algo le caracterizaba como revolucionario a José MARTÍ (Cuba, 1853—1895), era su bien ponderada acepción positivista literaria de lo que –irreverente- consolidaba una peculiar voluntad de cambio de patrones.

En este sentido, José Martí  refiere del filósofo positivista (venezolano) Cecilio ACOSTA lo siguiente:

“Sus manos hechas a manejar los tiempos, eran capaces de crearlos”

Respecto a su acepción política filosófica se planteaba: ¡Cuba democrática y no socialista! MARTÍ, Despreciaba las ideologías de izquierda por falaces, pues –según él- la demagogia socialista entretejía una suerte de peligro dualistas refiriéndose a lo teóricos Marxistas, de Marlo y Bakunin etc.

“Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados”

El apóstol –poco divulgado por el régimen- afirmaba:

“La Patria es dicha de todos y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie”.

Para el la guerra no era un acto de justicia social solamente, sino la esperanza de un mundo civilizado que tomara como norte consolidar las repúblicas democráticas hispanoamericanas oprimidas por la barbarie, no solamente de la ambición lucrativa de la Iberia Hispana, sino por la ignorancia, la pereza intelectual que padecía gran parte de su pueblo cubano aun con la virtud de una esfera cultural de gran mérito alabada por la elite intelectual de la época. En el manifiesto de Montecristi se ensalza su espíritu apostólico respecto a sublime deseo libertario que profesaba en vindicación de su amado país, su enfermo y oprimido pueblo.

“Éntre Cuba en la guerra con la plena seguridad, inaceptable sólo a los cubanos sedentarios y parciales, de la competencia de sus hijos para obtener el triunfo, por la energía de la revolución pensadora y magnánima, y de la capacidad de los cubanos, cultivada en diez años primeros de fusión sublime, y en las prácticas modernas del gobierno y el trabajo, [de los pueblos,] para salvar la patria desde su raíz de los desacomodos y tanteos, necesarios al principio del siglo, sin comunicaciones y sin preparación en las repúblicas feudales o teóricas de Hispano-América. Punible ignorancia o alevosía fuera desconocer las causas a menudo gloriosas[,] y ya generalmente redimidas, de los trastornos americanos, venidos del [anhelo] error de ajustar a moldes extranjeros; de [extrema idea o] [teoría incierta, teoría o] [teoría de mera] dogma incierto o mera relación [local, accidental en] a su lugar de origen, la realidad ingenua de los países que [sólo conocían] conocían sólo de las libertades el ansia que las conquista, y la soberanía que se gana por pelear por ellas. La concentración de la cultura meramente literaria en las capitales; el erróneo apego de las repúblicas [a] a las [rango] costumbres señoriales de la colonia; la creación de caudillos rivales consiguiente al trato receloso e imperfecto de las [regiones] comarcas apartadas; la condición rudimentaria de la única industria, agrícola o ganadera; y el abandono y desdén [punible] de la [s] fecunda [s] raza [s] indígena [s] en las disputas de [dogma] credo o localidad [nacidas de] que esas causas [nacían del de] de los trastornos en los pueblos de América mantenían, –no son, de ningún modo los problemas de la [nacional] sociedad cubana.”

Los jóvenes cubanos de hoy conocen poco de José Martí y su alcance filosófico respecto al positivismo, no solo literario, sino en el campo de la crítica política. Es obvio considerando que ni sus propios –a excepción de los nomenklados pero restringidos- educadores son capaces de inculcarles interés por una figura que ellos mismos desconocen, y de cuya vida y obra el programa de estudios no incluye sino lo que puede servir al régimen.

Simón Rodríguez (1769 -1854, filosofo venezolano) afirma que: No se debe culpar a quienes dan una enseñanza con fallas, si su educación ha sido escueta durante el aprendizaje, por tanto son inocentes, y, a los que saben lo que hacen, enseñan mal por cumplir un trabajo, los absuelve por la necesidad que ellos tienen. Dice de esto

“el pan convierte los crímenes en acto de virtud”

Tratando de aliviar la pena de quienes también son ignorantes respecto a educar, afirma que; ni los padres y ni los maestros pueden prever lo que los niños serán I mucho menos el uso que harán de lo que ahora les enseñan a decir; pero lo que podrían asegurar ya es que, grandes han de creer que saben lo que dicen.

“La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre se hace I hace a otros. I esto es inevitable….porque la omnisciencia de la ciencia no cabe en un hombre; puede caber hasta cierto punto en una sociedad”

La obra del MARTÍ se puede considerar parcialmente recortada y olvidada convenientemente para el régimen, lo mismo se ha hecho con otros patriotas y figuras relevantes de la cultura cubana, “olvidados” después de 1959. Según conocedores del sistema represivo del gobierno y vinculados con la educación y la divulgación del supuesto legado “Martiniano, marxista, leninista” del parido de gobierno: “las palabras de MARTÍ se sacan de contexto, por lo que los cubanos no llegan a conocer su verdadero significado, sino lo que al gobierno le conviene”.

Bastante poco conoce el pueblo de MARTÍ, este, solo conoce lo que le conviene al régimen se sepa del. Con el apóstol, en Cuba, pasa lo mismo que con los americanos: el gobierno se ha pasado la vida hablando mal de los yanquis, y los cubanos sueñan con vivir en aquel país”. Los maestros debían estudiar profundamente a MARTÍ, pero no se hace, pues el régimen sabe que su legado político filosófico no conviene se conozca.

“la medicina que curara la enfermedad de nuestra amada Cuba, no la tiene ni Marlo, ni Marx, ni Bakunin, sino su propio pueblo” José MARTÍ

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse  los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad asi como la honra se puede y debe aventurar la vida” Miguel de Cervantes

“Ser cultos para ser libres” José MARTÍ

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda