Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

La voluntad de poder, Apología de la Indolencia y la Barbarie


Querer volar con esperanzas de llegar –alegoría de Icarus- al cielo, nos hace vulnerables al desvelo. Todo es necesidad en este mundo civilizado, desafortunadamente la naturaleza, para volar no nos ha dotado. Criticar ¡no es fácil! O no debería serlo, menos cuando la crítica viene de quien adolece de tolerancia, por ende desposeído de esa o alguna virtud. Pues, al querer volar con elocuencias se precipita en ambigüedades.

Todo lo anterior es consecuencia de la voluntad que se manifiesta en cada uno de los seres humanos por ser mejores. Si, somos, cada día más civilizados, lo demás es apología de la indolencia y la barbarie. Que a una parte de la humanidad o a uno mismo, se le nieguen o dificulten algunas vindicaciones es producto de otras cosas más complicadas: del egoísmo, de la perversidad humana y más aún, de la falta de cada quien de voluntad para progresar. Todos amamos la naturaleza pero no sus precariedades.

“Hay una energía (motor) más fuerte que la energía de vapor, eléctrica o, atómica. Esa energía es: la voluntad” Albert Einstein

La gente siente que algo anda mal, que algo no está funcionando bien, luego, a algunos (numerosos), su ignorancia no le permite ver más allá de sus fosas nasales y, pacientemente esperan que otros le resuelvan, ni siquiera pueden o aceptan que les expliquen lo que su condición no les permite captar, pues, aceptar las opiniones, veraces y desapasionadas de quienes si ven los problemas; les parecen insólitos, increíbles, hasta allá llega lo absurdo del problema y lo complicado de la solución, de esta forma caen en la ambigüedad de decir una cosa y hacer otra, o ¡hacer lo mismo que censuran! Así estamos –paradójicos-, producto de nuestra pésima o retorcida educación, tanto del hogar como del orden público. Por otro lado –en relación al liderazgo y el orden público- producto de la voluntad de poder del malo.

Nietzsche, veía en el instinto del individuo humano (IH); una fuerza que iba más allá del sólo impulso a sobrevivir, protegerse y reproducirse de todos los seres vivos (…) La supervivencia es una de las consecuencias de un deseo aún mayor: “Impulso hacia una supra vivencia”. Un deseo perpetuo de todo ser vivo por ir más allá de todos, el todo y hasta más allá de sí mismo, más allá de la muerte. Este impulso irracional o deseo perpetuo es “voluntad de poder” cada ser es lo único que da sentido a la existencia, la visión trágica de Dionisio frente a Apolo. El mal contra el bien.

Quienes asumen una posición más elevada: académica, intelectual, profesional, chocan con un obstáculo duro y morboso, analizando la cuestión desde otro punto de vista, sin embargo, el materialismo de algunos, colabora, incuestionablemente, con el existencialismo de aquellos, que, ignorantes, colaboran (desapercibidos en muchos casos), en la elaboración tangible del caos.

Así se manifiesta la actitud de muchos gobiernos, principalmente en los países subdesarrollados a nivel global, mundial, ej. El de Venezuela.

Quien no sabe de qué habla debería permanecer callado. Wittgenstein.

La sentencia anterior es abrupta. Sin embargo, la misma determina una forma de comportarse que debe mantener el individuo ¡callado! ¿Porque? El derecho a expresarse es natural se lo otorga la misma esencia humana, la moraleja radica en el peligro que presenta hablar impertinentemente, sin precaución y medida. Sin embargo, la defensa del derecho es peculiar e inenajenable y toda expresión verbal con sentido y elocuencia es válida para su vindicación. Debe respetarse, con la vida este es uno de los verdaderos derechos del IH.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom