Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Respecto a la inmigración y sus derechos.


Algo importante y que no se debe olvidar es, pensar, no solamente en sí mismo, sino en los demás también, cumplir con sus responsabilidades y, si en verdad la tragedia de la vida es acercarse continuamente a otros que no le dan satisfacción de ninguna especie, ¡es mejor seguir solos, llevando una vida plena y decorosa para sí mismo y para quienes sin estar presentes le han dejado vivir la vida en paz! Quien no perturba también ayuda.

El siguiente verso de números califica a la creencia a la religión y sus ritos de elevada importancia que el extranjero debe respetar en la región en que ha sido hospedado, recibido y cobijado.

Números 9:14 “Y si morare con vosotros extranjero, y celebrare la pascua a Jehová, conforme al rito de la pascua y conforme a sus leyes la celebrará; un mismo rito tendréis, tanto el extranjero como el natural de la tierra.”

El extranjero no solamente tiene el deber de respetar los ritos y creencias del lugar de inmigración sino que debe ser solidario y cooperador, con los habitantes naturales, no convertirse en una carga para sus hospedantes.

Números 11:4 “Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne!”

En la medida que el extranjero, demuestre su probidad en esa medida debe ser considerado, pues, si su sesgo no es la cooperación, debe comportarse bajo una dependencia, sobre la máxima de que: Quien no perturba también ayuda.

Éxodo 23:9 “Al extranjero no maltratarás ni oprimirás, porque ustedes fueron extranjeros en la tierra de Egipto.

La consideración radica en que todos podríamos ser extranjeros en otros lares y, que todos deberían tener una oportunidad de desarrollarse en nuevas tierras, esa oportunidad puede hacer fructífera la estadía del extranjero en su nuevo hogar, y tal desarrollo puede también generar beneficio a los naturales.

Deuteronomio 10:19 “Mostrad, pues, amor al extranjero, porque vosotros fuisteis extranjeros en la tierra de Egipto.”

Para los ojos del creador, todos, hombres y mujeres de diferentes etnias y nacionalidades son iguales en derechos, de modo que el deber de cada quien local o extranjero es tácito y obligado, principalmente con el fin de crear fuentes de provecho común, ayudar al desposeído, detestar o repudiar la opresión en contra del débil y desamparado.

Jeremías 22:3 “Así dice el SEÑOR: `Practicad el derecho y la justicia, y librad al despojado de manos de su opresor. Tampoco maltratéis ni hagáis violencia al extranjero, al huérfano o a la viuda, ni derraméis sangre inocente en este lugar.”

Zacarias muestra sus planteamientos de igual espíritu que Jeremías

Zacarías 7:10 “No oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre, ni traméis el mal en vuestros corazones unos contra otros.

De este modo y, ante las diferentes formas de interpretar y asumir el trato del extranjero, el extranjero, el débil, desposeído, deberá recibir un trato acorde a sus derechos como ser humano, un asunto que la religión ha tratado de inculcar mediante a la fe y la creencia en el creado quien dirige su mirada benevolente hacia los seres que se consideran necesitados de apoyo, de toda índole.

Malaquías 3:5 Y me acercaré a vosotros para el juicio, y seré un testigo veloz contra los hechiceros, contra los adúlteros, contra los que juran en falso y contra los que oprimen al jornalero en su salario, a la viuda y al huérfano, contra los que niegan el derecho del extranjero y los que no me temen–dice el SEÑOR de los ejércitos.

No obstante el desconocimiento de las leyes no da merito a que se le infrinja. Violar la ley es gravamen para una sanción un castigo ejemplar, extranjero o no.

Os ama

Joise.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom