Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Abril, 2014

Jesús de Nazaret

Considerar la virtud de Jesús de Nazaret como obra de un revolucionario en armas contra diferencias sociales, de estamentos religiosos y de poderío entre naciones, es blasfemar en sumo grado.

El nazareno nace en una época de la historia universal donde el yugo romano estaba extendido a lo largo de las costas del mar mediterráneo, parte de Europa occidental, del medio oriente y gran parte del norte de áfrica. El haber conocido su propia historia respecto a su origen humilde, la convulsionada esfera política y de poder de aquella época, aunado a una concepción emblemática y signada por anécdotas que le vinculan con la gloria del creador, le dan fuente de inspiración a su carácter mesiánico y divino. Su inteligencia se opone a toda concepción belicista y antes que fariseo o saduceo materialista, se aboca a la enseñanza de la bondad y el bien, derivado del más genuino elemento que  le produce, “el amor”

La buena nueva (el evangelio) la doctrina de Jesús, es la razón de Dios incubada en la mente del individuo humano.  Corrompida por el desapego a la busca de la sabiduría para vencer la maldad y, que en vez, le da riendas sueltas al libre albedrio propio de la libertad humana para truncarle el paso al humanitarismo y al bien común. A consecuencia de esta práctica perversa, se priva al mundo humano de  erradicar de suyas conciencias  las miserias que han dado paso a muchas diferencias por: envidia, rencor, resentimiento, la rebeldía social y el odio. La peor herramienta que promueve tal miseria es, en verdad, el desconocimiento real de justicia, seguida del egoísmo y la ambición del poder en el marco de un colectivo que debería disfrutar de la guía de un liderazgo y no del yugo del mismo para alimentar su ego, su vanidad, codicia y vicios en contra de propios en menor grado y de otros en mayor.

La familia de Jesús,  potencialmente perseguida, reconoce el avatar de su época y decide vencer   toda dificultad para parirle, darle lumen al mundo civilizado con su palabra, que reprende, pero no hiere al fariseo, desconoce la supuesta autoridad divina del césar; además, define su reino como la iglesia universal basada en el amor.

“Al Cesar lo que es del césar (…) mi reino no es de este mundo”

Son máximas de sentido sublime y veras, para dar paso a la virtud, al verbo, como norma de comportamiento en aras de desconocer lo material como valor, y a aprehender al amor como valor  que debe imperar, fórmula de progreso en función de la solidaridad que debe permanecer en la conciencia humana, formula de trabajo que debería ser respetada y que se representa con evidencia en contra de la usura farisea.

Jesús, hijo de Dios, nuestro hermano diferente por su intelectualidad derivada de la gracia divina. ¡Jesús, La virtud contra la violencia!

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda