Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Febrero, 2013

¡Ambigüedades!

Endilgarle actitud de deseo y acto, bajo el influjo de la tergiversación de conceptos a un prócer es profanar el verdadero espíritu y la virtud del mismo, del héroe.

Pues bien, manejando la siguiente sentencia sin parafraseo, ni mimesis, ni emulo. Considerad una objetiva interpretación acerca de la sabiduría y la virtud del apóstol de la libertad.

“Ni Bakunin, ni Marlo, ni Marx, tienen la medicina que curara la enfermedad que padece Cuba, sino los propios cubanos”

No obstante y, descartando el escarnio y la ofensa al intelecto de quienes tienen en su haber interpretar la historia con objetividad; derivado –tal insulto- de quienes tratan de justificar lo injustificable con un eterno: BLA BLA BLA, retorico y demagógico (mientras, no dialéctico), resultaría paradójico en contra de toda una campaña ¿anti-imperialista?

Esto:

Cuba le deba en gran medida su “libertad política” del imperio español a los EEUU. Puerto Rico decidió por voluntad popular y soberana seguir como asociada al “imperio - EEUU” primero en 1952, luego en 1993 y tiene elecciones libres desde 1948. Panamá maneja su canal y, vive de el precisamente desde el 31 de diciembre de 1999. Nicaragua (harina de otro costal).

Empero, ha sucedido en contra y repudiado por el apóstol, lo siguiente:

”Cree el aldeano vanidoso que el mundo estero es su aldea, y con tal que el quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezca en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal”

¿No ha sido este espíritu feudalista la actitud de los Castro-Ruz? ¡Pregunto!

Os ama

Joise

Sin categoría

¡Una verdadera Ética!

Cuando Benedicto XVI aun era Cardenal, el santo Papa Juan Pablo II, profesó la encíclica Fides et Ratio, la cual versaba sobre las Relaciones entre Fe y Razón.  Un hermoso 14 de Septiembre de 1998, no solo por la belleza de la temporada, sino por la maravillosa oportunidad que tuvo el mundo cristiano de escuchar, bellas palabras emitidas con la belleza de la bondad, profería sabias y emotivas frases, donde, la fe en un alto vuelo se juntaban con la razón para hacer que el mundo constantemente cambiante, se desarrollara en paz y armonía.

Un discurso –introductorio- lleno de vigor, donde la cuna del pensamiento versaba sobre la inteligencia, para concertar  y exhortar al mundo que la unión de dos poderosas fuerzas metafísicas ponían en claro  curso el destino y el futuro de un mundo mejor.

Cito.

“La fe y la razón (Fides et Ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo (…) Es un camino que se ha desarrollado —no podía ser de otro modo— dentro del horizonte de la autoconciencia personal: al hombre cuanto más conoce la realidad y el mundo y más se conoce a sí mismo en su unicidad, le resulta más urgente el interrogante sobre el sentido de las cosas y sobre su propia existencia. Todo lo que se presenta como objeto de nuestro conocimiento se convierte por ello en parte de nuestra vida. La exhortación Conócete a ti mismo estaba esculpida sobre el dintel del templo de Delfos, para testimoniar una verdad fundamental que debe ser asumida como la regla mínima por todo hombre deseoso de distinguirse, en medio de toda la creación, calificándose como «hombre» precisamente en cuanto «conocedor de sí mismo” Juan Pablo II.

Pues bien, Joseph Ratzinger, solido defensor de la  Fe como confianza y, no de creer en algo, sino ¡en vos!

“La fe, es propia sólo de quien tiene confianza, de quien ama, de quien actúa como ser humano y, como tal, no depende del saber sino que es originaria como éste; más aún, es un elemento más sustentador y más central que el saber para lo que de muchos conocimientos sobrenaturales, que deberían estar junto al ámbito de la ciencia como un extraño saber de segunda categoría, sino adhesión a Dios, que da esperanza y confianza” Joseph Ratzinger en Creer y Saber.

Ayer, asumió con ética su incapacidad física para poder seguir con el Cargo, y sabiamente como inspirado por su predecesor dio paso a la fe y a la razón tomadas de la mano.

“(…) he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.”

Esta claro que a tan eminente inteligencia “el poder” no lo enfermó, como a otros, que: casi muertos, aun pretenden seguir mortificando a sus pueblos.

Os ama

Joise

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda