Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Carta a su merced Doña Diana Rojita.

Derivado de un artículo que publique.  Diana me escribió lo siguiente:

ver link

http://www.laverdad.com/opinion/23-opinion-politica/9696-fabrica-de-soberanias.html

“sabes tanto, conoces tanto a los pobre, a los pata en el suelo, Sabes tanto que sabes a pupú”

Yo le contesté:

Su Merced Doña Diana, le escribo con mucha emoción por el elogio que vuestra merced  me hace en el  e-mail  que me envió. En tal sentido y considerando sus ocupaciones y cargos derivados de sus honorables títulos y credenciales que ha obtenido de tan elevadas instituciones, debo expresarle que no debería gastar su precioso tiempo e tal menester, pues  no puedo aceptar sus generoso elogio, motivo  a que, tal prodigio de sabiduría solo puede ser  concedido a personas celebres y carismáticas como el “Comandante Presidente” y sus sequitos –ministros, colaboradores, diputados, magistrados, etc.- A quienes, cariñosamente, les deberían  llamar “aparatos digestivos”  pues como antítesis del “Rey Midas”  quien todo lo que toca se convierte en oro, ellos, todo lo que cae en su administraciones  lo convierten en ese maravillosos elemento que Ud.  Doña Diana, menciona en alago hacia mi,

¡Imagínese, si los seres vivos  no produjeran ese elemento, todos morirían!

¡Así es como quieren ellos, “Salvar al mundo” convertirlo todo en eso, para luego repartirlo equitativamente. ¿No es eso prodigioso?  ¿No es eso alta filantropía? No Doña Diana yo no me merezco tal dignidad.

Por otro lado Doña Diana, yo si fui pata en el suelo, de lo cual me siento orgulloso, y supe  lo que es en aquel entonces, pues, preferí andar descalzo que robar o matar o corromperme por uno escarpines o zapatos, igual  lo hizo mi padre y mi madre. En mi infancia: limpie zapatos, lave carros, cargué bolsas de comida a los clientes en los supermercados, fui recoge latas y botellas los cuales  vendía, de ese modo obtenía dinero  para comprar cosas y comida, mientras, en colegios públicos y gratuitos, aprendí que: para ser algo mejor de lo que era  debía estudiar y no esperar que me llevaran un bocado de comida a la boca, luego me hice alineador de vehículos, pero seguí estudiando, quede sin padre a los dieciséis, sin embargo, con la ayuda de mi madre y los gobiernos de la llamada “cuarta república” quienes me proveyeron de transporte, liceos, hospitales y Universidades gratis, obtuve mi primer titulo universitario en Geología, no sin antes haber vendido: café, empanadas, revistas periódicos,  actualmente –Ud. Tiene razón- no se como se mueve esto, Doña Diana, empero, igualmente por ese deseo de superación para ser mejor, no solo para mi, sino en beneficio del colectivo, me he recibido licenciado en filosofía, de lo cual, derivado de una necesidad y no de un sacrificio me siento aun mas  complacido.

Pues bien. Doña Diana no gaste tiempo en elogios que no merezco, Gracias.

Os ama

Joise

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “Carta a su merced Doña Diana Rojita.”

Trackbacks

  1. Samantha
  2. FormerGoogleEmployee


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom