Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Que es la fe (cont.)

Cuando se dice, pienso luego existo, nos creamos una solución personal, individual, acerca de lo que somos y que creemos, evidentemente es la formula sujeta a un yo único y exclusivo, que permite entenderse. Sin embargo, podría ser, solamente una idea que la mente crea de lo que percibe ¡podría ser solamente una imagen! Una idea sensorial de lo real y no la verdad absoluta.

Somos la imagen, de lo que nos imaginamos somos, nosotros mismos y los otros, lo que observamos en el espejo; es el resultado sensorial de la oposición de un espectro de luz a traspasar la sustancia corporal y que deriva de sus vibraciones, captadas por la vista y procesadas en la mente, lo cual no se puede asegurar si es la misma imagen, de forma, como los demás imaginan somos, nadie puede asegurar imaginar a otro como a sí mismo.

Como os lo planteo anteriormente –extraído mi opinión en el blog de Mora Torres, Post: “Un cuento para vos”- podría ser la imagen de lo que creemos que es, la imagen de la imagen de Platón. Mientras los demás, la otredad de los sicólogos, conciben su propia versión de la cosa por condiciones similares fisiológicamente, pero, ¿quién podría afirmar que las características observadas se conciben –mentalmente- similares, aun cuando se sienten de la misma forma fisiológica? He ahí la fe mediante el uso de la razón.

¡Si son similares porque es una sensación humana!

¿Afirmaríamos hasta el cansancio tal proposición? ¿Lo juráis?

Veamos, habremos de entrar en un recinto oscuro, nada es visible, con las manos, palpamos varios objetos de diferentes formas y textura, intuitivamente –según Kant, debe haber un conocimiento previo de la cosa para intuir- definimos tales objetos. Tenemos fe de lo que son, sin haberlos visto. Sin embargo, al encender la luz, lo pastoso que tocamos, no eran heces, sino una sopa de carne podrida y deshidratada, las estructuras cuadradas que tocamos, no eran cajas, sino estructuras de madera solida pero liviana, etc. Empero, habiendo definido a través de la visión del objeto aun queda por definir: ¿Porque están ahí? ¿Quién las colocó y cuando? ¡tiene que haber sido alguien o algo, por alguna razón o no, puesto que la razón es única y peculiar del individuo humano!

Según Samuel F. Velarde , Sociólogo, profesor de Sociología en la UACJ:

“Ver la vida cotidiana es “meterse” en los modus vivendi, de los individuos, es desenredar lo que aparentemente es normal y percatarse de lo simbólico de cada estilo de vida, es darse cuenta de que existe un sistema social que te atosiga con una serie de normas a cumplir, o que te obliga a que disminuyas tu capacidad de asombro. El estudio de lo cotidiano es comprender insisto, los nudos que mantienen la red social. Finalmente todo esto con un propósito sumamente definido, reflexionar hasta qué punto la vida cotidiana te facilita ser un individuo libre y que puedas diseñar tu proyecto de vida. Es decir, revolucionar nuestras vidas cotidianas y promover o exponer visiones diferentes de comportamientos y compromisos propios, que pudieran (porque no decirlo), ir construyendo una cotidianidad más intensa y llena de perspectivas individuales y sociales.”

Esta afirmación tiene un sentido individualista ante un concepto social, cualquiera podría decir mediante un análisis somero ¡si la norma limita la actividad humana, la norma es mala! Esto sería una observación abrupta, pero ¿porque no? Podría darse el caso, se podría pensar que tal reflexión es también producto de un análisis simplista maquillado con un sofismo evidente. ¡No está demás decir que tal análisis se funda en un simposio, inspirado de Agnes Heller, consumada marxista! Sin lugar a dudas, quienes conciban lo antes planteado y tengan “fe” que esta afirmación es buena y bondadosa, de esta forma tan abrupta, estarían lindando en la total ignorancia del fundamento de la filosofía del derecho y el principio de las leyes en función de la armonía y la paz de los pueblos y las sociedades.

Afortunadamente los que hasta ahora han profesado la fe con fundamento teológico y en pro de la investigación científica (con el uso de la razón) han planteado un argumento válido en sentido benéfico y/o filantrópico. Aun cuando hayan ejemplos de mal uso, manipulaciones con fines particulares y que han causado diferentes y terribles clases de males, en ninguno de estos casos su fin ha sido el espíritu ortodoxo de la fe como principio inexorable.

En la entrega anterior, he planteado la concepción hobbiana del hombre, y, le he matizado con un criterio peculiar de una estética especulativa respecto al fin del Universo. Pues bien ahora citaré de un artículo de “Panorama” una revista de la aerolínea Copa donde se informa el descubrimiento de una posibilidad de vida en otra galaxia. Donde un grupo de astrónomos de la NASA confirmó la existencia de un planeta similar a la Tierra.

Según estos, ese planeta, gira alrededor de una estrella no muy diferente a la nuestra. El planeta, se llama Kepler 22-b, con 600años luz de distancia, tiene 2,4 veces el tamaño del planeta que habitamos, una temperatura promedio de 22 ºC. con una órbita alrededor de su estrella de 289 días. No obstante, no se tiene conocimiento si su constitución es de roca, gas o liquido. De forma que sus especulaciones están regidas de la información –intuición- obtenida de estudios astronómicos de diferentes tipos, validos para especular lo descrito. Ellos mediante este concepto definen este planeta con posibilidades de habitarse en el futuro, tienen fe de que puede ser habitable.

Este planteamiento, pretende darle valor a algo que no se ve, pero se intuye hay muchas razones para afirmar su veracidad. Esa es la propia Fe.

No es descartable también que, en nombre de la fe, ha habido muchos intelectuales, eruditos y líderes que han manejado a su perversa voluntad para someter a situaciones terrible a las masas. Aun cuando la mayoría de las veces sus actividades están plagadas de particular avenencia, han sido también producto del deseo de elementos perversos para sus ejecuciones.

La mayoría utilizando el sofisma y la demagogia en pro de darle cabida a sistemas políticos y hasta religiosos (sectas diabólicas) y en función de obtener adeptos y apoyo para lograr sus perversos fines. Para tales propósitos han utilizado slogans, consignas y símbolos para motivar la voluntad de los adeptos en pro de adjudicarles –coercitivamente - una concepción de la vida cotidiana y del desenvolvimiento social adverso a los planteamientos históricamente aceptados universalmente.

Estos ejemplos sintetizan la capacidad de exhortar al más del común a tales actitudes perversas.

El fin justifica los medios, frase atribuida a Maquiavelo por la forma como él plantea las actividades que debe desarrollar un líder “príncipe” para mantener el poder, sometiendo a la plebe y controlando a la nobleza. Secretario de los Medicis (monarquía).

“Una mentira dicha mil veces se convierte en verdad (…) Trabajare por el próximo Reich (Hitler) el nuevo hombre, solo lo conseguiré con la fe.” (…) para crear una Alemania sana, debemos acabar con los judíos que se resisten a ser verdaderos alemanes”

Este el resultado de lo anterior planteado y producto de la mente perversa de Joseph Goebbels ministro de propaganda del Tercer Reich.

Consecuentemente de lo anterior encontramos también:

“En la vida cotidiana, a veces, las mentiras son más efectivas en función social, que propia verdad.” Agnes Heller, Socióloga marxista.

Todas esas personas que sublimadas con el experimento Maquiavelo –acepción peculiar- fueron y son víctimas de un sistema propagandístico dirigido a enajenar la capacidad de razonar coherentemente ante las atrocidades que cometían y siguen cometiendo esos líderes a los cuales han servido y sirven estos intelectuales.

También del genio de algunos religiosos perverso tenemos.

“La brujería y la herejía es producto del genio del demonio” (acepción básica de la inquisición, manejada principalmente por un fanatismo sectario de la religión católica). Mas no del fin ortodoxo de la misma, la profesión del amor como fórmula de la aprehensión de Dios. La doctrina de la fe cristiana.

La bondad de la fe consiste en proveer armonía y paz al espíritu de aquellas gentes que de alguna forma, deben desarrollar una conducta solida para sí y para el colectivo donde se desenvuelve, con un propósito estético y sublime, fundado en la transformación y derivado del manejo de la naturaleza, principalmente, la terráquea, en nuestro caso. Esta conducta, con el mejor de los propósitos, debe conciliarse a los planteamientos históricos, científicos y universalmente aceptados. Ej. “la Tierra es redonda” “la familia es la célula de la sociedad” ”el Universo es una creación de Dios”.

Os ama

Joise

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi