lig tv izle
justin tv

Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Pensar y/o afirmar que Martí, era revolucionario comunista y que Bolívar, era marxista, es ¡blasfemar! En potencia y de facto.


Todo intelectual que se precie en el campo de la crítica política, debe, necesariamente, acceder al conocimiento que le otorga el más del volumen de teóricos e idealistas políticos que han trascendido a través de la historia de la humanidad, principalmente - lo más antiguo que se pueda investigar - lo concerniente a su filosofía, antropología y por supuesto arqueología.

No obstante, al analizar ciertos aspectos de la investigación histórica os encontrareis con casos bastante patéticos, en el sentido de tergiversar la historia y de interpretar ideas en función de darle merito a procesos utópicos y perversos (propaganda). Todo lo anterior mediante la profanación del pensamiento político de personas emblemáticas, como: José Martí “El apóstol de la libertad” y a Simón Bolívar “El libertador”, héroes de la gesta emancipadora de los pueblos de América Latina, igual que: José Bonifacio, Morelos, Belgrano, José de San Martin y muchos otros, con la suerte que a estos últimos; tal patética -sacrilegio- intervención no se ha hecho sentir ante el común denominador de nuestra etnia latina.

Ahora bien, si analizamos nuestros grandes valores históricos nos encontramos que: la idea política de nuestros héroes, se funda claramente en la concepción de la justicia como norte, por tanto; concebir para su pueblo el grado más elevado posible de felicidad con base en lo más soberano de la libertad, la autodeterminación, tanto material como espiritual, de forma que al darle como principio fundamental de la naturaleza, el valor que le corresponde a cada individuo respecto a su desenvolvimiento, aunado al derecho que por haber nacido humano se merece con respeto, prudentemente mediante esta condición se concreta, la voluntad de acatar y cumplir con lo reciproco que le corresponde como deber ante la sociedad que le ha tocado conformar.

Es por tal motivo que pienso que en la bibliotecas de tales intelectuales se debe desempolvar mediante el trabajo de la lectura, la literatura de Platón, Aristóteles, Maquiavelo, Fichte, San Agustín, Campanella, Tomas Moro, Proudhon, Hegel, Engel, Marx, JJ Rousseau, Bolívar y otros muchos que han dado su aporte –unos bajo un principio filosófico puro, otros en el plano estadista y el resto como teóricos bajo los fundamentos de la pragmática y la sicología social con base en la filosofía del derecho - en función de desarrollar políticas coherentes con la justicia y teniendo la razón como corolario.

Estos casos asombrosos que os encontrareis y, que señalo anteriormente, son el producto de mociones planteadas por lideres -las mas de las veces totalitarios-en sus discursos y que acólitos intelectuales interpretan ante las masas como propias de personas que trabajaron toda su vida en pro de la libertad de sus pueblo, es el caso de José Martí, decir que el apóstol de la libertad era Revolucionario comunista es una blasfemia. Si bien es cierto que Martí fue un luchador férreo en contra del colonialismo español, también es cierto y comprobado que fue un luchador por la libertad y soñaba con una Cuba democrática hasta morir, pues, amaba la libertad, su posición anti comunista la confirma su idea de la problemática social cubana. Para él cada pueblo debe buscar su propia medicina para curar su enfermedad. De donde concibe:

“Ni Marlo, ni Marx, ni Bakunin tienen la medicina que curara la enfermedad que padece mi amada Cuba”

Que Bolívar fue marxista, craso error. Carlos Marx, nació el 5 de mayo de 1818 en Tréveris (ciudad de la Prusia renana). Su padre era un abogado judío convertido al protestantismo en 1824. Su familia era acomodada y culta, aunque no, revolucionaria. O sea cuando Bolívar murió Marx apenas tenía 12 años. Además, y que no les de sorpresa en 1857, Charles Dana, director del New York Daily Tribune, solicitó a Marx y a Engels un grupo de biografías para incorporarlo en la New American Cyclopaedia. El propio Marx quien en la referida carta a Engels, da noticias de los reparos de Dana contra su artículo sobre Bolívar, porque estaba escrito en un tono prejuiciado y, además, le había exigido más fuentes. Decía de Bolívar –comparandolo con Napoleón, y que era un mito de la fantasía popular - lo siguiente:

“La fuerza creadora de los mitos, característica de la fantasía popular, en todas las épocas ha probado su eficacia inventando grandes hombres. El ejemplo más notable de este tipo es, sin duda, el de Simón Bolívar”. (…)”canalla más cobarde, brutal y miserable. Bolívar es el verdadero Soulouque” (carta de Marx a Engels de fecha 14-2-1858).

Bolívar repudiaba la tiranía, le repugnaba el despotismo, era un verdadero estadista, amaba a su pueblo al cual libertó con la más firme de sus convicciones de amor a sus conciudadanos en pro de la paz y la máxima felicidad para todos. Es, El Libertador.

Ahora bien, mientras que Engels y Marx en su manifiesto comunista, promovieron el despotismo como forma de gobierno del proletariado.

Platón afirma:

“Es natural que la tiranía tenga su origen en el gobierno popular; es decir, que a la libertad mas completa y mas ilimitada suceda el despotismo más absoluto y mas intolerable”

Platón, en la República o el Estado, libro octavo, págs. 248-255. Califica a la plebe –artesanos- como la clase social más numerosa, y sin lugar a dudas unida muy fuerte, el problema de ellos es que no se reúne hasta no sentirse asfixiada por la carencia de recursos para sobrevivir. Motivado a esto, los más Hábiles de esta clase; promueven revoluciones para apoderarse de los bienes de los ricos, que la reparten con el pueblo quedándose ellos siempre con la mejor parte.

Los ricos al verse despojados, toman acciones y acusan a la plebe de aves de rapiña. La plebe, mas que por mala voluntad, por ignorancia y seducidos por los mas hábiles, en contraposición, acusa a los ricos de turbadores de la paz en el Estado, de conspirar en contra de la libertad del pueblo, de esta forma se engendra una facción oligárquica.

Naturalmente de esta necesidad de la plebe de proteger sus intereses deposita su confianza en alguno de estos hábiles, a quien Platón llama “zánganos” De esta estirpe nacen -los protectores del pueblo- los tiranos y no de otra.

¿Cómo se hace el protector del pueblo “Tirano”?

Pues bien este protector del pueblo, encontrando a este sumiso a su voluntad, empapa sus manos con la sangre de sus conciudadanos; con frecuentes acusaciones calumniosas –criminalizándolos- arrastra a sus adversarios ante los tribunales, encarcelándolos y torturándolos ¡sucumben a los suplicios, involucrando y castigando además a parientes y amigos, por lo cual diezma al Estado! Valiéndose del destierro, el ostracismo, y la cárcel, propone la abolición de las deudas, promoviendo expropiaciones fomenta una nueva distribución de tierras –reforma agraria-con el solo fin de conseguir apoyo de la plebe y convertirse en “tirano”. A consecuencia de esto comienza la conspiración de los ricos en contra del tirano, siempre de forma clandestina debido a la represión, hasta ahora insuficiente.

“Entonces el tirano hombre ambicioso, hábil, aprovecha la ocasión para hacer una petición al pueblo –referéndum- Le pide una guardia para proteger al defensor del pueblo. El pueblo se la concede, temiéndolo todo por su defensor y no temiendo nada por si mismo.”

El tirano –protector del pueblo- llega a este punto, por motivo de su riqueza, se convierte automáticamente enemigo del pueblo, temiendo por su seguridad destruye a derecha e izquierda todo lo que considera peligroso y de quienes desconfía.

En los primeros días de su dominación su discurso es cordial y sonríe complacido ante sus oyentes, proyecta una imagen democrática e hipócritamente disimula su estirpe tiránica. Luego al sentirse confiado pues ha acabado con sus enemistades y adversarios de diferentes formas, empieza a crear ante sus súbditos una semilla de guerra -El imperio maléfico, la burguesía, etc.- para que el pueblo sienta una necesidad de jefe. Siempre con el fin de crear mediante aumento constante de impuestos, desabastecimiento, escases, de modo que el pueblo pendiente de subsistir, de las diarias necesidades, no se ocupe de una posible conspiración contra él.

Esta conducta torna odioso al supuesto benefactor del pueblo, pero esa precisamente es una estrategia para reconocer a allegados y gente de mayor autoridad en su equipo que se les opongan para eliminarlos, física o políticamente y poder sentirse tranquilo de tal forma que todo personaje de merito desaparece ante su proceso de purga. Hace todo lo contrario del médico que despoja al enfermo de la enfermedad.

“purgan el cuerpo quitándole lo malo y dejándole lo bueno”

Por tal motivo mientras más cruel y odioso se haga ante sus ciudadanos con más justificada razón se la hace necesario crear una guardia fiel (CDR, FANB), pero ¿donde encontraran esos fieles guardianes? ¡Fácil, pagando bien, aparecerán guardianes dispuestos a cuidarle de todas partes!

“acudirán enjambres de zánganos de todos los países”

Derivado de que no confía de sus propios conciudadanos, forma guardias de cuanta escoria compromete a su sumisión, delincuentes, pervertidos, criminales de toda índole,a quienes incluso excarcela. Estos nuevos ciudadanos le admiran y viven con él en la mas intima familiaridad, mientras que los ciudadanos de bien le aborrecen y huyen de él. Para mantener a esta guardia y sequitos, el tirano, comienza despojando al Estado de riquezas - Erario- el tesoro nacional, expropiaciones, confiscaciones etc, cuando empiece a faltar, a mermar los mismos, continuara aumentando impuestos, agotara recursos que al no saber explotar debido al nepotismo que emplea para su protección se tornan insuficiente, por tal motivo aumenta la represión, se fomenta el control de la natalidad etc.

¿Y los disidentes? ¡Sencillo! Guardias, plomo y gas con ellos.

Para Platón, El pueblo queriendo evitar, como suele decirse, el humo de la esclavitud de los hombres libres, cae en el fuego del despotismo de los esclavos, y ve que la servidumbre mas dura y más amarga sucede a una libertad excesiva y desordenada, lo cual es un castigo irremediable.

Simón Bolívar, al momento de instalar el congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819, pronuncia un discurso inolvidable, bello y esplendoroso, que debe de llenar de orgullo a todo aquel que se precie de amar a la libertad y la paz, y de ser de verdad Bolivariano.

“Señor (…) Al transmitir a los representantes del pueblo el poder supremo que se me ha confiado, colmo los votos de mi corazón, los de mis conciudadanos y los de las futuras generaciones, que todo lo esperan de vuestra sabiduría, rectitud y prudencia. Cuando cumplo con este dulce deber, me liberto de la inmensa autoridad que me agobiaba, como de la responsabilidad ilimitada que pesaba sobre mis débiles fuerzas. Solamente una necesidad forzosa, unida a la voluntad imperiosa del pueblo, me habría sometido al terrible y peligroso encargo de dictador y jefe supremo de la república. ¡pero ya respiro devolviéndoos esta autoridad, que con tanto riesgo, dificultad y pena he logrado mantener en medio de las tribulaciones mas horrorosas que pueden afligir un cuerpo social”

“(…)¡Legisladores! Yo deposito en vuestras manos el mando supremo de Venezuela. Vuestro es ahora el augusto deber de consagraros a la felicidad de la república: en vuestras manos está la balanza de nuestros destinos, la medida de nuestra gloria: ellas sellarán los decretos que fijen nuestra Libertad.”

Luego, continúa más adelante,

“La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares» porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle, y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente.”

En tal sentido manifiesta Platón acerca del discurso que debe emitir un gobernante o líder:

“No se deben imitar ni a los hombres malos y cobardes, que se querellan, se dicen obscenidades unos a otros, ya cuando están embriagados, ya a sangre fría; ni las demás acciones o discursos en que tales gentes faltan a lo que se debe a si mismo y a los demás (…) la belleza, la armonía, la gracia y la medida del discurso son la expresión de la bondad del alma. Y no entiendo por esta palabra la estupidez, que con el fin de suavizar la expresión se llama inocentada, sino que entiendo el carácter de un alma, cuyas costumbres son verdaderamente bellas y buenas.”

Os ama

joise

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “Pensar y/o afirmar que Martí, era revolucionario comunista y que Bolívar, era marxista, es ¡blasfemar! En potencia y de facto.”
  1. Ramón Guerra Díaz dice:

    Joise:
    En cuanto a Martí, para los cubanos de hoy está claro que no era comunista, nadie lo pone en dudas, para nosotros basta con ser José Martí, el independentista, el revolucionario, antimperialista, admirador de Bolívar y su sueño de unidad latinoamericana, amante de la libertad, de la democracia y de la igualdad entre los hombres. Pero el comunismo no es el diablo, peores monstruosidades se están haciendo hoy en nombre de la democracia, el hombre del hombre es hermano, sese la desigualdad, así anhelaron los precursores comunistas. Los errores de totalitarismo, engaño al pueblo, explotación y todas esas cosas que tienen al mundo en una gran desigualdad.¿es culpa de los comunistas?. Queremos un mundo más justo para todos, yo me quedo con la república martiana, “con todos y para el bien de todos.
    Con afecto Ramón Guerra Díaz

  2. Joise Morillo dice:

    Querido Ramón.

    Acerca de esto.

    “Los errores de totalitarismo, engaño al pueblo, explotación y todas esas cosas que tienen al mundo en una gran desigualdad.¿es culpa de los comunistas?. ”

    La culpa no es de los comunistas -hasta ahora no ha habido, desde la prehistoria- sino de los que totalitarios, neo feudalistas, se hacen llamar comunistas o socialistas, y, lo que son es tiranos despotas.

    Y de esto

    “yo me quedo con la república martiana, “con todos y para el bien de todos.”

    No tengo palabras, sin embargo pregunto ¿Martiana, porque alli nació Marti? ¡OS FELICITO!

    Os ama

    Joise



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda