Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

La fe y la razón según Víctor Hugo en “Los Miserables”

La fe y la razón según Víctor Hugo en “Los Miserables”

Dedico esta entrega con todo cariño y respecto a nuestra compañera participante en el blog de nuestra Amantísima anfitriona, Mora; Blanca Estela Saavedra Donoso.

“El Hombre vive más  de la afirmación que de Pan” [1]

Para Hugo, no existe solo una causa corporal que única comprenda la existencia, pues; siendo ésta la contenedora –recipiente-  del ser (Santo Tomas), debe nutrirse para subsistir, también hay otra, más elevada, que de hecho, aunque no sea una tabla rasa; necesita nutrirse de un elemento importante para poder mantener una armonía Universal respecto a la verdad. Este elemento es: el  conocimiento, la sabiduría, a lo cual Víctor Hugo llama: afirmación. Nosotros, los teístas, le decimos a esta única y absoluta verdad, Dios.

De este modo la fe produce un elemento importantísimo, pues en la medida de no tener la  omnipotencia de Dios, que de hecho debemos aceptar incondicionalmente y, sin lugar a dudas; el solo motivo de creer en su existencia, nos eleva a una esfera superior respecto a la concepción del espíritu, de otra forma dicha: espiritualmente, mental.

“Ver y enseñar no basta. La filosofía debe ser un poder vivo, y debe tener como meta y como efecto, la mejora del hombre”[2]

Nuestro concepto moderno de la educación comulga con esta acepción, por cuanto la filosofía de la educación tiene como fin desentrañar el verdadero objeto –principio fundamental- de la misma, lo cual no es más que programar mejores seres, mediante un ente sublime e ineludible, la conducta, construir  ante la situación ecológica de la tierra una mejor forma de vida; esta tarea es propia del hombre, esta tarea manejada con principios inefables, crea mejores seres, crean la persona humana.

Al afirmar que una cosa cierta que necesita el hombre para ser feliz es, la sabiduría; para esto Víctor Hugo se propone:

Transformar el Edén  de la Biblia en el Liceo de Sócrates, para producir mentes ilustres. La ciencia, en este sentido; debe cordializar con las esferas del espíritu, pues; sería muy triste, solamente gozar sin hacer sacrificios en funcion de las vocaciones para obtener la perfección de la mente. ¡No solo Gozar! Pues los brutos tambien gozan. ¡Pensar, ese es el verdadero triunfo del espiritu, de la mente, del alma!

En tal sentido debemos aceptar que la misión de la filosofia es hacer fluir el pensamiento al alcance de la sed del hombre, concederles la panacea, esta es: la noción de Dios.  Demostrarle que no hay mejor solución –a conciencia- para ser mejores que, unir fraternalmente la conciencia y la ciencia (la razón)  y, hacerlos justos por medio de esta razón misteriosa.

“La fe mueve montañas”

Con la Moral, frondecen las verdades, la contemplación nos lleva a las acciones, de modo que; al ser lo absoluto práctico, lo ideal debería ser respirable, potable, asequible al espíritu humano. Solo lo ideal mediante la sabiduría puede decir, Tomad, esta es mi carne; tomad, esta es mi sangre, por tal motivo, debemos considerar que la sabiduría es una comunión sagrada. Por ello, mediante esta acepción, la ciencia deja de concebir un amor estéril para convertirse en el modo único y soberano de la unión humana y pasar de filosofía a religión.

Considerando estas acepciones de Víctor Hugo, podemos observar una brillante congruencia con la sabiduría demostrada por el santo padre Juan Pablo II en  el Concilio Vaticano II, de los cual, les citaré un comentario de su santidad Benedicto XVI, para aquel entonces; Cardenal  (Joseph Aloisius Ratzinger, quien participó en el Concilio)

Cito:

“La filosofía se pregunta si el hombre puede conocer la verdad, las verdades fundamentales sobre sí mismo, sobre su origen y su futuro, o si vive en una penumbra que no es posible esclarecer y tiene que recluirse, a la postre, en la cuestión de lo útil. Lo propio de la fe cristiana en el mundo de las religiones es que sostiene que nos dice la verdad sobre Dios, el mundo y el hombre, y que pretende ser la “religio vera”, la religión de la verdad.”

De este modo se concibe la verdad de Jesús de Nazaret, derivada de una sabiduría más elevada que la que posee toda existencia terrenal. De esta forma debemos proyectarnos en renunciar con justificada razón a un antropocentrismo inexorable y a un progreso como objetivo inminente, si no se unen estas dos fuerzas motoras: creer y amar, fe y razón (Fides et Ratio)

“el progreso es el fin; el ideal es el modelo… ¿Qué es lo ideal? Es Dios”[3]

[1] Hugo, V. 2006, Los Miserables, pág. 586, editorial el perro y la rana Caracas Venezuela. El autor hace referencia con esta máxima que el cuerpo aun cuando la vida no podría ser  sin la carne, además del alimento cotidiano, se nutre de conocimientos lo cual aprende en la medida que aprehende los conceptos que derivan de las certezas. Tómense como absolutas

[2] Ibid

[3] Ibíd. Capítulo VI  libro VI, La Bondad de la oración, Pág. 588, Tomo I.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “La fe y la razón según Víctor Hugo en “Los Miserables””
  1. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Querido Joise:
    Cada hombre o mujer interesado en el tema religioso, es para mí un tremendo encuentro entre seres sensibles al llamado, apasionados y esperanzados en una vida mejor que esta, es por eso que una conversación de este corte para mi resulta muy grato.
    Te cuento que pase por tu sitio sin buscarlo, sólo que me encontraba en mi trabajo y como ya sabes es fin de año, ya los alumnos se han ido de vacaciones. Entonces quise entrar a monografías desde otro pc. Que no es el mío y tuve que hacerlo por internet pasando por google, fue allí dónde me encontré con tu blog, que sorprendentemente me fue dedicado. En fin, ya ves las cosas suceden por una causalidad.
    Joise, ante todo, permíteme decirte que al leer tus escritos denotan para mí que eres un hombre muy letrado y culto. En casi todos los temas que Mory nos propone, tienes opinión de peso, te felicito por eso, y ahora que citas a Victor Hugo filosofando sobre Dios, yo también puedo escribir lo que hay en mi corazón respecto a Dios.
    El solo motivo de creer en su existencia, nos eleva a una esfera superior respecto a la concepción del espíritu, de otra forma dicha: Sí por la sencilla razón que nuestra naturaleza es esta; nuestra dimensión del largo ancho alto, de elegir lo malo con mayor facilidad que lo bueno. Sin embargo al actuar distinto, es decir a la inversa lo hacemos de una forma anti-natural, o sobrenatural, eso es lo que nos eleva a una esfera superior, es tal cual lo que sucede cuando entras en oración, te elevas en las alas de Dios, y Él te muestra desde lo alto otro cariz de las cosas o problemas.
    El credo justifica la fe, en la fe hay fuerza, y es esa fuerza de la que se aprovechan los malévolos que desean distorsionar al ser, por eso debemos estar atentos, pedir discernimiento, para no ser engañados. He visto por la televisión cómo la gente buena está haciendo cosas malas, dejándose arrastrar por líderes negativos. Recuerdo Alkaeda.
    En la palabra dice que la fe sin obras es muerta, entonces debemos actuar.
    También dice que el corazón es engañoso, quien lo conocerá?, a razón que nos inclinamos más para hacer las cosas convenientemente hacia nosotros mismos antes que a los demás. Él nos conoce, tiene nuestros cabellos contados, conoce nuestra naturaleza pecaminosa y débil.
    Si pregunto, ¿Crees que si mueres el lunes próximo, irás al cielo?
    Dice también la palabra, no hay uno bueno, ni uno justo, quiere decir que no nos merecemos el cielo, nadie, absolutamente nadie. Pero Dios Padre, Jehová, Javeh o Jah, o como quieras llamar, tuvo y tiene mucho amor por su creación, envía a Jesús, su unigénito para nuestra salvación.
    Jesús nos justifica ante el Padre. Lo mismo que sucede en el colegio cuando asisten los papás de los alumnos a justificar su ausencia o atrasos. El colegio inmediatamente cree en las palabras de esa persona. Así es también con Jesús. Por la fe seréis libres y pasaras mas allá de la muerte, compruébalo; está escrito.
    Creo también que conoces los nueve frutos del Espíritu: Amor, fe paz, paciencia…..Si alguno tiene falta de ellos “Pídalo”.
    “unir fraternalmente la conciencia y la ciencia (la razón) y, hacerlos justos por medio de esta razón misteriosa.” Los médicos hoy en día están orando antes de entrar a pabellón, es una forma de unir la ciencia con la conciencia de Dios.
    La vida que se nos dio tiene un propósito. Trata de comprar un libro que te encantará y te hará aún más libre, es de Rick Warren; se llama: “Una vida con propósito”
    Un abrazo, y muchas bendiciones.
    disculpa los errores.

  2. Joise Morillo dice:

    Hermoso Blanca estela.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi