Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Agosto, 2011

Discurso del día de cumpleaños.

Gracias a todos por mostrar tan inmensa muestra de cariño, yo, por mi parte espero seguir dándoos a vosotros lo máximo y mínimo de respuesta en función de ser productivo y, que cada año sea; además de uno de experiencia, sea también uno de conocimiento, para seguir siendo para mí y para todos vosotros, en vez de una carga un soporte, tanto en lo humano como en lo espiritual. Mil gracias doy de nuevo y cada día de mi vida por esa delicada y profunda muestra de amor.

Igualmente, debo observar enfáticamente: Ojala ese gran deseo de felicidad que hoy proferís y, que, igualmente es mi deseo para todos, si no pueden ser que todos compartan o disfruten por algún motivo ajeno a nuestras y suyas voluntades –por supuesto- que sea disfrutado por los mas del numero de gentes de nuestro peculio y de otros siempre amigos.

También deseo para todos que la providencia os revierta vuestro hermoso deseo sincero, en grata y dilatada armonía, al lado de vuestros seres queridos. Buenaventura y cordialidad en un ambiente de productividad, prosperidad y sobre todo de Paz.

Paz que única e indudablemente se logra con el concurso de cada uno los afectados en este mundo de contrastes e injerencias diversas y, donde el fruto de la buena voluntad solamente puede dar como consecuencia el despojo de la perversidad, en cambio, disfrutar la miel que tan magna dedicación produce.

Este deseo, además, debe ser nuestro más anhelado sueño, pues, en la medida de concebir esa tan inmensa buena voluntad, en esa medida dedicareis más horas de placer en este paraíso variopinto –la tierra- que: solamente debería ser dicha y gloria.

No obstante jóvenes tempranos y maduros, la fuente de tan magno logro no es el producto de la casualidad, sino del empuje que sabiamente habéis dado cada uno de vosotros en función de lograr con el sano uso de vuestra inteligencia esa felicidad que tanto buscamos. Empero, ya sabéis; ésta, escurridiza, -la felicidad- solo terminará con su juego a las escondidas, mediante los aciertos que con tenacidad y buenos propósitos debéis conferir. Es pues, queridos amigos, generado mediante el trabajo individual y mancomunado en aras de vindicar los derechos propios y cumplir con deberes ineludibles que lograremos ese muy nuestro, sublime, inmenso y necesario propósito de bienestar, por ende minimizar traumas y frustraciones. Igualmente es imperante saber: esto será logrado inefable y solamente, con el desarrollo de la inteligencia propiamente dicha, lo cual, es el producto sin más de transformar la naturaleza universal con el sano uso de la mente y la mano.

Derivado de lo antes dicho, debemos afirmar que la voluntad de ser mejores de lo que hemos sido hasta ahora, es amor, no solo amor así mismo -que es lo natural- sino también a los demás, al prójimo.

En hora buena, queridos amigos he recibido tan grato y placentero momento a vuestro lado.

Os ama,

Joise

Sin categoría

La cárcel ¡Su necesidad en el desenvolvimiento social!

Preso, privado de libertad o reo, tienen en su haber un lexema semejante; al tanto que siendo sinónimo, a sectores del mundo social que los maneja o utiliza le parece como discriminante el primero. Sin embargo no deja de ser un eufemismo utilizar el segundo, antes que los otros dos para, supuestamente, suavizar el efecto sicológico que: se supone denotan los mismos. La Idea de cárceles se debe concebir, si se quiere, desde un aspecto cronológico antropológico aunado a una idea del orden social, la regularización de actividades en función de minimizar la acción delictiva y de dar protección tanto al retenido inocente como al retenido culpable, mientras se aplica la acción de la justicia.
En la historia, particularmente en uno de los textos más antiguos del mundo civilizado “la Biblia” tenemos el ejemplo más claro y prístino de tal proceso de orden social. Entre el número de libros que conforman el volumen de tal compendio; encontramos a Deuteronomio con una clara visión de lo que debía ser la cárcel.
Las ciudades de refugio
“Cuando Yavé, tu Dios, haya exterminado a las naciones cuyo país te va a dar, cuando las hayas desalojado y vivas en sus ciudades, ocupando sus casas, reservarás tres ciudades del país que Yavé, tu Dios, te da. Tendrás libre y franco el camino de acceso a ellas y dividirás en tres partes el territorio que Yavé, tu Dios, te da en posesión: esto para que todo el que haya dado muerte a un hombre pueda refugiarse en esas ciudades.
Mira en qué caso el que dio muerte a un hombre podrá refugiarse allí para salvarse: si hirió involuntariamente a su hermano al que no tenía odio. Por ejemplo, si alguno va al bosque con un compañero a cortar leña y mientras maneja el hacha para cortar el árbol, se sale el hierro del mango y va a herir mortalmente a su compañero; éste puede huir a una de estas ciudades y así salvarse. No sea que el vengador de la sangre se deje llevar por la cólera, persiga al que causó la muerte, lo alcance si es muy largo el camino, y lo mate, cuando en realidad éste no es reo de muerte, ya que no odiaba anteriormente a su compañero.”
Como se puede observar, la idea de cárcel es especifica en contrarrestar la acción moral de “ojo por ojo y diente por diente” (la ley del talión) de corte babilónico antiguo, con inicio antropológico en el código de Hammurabi, principalmente para el inocente.
(…)”Por esto, te mando yo que separes estas tres ciudades. Pero si Yavé ensancha tus fronteras, como lo tiene jurado a tus padres, y te da todo el país que te prometió, con la condición de que guardes sus mandamientos y hagas lo que hoy te digo, esto es, que ames a Yavé, tu Dios, y sigas sus caminos en todo tiempo, entonces añadirás otras tres ciudades a las antedichas, duplicando así el número de ciudades de refugio. Así, no se derramará sangre inocente en medio de la tierra que Yavé, tu Dios, te da en herencia; y no serás culpable de este derramamiento.
La idea era construir nuevas ciudades refugios (cárceles) en la medida que la población crecía y el número de homicidios ascendía, igualmente por lo siguiente se hacía énfasis acerca de las ciudades refugio
“Pero si un hombre, por odio a su prójimo, le tiende una emboscada, se lanza sobre él y lo hiere de muerte, si luego el agresor huye a una de estas ciudades, los jefes de su ciudad mandarán prenderlo allí, al lugar de asilo, y lo entregarán en manos del pariente del muerto para que le quiten la vida. No tendrás piedad de él, sino que harás desaparecer de en medio de Israel el derramamiento de sangre inocente y así tendrás prosperidad.” Deuteronomio, La Biblia.
No moverás los deslindes de tu vecino del lugar en que los pusieron tus padres para delimitar la herencia familiar, en el país que Yavé, tu Dios, te dará.
Los israelitas tenían un sentido muy fuerte de la solidaridad familiar y de la venganza. Cuando uno había dado muerte a otro, aunque fuera sin intención, la familia del muerto debía quitarle la vida.
Aquí vemos cómo actúa “Dios” (Los Profetas) para educar a su pueblo. No se podía atacar de frente una mentalidad tan arraigada. Entonces debían ser Designadas ciudades de refugio para el que mató sin culpa, en el siguiente párrafo en el versículo 15 tenemos:
(…)”Un solo testigo no es suficiente para condenar a un hombre, sea cual fuere el delito de que se le acusa; sólo por el testimonio de dos o tres testigos se decidirá la causa. Si un testigo se levanta contra un hombre y lo acusan de algún delito, los dos hombres cuyo pleito tratan comparecerán ante Yavé, en presencia t los sacerdotes y jueces que haya en aquel tiempo. Los jueces examinarán minuciosamente. Si resulta que el testigo ha dicho una mentira acusando falsamente a su hermano, le impondrán a él la pena que pretendía imponer a su hermano. Así arrancarás el mal de en medio del porque los demás al saberlo temerán y no (meterán cosas semejantes.
No te compadecerás de él, sino que le harás pagar vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.” Deuteronomio, La Biblia.
La idea era, definitivamente, hacer justicia con la necesaria aplicación de la ética y la aplicación de la moral por la fuerza de la costumbre, empero siempre considerando una clara visión de un tipo de derecho, el único, el derecho a la vida en función de la justicia y protección al inocente o no culpable. No obstante el culpable debía ser condenado.
Os ama
Joise
Os ama
Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda