Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Sofisma y Falacia ¡Siempre juntas, mas no iguales!

Mucho de la cultura occidental se debe en gran medida a los adelantos culturales y civilizados de la antigua Grecia, principalmente en Matemáticas, Física, Lógica y otras disciplinas relevantes en la economía del progreso civilizado. Lo más trascendental de tal influencia está representado en la figura política más emblemática y prolija presente hasta nuestros tiempos “la democracia”

 

Etimología: del griego  (demos  Cracia) poder del pueblo

 

Grecia, no obstante haber sido un conglomerado de poblaciones tribales, instalados en la península egea y el archipiélago egeo al noreste del mar mediterráneo, extiende un paso hacia el frente para desprenderse definitivamente de la barbarie –desorganización política-  con el desarrollo de la Polis (polis)  ”ciudad”. En  ella convergían todas las esferas de desarrollo de un volumen de regiones circunscritas a un sistema de gobierno aristocrático pero de sesgo político definido en el orden de un poder participativo, compuestos por magistrados sujetos a un ostracismo y, elegidos según sus alcances Oratorios, militares y de alcurnia o clase social. Los otros, la verdadera representación del pueblo la constituían los Arcontes, quienes podrían ser los actuales diputados, aunado a ellos sin participación directa en la política pero muy influyentes “Los Metecos” los comerciantes foráneos quienes ostentan el verdadero significado de los apátridas. Lo que sería ahora la inversión privada extranjera o externa.

 

Ahora bien, ¿Que hace a los Arcontes representar al pueblo?  La paidea, desarrollado en las clases sociales altas, en función de educar a los jóvenes con el fin de hacerlos: además de eruditos, excelentes oradores, esta característica le daba el privilegio automático de aspirar a una curul en el ‘Ágora” –lo que sería ahora asamblea, Congreso y/o Senado-.

 

En tal sentido, los primero que desarrollaron tal sistema educativo fueron los sofistas, primariamente con fines altruistas, luego degeneró en lucro. Eran  pues los sofistas eruditos de corriente filosófica principalmente escépticos, quienes conformaban en gran volumen la  pléyade intelectual de la sofistica griega. En tanto,  otro volumen de preceptores hicieron su trabajo para adiestrar más que educar a los llamados Arcontes el “arte del buen hablar” y la alternativa de los metecos para influenciar en la economía de la Polis. Como podéis observar, serían los embajadores de otros pueblos con intereses mercantilistas y o particulares quienes en representación de la masa popular se regodeaba en aprender a expresarse sin riesgo de fallar en sus aspiraciones aprobatoria de cualquier moción o participación de algún situado constitucional –monetario- ante el Ágora.

 

Pues bien, aunque no era Sofista, más bien idealista, Aristóteles participó en esta clase de paidea de muy alto rango, dado el caso que fue el preceptor de nada menos que el hijo preferido de Filipo “el breve” –tirano  para su época de la Grecia continental en Estagira- Alejandro Magno. Sin  embargo, al estagirita no debéis tildarlo de sofista por cuanto siendo el maestro de la lógica, desarrolló, los términos apofanticos y no apofanticos que se refieren precisamente a la agilidad de reconocer los argumentos lógicos (Oraciones) con premisas aunque verdaderas sean de conclusiones “no validas” y las  elaboradas con argumentos constituidos de premisas verdaderas y conclusiones válidas principalmente por factibilidad.

 

Entonces, ¿qué diferencia hay entre el sofisma y la falacia?

 

Falacia:

 

Se  encuentran muy a menudo en presunciones no formuladas o premisas implícitas que no son siempre obvias a primera vista. La mentira descarada.

 

Ej., esta afirmación:

 

“para acabar con el déficit del hábitat en Venezuela, construiremos 2 millones de viviendas en 6 años”

 

Según lo antes afirmado, esto se traducen que: cada año tiene 365 días y 6 años son 2,190 días, entonces: 2,000.000/2190 son: 913,24 casas diarias.

 

Esto que estoy concluyendo en base a unas premisas verdaderas muy bien podrían ser una falacia. Pero, considerando el volumen de empleados que tendrían que ejecutar las obras para Venezuela, la promesa, tal esperanza, sería imposible. ¿Cuantos empleados –albañiles- se necesitarían para hacer 913 casas en un día? Suponed  20 estados, 913/20 = 45,66/Edo. Suponed 20  “albañiles para cada casa” 913 obreros, como cada casa emplea el esfuerzo completo de cada albañil, al día siguiente no trabaja, entonces trabaja un día sí y otro no, lo cual representa 182 días efectivos , 182 *20= 3640 empleados por casa en cada estado en un año, o sea, 3,323.320 empleos anuales, solo la construcción generaría un 12% de empleo en el año, tremendo crecimiento o sea se acabaría la tasa de desempleo, ah,  pero y el cemento cuanto tiempo necesita para fraguar, cuantos sacos de cemento se necesitarán, cuantos bloques, cabillas, madera, clavos, utensilios sanitarios,  o sea, ¡con el empleo secundario y terciario se acabaría el desempleo en Venezuela!  Por ende, dizque: la pobreza. ¿Le interesa esto al gobierno? ¿Cuanto dinero tiene que gastar? Transporte, alimentación, salud, educación; todo un aparato productivo, pero, ¿Dónde está la infraestructura de producción? ¿Hasta cuanto, tal proyecto se torna oneroso y en vez de producir beneficio generaría pérdidas? Señores míos,  para quienes utilizan esta retorica como herramienta para hacer valer tal falacia, yo, sería un ¡profeta del desastre!

 

Sin embargo con esta afirmación habrían empezado a utilizar la herramienta preferida de  estos artistas de la falacia el “Sofisma”  ¡Válgame dioooos! Como diría mi abuela.

 

Considerando lo anterior me atrevo a afirmar que esta clase de aseveraciones son simplemente: “Cantos de sirena, que adormecen el espíritu de lucha y conspiran contra cualquier  futuro de cualquier pueblo.

 

Los maestros de la falacia son los politiqueros, los que viven del trabajo de los demás y no ejercen la función para el cual el pueblo los eligió, en cambio hacen lo insufrible por convencer al pueblo,  a las masas, que su gestión es la panacea del país para sacarlo de los avatares perversos que ha venido sufriendo, mientras camuflados con sofismas hacen aparecer sus mentiras descubiertas, como verdades futuras “solo esperanzas”. El sofisma es el verbo de la demagogia. Sus utilitarios involucran causalidad, que no es una parte de la lógica formal. Otros, utilizan estratagemas psicológicas como el uso de relaciones de poder entre el orador y el interlocutor. Ej.  Comulgar en el  patriotismo –sin  ni siquiera saber de que proviene la palabra patria- la moralidad o el ego para establecer las premisas intermedias (explícitas o implícitas) necesarias para el razonamiento engañoso y no apodíctico. Por ende un proyecto  incumplible.

 

Conclusión: Una falacia es una declaración, noción, creencia, razonamiento o argumento basado en una deducción falsa, errónea o inválida.

 

Sofisma

 

Por otro lado aunque parezca ambiguo Sofisma no es lo mismo que falacia, no son sinónimos aunque su  relación sea sumamente estrecha. Empero el sofisma es la herramienta del falaz para hacer creíbles sus mentiras, estos se construyen con premisas verdaderas pero  las conclusiones aunque sean falsas son validas

 

Los griegos, utilizaron el sofisma en los argumentos de índole retorico. Era   alabado como una habilidad para comunicarse y hacerse entender, de modo  que la sofística gozó de gran éxito durante el siglo V a. de C., aunque ahora esta época se considera la época de la primera crisis de la filosofía, la crisis del espíritu griego.

 

Igualmente la retorica sofista influyó en la cultura latina post imperial romana, muchos de sus líderes republicanos utilizaban el discurso sofista como herramienta de convicción

 

La idea de (Argumentum ad populum) comprendía la creencia popular de que su gobernador o gobernadores cedían autoridad al pueblo mediante la participación plebiscita, en cambio, la otra cara de la moneda era: el resultado de la conspiración del gobierno infiltrado en el pueblo para votar por lo que supuestamente el pueblo quería, mientras era manejado por el mismo gobierno. Tanto la exhortación a la participación de votar, como el resultado,  eran producto de la estrategia de sus miembros. De ahí que el discurso se convertía en una  falsa intuición respecto al  pueblo y la  autoridad. Este método todavía existe en nuestros tiempos los gobiernos de índole autoritaria manejan con mucha eficacia sus formulas.

 

Otro tipo de sofisma es el de la vivencia desorientada, argumentos como el siguiente:

 

La gente roba porque tiene hambre, es una falacia que se apoya en un sofisma elaborado con una lógica heurística, una formula apofantica. Ej.

 

El hambre hace robar

El ladrón tiene hambre

El ladrón roba porque tiene hambre

 

Todo el mundo sabe que el ladrón roba porque es delincuente, tenga o no tenga hambre, pero el interesado en distribuir tal afirmación tiene un fin especifico crea una conciencia en las masas incluso entre los delincuentes de los cuales conseguirá apoyo.

 

Los sofismas se crean para convencer a la gente  de que hay un problema y un proyecto para acabarlo. Aunque la vivencia sea falsa o verdadera y no tenga ningún fundamento lógico (es decir, aunque sea un disparate) puede tener un gran poder y efecto psicológico debido al sesgo cognitivo basados en formulas de proceder.  La falacia no reside en la historia misma, la cual, podría llegar a ser cierta, sino en el efecto de gran distorsión probabilística o sesgo que se produce en el receptor en relación al alcance, importancia y relevancia con la decisión a tomar.

 

Algunos comerciales de televisión, y la práctica de ciertos  tipos de gobernantes de crear situaciones temibles, generan  un efecto sicológico de dependencia y miedo, es un mecanismo poderoso producido por la preferencia colectiva de obtener  riesgos cero, aversión a perder cosas. Causada por el miedo a tales situaciones. Por ejemplo mantener la creencia de un bloque económico o las continuas insinuaciones de posibles guerras.

 

Sofisma es cualquier argumentación adulterada que se usa para defender una falacia.

 

En la filosofía de Aristóteles es, fin u objetivo de una actividad que la completa y la perfecciona.

 

Es por eso que el refrán: “decidme con quien andáis y os dire quien sóis”  Es un sofisma.

 

Os ama

 

Joise.

 

 

 

 

 

 

 

.

 

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:”"; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>


Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom