Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Abril, 2011

La indulgencia y el escapulario ajeno

Ganar indulgencia con escapulario ajeno. Desde mi infancia he oído frases como: chupar medias, jalar bolas, jalar mecates, todo se refería a la actividad de algunas personas en función de obtener beneficios, ayudas y, privilegios; provenientes de otras que tenían o tienen en su haber ventajas, tanto económicas como sociales, en todo caso poder. Sin embargo el espíritu de tales frases tiene su fundamento en la práctica de rendir pleitesía, culto y/o holocaustos a Dios (todopoderoso) para obtener su indulgencia, apoyo divino, perdón.

Sin embargo,  esta cualidad  se exacerba en el sentido más burdo, cuando la práctica se dirige mezquinamente  con deseos individualistas y egoístas, por ende, en detrimento de beneficios que naturalmente y sin el acicate de esta práctica debería ser el sustento de otros; tanto en seguridad económica como social.

Todo individuo o colectivo que acuda a estas actividades refleja de hecho y potencialmente un grado elevado de inseguridad, dado a que si bien es cierto; ¡debe haber una buena relación en todo desarrollo demográfico! Las dadivas y no, emolumentos, infundados y mal planificados, generan por su improvisación, situaciones desmedidas que surtirán efectos negativos a futuro.

Más aun y, en vista de lo anterior, si estas dadivas se desprenden de un erario o riqueza correspondiente a un colectivo nacional, sin lugar a dudas y definitivamente, se puede catalogar como malversación  de fondos públicos.  Está  muy bien que las naciones, atendiendo a una innegable solidaridad, practiquen ayudas mutuas, empero estas deben estar canalizadas en función de solventar problemas que deberían necesariamente no presentarse en la propia nación cedente, de otra forma, sería absurdo y de muy mal ejemplo para la propia nación cedida.

Entonces, ¿con que propósito se hacen, por ejemplo, las donaciones del gobierno venezolano hacia otras naciones, indiscriminadamente, sin planificación ni fundamento? ¿Es que acaso haciendo las donaciones a otros países se van a resolver los propios problemas del país, que son muchas de las veces de la misma índole y vigentes?

El gobierno venezolano actual, le tiene miedo a la derrota histórica que tiene a sus espaldas, el sociólogo Francisco Coello, afirma que: ese temor se manifiesta en la constante insistencia de crear una milicia paralela a las fuerzas armadas nacionales, también dice que esa actitud es signo de inseguridad, se quiere sentir apoyado por un organismo fiel –con muy poca firmeza- que cumpla con las expectativas mezquinas y egoístas pero, más ególatras megalómanas respecto a pretender  mantenerse con el poder en sus manos indefinidamente. Es por esto que  utiliza las riquezas que no le pertenecen para obtener una indulgencia que se la ganaría gratis y eficazmente si su política absurda fuera en vez, más acertada.

Pero no, para el gobierno, burdo y necio, es más fácil tratar de ganar indulgencia con escapulario ajeno. En otras palabras, con la idea de obtener la bendición de Dios, el ladrón se roba un novillo y lo ofrece como  holocausto  al todo poderoso -¡Qué ironía!- ¿no les parece absurda?

Últimamente se descubrió mediante Wikileack, que: el gobierno de Venezuela dono fondos para la campaña electoral de Correa mediante la embajada de Ecuador en 2006.

 

Os ama

Joise.

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi