Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Lideres retrogradas (Tiranos, Dictadores)

“Los mejores gobernantes son apenas conocidos por sus vasallos; los siguientes mejores son amados y alabados; los siguientes son temidos; los siguientes despreciados: no tienen fe en sus vasallos, por tanto, sus vasallos tampoco tienen fe en ellos. (…)

 

El gobernante sabio controla sin autoridad, enseña sin palabras;  deja que todas las cosas asciendan y caigan, nutre, pero no interfiere, da sin pedirle, con ello  está satisfecho (….)  

 

Cuando el mejor gobernante alcanza su objetivo sus vasallos lo celebran como si fuese el objetivo de ellos mismos.” Lao Tse.

 

En relación a lo anterior planteado afirmo: Un líder no se Autoproclama, el pueblo lo reconoce y lo reclama. Líder, es aquel quien descartando su  prescindibilidad, el pueblo dice de él: a este lo hicimos nosotros.

 

Una dictadura  se define, en términos políticos, a aquellas naciones donde por razones pertinentes se ha delegado o habilitado, a sus gobernantes, el poder de emitir leyes según circunstancias emergentes, esto, con  el fin de solventar situaciones urgentes lo más rápido posible, razón por la cual, solventadas tales situaciones, tal poder gubernamental, no debería permanecer vigente un largo período, de todas formas debe ser perentorio a corto plazo. En tal sentido, aquellos a quienes se les ha otorgado este poder se les ha de denominar dictadores. Estas dictaduras, se contemplan, las mas de las veces en situaciones críticas: postguerras, catástrofes naturales, golpes de estado y o en  situaciones especiales donde se deba reparar  desajustes más que todo: económicos y sociales de corte calamitoso ej.: violencia desbordada.

 

Ejemplo de estos, la dictadura decimonónica de Venezuela, protagonizada por Simón Bolívar, a la que sabia y necesariamente renunció en el momento que concibió como prudente, para dar paso al gobierno democrático, fundamentado en una constitución legitima y representado por la acción de los tres poderes gubernamentales: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, donde cada uno trabajaría en función de supervisar el trabajo de los otros dos bajo una formula ética impoluta.

 

La diferencia entre Tiranía y Dictadura consiste en una consecución de la primera producto de la segunda en los términos de usurpación de los poderes, legislativos y judiciales por parte del poder ejecutivo como consecuencia de

 

1) habilitación de legislar indefinidamente

2) violación a los artículos constitucionales

3) autogolpe

 

Estas tres variantes se identifican todas en un solo termino, siendo que, quien ostenta el poder usurpa las leyes en función del beneficio peculiar y de quienes forman parte de camarillas operantes, afines (afectos) al gobernador usurpador, en otras palabras: se crea un ambiente acolito, de carácter sectorial, donde indudablemente el despotismo y nepotismo son  la constitución mas elevada de su estructura.

 

En esta clase de gobierno (Tiranía), proveniente de la dictadura, se funden lazos muy arraigados debido a negociaciones previas al ascenso del candidato al poder, bien sea por elecciones o por decisiones de juntas de gobiernos, o por otra índole -en el siglo XX se desarrollaron una veintena de estas por acciones revolucionarias comunistas de las cuales todavía quedan varias de ellas- de tal forma que las partes interesadas reclaman o exigen a quienes gobiernan, la injerencia  gubernamental, mediante la obtención de cargos político-administrativos (pase de factura) con intenciones de: antes que ayudar al gobierno hacer un  buen gobierno o por lo menos gobernar, enriquecerse con negocios particulares y mantenerse  afecto al poder.

 

De modo que: quienes gobiernan se enriquecen, mientras, quienes conforman la otra parte de la nación: el pueblo, el verdadero  colectivo,  la nación “común”,  las mas de las veces desapercibido por los primeros, transitan por los momentos y los espacios en franco detrimento económico, promovido y sustentado por una política propagandística donde el gobierno se presenta como benefactor con tendenciosidad patriarcal, de modo que como una especie de lavado de cerebro, el pueblo se convierte en sumiso y conformista aunque la realidad, en verdaderos términos los define como mártires de un gobierno tiránico y esclavista de corte dinástico o monárquico que supuestamente la burguesía debía haberlo erradicado en el siglo XVII.

 

Estos gobiernos tiránicos post modernos, actuales  y pasados han sido representados por individuos definidos sicológicamente como narcisistas malignos, poseídos de un ansia de poder y gloria patético, además de un deseo de enriquecimiento desorbitado, la mayoría de las veces solapados con un proceso, ideológico, religioso, nacionalista o simplemente dogmatico, pero siempre, con métodos  autoritarios donde los derechos  del individuo como: expresión y libre tránsito son violados y/o restringidos a su mínima expresión pero con una constancia indefinidita, sino, eliminados totalmente. Igualmente, el espíritu del soberano (los gobernados) se coloca a la inversa en  relación a la función del gobierno, este en vez de trabajar para el pueblo, el pueblo trabaja para él.

 

Existen casos de esta índole actualmente, en naciones tan deprimidas económicamente por efecto de las políticas utilizadas por determinados gobiernos,  donde se  hacen tratos internacionales de intercambio de rubros de consumo o exportación, y el aporte de estos gobierno (la materia prima) no es precisamente un bien inorgánico, es nada menos que gente (colaboradores, técnicos, asesores) a cambio de: petróleo, minerales, etc. Y por adición Dinero. ¿No es esto trata de blancas?

 

La violencia con que responden los déspotas tiranos, obedece a una obligación –aparte de su voluntad peculiar- pues, sus sátrapas les exigen compostura para defender sus inversiones, a estos lo menos que les importa es el beneficio que debe obtener el pueblo, empero si les importa suya imagen y las riquezas que les provee el poder; a costa de la pobreza de quienes los eligieron “el pueblo”, a quienes consideran su herramienta y que manipulan con un discurso demagógico casi siempre invocando un nacionalismo que no existe ni en sus mentes, ni en su espíritu y menos con hechos, los cuales siempre como ¡promesas! se quedan. Mantienen a la masa desinformada –mal informadas- para evitar sublevaciones y no tener que masacrar su herramienta,  son criminales tanto potenciales como de hecho, ya que motivados por las protestas reaccionan de la forma más brutal habida y por haber.

 

Ya tenemos actualmente el despertar de las conciencias en el  África, en el mundo árabe, hasta no hace mucho sumidos en menos que un tercer mundo de información aunado a la ausencia de desarrollo económico que nunca pasa de ser un incipiente crecimiento en casos esporádicos. Lo cual siempre achacan como culpables a terceros. Ahora  se está gestando desde varios años atrás por medio de la información electrónica un nuevo renacer de ideales genuinos, propios del individuo libre  sin las restricciones conferidas por quienes quieren callar al pueblo siempre oprimido mediante las armas, la violencia sicológica y  el confinamiento. Entonces,  no solo de pan vive el hombre, este necesita desarrollar sus inquietudes en un ambiente libre de imponencias, que desvalorizan su potencial intelectual, al contrario deberían todos los gobiernos corregir sus impotencias y votar en función de la democracia, el concurso político, en función de obtener una felicidad lo más cercano a lo absoluto posible, empero no siendo para unos, ni para muchos sino para todos, siempre considerando el derecho que tiene cada quien de libre desenvolvimiento, siempre en beneficio y sin detrimento del colectivo.

 

La otra cara de la moneda

 

No al despotismo, si al concurso democrático. ¡No habrá nunca un gobierno socialista donde no se construyan sus constituciones en base a una verdadera democracia participativa, en tanto que  si hay clases! Serian solo dos: 1) la que gobierna (sustitutiva) 2) la gobernada. Ambas condicionadas a que:  la gobernada es el caldo de cultivo de la que gobierna y a la vez constituida por los diferentes sectores económicos; alto medio y bajo, los cuales se han de distinguir por su desenvolvimiento autónomo respecto a la voluntad de producir mediante el trabajo. Por un lado en función particular y por el otro  en fomento del desarrollo colectivo, siempre, sin menoscabo de la participación individual  -el verdadero y natural espíritu humano- proporcionada y supervisada en pro del incentivo individual sin detrimento de  la justicia social, donde es imperativo el poder adquisitivo.

 

 En otras palabras, el que sabe producir dejarle producir, siempre en función de incrementar las fuentes de trabajo que necesita la nación  que le afecte, el que tiene ingenio proveerle de recursos mediante los organismos competentes, quien no tiene ingenio debe recibir el apoyo de las dos primeros ejemplos señalados: con el fomento de beneficios provenientes de esas fuentes de trabajos (asistencia social): educación para sus hijos, recursos sanitarios, hábitat, deportes y esparcimiento, etc. En suma la providencia de un salario justo en función de los alcances de quienes tienen la capacidad de trabajar, igualmente es menester la sincronización de recursos entre los productores (privados y públicos) en función de beneficencia pública, considerando la incapacidad productiva de sectores e individuos catastrados como tales.

 

Un buen gobierno es aquel que políticamente participa en función de trabajar para el pueblo que lo eligió, aquel que no se cree imprescindible, sino que lucha siempre por hacer el trabajo que le corresponde (poder ejecutivo), el que hace cumplir las leyes luego de ser concebidas por de la autonomía del poder legislativo y, que fundado en un poder judicial sano y fuerte genere justicia social equitativa, tanto a favor de quienes gobiernan como para el gobernado, es aquel que  tiene la capacidad de hacer sentir al ciudadano que se le respeta sus derechos  individuales otorgados en beneficio común.

 

Un mal gobierno, es ese que: en función de mantenerse en el poder, lo menos que hace es trabajar para el pueblo, en vez, promoviendo una inprescindibilidad irreal, enamora el pueblo con el descaro del hipócrita, abusando de la demagogia, creyendo  cínicamente en la ignorancia absoluta del pueblo al cual pretende mantener desinformado a su favor, donde –solapadamente- en tanto que, para evitar una posible debilidad física de su bodrio gubernamental, gasta los recursos que debe compartir en asistencia social y desarrollos urbanísticos en: armas,  pertrechos y entrenamientos, no para contrarrestar  a un enemigo foráneo siempre ficticio, sino para contrarrestar el reclamo de quienes –disidencia- algún día logran salvar el velo que les ha afectado durante esos  momentos  largos y aciagos que ha padecido, con  crueldad y violencia, dando a conocer sus verdaderas intenciones ante un pueblo oprimido y desarmado. Una verdadera lucha de clases. “Por cierto bien asimétrica”

 

Palabra clave: de Asimetría, “lucha asimétrica” definición chauvinista que utilizan los –hasta ahora-  seudo socialistas, pro comunistas, para determinar la situación  conflictiva entre los poseedores y no poseedores de recursos de producción.

 

Os ama

 

Joise

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom