lig tv izle
justin tv

Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Marzo, 2011

Las barbas en remojo

Podrían  entenderse o considerarse pertinentes, argumentos, cuando quien los refiere habla con honestidad, claridad: libre de situaciones embarazosas, y que cuyos contenidos no tenga la mas mínima posibilidad de revertirse en su contra, por ejemplo, sus objeciones respecto a lo que se aboca.

 

En toda institución seria,  para aceptar a un miembro, tomando en cuenta lo rancio de la empresa, prestigio y solides, no es para menos que le exijan certificados de honestidad, probidad y solvencias financieras, si es que de negocios lucrativos se trata y/o en su defecto  en puestos claves en cualquier organismo productivo. Es preciso ser verdaderamente cínico para defender y alentar críticas en contra de organizaciones serias que tengan como modo de evitar fraudes y acciones vandálicas en sus predios y desenvolvimientos, pedir referencias.

 

Un medio productivo es un ente de servicio al mundo humano, al hablar de producción me refiero a todo lo que hace mantener en números azules la economía general del mundo. Industrias pesadas, medianas, pequeñas, fábricas artesanales. Todo involucrado en el proceso ecológico, en fundamento al bienestar terrenal. En tanto que sus variables configuren un modelo sólido y fuerte donde las situaciones adversas se tornen expugnables. He ahí donde estriba la necesidad de  proveerse o requerir de certificados de buena conducta.

 

En tal sentido es aun más, aberrante considerar que los certificados de buena conducta, los requerimientos gremiales, y/o normas de organismos internacinales, son estúpidos, absurdos  y no usables. O sea, sin sentido, claro cuando al barbudo de al lado se le están quemando las barbas la propia debe ponerse en remojo

 

http://www.laverdad.com/detnotic.php?CodNotic=55198

 

Pero de nada debe preocuparse el aludido, pues su pueblo, sumiso, por demás, aunque muy noble y sabio, no va a reaccionar, desafortunadamente han tomado el papel de mártires, estoicamente,  es triste ver cómo como sus opresores, a cuenta gotas, les están dando la razón al resto del mundo. No en balde desde 1995 “el nuevo periodo” les ha hecho responder con mas astucia en busca de –ese- “la Historia me absolverá” tan deseado, 500.000 personas, empleados en diferentes puestos gubernamentales van a dejar de gozar de los privilegios del despotismo ilustrado a la caribeña; en los próximos meses, los huertos urbanos  han sido unas de las formulas pingues  adoptadas de igual modo para aliviar la carencia de recursos alimenticios y fomentar un desenvolvimiento  peculiar entre los ciudadanos, 52 presos políticos  irán al exilio, que ironía no pueden vivir en su propio país solo por pensar distinto al o los “dueño de la casa” –que triste-.

 

Volviendo a los certificados de conducta. Tal circunstancia, define a:  cual, quien y que se debe escoger como ente responsable del proceso  afectado; por ende, su complemento sería: cuando, como y porque. Lo contrario, en términos políticos; sería un “nepotismo” en otras palabras, escoger a dedo a quienes van a desempeñar cargos de relevancia absoluta en pro del supuesto bien común. Pero, ¿que común puede ser esa grosera diferencia de privilegios?

 

¿Es que acaso quienes conforman un colectivo deben ser clasificados por concupiscencia o por sumisión?

 

“Que el gato cace no es por diversión ni capricho, es un asunto ontológico” y el que tiene  la destreza suficiente para ser mejor cazador, por ningún motivo vuelca o debe volcar su poderío en contra de su especie, a menos que  sufra de  un síndrome esquizofrénico o sea un perverso de verdad, entonces, si esto es así, padece de un trastorno de conducta, por lo cual no está apto para desempeñar cargos que involucren el bienestar y la seguridad de quienes conforman el colectivo, en su defecto y necesariamente en legítima defensa propia.

 

Aun cuando el progreso de la civilización no ha logrado hacer un baremo exacto de comportamiento político en función de la economía colectiva y el  fundamento ecológico social, su más grande ingenio político es el sistema llamado “Democracia”, Aristóteles, Bolívar, lo determinan como el más perfecto y a la vez observan su debilidad por el despliegue de libertad que gozan los miembros del colectivo que conforman la nación afectado por tal sistema.

 

Para Platón, un Estado es como una familia y, debería desenvolverse como tal, la diferencia es el numero de sendos constituyentes. Eso no debería confundirse con los términos anacrónicos del patriarcado, pues, el mundo civilizado salvó los sistemas despóticos de otrora, definitivamente. En contra, de convertir en patriota a cuanto ser quiere apoderarse de bienes y almas de una nación. No, esos retrogradas, y recalcitrados patrioteros suelen ser como el “Avaro de Moliere” –lo veremos más abajo- con  la diferencia que además del las especies (dinero) lo que más aman es el poder y temiendo perder el segundo se forran de armaduras y serviles con esperanza de ser perennes en el mismo, siempre, en detrimento de alguien, de algo y de muchos.

 

Se debería saber que, cuando un negocio de determinado rubro abre sus puertas, en un circuito delimitado, lo negocios de la misma índole, desarrollan automáticamente un proceso de competencia, quienes tienen en su haber más recursos de venta de seguro obtendrán más ganancias, los demás seguro se verán apretados en los números, eso se convierte en una competencia asimétrica también automáticamente, pero no desleal, pues bien, de igual modo, cuando un sector de la nación por esta clase de necesidad planteada en el párrafo anterior recibe mejores salarios, vindicaciones y toda clase de emolumentos para mantenerse fieles al sistema, la otra parte inminentemente  pasa a padecer calamidades, aqui si hay d lealtades.

 

¡Parece, o es irónico! Marx, elogiaba el desenvolvimiento sindicalista de los obreros norteamericanos, su mayor obra: El Capital es un vivo reflejo de como este sistema económico funciona,  de lo cual poco le faltó si no fue solo la palabra, para llamarlo perfecto, sin embargo el maldito -por los comunistas- sistema  catalogado erróneamente como político, no ha podido ser sustituido por ningún otro sistema, es más, desde que se desarrolló el capitalismo, no ha existido otro sistema de mercadeo más que el antiguo trueque, Marx califica al capitalismo, con un chauvinismo romántico y sutil; como un tipo  sofisticado de trueque, dinero por cosas –dinero-cosas-más dinero- que se multiplica si se hacen las cosa como deben ser, en proporción geométrica. Para él, el problema radica en la plusvalía. Empero, Adam Smith  y mas contemporáneo Keynes, tenían en su haber acepciones que fomentaban, más que mejores  sueldos y distribución justa de las ganancias entres quienes producían y trabajaban, un empeño de vindicar al trabajador con beneficios sociales, ¿no es esto lo que hacen los comunistas?

 

Perdonen mi ignorancia pero me maravilla, como después de haber alabado a Engel, Marx, y otros que festejaron la historia respecto al desarrollo político de la humanidad donde sistemas por ejemplo feudalismo, burguesía –por cierto este ultimo desacreditado por el comunismo, siendo la emancipación del artesano- hayan sido desplazado por el sistema democrático, aun existan naciones donde impera el despotismo patriarcal, donde el derecho del ciudadano está limitado a la voluntad de quienes manejan el poder, firmemente nepotico y con evidente síntomas dinásticos.

 

Por último me refiero a aquellos quienes usualmente tienen como filosofía perversa:

 

-“las cosas no son de quien las tiene sino de quien las necesita”-

 

Que si se rascan es porque algo hay de escozor, tratar de justificar un comportamiento fuera de la ética y las normas, es como querer ser un delincuente con justificación. El ladrón no roba por que tiene hambre, el ladrón roba porque es ladrón, estar hambriento es otra cosa y, quien la padece, a lo mejor no tiene ni la moral ni la ética y menos la voluntad de apoderarse de la propiedad de otros, entonces apoyar Tiranías y sistemas políticos donde se le prive de la voluntad a un individuo de escoger su preferencia políticas, es apoyar la perversidad. Es como dejar que los demás sean malos para que suya maldad  pase desapercibida.

 

Escena octava en: “El Avaro” de Moliere donde Valerio trata de explicar a Elisa el comportamiento de su padre “Harpagón, el avaro” terco, necio,  tacaño sumamente egoísta, le plantea  una estrategia para luchar contra sus pretensiones respecto al casamiento forzado de  ella.

 

“(….) Herir de frente sus sentimientos sería estropearlo todo; hay ciertos espíritus con los que no hay que proceder sino oblicuamente , temperamentos enemigos de toda resistencia, naturalezas reacias a las que la verdad irrita, que se resisten siempre al recto camino de la razón, y a las que no se llega sino por rodeos a donde se las quiere conducir. Aparentad  que consentís en lo que desea, alcanzareis mejor vuestros fines y…”

 

Esta es la filosofía del acolito, sin embargo no dejan de tener razón puesto su interés más que de admiración por el líder que apoyan; es un interés particular, por lo que el tirano oyendo siempre lo que quiere oír no otra cosa y menos exhortativas; la historia pasa desapercibida entre sus manos. De modo que, la indulgencia que podrían obtener ante cualquier juicio, les vale poco por la cuantía de sus actos perversos, en tanto siempre habrá quienes asuman decisiones más drásticas y violentas en contra de ellos, Ej. La ONU.

 

Os ama

 

Joise

Sin categoría

Declaraciones Bizarras

En un artículo (22-11-2009, Brasil) de los que suele uno leer en horas de esparcimiento, y que a veces más bien producen espasmos, tuve la oportunidad de leer un reclamo que hacia una representante del actual gobierno de Uganda.

 

 Vease: http://www.estadao.com.br/noticias/internacional,uganda-reclama-de-declaracoes-de-chavez-sobre-ditador,470388,0.htm

 

La  portavoz del gobernante partido de Uganda (MNR) el Movimiento Nacional de Resistencia, Mary Karoro Okuut, dijo que “Amín no merece las alabanzas hechas por Chávez.”  Igualmente declaró que: “Cualquiera que diga que Amín era bueno, evidentemente, algo debe existir  de malo en esa persona. Amín era brutal, mató muchos ugandeses y obligó a miles al destierro. Luego reitera: Algo existe de mal en alguien que elogia Amín”.

 

Y no es para menos, para ese entonces el “Presidente comandante “Hugo Chávez”  tuvo el desacierto de vociferar, en un discurso, pronunciado el Viernes  20-11-2009, lo siguiente:   “si el anterior-dictador de  Uganda, Idi  Amín Dada (1925-2003), era tan brutal como los historiadores dicen” “Nosotros pensaríamos que él era un caníbal.” “se debe dudar de eso. Quizás ha sido un gran nacionalista, un patriota.”

 

Igualmente Tamale Mirundi, secretario de la presidencia de Uganda -para entonces- dijo: “Una de las víctimas del genocidio fue su propia mujer,  el pudo haber tenido muchas ideas buenas para Uganda, pero, la manera como asesinó a los opositores ugandeses no permiten que le califiquen como buen hombre.”  Ambos,  la portavoz: Karoro como el funcionario Mirundi, coinciden en que: Estas declaraciones son un ultraje para el pueblo ugandés.

 

Sin lugar a dudas el presidente trata de justificar la tendencia evidente de dictadura tiránica que metódicamente intenta imponer en nuestro país. A lo cual pretende con su adoctrinador y perverso discurso  acostumbrar al pueblo, a costa de su libertad y abusando de la  nobleza  que lo ha identificado  hasta ahora, aun cuando las condiciones políticas pasadas no hayan sido lo suficiente benéficas para el mismo.

 

Luego para colmo, le otorga una réplica de la espada de Bolívar al reconocido magnicida, Muamar Gadafi, donde se jacta de conocedor, explicándoles con lujo de detalles; las joyas que la misma posee, no obstante de fabricación española y de libre acceso para quien tenga suficiente dinero para comprarla, pero ese no es el caso, lo tránsfuga es la insolencia en contra del espíritu de nuestro libertador, a quien le “repugnaba” la dictadura y más aun la  tiranía,  de hecho, renuncia a la misma el 15 de febrero de 1819 en la fuente de nuestras constituciones  “El Congreso de Angostura”.

 

Ahora “el comandante” debe estar satisfecho, respecto a la sangrienta masacre que ha consolidado el tirano Gadafi con apoyo de sus sátrapas (nepotismo) en contra de la sublevación que se produjo entre Febrero y Marzo del presente año (actualmente).

 

Ahora bien, ¿Que podemos decir nosotros, el pueblo Latinoamericano de esto, imaginaos la espada de Bolívar cabalgando por América en las manos de un hombre como: Amín Dada o Muamar Gadafi?

 

Os ama

 

Joise

 

 

Sin categoría

Lideres retrogradas (Tiranos, Dictadores)

“Los mejores gobernantes son apenas conocidos por sus vasallos; los siguientes mejores son amados y alabados; los siguientes son temidos; los siguientes despreciados: no tienen fe en sus vasallos, por tanto, sus vasallos tampoco tienen fe en ellos. (…)

 

El gobernante sabio controla sin autoridad, enseña sin palabras;  deja que todas las cosas asciendan y caigan, nutre, pero no interfiere, da sin pedirle, con ello  está satisfecho (….)  

 

Cuando el mejor gobernante alcanza su objetivo sus vasallos lo celebran como si fuese el objetivo de ellos mismos.” Lao Tse.

 

En relación a lo anterior planteado afirmo: Un líder no se Autoproclama, el pueblo lo reconoce y lo reclama. Líder, es aquel quien descartando su  prescindibilidad, el pueblo dice de él: a este lo hicimos nosotros.

 

Una dictadura  se define, en términos políticos, a aquellas naciones donde por razones pertinentes se ha delegado o habilitado, a sus gobernantes, el poder de emitir leyes según circunstancias emergentes, esto, con  el fin de solventar situaciones urgentes lo más rápido posible, razón por la cual, solventadas tales situaciones, tal poder gubernamental, no debería permanecer vigente un largo período, de todas formas debe ser perentorio a corto plazo. En tal sentido, aquellos a quienes se les ha otorgado este poder se les ha de denominar dictadores. Estas dictaduras, se contemplan, las mas de las veces en situaciones críticas: postguerras, catástrofes naturales, golpes de estado y o en  situaciones especiales donde se deba reparar  desajustes más que todo: económicos y sociales de corte calamitoso ej.: violencia desbordada.

 

Ejemplo de estos, la dictadura decimonónica de Venezuela, protagonizada por Simón Bolívar, a la que sabia y necesariamente renunció en el momento que concibió como prudente, para dar paso al gobierno democrático, fundamentado en una constitución legitima y representado por la acción de los tres poderes gubernamentales: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, donde cada uno trabajaría en función de supervisar el trabajo de los otros dos bajo una formula ética impoluta.

 

La diferencia entre Tiranía y Dictadura consiste en una consecución de la primera producto de la segunda en los términos de usurpación de los poderes, legislativos y judiciales por parte del poder ejecutivo como consecuencia de

 

1) habilitación de legislar indefinidamente

2) violación a los artículos constitucionales

3) autogolpe

 

Estas tres variantes se identifican todas en un solo termino, siendo que, quien ostenta el poder usurpa las leyes en función del beneficio peculiar y de quienes forman parte de camarillas operantes, afines (afectos) al gobernador usurpador, en otras palabras: se crea un ambiente acolito, de carácter sectorial, donde indudablemente el despotismo y nepotismo son  la constitución mas elevada de su estructura.

 

En esta clase de gobierno (Tiranía), proveniente de la dictadura, se funden lazos muy arraigados debido a negociaciones previas al ascenso del candidato al poder, bien sea por elecciones o por decisiones de juntas de gobiernos, o por otra índole -en el siglo XX se desarrollaron una veintena de estas por acciones revolucionarias comunistas de las cuales todavía quedan varias de ellas- de tal forma que las partes interesadas reclaman o exigen a quienes gobiernan, la injerencia  gubernamental, mediante la obtención de cargos político-administrativos (pase de factura) con intenciones de: antes que ayudar al gobierno hacer un  buen gobierno o por lo menos gobernar, enriquecerse con negocios particulares y mantenerse  afecto al poder.

 

De modo que: quienes gobiernan se enriquecen, mientras, quienes conforman la otra parte de la nación: el pueblo, el verdadero  colectivo,  la nación “común”,  las mas de las veces desapercibido por los primeros, transitan por los momentos y los espacios en franco detrimento económico, promovido y sustentado por una política propagandística donde el gobierno se presenta como benefactor con tendenciosidad patriarcal, de modo que como una especie de lavado de cerebro, el pueblo se convierte en sumiso y conformista aunque la realidad, en verdaderos términos los define como mártires de un gobierno tiránico y esclavista de corte dinástico o monárquico que supuestamente la burguesía debía haberlo erradicado en el siglo XVII.

 

Estos gobiernos tiránicos post modernos, actuales  y pasados han sido representados por individuos definidos sicológicamente como narcisistas malignos, poseídos de un ansia de poder y gloria patético, además de un deseo de enriquecimiento desorbitado, la mayoría de las veces solapados con un proceso, ideológico, religioso, nacionalista o simplemente dogmatico, pero siempre, con métodos  autoritarios donde los derechos  del individuo como: expresión y libre tránsito son violados y/o restringidos a su mínima expresión pero con una constancia indefinidita, sino, eliminados totalmente. Igualmente, el espíritu del soberano (los gobernados) se coloca a la inversa en  relación a la función del gobierno, este en vez de trabajar para el pueblo, el pueblo trabaja para él.

 

Existen casos de esta índole actualmente, en naciones tan deprimidas económicamente por efecto de las políticas utilizadas por determinados gobiernos,  donde se  hacen tratos internacionales de intercambio de rubros de consumo o exportación, y el aporte de estos gobierno (la materia prima) no es precisamente un bien inorgánico, es nada menos que gente (colaboradores, técnicos, asesores) a cambio de: petróleo, minerales, etc. Y por adición Dinero. ¿No es esto trata de blancas?

 

La violencia con que responden los déspotas tiranos, obedece a una obligación –aparte de su voluntad peculiar- pues, sus sátrapas les exigen compostura para defender sus inversiones, a estos lo menos que les importa es el beneficio que debe obtener el pueblo, empero si les importa suya imagen y las riquezas que les provee el poder; a costa de la pobreza de quienes los eligieron “el pueblo”, a quienes consideran su herramienta y que manipulan con un discurso demagógico casi siempre invocando un nacionalismo que no existe ni en sus mentes, ni en su espíritu y menos con hechos, los cuales siempre como ¡promesas! se quedan. Mantienen a la masa desinformada –mal informadas- para evitar sublevaciones y no tener que masacrar su herramienta,  son criminales tanto potenciales como de hecho, ya que motivados por las protestas reaccionan de la forma más brutal habida y por haber.

 

Ya tenemos actualmente el despertar de las conciencias en el  África, en el mundo árabe, hasta no hace mucho sumidos en menos que un tercer mundo de información aunado a la ausencia de desarrollo económico que nunca pasa de ser un incipiente crecimiento en casos esporádicos. Lo cual siempre achacan como culpables a terceros. Ahora  se está gestando desde varios años atrás por medio de la información electrónica un nuevo renacer de ideales genuinos, propios del individuo libre  sin las restricciones conferidas por quienes quieren callar al pueblo siempre oprimido mediante las armas, la violencia sicológica y  el confinamiento. Entonces,  no solo de pan vive el hombre, este necesita desarrollar sus inquietudes en un ambiente libre de imponencias, que desvalorizan su potencial intelectual, al contrario deberían todos los gobiernos corregir sus impotencias y votar en función de la democracia, el concurso político, en función de obtener una felicidad lo más cercano a lo absoluto posible, empero no siendo para unos, ni para muchos sino para todos, siempre considerando el derecho que tiene cada quien de libre desenvolvimiento, siempre en beneficio y sin detrimento del colectivo.

 

La otra cara de la moneda

 

No al despotismo, si al concurso democrático. ¡No habrá nunca un gobierno socialista donde no se construyan sus constituciones en base a una verdadera democracia participativa, en tanto que  si hay clases! Serian solo dos: 1) la que gobierna (sustitutiva) 2) la gobernada. Ambas condicionadas a que:  la gobernada es el caldo de cultivo de la que gobierna y a la vez constituida por los diferentes sectores económicos; alto medio y bajo, los cuales se han de distinguir por su desenvolvimiento autónomo respecto a la voluntad de producir mediante el trabajo. Por un lado en función particular y por el otro  en fomento del desarrollo colectivo, siempre, sin menoscabo de la participación individual  -el verdadero y natural espíritu humano- proporcionada y supervisada en pro del incentivo individual sin detrimento de  la justicia social, donde es imperativo el poder adquisitivo.

 

 En otras palabras, el que sabe producir dejarle producir, siempre en función de incrementar las fuentes de trabajo que necesita la nación  que le afecte, el que tiene ingenio proveerle de recursos mediante los organismos competentes, quien no tiene ingenio debe recibir el apoyo de las dos primeros ejemplos señalados: con el fomento de beneficios provenientes de esas fuentes de trabajos (asistencia social): educación para sus hijos, recursos sanitarios, hábitat, deportes y esparcimiento, etc. En suma la providencia de un salario justo en función de los alcances de quienes tienen la capacidad de trabajar, igualmente es menester la sincronización de recursos entre los productores (privados y públicos) en función de beneficencia pública, considerando la incapacidad productiva de sectores e individuos catastrados como tales.

 

Un buen gobierno es aquel que políticamente participa en función de trabajar para el pueblo que lo eligió, aquel que no se cree imprescindible, sino que lucha siempre por hacer el trabajo que le corresponde (poder ejecutivo), el que hace cumplir las leyes luego de ser concebidas por de la autonomía del poder legislativo y, que fundado en un poder judicial sano y fuerte genere justicia social equitativa, tanto a favor de quienes gobiernan como para el gobernado, es aquel que  tiene la capacidad de hacer sentir al ciudadano que se le respeta sus derechos  individuales otorgados en beneficio común.

 

Un mal gobierno, es ese que: en función de mantenerse en el poder, lo menos que hace es trabajar para el pueblo, en vez, promoviendo una inprescindibilidad irreal, enamora el pueblo con el descaro del hipócrita, abusando de la demagogia, creyendo  cínicamente en la ignorancia absoluta del pueblo al cual pretende mantener desinformado a su favor, donde –solapadamente- en tanto que, para evitar una posible debilidad física de su bodrio gubernamental, gasta los recursos que debe compartir en asistencia social y desarrollos urbanísticos en: armas,  pertrechos y entrenamientos, no para contrarrestar  a un enemigo foráneo siempre ficticio, sino para contrarrestar el reclamo de quienes –disidencia- algún día logran salvar el velo que les ha afectado durante esos  momentos  largos y aciagos que ha padecido, con  crueldad y violencia, dando a conocer sus verdaderas intenciones ante un pueblo oprimido y desarmado. Una verdadera lucha de clases. “Por cierto bien asimétrica”

 

Palabra clave: de Asimetría, “lucha asimétrica” definición chauvinista que utilizan los –hasta ahora-  seudo socialistas, pro comunistas, para determinar la situación  conflictiva entre los poseedores y no poseedores de recursos de producción.

 

Os ama

 

Joise

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda