Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Enero, 2011

¡Carta a una compatriota de verdad!

En ocasión de concebir un articulo con una sublime esperanza y deseo a la vez, de aportar mediante la obra metafísica, nuestra ilustre comunicadora Carolina Branger escribió un artículo del que tomé este párrafo y, al cual hice un comentario; que ahora llamo: ¡Carta a una compatriota!.

Cita:

“Todos los años y en esta misma época, escribo un artículo en el que imito la sana costumbre que tienen los italianos de votar por la ventana todo lo que no les sirve el último día del año, para comenzar el año con la casa limpia. Pero aquí no ha sido suficiente botar por la ventana las cosas de las que quiero deshacerme, pues han vuelto a entrar a la casa de alguna manera. Por eso este año, en vez de botarlas por la ventana, las voy a mandar a Ganímedes.

De manera que para Ganímedes se van: todos los dictadores, caudillos, autócratas, déspotas y tiranos y a todos sus cómplices, felicitadores, secuaces y colaboradores. Y sus focas también.

Los legisladores que elaboran y aprueban leyes anticonstitucionales, que no solo cercenan derechos y libertades, sino que también van en contra de la voluntad de la mayoría expresada en elecciones populares.

Para Ganímedes también van las leyes redactadas y aprobadas por ellos, y los sistemas “blindados” de cualquier atisbo de disidencia.”

La carta:

Querida Carolina, perdonad mi atrevimiento, en tanto de incursionar en vuestro blog, empero el motivo que me impulsa a intervenir es la preclara valentía que ostentáis, de lo cual, me siento orgulloso por ser vuestro compatriota, aun cuando el termino se pudiera ver opacado por la forma que otros también lo utilizan debo elegir -o más bien afirmar-que, nuestra forma si es noble y valiente, tranparente y sincera.

He sido siempre un seguidor de vuestras mociones y críticas en contra del bodrio político con tendencia despótica que se está desarrollando en Venezuela por lo cual me siento triste y preocupado, aun mas indignado, pero, no derrotado, no así. Como muchos compatriotas, también de nuestra índole, he de apoyar toda gestión que, con la fuerza de la razón y el buen juicio harán doblegar las pretensiones de los tiranos a costa de lo que sea.

Es pues, nuestra arma, la pluma y la voluntad, más poderosas que cualquier bala y cadena, las que coadyuvarán a nuestro pueblo a salir de este trance maligno y aciago momento, por tanto, además de los lectores e intelectuales que acudimos a las sabias palabras de los ilustres, debemos hacer llegar a las esferas mas desinformadas, no con la discriminación de clases marxistas-leninistas, sino, a esos que por muchos factores se les impide tener acceso a la información veras y certera, por mi parte siempre llevare vuestro mensaje al desinformado o engañado más cercano. Siempre, en función del fortalecimiento de la democracia venezolana.
Felicitaciones y, paz para vuestro año nuevo son mis mas sinceros deseos

Os ama

Sin categoría

Una esperanza efímera, “una ilusión”

           Ningún gobierno, de ninguna especie, ni tipo, impulsa y –menos por cuenta propia aun  cuando sus líderes lo manifiesten , con palabras- estima necesario que el pueblo a quien rige; se desarrolle en función del  beneficio social de forma, integra, solida y segura, sin el acicate de la presión (reclamos, protestas, huelgas, rebeliones). Debido a que: Siempre temen que el pueblo se haga demasiado fuerte, poderoso, hasta el punto de destituirlo, tanto por la vía pacifica como por la vía violenta. Por tal motivo nacen, se crean, aparecen: los parlamentos, asambleas y concejos, donde “participe el pueblo”, mediante entes individuales que les represente.

 

         Todo desarrollo habido hasta ahora en el desenvolvimiento civilizado ha sido producto de la iniciativa ciudadana impulsada por el deseo: más que de progreso, de facilitar el trabajo que le otorga satisfacer sus más primarias necesidades.

 

        En tal sentido, debo insistir que: en vez de la escases;  la necesidad de alimentarse, protegerse de la intemperie, luchar contra enfermedades y, hasta  luchar en contra de la adversidad  entre la misma especie, ha obligado a  al individuo humano a desarrollar con más urgencia la característica que lo distingue de los demás seres de la tierra, la inteligencia,  “la capacidad  de transformar con la mente y la mano, la naturaleza”. Sin embargo, esta capacidad, aun cuando se presenta única, exclusiva y de igual grado entre los individuos de la especie, no es utilizada de la misma forma, modo ni intensidad por cada uno de ellos. Es por este particular “desempeño o actitud” del hombre, que se ha venido desarrollando las diferencias sociales, y no por la  perversidad que en menor grado, en comparación con su espíritu filantrópico ostenta el mismo.

 

        En esta parte anterior, cuando hablo de escases, quiero que quede claro que, la misma se produce por causas sujetas a varias condiciones, siendo estas, además del orden geográfico y ecológico, también de orden vivencial o productivo, en otras palabras, la tierra misma provee de alimentos, los cuales, de diversas clases y características -proteínas, minerales, vitaminas, carbohidratos- sustentan las energías perdidas por el individuo en relación a sus actividades, sin embargo, con el crecimiento de la población, esta providencia se va haciendo cada vez mas asimétrica –mas individuos, insuficiencia de alimentos- de modo que para evitar un inminente  desabastecimiento -que, de seguro, el conocimiento adquirido de otrora, ha demostrado-  presenta  la necesidad de desarrollar mecanismos de producción que aseguren ese abastecimiento, en función de no padecer de hambre, morir de frio etc.

 

        Según lo anterior, estamos en presencia de  una necesidad  insoslayable e ineludible para no perecer, esta actitud es precisamente la que representa el espíritu filantrópico del hombre basado en la piedad (moral si se quiere), más que instinto de sobrevivencia, un espíritu de solidaridad con la especie por sobre las demás, sin deja de entender que, las demás especies también tienen derechos –por decirlo así- sobre la tierra. Espíritu único y especial del individuo humano.

 

        En otras especies Ej. La felina, específicamente Leónidas, algunas veces temiendo una posible súper población debido a la constante y prolífica actividad copulativa, los machos adultos matan y comen a los cachorros que consideran en superávit, este es su modo de regular el nivel ecológico respecto al abastecimiento de alimentos. Si, es verdad, tienen capacidad de “regular” la naturaleza pero no de transformarla.

 

        Por esta necesidad universal, ancestralmente, se ha creado el trabajo mancomunado (comunismo antiguo o prehistórico. Marx), la aplicación de este sistema de producir incluyendo lo misceláneo –valga el termino- deportes, entretenimientos, entrenamientos para  diversas tareas, tanto en  las horas de sosiego, con otras especificas para tales eventos, han creado lo que ahora se llama “cultura”.

 

        Cultivar para cosechar, en otras palabras, trabajar ahora para no sufrir después. Esto, diacrónico, ha sido la característica secular del individuo y la civilización a través de la historia (trascendencia). 

 

        Es por ello que difiero de Proudhon, respecto a: “la propiedad es un robo”. Porque, si bien es verdad que “la tierra no es de nadie”  en tanto que las plantas, los animales y todos los humanos y seres que la habitan tienen derecho sobre ella. También es cierto que cada quien tiene derecho a un topo para guarecerse y guarecer a los suyos de la intemperie y del hambre. Considerad una planta centenaria al momento de beneficiarla con la tala para pasar a ser parte de la cotidianidad del hombre, una mesa, una cama, sillas, etc. ella muere pero el hombre sigue viviendo. Quitadle  el cobijo al hombre, su casa, su comida, a quien va a beneficiar sino al egoísmo de otro, más poderoso y cruel o, a otro despreocupado y apático acostumbrado a la benevolencia de otros  afectos. ¿En qué punto quedaría la voluntad de producir, si se les traban las puertas a aquellos que tienen el deseo de trabajar, tanto en función peculiar como colectiva?

 

        Es una cuestión de ética, por ello comparto con Fichte en relación  a que el individuo debe ostentar la propiedad de acuerdo a la voluntad de producir y no en función de generar una posición ecuánime relacionado a un sesgo antes que filantrópico, altruista, que promulgan determinados sistemas que no valoran definitivamente la iniciativa peculiar o individual, mal llamada privada.

 

        La iniciativa individual, trabaja para el colectivo –tomando un término de la física (naturaleza)- por inercia (la mano invisible de Adams). El colectivo reconoce el impulso creativo de quienes dedican momentos de su vida cotidiana en producir, bien sea, bienes de consumo o de servicio, de modo que, pronto, al ver las ventajas que ofrece la capacidad, habilidad y talento de quien utilizó su inteligencia para crear bien, decidirán seguirlo, entonces, el ingenioso o virtuoso, se verá rodeado de aquellos que quieren participar en el modo de producción, y no a la inversa, lo otro seria la mezquindad de quienes cegados por bajas pasiones y miserias que afectan a un sector de la especie humana, no reconozcan tal virtud y en vez ataquen tal iniciativa. O, conspiren en sus proyectos de forma que lo que bien funcionaria se note todo lo contrario –esto  me recuerda a: “El Alquimista” Paolo Coelho.

 

        Para que los gobiernos  generen  buenos resultados en función del beneficio público, más que alianza, debe concretar proyectos con el concurso de la inversión de organismos  individuales, promover igualmente la expansión de la maquinaria productiva que, por reales intereses del estado y no de gobiernos, deben ser fiscalizadas y  administradas por entes del Estado. En este sentido, debe, igualmente proveerse de un sistema de seguridad jurídica con el fin de asegurar la estabilidad de la inversión de propietarios de bienes de producción, mantener un sistema arancelario y fiscal respecto a la inversión foránea  y local que invite,  en vez de repulsar a invertir, que fomente la inversión, siempre considerando la buena pro en función social y del desarrollo sano del empleo seguro para la ciudadanía. Igualmente promover la asistencia social con el concurso y la participación de aquellas empresas  poderosas en un porcentaje justo y tolerable, apoyado con la inversión de los entes ministeriales del Edo. Bien en especie como en moneda, por tanto, asegurar el acceso de estos bienes de servicio social al más del común, sin observar clases ni ningún tipo de discriminación.

 

        La educación, la salud, son prioridades que las que deben gozar los integrantes de un colectivo, empero la libertad de expresarse, de circular dentro y fuera de su país, libremente y, obtener un buen sueldo o salario por el trabajo desempeñado,  son también vindicaciones, derechos sociales que el hombre común debe gozar. Queda tácita, la voluntad natural de desempeño individual, otro factor que altera toda constitución social, en la medida de su actitud y aptitud antes que lo posible y cotidiano (siempre habrá “alguna clase de pobreza”.  De lo contrario, pensar que se puede vivir feliz, dignamente,  en el ámbito civilizado, sin esas vindicaciones sociales es:

 

Una esperanza efímera. Una ilusión. (Existencialismo)

 

Los gobiernos, en vez de erradicar la pobreza, la mantienen, esa es su barita mágica, el combustible de esa barita: la dadiva, el producto: crear imagen = Altruismo, fin: Poder. La antítesis: Filantropía (amor al pueblo).

 

Os ama

 

Joise        

 

         

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin categoría

Isaías (יְשַׁעְיָה) Yeshayaáh, Jehová es la salvación ¿Profecía, Historia o Filosofía?

Aunque no comparto el contexto, creí necesario exponer, la etimología del nombre del sabio mayor con Job, de la Biblia.

No es religión, lo que me impulsa a escribir estas pocas letras, sino, la historia escrita y sabia en los Poemas de la Biblia, a la cual el hombre con su ancestral deseo de llegar a la perfección, sacraliza, con certeza en la solución de sus avatares, imperfecciones, miserias, mediante la aplicación de medidas, reglas y normas que en virtud profiláctica fomentan la ética por sobre las más aberrantes de las inquietudes humanas, las cuales ¡no desconoce!

Isaias, de índole noble, me recuerda al moderno Moliere, detestaba la miseria de su estirpe y denunciaba con elevada sabiduría, los peligros que acechaba a la humanidad, al mundo que le afectaba, sobre todo, por efecto de los desmanes propios de los perversos al ostentar el poder.

Profesa sin embargo, ¡lo estamos viendo! La ascensión de la mujer en cargos públicos: presidencias, ministerios, alcaldesas, gobernadoras, Aptitud que sin lugar a dudas, la mujer ha tenido ancestralmente, también ha existido “El matriarcado” –en  contra del poder del más fuerte- luego se torna acolita al patriarcado, al punto de habilitada solamente al gineceo (por lo menos entre los griegos), actualmente hay ejemplos patéticos. Ahora el puesto de la mujer –en muchos países- en el mundo, emergió, se incorporo como el Ave Zénit ante la injusticia (no del sexo masculino) sino del mundo ignorante y desubicado del frontis de la naturaleza y su determinio universal. Debo manifestaros que no profeso, apoyo machista, ni sufro de algún bacilo discriminante, menos en contra de la mujer, no obstante como cualquier mortal tengo derecho a criticar y ejercer mi libertad de expresión lo más desapasionadamente posible.

En tal sentido, parafrasearé de un artículo de la prensa de mí coterráneo, ex alcalde de Maracaibo, Fernando Chumaceiro lo siguiente:

“Hay quienes le deben el poder no a sus virtudes, sino a los defectos, errores y debilidades de sus antecesores. El problema es que no lo saben y terminan creyendo que fueron  sus propios méritos los que los llevaron a ejercer el poder que circunstancias ajenas a sus virtudes -por demás inexistentes- pusieron en sus manos.”[1]

Eso ha pasado en muchos países de nuestra América, incluyendo Venezuela, por ello buscando formulas más Justas, han escogido a mujeres con entereza y valor igualmente confiando en la valentía y el buen juicio, como madre conoce a sus hijos en contra de la posible “soberbia del hombre”, prueba de ello: Bachellet, Kichner y ahora últimamente: Dilma Roussef –permítanme omitir opiniones de gestión- quien afirmó sabiamente:

“Ratifico mi compromiso al respeto de las libertades de prensa libre y de expresión” porque “prefiero el ruido de la prensa libre que el silencio de las dictaduras”[2]

Ahora analicen el siguiente verso de Isaías:

Juicio y redención de Jerusalén:

“Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda.”[3]

“Y les pondré jóvenes por príncipes, y muchachos serán sus señores. En otras palabras : “Les pondré como jefes a imberbes y petulantes para que los manden.”[4]

Empero, el siguiente párrafo es el que encierra la parte dialéctica del tema: tenemos un problema –la ingobernabilidad- grave, ¡los hombres pervertidos y corruptos no han podido gobernar con justicia y paz! Pues bien, démosle el cargo a una mujer.

 “Y el pueblo se hará violencia unos a otros, cada cual contra su vecino; el joven se levantará contra el anciano, y el villano contra el noble.”[5]

“Cuando alguno tomare de la mano a su hermano, de la familia de su padre, y le dijere: Tú tienes vestido, tú serás nuestro príncipe, y toma en tus manos esta ruina; Dicho de otro modo: “Pues cada cual querrá obligar al otro o a su mismo hermano, diciéndole: Tú tienes una manta, ¿por qué no aceptas ser nuestro jefe y nos sacas así de esta ruina?”[6]

He ahí la formula hipótesis-tesis-antítesis-solución: y se queda grabada en la historia para ejemplo de la humanidad:

“Los opresores de mi pueblo son muchachos, y mujeres se enseñorearon de él. Pueblo mío, los que te guían te engañan, y tuercen el curso de tus caminos.” O sea, “Oh, pueblo mío!, chiquillos lo oprimen y mujeres lo gobiernan.”[7]

Queridos lectores ¿no veis en el análisis de Isaías un problema político arraigado en la indolencia de entes perversas, que, aunque basado en un precepto teológico, otorga al mundo una advertencia, una guía, difunde sin más la ética, el cuidado y la prudencia que deben preservar tanto el que gobierna como el gobernado? Son casos de la vida real ¡que sucedieron y siguen sucediendo! Antes que cualquier sesgo dogmatico, esta la veracidad de la historia, la cual por muchos es confundida con la interpretación de los momentos críticos del hombre y su atisbo de sublimidad infundada. En vez, es: el conocimiento de la verdad documentada y resguardada por quienes tuvieron en su haber los avatares del momento y los espacios de las épocas que les toco vivir y por ende analizar. Y, ¿por qué no? Fríamente y sin –a su modo- pasión  pero con sabiduría.

Por último tengo esto, pero antes: Quiero que recordéis que pienso: “no se necesita religión para amar al prójimo”  ¡No obstante creer en la divina providencia! Cito:

“Voy a castigar a todo el mundo por su maldad y a los impíos por sus crímenes; acabaré con el orgullo de la clase alta y humillaré la soberbia de los dictadores.[8]

Ojala esto último se haga realidad, por lo menos con Hitler y Pinochet a medias, fue así, ahora faltan los otros, que aún quedan. ¿Quien castiga es Dios según la religión? ¡la historia también castiga mediante la inteligencia –la mente y la mano del hombre- entonces la historia es Dios!

¡La historia los castigara! “Que así sea” dicho de otro modo: Amen.

Os ama

Joise


[1] Diario La verdad, sección de opinión, 29-12-2010, Maracaibo.

[2] Diario La verdad, sección de política, 01-12-2011, Maracaibo.

[3] Isaías, cap. 1- 1:23

[4] Ibíd. Cap. 3- 3:4

[5] Ibíd. Cap. 3- 3:6

[6] Ibíd. Cap. 3- 3:6

[7] Ibíd. Cap. 3- 3:12

[8] Ibíd. 13 – 13:11

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda