Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

El Hierro y el Bronce, Platón

El desconocimiento de la historia y con ello la desinformación antropológica hace al individuo vigente, aceptar como reales, veraces y valederas, a doctrinas, hipótesis y costumbres peculiares como las formas de comportamiento que debe asumir para conformar una actualidad tanto local como parcial y no universal, principalmente; en función de concebir un status quo supuestamente acertado. Sin embargo tal idea se hace variopinta motivado al elemento geográfico y ecológico, que, igualmente, es influida por la cosmología respecto al volumen de etnias que comulgan de la estructura urbana en estudio o circunscrita. Esta situación se refleja en la educación y la economía, en otras palabras la cultura de los pueblos. En tal sentido he señalado las enseñanzas que los clásicos de nuestra cultura proponen en sus mociones para resolver el problema de la ignorancia. El error más elevado estriba en la detracción que han recibido muchos de los pensadores de la Grecia antigua sin considerar que “lo material cambia pero el espíritu queda”. Esto es : creer que ellos, los antiguos no tienen autoridad suficiente para ser tomados en cuenta como paradigmas de la educación por factores cronológicos respecto a las necesidades y modos de producir.

Es por este motivo que me aboco ante Uds. Con estas letras en el sentido de promover la no desvalorización de la filosofía en función de la educación, por cuanto, la necesidad de conocer y de dar conocimiento, no es igual al deseo de alimentarse, ni de hacer heces u orinar –necesidades fisiológicas- sino de un profundo deseo de vivir mejor, de ser mejor tanto para sí mismo como para la sociedad, en esto va implícito fomentar soluciones e ideas que muy bien se pueden adaptar a las épocas y eras, en otras palabras, hacerlas contemporáneas (transpolacion de ideas). Para esto debemos aceptar lo antes expuesto respecto al espíritu de superación que el mundo inteligible del hombre toma como teleología.

En tal sentido ¿Quién puede negar la disposición moral de “Ética a Nicómaco libro X” de Aristóteles (384-322 A.C)? ¿desde allá hasta aquí ha cambiado en el espíritu humano respecto a la envidia, la hipocresía y el egoísmo, el ansia de poder de los megalómanos, la demagogia, la pereza? ¿es que ya no existen estas pasiones perversas? ¡Que en mayor y menor grado subsisten en la mente del individuo común!

Por tal motivo, propongo ante vosotros la idea de una intelectual contemporánea a la cual alabo por su preclara acepción de lo que es la educación según Platón.

Ella es una profesional de la educación: Lic. Laura M. Banchio y, afirma:

Cito:

“La educación es vocación para quien ha sido educado, es un llamado que exige renuncia y que no se acepta buscando placer u honor sino soportando las molestias en pos de la superación social de la ignorancia.”

“Platón inicia el libro séptimo de La república relatando una historia imaginaria con el fin de clarificar qué es la educación.” La misma se conoce como “mito de la caverna” o “alegoría de la caverna”.

La alegoría de la caverna

Un grupo de hombres vive dentro de una caverna. Los separa del mundo exterior un camino escarpado. Ellos, que nunca lo han visto, toman a las sombras por realidad, viviendo así en el error y el engaño. Están tan convencidos de ello que educarlos, es decir, ayudarlos a transitar el camino hacia el exterior, se torna muy difícil. Si a un hombre que vive en la caverna de la ignorancia “se lo obliga a mirar la luz misma del fuego, ¿no herirá ésta sus ojos?” (Platón 1988). El aprendizaje es doloroso. Se necesita esfuerzo para superar las opiniones cotidianas y elevarse a lo que verdaderamente es. Sin embargo, la recompensa vale el esfuerzo: “Si [quien ha salido de la caverna] recordara la antigua morada y el saber que allí se tiene, y pensara en sus compañeros de esclavitud, ¿no crees que se consideraría dichoso en el cambio y se compadecería de ellos?”

Fin de la cita

 

Este mito, con el del “caballo alado en Fedro” destaca la importancia de las pasiones que, de ser conducidas por la razón, pueden llevar al hombre a vivir según su condición divina, y, de ser indisciplinadas, pueden impedir al hombre su realización. Se percibe así el riesgo de una formación que descuide las pasiones, que las deje crecer, hacerse fuertes y desordenadas. Un caballo así crecido y mal educado se torna difícil de conducir y, en vez de servir a los fines de la razón, lleva al hombre a perderse en sus caminos caprichosos y carentes de destino.

El bronce y el hierro, la mimesis de la dictadura del proletariado.

El Estado posee, al igual que el alma individual, tres partes constitutivas:

• La concupiscible, integrada por los productores, los mercaderes y los comerciantes;

• La irascible, integrada por los hombres de armas; y

• La racional, compuesta por los filósofos.

Platón recurre a la siguiente fábula para explicar por qué esto es así:

“El dios que nos ha formado ha hecho entrar el oro en la composición de aquellos que están destinados a gobernar a los demás, y así son los más preciosos.”

“Mezcló plata en la formación de los guerreros, y hierro y bronce en la de los labradores y demás artesanos. Como tenéis todos un origen común, tendréis, por lo ordinario, hijos que se os parezcan; pero podrá suceder que un ciudadano de la raza de oro tenga un hijo de la raza de plata, que otro de la raza de plata dé a luz un hijo de la raza de oro, y que lo mismo suceda respecto a las demás razas.”

“Ahora bien, este dios previene, principalmente a los magistrados, que se fijen sobre todo en el metal del que se compone el alma de cada niño. Y si sus propios hijos tienen una mezcla de hierro o de bronce, no quiere que se les dispense ninguna gracia, sino que les releguen al estado que les convienen, sea al de artesano, sea al de labrador.”

Quiere, igualmente, que si estos últimos tienen hijos en quienes se muestran el oro o la plata, se los eduque a los de la plata en la condición de guerreros, y a los del oro, en la dignidad de magistrados, porque hay un oráculo que dice que perecerá la república cuando sea gobernada por el hierro o por el bronce.”

Opuesto a Nietzsche y otro mas contemporáneos.

Según su opinión, los educadores (al utilizar la poesía como parte de la educación) deben descartarse todas aquellas fábulas que presenten a los dioses y a los héroes (actualmente iconos doctrinales) como seres gobernados por pasiones desenfrenadas, capaces de matar por venganza, de ser infieles, de mentir para sacar provecho, de traicionar a sus amigos.

“No quiero que se diga en presencia de un joven que un tirano, cometiendo los más grandes crímenes y hasta vengándose cruelmente de su mismo padre por las injurias que de él hubiera recibido, no hace nada de extraordinario, ni nada de que los primeros y más grandes dioses no hayan dado el ejemplo […] y si queremos que los defensores de nuestra república tengan horror a las disensiones y discordias, tampoco les hablaremos de los combates de los dioses, ni de los lazos que se tendían unos a otros; además de que no es cierto todo esto.” [1]

Los poetas han de sujetarse a las normas que les dicta el Estado, que a su vez, por ser un Estado justo, sigue los preceptos de la razón. No dirán por tanto en sus obras sino que Dios es como es, esencialmente bueno, recto y veraz.

En contra de la demagogia y el sofisma, por ejemplo invitar al conformismo aceptando la pobreza afirma:

“Los poetas y los autores de fábulas se engañan gravemente con relación a los hombres cuando afirman que los malos son dichosos en su mayor parte y los hombres de bien desgraciados, que la injusticia es útil en tanto que permanece oculta y, por el contrario, que la justicia es dañosa al que la práctica y útil a los demás.” Respecto a la salud de los ciudadanos especialmente a los defensores del Estado los cuales deben ser educados desde la niñez acepta:

El alimento es para el cuerpo y no para los sentidos.

“En un Estado donde reina el desorden y las enfermedades no tardarán en hacerse necesarios los tribunales y los hospitales […] ¿y no es vergonzoso acudir sin cesar al médico, no en caso de heridas o de cualquier enfermedad producida por la estación, sino por tener el cuerpo lleno de humores, como los pantanos, a causa de una vida muelle.” [2]

Si el hombre lleva una vida sana, conforme a la razón y a la medida, la enfermedad lo visitará poco y él visitará poco al médico, sólo en caso de necesidad. Si el hombre lleva una vida desordenada, desmesurada y dada a los placeres, los médicos y el Estado deberán ocuparse constantemente de él, y esto no sería justo.

“Por consiguiente, establecerás en nuestra república una medicina y una jurisprudencia que sean como acabamos de decir, y que se limiten al cuidado de los que han recibido de la naturaleza un cuerpo sano y un alma bella. En cuanto a aquellos cuyo cuerpo está mal constituido, se los dejará morir, y se castigará con la muerte a aquellos cuya alma es naturalmente mala e incorregible.”[3]

Tanto la música como la gimnasia tienen por fin educar el alma. La primera aporta suavidad, cortesía y dignidad, y la segunda valentía y fuerza.

“Los dioses han hecho a los hombres el presente de la música y de la gimnasia, no con el objeto de cultivar el alma y el cuerpo (porque si este último saca alguna ventaja, es sólo indirectamente), sino para cultivar el alma sola y perfeccionar en ella la sabiduría y el valor.”[4]

La educación en la música y la gimnasia debe alcanzar no sólo al varón sino también a la mujer. La igualdad de los sexos es resaltada con fuerza en La república.

“Será preciso, por tanto, hacer que las mujeres se consagren al estudio de estas dos artes, formarlas para la guerra, tratarlas en todo como a los hombres.”[5]

En contra de los desordenes de conducta, renegados, rebeldes sin causa, déspotas, demagogos concibe: Los guardianes del Estado serán hombres fuertes y poderosos, y si sus apetitos se desordenan podrían transformarse en tiranos.

“Estos hombres, así pervertidos, son los que causan los mayores males al Estado y a los particulares, y los que, por el contrario, cando cambian de dirección en buen sentido, producen los mayores bienes.” [6]

La educación recibida mediante la música y la gimnasia viene a prevenir este riesgo, pero no es suficiente. Otras normas de vida deben ser enseñadas a estos hombres encargados de proteger y guiar a la polis.

En conclusión, desconocer la importancia de la filosofía Clásica, en función de la educación es desconocer la verdad espiritual del individuo humano, tanto Sócrates, Aristóteles y muchos más, antes y después de los nombrados, descubrieron, la debilidad de la materia en comparación con la fortaleza del espíritu, esto se traduce en: superarse para vivir mejor o ser mejores, en otras palabras, educarse para ser otros en función de erradicar la sensibilidad (concupiscencia) desbordada que es la madre de las pasiones, en vez, desarrollar el intelecto como corolario de armonía y desarrollo de un mundo cada vez más civilizado y tendiente a fortalecer las bases de un mundo urbano sano y fuerte. Este modelo se logra con la transpolación de las ideas hacia un mundo actualizado, siempre tomando en consideración los cambios que ofrece el mundo civilizado que sin más solo es material y no espiritual, por tanto, ese espíritu que se enfrenta a las épocas solo debe luchar con las miserias que siempre permanecen florecientes en el descuido de quienes hacen caso omiso a la importancia de una buena educación. Por tanta desidia, tenemos el acecho de: la intriga, producto de la envidia, el rencor, producto de las pasiones, el egoísmo producto de la insensatez y la ignorancia, la hipocresía producto de la vanidad, la mezquindad por desconocimiento del verdadero valor ontológico y de la cosa en sí.

En tal sentido afirmo:

¡No siempre se logra lo que se quiere! Empero, si en el camino de desarrollar vuestros más profundos anhelos: vais produciendo, generando, bienestar y felicidad para otros, podréis consideraros un ser exitoso.

La regla de oro enseña:

“compartir es el secreto del buen vivir”

¡Aun cuando el mundo se manifiesta inclinado a determinar valores considerando la adquisición de bienes materiales como tácitos para convivir! –Esto es la realidad- El peor error consiste en no reconocer las virtudes y cualidades de quienes con buenos propósitos y tenacidad han compartido vuestro tiempo.

Son pues, las buenas acciones dirigidas al bien común y, no solamente a vuestro peculio, las que os presentan ante el mundo como gente de provecho. Entonces, en la medida que concertéis ese éxito seréis dichoso y, ¡todos y no muchos!

Arriba la filosofía, abajo omitir el conocimiento de las ignorancias.

 

Os ama

Joise


[1] Platón,1980, La republica o el Estado, libro II Ed. Espasa Calpe, Madrid

[2] Ibíd.

[3] Ibíd.

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

[6] Ibíd.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

4 respuestas a “El Hierro y el Bronce, Platón”
  1. Baldemar Chacon dice:

    Te felicito Joise, necesitamos de los que salen de la caverna para apoyar a los que estamos dentro.
    personas de Etica es decir: personas cuyas palabras han de conjugarse con sus actos en armonia exquisita produciendo musica para la voluntad del resto que les seguirá,

    La genesis del cambio es guiada por la voluntad y ésta es del alma el alimento. Sin comida nuestro cuerpo desfallece al igual que nuestra alma sin voluntad. La filosofia es un campo fertil donde se puede cultivar, ahora necesitamos poder optar a este campo.

    Joise, imagino que has oido hablar de Nueva Acropolis. esta es una escuela de filosofia esencialmente Podrias darme alguna referencia si la tuvieras ya que tuve algun contacto con esta escuela hace un par de dias pero no se mucho al respecto y que mas autoridad que tu para darmela.

    Feliz Año

  2. Joise Morillo dice:

    No Baldemar, no la conosco, No obstante, siempre he elegido el estudio transparente y regular, a mi lo esoterico y lo hermetico solamente me sirve de referencia pero nunca he compartido suyas acepciones, sino, en lo comun con la filosofia clasica. Aun cuando siempre he manifestado mi apego al concurso la comparacion de las corrientes filosoficas me parecen respecto a las disciplinas y no a sus doctrinas y metodos. mi comparacion es de topicos filosoficos y sus alcances respecto al progreso humano como mundo social y civillizado, lo radial, perdonadme ¡me repugna!
    Pareciera ambiguo, pero, cierto que no es, respeto las creencias de los demas asi como las mias.

    Os ama

    Joise

  3. Joise Morillo dice:

    Perdonad la falta de acentos y, en radial es radical.

    Os ama

    Joise

  4. benjadem alflorentin dice:

    hola joise, me gustó mucho tu artículo, es cierto q la educación es el único elemento q salvará al planeta d su autodestrucción, espiritual y material. Por éso los tiranos y las instituciones retrógradas como las religiones y el empresariado actual organizado en partidos políticos o los burócratas en movimientos “nacionalistas” y populistas lo primero q hacen al tomar un gobierno, o al meterse en las políticas gubernamentales d gobiernos pseudodemocráticos es alterar todo el plan d estudios; desde el infantil al universitario, pues cuanto mas ignorante es la gente, mas fácil es para ellos explotarlos, expoliarlos y reprimirlos. Cuando en 1985 se hizo el primer Congreso Pedagógico Nacional en Argentina tras la dictadura genocida de 1976, estuvo compuesto x 500 delegados d todo el país, y el reparto d representación fué la siguiente, 400 delegados d las escuelas privadas, (d los cuales 350 eran d escuelas católicas), y 100 delegados d las escuelas públicas; la corrupción radicó en q en aqel momento las escuelas privadas eran contadas con el dedo d una mano, no pululaban como hoy, y la relación d escuelas públicas era superior al 100:1 con respecto a las privadas. En definitiva se aprobó todo lo q ordenó la Iglesia, los planes d estudio decayeron en su calidad inmensamente, se favoreció la deserción escolar, ya q los supuestos “pedagogos” decidieron q el alfabeto debía enseñarse la mitad en 1° grado y la otra mitad en 2° grado.(!!!) Ese fué el punto d partida d la decadencia d la educación argentina, pues los institutos privados no enseñaban nada mejor tampoco. Y así hoy egresan del secundario tras 12 años d estudios, chic@s q no saben leer d corrido, q deletrean como infantes.
    qería hacer un comentario sobre lo d platón pero ya me tengo q ir y no qería dejar pasar el día sin aportar un granito d arena a tu blog, y desearte un muy felíz 2011.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom