Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Más de Simón Rodríguez “Samuel Robinson”

En visperas de cumplirse 240/39 años del natalício de nuestro ilustre conciudadano: Don Simón Rodríguez, hago la ponencia de estre segmento extraido de un trabajo realizado en la disciplina: Análisis del pensamiento venezolano al tiempo de mis estudios Universitarios.

Simón Rodríguez (SR) nació en Caracas la noche del 28 de Octubre de 1771. “Samuel Robinson” -pseudonimo definido por el mismo en Kingnston-Jamaica, 1797- fue un recien nacido abandonado. “Exposito de la feligresia que circunscribe El cabildo de Caracas”. Fue expulsado de Venezuela, debido a su participación, con : Juan Bautista Picornell (Palma de Mallorca), Manuel Gual y José María España (venezolanos) en la primera tentativa revolucionaria, en aras de la emancipación e independencia de Venezuela, la cual fue descubierta y fracasada. El insigne maestro, no vaciló el mínimo momento, en proveerse de conocimientos respecto a las ideas ilustrativas y conceptos de filósofos y autores de los compendios socilógicos y políticos de la era moderna de la filosofía política y social europea, entre ellos, JJ Rousseau y Montesquieu etc., no obstante, su prolija obra, es dedicarse al más grande elemento que ha podido desarrollar el hombre para su evolución como ente pensante (inteligente) “la educación”.

Esta anterior concepcion, es planteada por el filósofo, como norte del desarrollo de los pueblos; como un factor infranqueable para determinar el progreso e, igualmente como un valor ético, en función de dotar al individuo de la única arma indispensable para triunfar en la sociedad que se venía perfilando, su condición de erudito lo coloca en el podio de la gloria, por sus nobles convicciones y su vocación pedagógica.

“o inventais o fracasais”

Mas que una máxima, es: despertar en el individuo que crece en el ámbito educativo, la idea de poner en ejercicio su potencia intelectual, no conformarse con la sencillez de los conocimientos básicos obtenidos en el salón de clases y el laboratorio, sino poner en funcionamiento los mismos; con el ejercicio, el experimento; la investigación, luego, mediante esos conocimientos, conseguir nuevas y validas formulas, por ende, medios de producir, bien sea: instrumentos y elementos de índole secundario para generar riquezas, y en proporción, recursos para sobrevivir dignamente ante y en una sociedad que se construiría en libertad. De modo que, considerando su sesgo pedagógico, es lógico pensar, partir de él, la siguiente preocupación: “De que os vale la libertad si dependéis de otros para obtener los elementos básicos para sobrevivir en un mundo que se transforma tanto natural como cultural, cada día más”. En otras palabras, si no se consigue la independencia intelectual, la autonomía, no solo económica y política, sino la más indispensable, la cultural, la misma que eleva el espíritu de progreso, latente en cada individuo de una nación o pueblo a las más altas esferas del desenvolvimiento humano, ¡no se tiene libertad!. De esto se concibe reconocer los valores que se poseen y luchar, con las herramientas del conocimiento, tanto científico como tecnológico, hasta equilibrarlo con los demás pueblos y naciones, siempre con el fin de obtener un fundamento lógico donde se conviva en armonía y paz, todo con un solo propósito: el uso de la inteligencia –de la forma mas efectiva- para fomentar un mundo más benigno y justo.

Como obra de la providencia –como solía manifestar el libertador- o como profeta de la necesidad del pueblo que lo vio nacer, veia en la ignorancia, la barrera que impediría a Latinoamérica colocarse en el camino paralelo a la civilización y el desarrollo que veía venir manifestándose en los países europeos. Entonces, recibe al niño Bolívar, antes que por voluntad expresa, por casualidad, dado que el abuelo del niño Bolívar  don Feliciano Palacios quien emplea a Simón Rodríguez como amanuense se lo confiere para que lo eduque. A los 23 años, SR recibe al niño en su “escuelita” debido a tendencia voluntarioso y rebelde que el niño presentaba, causado por serios problemas con sus tíos que para la fecha eran sus responsables y luego con su hermana, la alcaldía intervino y se lo dejó bajo su responsabilidad tutelar, desde entonces la influencia de SR se hizo presente en la vida de Bolívar.

Simón Bolívar, de quien “Robinson” era mentor, y habiendo realizado (ambos) un periplo por Europa; desde Paris hasta Roma, incluyendo los Alpes y presenciando la Coronación de Napoleón en Milan como rey de Italia, jura en Roma ante su mentor y Fernando Toro, dedicarse por completo a la causa de independencia de Hispanoamérica. El Juramento paso a la posteridad –por la memoria de Simón Rodríguez- como sigue a continuación: “Juro delante de ustedes; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.

He ahí donde estriba en valor de la influencia de Simón Rodríguez en el genio intelectual de Bolívar. Su mano no tuvo descanso hasta no ver en libertad a su pueblo, a su Gran Colombia como él lo definía, esa Hispanoamérica, maltratada políticamente y adolecente por ignorancia, no por causa de su etnia hibrida y nueva, sino por la falta de voluntad de progreso de que adolecía y, de la apatía de quienes usurpaban las leyes y el poder, interpretando y ejerciendo una justicia además de discriminante, retrograda y perversa en función de mantener al pueblo oprimido para seguir ejerciendo sus funciones colonialista en menoscabo del pueblo, que crecía sumido en el atraso.

Bolívar, conocedor de las precariedades del pueblo que le ha tocado libertar y, ejerciendo sus conocimientos como estadista, probo y erudito, manifiesta su genio en la ocasión de instalar el Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819, donde entre destacadas alocuciones, ante el pueblo de Venezuela, como máxima autoridad –debido a que en su mano única, bajo el escudo de las armas tenía el derecho de ¡ejercer su voluntad!- declara, que: ese un inmenso deber que le agobiaba, ahora iba a ser relevado por la “sabiduría de los magistrados y legisladores que en este augusto evento se había convocado”.

Continua: “Solamente y ante una necesidad forzosa, unida a la voluntad imperiosa del pueblo, me habría sometido al terrible y peligroso encargo de dictador supremo de la republica”

Y concluye manifestando: “Pero ya respiro devolviéndoos esta autoridad que con tanto riesgo, dificultad y pena he logrado mantener en medio de las tribulaciones mas horrorosas que pueden afligir un cuerpo social”

Esta afirmación, corresponde al genio que ve otras cosas, que el no genio, no puede ver, ¡como el arquero que atina siempre al blanco! Sin mucho esfuerzo (S. Freud), y atañe las devastaciones tanto sociales como económicas que ha sufrido su pueblo al cual solo cree haber libertado del yugo español, a innumerables elementos que se presentaron durante su dictadura, pues bien, el solo, con toda y su sabiduría no había podido manejar y erradicar la ignorancia y la miseria.

Ese mismo día pronuncia miles de conceptos, dando lugar a la acepción democrática que se debía manifestar en el ambiente político que se proponía fomentar, se anuncia como un simple ciudadano, sin embargo al servicio de la patria y empuñar las armas de nuevo si fuese necesario, empero, siempre consciente de los beneméritos hijos de la patria, virtuosos y con experiencia que muy bien en vez de él, podrían mandar (gobernar) a hombres libres, como emulando a Lao Tse, quien afirma que: “el pueblo cuando reconoce a su líder exclama; a ese lo hicimos nosotros”. Por cuanto en su haber representan al pueblo, no por arrogancia e insolencia que identifica a los tiranos, sino por su sabiduría, prudencia, y experiencia para identificar los peligros que siempre acenchan los pueblos en desarrollo y, además por conocer muy bien el arte de gobernarse y gobernar a otros. Para él, estos ilustres hombres, a quienes llama “varones” les será merecido el ser escogidos por el congreso, siendo ello quienes se debían encargar desde entonces del gobierno que con sinceridad el mismo, renuncia para siempre. Es desde este punto donde afirma con una excelente firmeza y sin renunciar al discurso estético sembrado por las enseñanzas del pedagogo mentor e influencia el sin más, genio de la literatura castellana Hispanoamericana, Andrés Bello, y también bajo los influjos del conocimiento de la filosofía política de la Grecia clásica en representación de la acepción revolucionaria de Aristóteles, lo siguiente.

“La continuación de la autoridad en un mismo individuo, frecuentemente ha sido el termino de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerla, y el se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tirania. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente”

Su pasión la enseñanza

Itinerante, más que aventurero, Arturo U. Pietri lo calificó de Ilustre peregrino andariego e inquieto, filosofo, políglota –habalaba 7 idiomas- pero, más que todo, pedagógo igual que su homólogo, Lancaster, se encarga de fundar una pequeña escuela de estilo filantrópico donde los estudiantes más destacados se dedicarían a instruir a los mas desaplicados y menores con el objeto de influirlos con su paridad de edad en la instrucción y el conocimiento, mediante la práctica y enseñanza mutua llamada monitoreo[1] por su creador, quizás su condición “expósito” le otorga ese deseo de ayudar al necesitado mas que todo en el ámbito de la educación, que para él; era el instrumento más importante en el desenvolvimiento del individuo humano.

Era un apasionado lector, funda sus conceptos pedagógicos en la libertad y voluntad del individuo para aprender, sistema que otorga al educando la capacidad de desenvolverse en el desarrollo intelectual del mismo. Su libro de apoyo aunque autodidacta con relación a su metodología, es: Emilio de Rousseau, aunque conocedor de los enciclopedistas francesa como Diderot y Voltaire, su inclinación más que todo es rousseana, con “Emilio” y el “Contrato Social” se nutre de conocimiento pedagógico y político con el fin de despertar en el discípulo o pupilo la idea de autonomía intelectual y cognoscitiva, al mismo tiempo conocer la vindicación del derecho como elemento o tópico filosófico, sin embargo antes de determinar la sociedad como la madre de los vicios del ser humano, determina a la ignorancia como la culpable de tan detrimente situación padecida por el hombre (sesgo idealista).

“La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre se hace I hace a otros. I esto es inevitable….porque la omnisciencia de la ciencia no cabe en un hombre; puede caber hasta cierto punto en una sociedad”[2]

La obra de SR es incalculable mucho de ella perdida, produjo muchos manuscritos de los cuales no se tiene registros, sin embargo su máxima obra registrada “Sociedades americanas” es un mar de prodigios, su prolija obra fecunda sin mas la estirpe republicana y socializadora de quien tiene el privilegio y la voluntad de leerla, en el libro se analiza con detalles las ventajas y desventajas de los sistemas sociales y políticos que se han venido desarrollando en la historia de la nova América y la Europa eterna las cuales con medida comparación reduce al beneficio que podría aportar al desenvolvimiento de las sociedades americanas, igualmente los peligros que acarrearían si se adoptaran sin restricción.

Su obra de corriente dialéctica por esencia, se plasma de una forma analítica y con presición tajante. Describe a la sociedad; no como necesidad del hombre sino como medio de cumplir con los deseos del colectivo de cuál participa, mediante el concurso y la investigación, la participación de ella para eliminar el padecimiento que le atañe y/o podría afectarle. Critica a la religión por haber caído en campo mercantilista, donde observa que:

“Los Clérigos vienen a figurar en el proyecto como AJENTES DE NEGOCIOS (mediante una escasa renta) de todo el eque quiera ENGRANDECERSE i como COMICIONADOS (mediante un tanto por ciento) de quien quierh ENRIQUECERSE.”

Y continua afirmando:

“A buen estado aa venido a parar la Relijon: los ministros deben estar mui satisfechos de sus nuevas funciones, No se puede esperar mas, de quien vuelve las espaldas a la Luz, para encaminarse a las Tinieblas”.

Su genio creador es incomparable, se aboca a la educación respecto al sistema de enseñanza con desvelo, su visión es por demás elocuente prueba de ello es que no culpa al quienes dan una enseñanza con fallas, si su educación ha sido escueta durante el aprendizaje, por tanto son inocentes, y, a los que saben lo que hacen, enseñan mal por cumplir un trabajo, los absuelve por la necesidad que ellos tienen. Dice de esto:

“el pan convierte los crímenes en acto de virtud”.

Como sentenciando; pan para hoy y hambre para mañana.

Tratando de aliviar la pena de quienes también son ignorantes respecto a educar, afirma que; ni los padres y ni los maestros pueden prever lo que los niños serán y mucho menos el uso que harán de lo que ahora les enseñan a decir; pero lo que podrían asegurar ya es que, grandes han de creer que saben lo que dicen.

Por lo antes dicho, es menester pensar en semiótica y/o filosofía del lenguaje, para el, es importante las palabras que debe utilizar el maestro, éste debe sin lugar a dudas enviar el mensaje apropiadamente en aras de representar el objeto que se quiere. Por ende lo que se quiere representar no debe ser un simple sonido al oído, debe, llenar la imaginación y el interés del educando, para así lograr el objeto aprehensivo, la enseñanza en si, la educación con meta y propósito.

He ahí pues, “el filosofo”, quien dio una formula de educar modernizada y con fundamento didáctico esencialmente, toda la vida, aunque despreciado, hasta el punto de tildarlo de “loco” en un pueblo “rehundido” en Bolivia llamado Chuquisaca, donde como “proyecto” de Sucre fue enviado a satisfacer las necesidades Educativas. Claro esta que producto de la misma ignorancia que Latinoamérica padecía es acusado injustamente de extravagante e irrespetuoso de las “tradiciones”, de hecho con un evidente caso omiso de las innovaciones traídas por él y que en otros lares dieron buen resultado.

En 1826 renuncia a sus cargos en Bolivia, por no congeniar con el mariscal Antonio José de Sucre, presidente para ese entonces de dicha nación. Por tal motivo, se marcha a Arequipa donde publica en 1828, el Pródromo de la obra: Sociedades Americanas en 1828, texto en el que igual que otros escritos suyos, insiste en la necesidad de buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica, idea que sintetiza su frase:

“La América Española es Orijinal = Orjinales han de ser sus instituciones i su gobierno = I Orijinales sus medios de fundar uno i otro. O Inventamos o Erramos”.

En 1830 aparece su libro El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social, el cual era un alegato a favor de Bolívar. En septiembre de ese año, circula su ensayo científico Observaciones sobre el terreno de Vincocaya, en el cual destaca aspectos sobre la conservación de la naturaleza, la economía y la sociedad. Aunque no existen datos precisos al respecto, es probable que en 1831, hubiese contraído nupcias por segunda vez en Perú con Manuela Gómez. De Lima se traslada en 1834 a Concepción (Chile), acepta la dirección de una escuela y publica su libro: Luces y virtudes sociales, ese mismo año.

En los años finales de su vida Rodríguez va a Guayaquil, donde se perderá buena parte de su obra en un incendio ocurrido en dicha ciudad. En 1853 emprende de nuevo viaje al Perú, lo acompañan su hijo José y Camilo Gómez, compañero de este; será Gómez quien lo asistirá en el momento de su muerte; ocurrida en el pueblecito de Amotape. Setenta años después de su deceso, sus restos fueron trasladados al Panteón de los Próceres en Lima, y desde allí, al siglo justo de su fallecimiento, fueron devueltos a su Caracas natal, donde reposan en el Panteón Nacional desde el 28 de febrero de 1954.

Adres Marcoi (Investigador frances, del siglo XVIII), no tiene palabras lo suficiente elocuente para definir a Simón Rodriguez, Marcoi, quien realizando un trabajo de investigación por las zonas mas apartadas de Bolívia, se encuentra con un casi anciano ilustre, él frances, cansado le pide alojo con un castellano bastante torpe, el casi anciano le contesta con fluído frances, como no, pase adelante, ese viejo era nada menos que Simón Rodriguez, el peregríno de la pedagogía como lo asoma, A. Uslar Pietri, erudito, tiene en su haber el fomento emancipador del libertador, el monte Sacro ha de verificar su juramento.

Os ama

Joise



[1] Método de enseñanza creado por Joseph Lancaster en el tiempo de la industrialización de Inglaterra, para paliar la necesidad de minimizar lo máximo posible el analfabetismo que existía para la época.

[2] Extracto de “Sociedades americanas”, esto tomado como máxima demuestra la idea social y comprende que el individuo debe en todo caso su autonomía a si mismo. Mediante la educación la sociedad aprehende las ciencias que maneja sin límites pero el individuo debe aprender lo mejor de ella y desenvolverse.


Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom