Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Diciembre, 2009

Simón Rodríguez, el mentor. Bolívar, la obra, el genio

Este trabajo es un análisis parcial del la moción constituyente de Bolívar, al tiempo  de realizarse el Congreso de Angostura de 1819, previamente un corto recuento de su mentor Simón Rodríguez.

Simon Rodríguez, “Samuel Robinson” -pseudonimo definido por el mismo en Kingnston-Jamaica, 1797- fue un recien nacido abandonado “Exposito de la feligresia que circunscribe El cabildo de Caracas”.  Fue expulsado de Venezuela, debido a su participación con : Juan Bautista Picornell (Palma de Mallorca), Manuel Gual y José María España (venezolanos) en la primera tentativa revolucionaria, en aras de la emancipación e independencia de Venezuela, la cual fue descubierta y fracasada. El insigne maestro, no vaciló el mínimo momento, en proveerse de conocimientos, respecto a las ideas ilustrativas de filósofos y autores de los compendios sociales tanto concienzudos como eminentes de la era moderna de la filosofía política y social europea, entre ellos, JJ Rousseau y Montesquieu, no obstante su más prolífera obra se la dedica al más grande elemento que ha podido desarrollar el hombre para su evolución como ente pensante (inteligente), la educación; quien la concibe como norte del desarrollo de los pueblos, un factor infranqueable para determinar el progreso, aunado a lo cual, menos que sencillo, lo define como un valor ético en función de dotar al individuo, de la única arma indispensable para triunfar en la sociedad que se venía perfilando, su condición de erudito lo obliga a demostrar con sus nobles convicciones su vocación pedagógica.

“o inventais o fracasais”

Mas que una máxima, es: despertar en el individuo que crece en el contexto educativo, la idea de poner en ejercicio su potencial intelectual, no conformarse con la sencillez de los conocimientos básicos y adelantados obtenidos en el salón de clases y el laboratorio, sino poner en funcionamiento los mismos; con el ejercicio, el experimento; la investigación mediante esos conocimientos, en aras de conseguir nuevas y validas formulas, por ende medios de producir, bien sea, instrumentos y elementos de índole secundario para generar no tanto como riquezas en desproporción, sino, recursos para sobrevivir dignamente ante y en una sociedad que se construiría en libertad. Como queriendo decir: “De que os vale la libertad si dependéis de otros para obtener los elementos básicos para sobrevivir en un mundo que se transforma tanto natural como cultural, cada día más”. En otras palabras, si no se consigue la independencia intelectual, la autonomía, no solo económica y política, sino la más indispensable, la cultural, la misma que eleva el espíritu de progreso, latente en cada individuo de una nación o pueblo a las más altas esferas del desenvolvimiento humano, ¡no se tiene libertad!. De esto se concibe reconocer los valores que se poseen y luchar, con las herramientas del conocimiento, tanto científico como tecnológico, hasta equilibrarlo con los demás pueblos y naciones, siempre con el fin de obtener un fundamento lógico donde se conviva en armonía y paz, todo mediante la benevolencia, como propósito del uso de la inteligencia para fomentar un mundo más benigno y justo.

Simón Bolívar, de quien “Robinson” era mentor, y habiendo realizado (ambos) un periplo por Europa; desde Paris hasta Roma, incluyendo los Alpes y presenciando la Coronación de Napoleón en Milan como rey de Italia, jura en Roma ante su mentor y Fernando Toro, dedicarse por completo a la causa de independencia de Hispanoamérica. El Juramento paso a la posteridad –por La memoria de Simón Rodríguez- como sigue a continuación: “Juro delante de ustedes; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.

He ahí donde estriba en valor de la influencia de Simón Rodríguez en el genio intelectual de Bolívar. Su mano no tuvo descanso hasta no ver en libertad a su pueblo, a su Gran Colombia como él lo definía, esa Hispanoamérica, maltratada políticamente y adolecente por ignorancia, no por causa de su etnia hibrida y nueva, sino por la falta de voluntad de progreso de que adolecía y, de la apatía de quienes usurpaban las leyes y el poder, interpretando y ejerciendo una justicia además de discriminante, retrograda y perversa en función de mantener al pueblo oprimido para seguir ejerciendo sus funciones colonialista y en menoscabo del pueblo, que crecía sumido en el atraso.

Bolívar, conocedor de las precariedades del pueblo que le ha tocado libertar y, ejerciendo sus conocimientos como estadista, probo y erudito, manifiesta su genio en la ocasión de instalar el Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819, donde entre destacadas alocuciones, ante el pueblo de Venezuela, como máxima autoridad –debido a que en su mano única, bajo el escudo de las armas tenía el derecho de ¡ejercer su voluntad!- declara, que: ese un inmenso deber que le agobiaba, ahora iba a ser relevado por la “sabiduría de los magistrados y legisladores que en este augusto evento se había convocado”.

Continua: “Solamente y ante una necesidad forzosa, unida a la voluntad imperiosa del pueblo, me habría sometido al terrible y peligroso encargo de dictador supremo de la republica”

Y concluye manifestando: “Pero ya respiro devolviéndoos esta autoridad que con tanto riesgo, dificultad y pena he logrado mantener en medio de las tribulaciones mas horrorosas que pueden afligir un cuerpo social

Esta afirmación, corresponde al genio que ve otras cosas, que el no genio, no puede ver, ¡como el arquero que atina siempre al blanco! Sin mucho esfuerzo (S. Freud), y atañe las devastaciones tanto sociales como económicas que ha sufrido su pueblo al cual solo cree haber libertado del yugo español, a innumerables elementos que se presentaron durante su dictadura, pues bien, el solo, con toda y su sabiduría no había podido manejar y erradicar la ignorancia y la miseria.

Ese mismo día pronuncia miles de conceptos, dando lugar a la acepción democrática que se debía manifestar en el ambiente político que se proponía fomentar, se anuncia como un simple ciudadano, sin embargo al servicio de la patria y empuñar las armas de nuevo si fuese necesario, empero, siempre consciente de los beneméritos hijos de la patria, virtuosos y con experiencia que muy bien en vez de él, podrían mandar (gobernar) a hombres libres, como emulando a Lao Tse, quien afirma que: “el pueblo cuando reconoce a su líder exclama; a ese lo hicimos nosotros”. Por cuanto en su haber representan al pueblo, no por arrogancia e insolencia que identifica a los tiranos, sino por su sabiduría, prudencia, y experiencia para identificar los peligros que siempre acenchan los pueblos en desarrollo y, además por conocer muy bien el arte de gobernarse y gobernar a otros. Para él, estos ilustres hombres, a quienes llama “varones” les será merecido el ser escogidos por el congreso, siendo ello quienes se debían encargar desde entonces del gobierno que con sinceridad el mismo, renuncia para siempre. Es desde este punto donde afirma con una excelente firmeza y sin renunciar al discurso estético sembrado por las enseñanzas del pedagogo mentor e influencia el sin más, genio de la literatura castellana Hispanoamericana, Andrés Bello, y también bajo los influjos del conocimiento de la filosofía política de la Grecia clásica en representación de la acepción revolucionaria de Aristóteles, lo siguiente.

“La continuación de la autoridad en un mismo individuo, frecuentemente ha sido el termino de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esencialesen los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerla, y el se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tirania. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente” [1]

Ante lo previamente, citado nos encontramos, con el estadista, con un verdadero revolucionario, que destruye: la imposición monárquica Colonial, e instituye la republica dando como base la madre de las constituciones democráticas del pueblo venezolano.

Mas que el soldado y el estadista se nos presenta también como el filosofo de la política, el visionario, el genio que puede ver mas allá de lo que se le presenta ante sus ojos. Tanto que se manifiesta de sesgo platónico en el sentido de concebir un concepto republicano, del estadista y filosofo griego en su “Republica o el Estado” donde afirma ante uno de sus amigos filósofos:

“Pero en un Estado donde reinan el desorden y las enfermedades no tardaran en hacerse necesarios los tribunales y los hospitales. Y la jurisprudencia y la medicina se vería bien pronto honradas, cuando un gran numero de ciudadanos la cultiven con ardor….¿Hay en un estado señal más segura de mala educación que la necesidad de médicos y de jueces hábiles no solo para los artesanos y pueblo bajo, sino también para los que se precisan de haber sido educados como hombres libres?¿No es cosa vergonzosa y una prueba de insigne ignorancia el verse forzado a acudir de una justicia extraña por no ser uno mismo justo, y el convertir a los demás en dueños y jueces de sus derechos”[2]

Pues bien, emulando a esto anterior, Bolívar, en su maravilloso discurso plantea que, el pueblo venezolano no debería necesitar ninguna injerencia externa para solucionar los problemas que le atañen, pues, son producto, además, de factores muy tenaces respecto a la antigua situación política, de su índole peculiar a causa de las etnias fundidas en un gentilicio propio americano y, afirma, que: “somos americanos por nacimiento y europeos por derechos” que ni siquiera tenemos la dicha de revelarnos contra una posible tiranía sino que se nos había robado la libertad, de tal modo somos un caso especial respecto al concepto político. Por tanto concibe lo siguiente:

“La voluntad del déspota es la ley suprema ejecutada arbitrariamente por los subalternos que participan de la opresión organizada en razón de la autoridad de que gozan, Ellos están encargados de las funciones civiles, políticas, militares y religiosas; pero al fin, son persas los sátrapas de Persia, son turcos los bajares del gran señor, son tártaros los sultanes de la Tartaria. La China no envía a buscar mandarines a la cuna de Genghis Khan, que la conquistó. Por el contrario, la América todo lo recibía de España, que realmente la había privado del goce de la tiranía activa; no permitiéndonos sus funciones en nuestros asuntos domesticos y administración anterior”

He allí su visión filosófica, discernir el porqué de nuestra precaria ignorancia en los asuntos políticos, por tal motivo concluye que este gesto colonial, nos imposibilitaba de ver con claridad el desenvolvimiento de la cosa pública, nos privaba también de poner ante los ojos de la multitud la consideración personal del poder, elemento que constituye inexorablemente en la acción de las grandes revoluciones, y concluye que en relación a las ciencias de gobiernos estábamos ausentes en los términos de universalidad.

Igualmente considerando la causa de todos nuestros males “para la época” y quizás la actual, determina que la ignorancia era nuestro peor enemigo. Claro está, que siguiendo los patrones de reflexión de su mentor (Simón Rodriguez), comprende, la carencia y la miseria de nuestros pueblos.

“Uncido el pueblo americano, al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía y del vicio, no hemos podido adquirir ni saber, ni poder, ni virtud”[3]

Continua que: Se nos ha engañado constantemente, y que a consecuencia de ello hemos sido dominados antes que con la fuerza y la superstición, plantea a la esclavitud como engendro de lo oscuro y tenebroso por lo cual manifiesta:

“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”[4]

Comparando nuestra situación con  otras naciones manejadas por gobiernos de diferente índole, exhorta a los legisladores a tomar el mejor de todos, recordando siempre a los mismos que está en sus manos llevar a esta republica naciente a la grandeza, en la medida que le propicie la elección y con el buen desarrollo respecto al manejo de la naturaleza que ha este ha adoptado. En el caso de no acertar el modelo, a acción, el método que dependiendo da la naturaleza del pueblo entonces la esclavitud será el termino de nuestra transformación. Manifiesta que: a través de la historia, la gran mayoría de los pueblos han sido y, -¡aun continúan siendo!- víctimas de sus gobiernos, en la mayoría los hombres han sido oprimidos mediante sus indolentes manejos, y si la costumbre que se ha venido observando respecto a la servidumbre de tales hombres, no hubiera sido del rango de una tolerancia inaudita, vieran con pasmo como estos hombres transitan como rebaños de ovejas acarreadas para alimentar a quienes los oprimen, “a sus crueles conductores”. Espectáculo este que le parece y nos debe parecer chocante e indígnate, en contra de la “dócil especie humana”. Todo en contra de la natural verdad, haber nacidos dotados inherentemente con el incentivo de la libertad, que se puede perder hasta por pereza sino se lucha por ella, pero esta siempre latente con todo y trabas impositivas, no obstante persistiendo la indolencia, y cita lo que llama una máxima humillante:

“Mas cuesta mantener el equilibrio de la libertad, que soportar el peso de la tiranía”[5]

Sin lugar a dudas, la máxima antes mencionada repugna al libertador, pues, la considera contraria a la moral de la naturaleza y sumerge al individuo en la precaria situación de soportar la violación de sus derechos más sagrados. Sin embargo, optimista a medias piensa que: los pueblos que han salvado tales situaciones, ¡sacudido la opresión! No obstante, habiendo disfrutado algunos preciosos momentos de libertad, han caído prontamente en los mismos vicios políticos pretéritos; “porque son los pueblos más que los gobiernos los que arrastran tras si la tiranía”[6]

Después de la anterior reflexión, Bolívar –de sesgo Aristotélico- afirma: que la democracia es la única elección, formula política, donde se concibe una absoluta libertad: no obstante determina mediante una interrogante, ¿qué gobierno democrático ha reunido al mismo tiempo, poder, prosperidad y permanencia? Y nombra varios Gobiernos, Monárquicos e imperiales concluyendo Con el Romano, y manifiesta que fueron aristócratas y monárquicos empero muy duraderos. Luego haciendo justicia de su sinceridad, asegura, que: son crueles reflexiones, pero ciertas, y se declara orgullosos y feliz, por el logro alcanzado por Venezuela, por haber dado este paso gigante, aceptando con amor “lo más útil”, animada por “lo más justo”, que al separase de la nación Española entra en el campo de la aspiración de lo mas perfecto, ¡recobrar su independencia, libertad, igualdad y su soberanía nacional! Para constituirse en una republica democrática, proscribiendo, la monarquía, las distinciones, la nobleza, los fueros, los privilegios; declarando los derechos del hombre, la libertad de obrar, de pensar, de hablar y de escribir.

Siguiendo los patrones, de JJ Rousseau, bajo los limites de un análisis de las diferentes culturas tanto europea como norteamericana y sus triunfantes formas de gobierno, especialmente el federal norteamericano al cual llama cumulo de virtudes, algo excepcional. Hace énfasis en nuestra diversidad de etnias fundidos en una nueva, producto de las ligas, europeo-africano-indio americano, comenta de nuevo que el principio de nuestra igualdad se debe fundamentar en corregir los dogmas que sufrieron naciones mas antiguas como Atenas y Francia respecto a sus supuestas igualdades políticas, debido a esto vuelve a invitar a los legisladores a considerar las igualdades que siempre se ha practicado en Venezuela y, que: aunque nacemos con las mismas aptitudes para ostentar los más altos rangos y posiciones, no todos poseen la misma actitud en el campo de la practica. De ahí la distinción efectiva que se observa entre los individuos de la sociedad, que luego esta ultima corrige colocando a todos sus integrantes en una misma igualdad ficticia. Por cuanto la igualdad política se presenta como tangible, la desigualdad moral y física se hace también grandemente ponderable, sin embargo en nuestra republica, la combinación de tantas sangres han designado una sola clase en un estado, con ello se ha desarraigado la discriminación racial (una victoria en contra de la discordia)

¡Cuántos celos, rivalidades y odios se han evitado![7]

Os ama:

Joise


[1] Bolívar, S. 1983. Escritos Fundamentales, el libertador hace énfasis en el concurso electoral, de forma que los errores ocasionados en el ejercicio de gobierno en curso se puedan corregir mediante la representación de otro ciudadano escogido por el soberano, y principalmente no permitir el poder, en una sola mano y, menos por largo tiempo dado el caso se incurriría en usurpación y tiranía, Págs. 113, Monte Ávila Editores, Caracas Venezuela.

[2] Platón, 1980, La republica o El Estado, libro III, aquí Sócrates ante Glaucon, Refiriéndose a la educación de los Jóvenes, admira a la música y la gimnasia como importantes elementos de armonía y salud y los compara con un estado sano y fuerte con justicia, Págs. 112-113, ed. Espasa Calpe, Madrid España.

[3] Bolivar, S. 1983, Escritos Fundamentales, El congreso de Angostura, Págs. 115-118, el libertador manifiesta que la credulidad y la inexperiencia del ciudadano ignorante de todo conocimiento político, económico y civil, es abusada por la intriga y la ambición, presentándole como realidad lo que son puras ilusiones, tomando la licencia como libertad, la traición por patriotismo, y la venganza como justicia…. Semejante a un robusto ciego, que motivado a su fuerza, se cree certero, trastea de un lado a otro sin nunca llegar a un objetivo fructífero. Monte Ávila Editores, Caracas Venezuela

[4] Ibíd., pág. 115

[5] Bolivar, S. 1983, Escritos Fundamentales, El congreso de Angostura, Págs. 117

[6] Ibíd. Pag 118.

[7] Bolivar, S. 1983, Escritos Fundamentales, El congreso de Angostura, Págs. 124

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi