Kao Joi Lin

Blog en Monografias.com

 

O son naranjas o limones, ¡pero con representante!

O son naranjas o son limones.

En el conocimiento del objeto, respecto a su contexto, significado,  apariencia, concepción veras, identidad, se han conceptualizado varias teorías, de modo que para determinar una cosa, y no la idea – Descartes niega la idea como la asimilación de los objetos que representan- ni la suspicacia y menos la suposición  de esta, se presentan problemas que se tratan de resolver mediante la aseveración de la cosa, en donde se debe aprehender la misma por efecto de lo que representa la cosa y su representante, y no necesariamente el conocimiento de la cosa en sí de modo sensible y directa.  

Para Watson –igual  que Descartes-  ninguna representación de la cosa se puede determinar en base a semejanzas. Sin embargo, para Andoni  Ibarra, analizando a Hobbes, las representaciones son representaciones de algo, mediante la relación de una cosa que está en lugar de otra (Variedades de la representación en la ciencia y la filosofía, Pág. 33).  En tal sentido Descartes advierte que incluso es posible la percepción  verdadera sin la existencia de una semejanza (fuerte) entre el dato sensorial y el objeto sentido.

Para Kant, el conocimiento es una actividad y,  no, una doctrina, por ello afirma:

“Yo, del que no se puede decir siquiera que sea un concepto, sino una mera conciencia que acompaña a todos mis conceptos. Por medio de este yo, o el, o ello (la cosa) que piensa no se representa sino un sujeto trascendental de los pensamientos” Critica de la razón pura, pág. 331/ A-346 .

A continuación, voy a plantear un ejemplo real de las fallas de la similitud:

En un Blog, en el cual participe con mi opinión, el ponente de la entrega planteó las similitudes de un mandatario, respecto a sus actuaciones, con el sistema de Adolfo Hitler, (el nazismo), en tal ponencia, el mismo, fue explicando, mediante asimilaciones lo que él consideraba propio del nazismo. En ello, se estaba planteado un cumulo de conceptos que supuestamente representaban una identidad con lo representado. Por lo que realizó una pregunta ¿Habréis visto  un ejemplo de esto en nuestra América?

En tal sentido,  se propuso,  que si, había otro con las mismas características, el ponente reflexiono y observó que lo representado no tenía relación con lo representante. Por lo que afirmó luego de una justificación innecesaria

“hay cosas que se parecen pero no son”.

Entonces, o son naranjas o son limones, lo representante debe ser compatible y conceder certeza de lo representado.

Wittgenstein en: Investigaciones filosóficas, manifiesta: “de lo que no se conoce es mejor no hablar”.

Ahora bien si lo que queréis es entreteneros,  Wittgenstein renunciando  a la concepción especular del lenguaje; también afirma: el lenguaje no refleja el mundo ni tiene como único objetivo describir el mundo; este  es,  solamente,  una forma de conducta entre otras, con pluralidad de funciones: ordenar, describir, informar, hacer conjeturas, contar historias, hacer teatro, contar chistes, adivinar enigmas, etc.

Una clara aplicación se puede realizar, tomando en consideración la representación del tiempo terráqueo, este es simplemente la rotación de la tierra sobre un supuesto eje imaginario, pero su representante es una medida de 24 horas, tomando en consideración la división de la misma en 24 meridianos, pero, ¿porque debe ser Greenwich y no Tokio o Caracas, la referencia? Esa es la representación y la relación geográfica lo representado.  

    

 

 

Os ama

Joise             

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom