lig tv izle
justin tv

Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Océanos con memoria

Las profundidades marinas ocultan misterios que pueden determinar el devenir del planeta. Sus aguas viajan por todo el planeta, y llevan con ellas todo el conocimiento que aporta una experiencia de 700 años. Cada molécula de H2O es capaz de recordar las circunstancias climáticas de tiempos remotos y, como un oráculo, predecir cuáles serán las condiciones atmosféricas en las que vivirán las generaciones venideras.

Si las ninfas griegas cuidaban de jardines hermosos y remotos, los científicos que, capitaneados por el Centro Superior de Investigaciones Científicas español, subirán a bordo del buque oceanográfico Hespérides el próximo 5 de abril en la costa brasileña, intentarán desentrañar el papel que el inmenso y desconocido jardín submarino tiene en el cambio climático. Es el trabajo de campo dentro de la campaña ‘Memoria Oceánica del Clima’, MOC2.

La travesía durará 42 días, y recorrerá el océano desde Fortaleza, al noreste de Brasil, hasta Mindelo, en Cabo Verde. Durante ese mes y medio los investigadores recogerán muestras de más de 300 puntos, y analizarán su temperatura y salinidad. También lanzarán 14 boyas instrumentadas al mar, que proporcionarán datos sobre las corrientes de los vientos y marinas, las olas y la temperatura y salinidad de las aguas intermedias, a unos 100 metros de profundidad, durante los próximos dos años.
El Atlántico ecuatorial, piedra angular de la memoria oceánica
En el Océano Atlántico, el agua es más salada en la superficie, y por lo tanto más densa en la superficie que en profundidad. En principio, eso debería provocar que se hundiera, y flotaran las aguas menos densas. Sin embargo, su temperatura más elevada facilita su permanencia en niveles superiores.
En el invierno de ambos hemisferios, sin embargo, esta agua se enfría y se hunde. José Luís Pelegrí, director de la campaña MOC2 del CSIC, describe este fenómeno como “el bombeo del corazón, cuyos ventrículos expulsan la sangre, que recorre el organismo para volver a la aurícula”. En el océano, la aurícula es el Atlántico ecuatorial, al que vuelven las aguas que han viajado hasta los polos, en un ciclo que dura unos 600 ó 700 años.

Durante su travesía, el agua atraviesa diversas profundidades, mayores a más altas latitudes, y vuelve a la superficie a la altura del ecuador. “El agua que en el Atlántico ecuatorial se encuentra a 1.000 metros de profundidad ha estado sumergida a -4.000 ó -5.000 metros”, explica Pelegrí. A su regreso, es el momento de recoger los datos que ha acumulado, que ‘recuerdan’ las condiciones climáticas a las que estaba sometido el planeta cuando el líquido inició su odisea. El propósito de MOC2 es analizar la información sobre el contenido de carbono de la atmósfera o la temperatura, entre otros datos, contenida en las moléculas que tornan a la zona comprendida entre Suramérica y África.

El océano decide el clima
“A pequeña escala, es la atmósfera la que controla el clima, pero si hablamos de decenas o centenares de años, es el océano quien decide los cambios”, aclara el científico, y matiza: “Se necesita más calor para calentar un litro de agua que para un litro de aire”.
Vivimos en una época interglaciar, en la que se forman más aguas profundas -40 millones de centímetros cúbicos cada segundo, “el equivalente a todas las represas de Cataluña”, según Pelegrí- y el circuito es mucho más rápido. El agua más fría tiene mayor capacidad para absorber el calor, por lo que esta intensificación del ciclo supone el calentamiento del planeta.

El agua fría, además, es más rica en carbono. El CO2 es el principal responsable de la elevación de la temperatura atmosférica. “El hombre no es el único responsable del cambio climático, pero la emisión de gases de efecto invernadero rompe el ciclo natural del planeta”, explica el director de MOC2, “es la acción antropogénica la que hay que frenar”.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía elmundo.es

Oceanografía

Temen en Egipto aumento del nivel del mar

El aumento del nivel de las aguas del mar Mediterráneo por el cambio climático podría dejar sin vivienda a unos seis millones de egipcios hasta fines de siglo, dijo el científico Hamdi al-Husseini Khalifa del Centro de Investigaciones del Ministerio de Agricultura egipcio.

Se estima que un aumento de alrededor de un metro del mar podría inundar unos 4.500 kilómetros cuadrados del delta del río Nilo y obligar a las personas que viven allí a mudarse.

En una conferencia de la ONU de medio ambiente realizada en Alejandría, Ibrahim ElShennawy, del Instituto de Investigaciones Costeras del gobierno egipcio, dijo que se deberían aprovechar en conjunto las dunas de arena naturales y estructuras fabricadas por el hombre para evitar el ingreso del agua.

Las dunas de arena deberían ser tratadas como la primera línea defensiva para el delta del Nilo, indicó.

En lugar de llorar y decir vamos a ahogarnos, pensemos cómo podemos usar el cambio climático para el desarrollo, añadió el experto, quien sugirió que los lagos podrían mitigar los efectos del aumento del nivel del mar.

Por otra parte, considerando el aumento de las temperaturas, Khalifa instó a cultivar trigo y otras plantas de menor ciclo de crecimiento, que, por lo tanto, necesita también menos riego.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía Internet

Oceanografía

5.000 nuevos habitantes del océano

Cinco mil habitantes del océano se han ‘incorporado’ este año al censo de vida marina (Census of Marine Life). Aunque los resultados completos no se harán públicos hasta el próximo mes de octubre, la organización ha anticipado esta semana sus nuevos hallazgos, según informa la BBC. El anuncio se llevó a cabo en San Diego (EEUU), durante el encuentro anual de la ‘American Association for the Advancement of Science’.

Más de 2.000 científicos procedentes de 82 países participan en la elaboración de este censo marino, que facilita información a distintos organismos con el objetivo de proteger a las especies más vulnerables del océano. La pesca y otras actividades humanas han provocado la desaparición de miles de especies y muchas otras se encuentran amenazadas.

Entre los nuevos habitantes descubiertos durante los últimos diez años se encuentran llamativos y extraños ejemplares así como organismos que producen sustancias que pueden ser utilizadas para tratamientos médicos.

La iniciativa, que cuenta con un presupuesto de unos 500 millones de dólares (unos 370 millones de euros), comenzó en 2000 y se completará este año.

La organización explica en su página web que cuando se comenzó el censo tan sólo estaban documentadas 250.000 especies de los millones que se estima que viven en el océano. Para la oceanógrafa Sylvia Earle, el trabajo marca una “décaca hercúlea de exploración”.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de ABC, España

Oceanografía

El gran iceberg que navega hacia Australia empieza a romperse

El inmenso iceberg de 140 kilómetros cuadrados que desde hace unos días navega hacia la costa de Australia ha empezado a romperse en cientos de pedazos más pequeños, según han informado este lunes los científicos.

En los últimos tres días, el gigantesco bloque de hielo, que inicialmente tenía 19 kilómetros de largo y 8 kilómetros de ancho, ha visto reducido su tamaño en casi un 30 por ciento, según el geólogo australiano Neal Young.

La fragmentación del iceberg ha provocado que ahora cientos de casquetes polares, algunos de varios kilómetros de longitud, se extiendan a lo largo de miles de kilómetros de océano al norte de la Antártida.

Esto ha sido posible gracias a la mayor temperatura del agua -entre seis y ocho grados centígrados-, que poco a poco ha ido derritiendo la parte sumergida del bloque de hielo, explicó Young, quien añadió que el gran iceberg se fundirá por completo antes de arribar al extremo meridional de Australia.

Así sucedió hace un mes con un grupo de más de cien casquetes que se dirigían a Nueva Zelanda.

Las autoridades australianas emitieron la semana pasada un aviso a los barcos que circulan por la zona cuando avistaron el gigantesco iceberg a 1.700 kilómetros al sur de la isla de Macquarie.

El bloque de hielo, que ha sido bautizado por los científicos como B17B, forma parte de otro tres veces mayor que se desprendió hace diez años de la meseta del Mar de Ross en el continente helado.

La mayoría de expertos suele atribuir estos fenómenos al cambio climático, puesto que el aumento de la temperatura del mar acelera el proceso de fragmentación de los polos.

Sin embargo, algunos geólogos mantienen que en la presencia de icebergs cada vez más lejos de las masas polares influyen también factores exógenos al calentamiento global como las corrientes o el hecho de estar constituidos por nieve consolidada en vez de agua salada.

_________________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Oceanografía

Flota rumbo a Australia iceberg gigantesco

Un gigantesco iceberg de 19 kilómetros de largo y 8 kilómetros de ancho flota rumbo a Australia, informaron medios australianos.

Actualmente se encuentra a unos 1 700 kilómetros al suroeste del continente. No es habitual que una mole de hielo tan colosal flote tan al norte sin que se fracture, explicó Neal Young de Australian Antarctic Division en Kingston. El gigante glacial bautizado como B17B es uno de los más grandes que se han visto en esa latitud.

El iceberg se desprendió de glaciares en el Antártico. Ahí los icebergs se quebrantan y flotan dirección al norte. Entonces se van deshaciendo en pedazos cada vez más pequeños hasta que finalmente terminan por derretirse.

B17B correrá la misma suerte. El excepcional gigante de hielo fue detectado por satélites de la NASA y de la Agencia Espacial Europea.

Es parte de una plataforma de hielo de unos 400 kilómetros cuadrados que hace unos diez años se desprendió del cascote glacial Ross.

__________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Internet

Oceanografía

Australia alerta a los barcos del gran iceberg que enfila hacia sus costas

Las autoridades australianas han emitido una alerta para todos los barcos que navegan por las aguas al sureste del país ante el iceberg de 140 kilómetros cuadrados que enfila hacia sus costas.

El bloque de hielo, de 19 kilómetros de largo y 8 kilómetros de ancho, se encuentra en estos momentos a unos 1.700 kilómetros de la costa oriental de Australia.

Los meteorólogos que están supervisando su ruta a través de las imágenes de satélite creen que se derretirá y convertirá en fragmentos antes de llegar a tierra firme, igual que sucedió hace diez días con otro grupo de más de cien icebergs avistados al sur de Nueva Zelanda.

El geólogo australiano Neal Young explicó que el gran tamaño del casquete polar es un fenómeno bastante raro y que el iceberg forma parte de otro tres veces mayor que se desprendió hace diez años de la meseta del Mar de Ross en la Antártida.

La mayoría de expertos suele atribuir estos sucesos al cambio climático, debido a que el aumento de la temperatura del mar ha acelerado el proceso de fragmentación de los polos.

Sin embargo, otros defienden que en la presencia de icebergs cada vez más lejos de las masas polares incluyen también factores exógenos al calentamiento global como las corrientes o el hecho de estar constituidos por nieve consolidada en vez de agua salada.

_________________________________________________________________________________________________
Cortesía de ABC,España

Oceanografía

Australia advierte a los barcos del descomunal iceberg a la deriva

Las autoridades australianas han alertado a todos los barcos que navegan por las aguas al sureste del país ante el iceberg de 140 kilómetros cuadrados, dos veces el tamaño de Hong Kong, que se dirige hacia sus costas.
El bloque de hielo, de 19 kilómetros de largo y 8 kilómetros de ancho, se encuentra en estos momentos a unos 1.700 kilómetros de la costa oriental de Australia.
Los meteorólogos que están supervisando su ruta a través de las imágenes de satélite creen que se derretirá y convertirá en fragmentos antes de llegar a tierra firme, igual que sucedió hace diez días con otro grupo de más de cien icebergs avistados al sur de Nueva Zelanda.
El geólogo australiano Neal Young explicó que el gran tamaño del casquete polar es un fenómeno bastante raro y que el iceberg forma parte de otro tres veces mayor que se desprendió hace diez años de la meseta del Mar de Ross en la Antártida.
La mayoría de expertos suele atribuir estos sucesos al cambio climático, debido a que el aumento de la temperatura del mar ha acelerado el proceso de fragmentación de los polos.
Sin embargo, otros defienden que en la presencia de icebergs cada vez más lejos de las masas polares incluyen también factores exógenos al calentamiento global como las corrientes o el hecho de estar constituidos por nieve consolidada en vez de agua salada.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Oceanografía

La mayor inundación de la Tierra llenó el Mediterráneo en menos de dos años

Hace 5,33 millones de años se produjo la mayor inundación conocida nunca en la Tierra. Y ocurrió en el Mediterráneo, entonces una cuenca reseca, un desierto de altísimas temperaturas a 1.500 metros de profundidad, donde el agua se reducía a unos pequeños lagos perdidos y la vida era casi inexistente. De repente, una avalancha de agua como no podemos imaginar encontró camino en el Estrecho de Gibraltar desde el Atlántico y convirtió la zona en el mar que conocemos ahora. El ímpetu del «trasvase», mil veces superior a la corriente del río Amazonas, fue tan potente que el nuevo mar se formó en menos de dos años, un abrir y cerrar de ojos si se considera el tiempo desde un punto de vista geológico. Cada día, el nivel de las aguas subía diez metros. El estudio, realizado por investigadores españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que publica esta semana la revista Nature, descarta las teorías de que este mar «en medio de las tierras» había tardado en formarse de 10 a 10.000 años.
«No puede relacionarse seriamente con el diluvio universal porque sucedió hace 5 millones de años, los primeros homínidos todavía estaban restringidos al sur de África y, obviamente, ni siquiera hubieran podido contarlo, pero realmente parece algo bíblico», reconoce Daniel García-Castellanos, científico del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera, en Barcelona. Lo que ocurrió, según describe, es más o menos como sigue. El Mediterráneo se encontraba entonces absolutamente seco -la llamada crisis salina del Mesiniense-, al quedar aislado de los océanos durante un largo período de tiempo, alrededor de unos 300.000 años. Pero el Estrecho sufrió un hundimiento tectónico y las aguas del Atlántico descargaron con toda su fuerza sobre la zona del Mediterráneo, que se encontraba 1,5 kilómetros por debajo del nivel del mar. La inundación fue «rapidísima», tuvo un ritmo frenético que provocó en el fondo marino una erosión de cerca de 200 kilómetros de longitud y varios kilómetros de anchura. El Mediterráneo tardó entre unos meses y dos años en llenarse, un «guiño» en el tiempo de la Tierra.
Desbordamiento extremo
«Es el caso más extremo de este tipo de desbordamiento, mucho más abrupto de lo que se había imaginado», dice García-Castellanos. «El agua circulaba a cientos de kilómetros por hora». Quedó una señal del acontecimiento: el canal erosivo que atraviesa el estrecho, de unos 500 metros de profundidad y hasta ocho kilómetros de anchura. Se extiende a lo largo de unos 200 kilómetros entre el Golfo de Cádiz y el Mar de Alborán.
Ese gigantesco surco fue descubierto hace unos años, cuando los ingenieros del túnel que debía unir Europa y África estudiaban el subsuelo del Estrecho de Gibraltar. Entonces, los geólogos y geofísicos pensaron que esta enorme erosión había sido producida por algún río de gran caudal durante la desecación del Mediterráno en vez de por la inundación. «Esperamos que el artículo contribuya, en cierta medida, a planificar las obras del túnel para unir Europa y África. Sería cerrar un bello círculo que nuestra investigación acabara contribuyendo a ello», apunta el investigador.
¿Puede ocurrir algo semejante de nuevo en algún lugar del mundo? «No, el único lugar comparable sería el Mar Muerto, pero está demasiado aislado para sufrir un proceso parecido».

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Oceanografía

España entrega a EE.UU. el primer robot submarino que ha cruzado el Atlántico

Siete meses de travesía, tras recorrer 7.400 kilómetros, el «Caballero Escarlata» arribó hoy en Baiona. Se trata del primer robot submarino que ha cruzado el Oceáno Atlántico en 225 días y que España ha entregado a las autoridades estadounidenses en un acto presidido por el ministro de Fomento, José Blanco, y el representante de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, Jerry Miller, ante más de medio centenar de científicos de ambos países.
Sin motor, y con la única energía de baterías de litio, con un consumo del 60 por ciento, aprovechando las corrientes de agua, el glider conocido como «Piolín», toma relevancia por los datos recabados durante su estancia bajo el mar. Su misión ha sido recoger datos del océano como la densidad del agua, la salinidad o la temperatura, con la intención de contribuir a un mejor conocimiento del mar en el proceso de cambio climático y su impacto en las infraestructuras portuarias.

En este sentido, el representante de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos, Richard W. Spinrad, ha destacado que se trata de un dispositivo económico, que dará pie a «otros cientos» para el estudio de los océanos. En cuanto a los resultados, el científico americano señaló que los datos brutos se exponen ya en la web, si bien puntualizó que «un análisis específico y contrastado llevará meses e incluso un año».

La singularidad de este artefacto, un proyecto pionero impulsado por la Universidad de Rutgers (New Jersey), con la colaboración del Gobierno de España y la Universidad de Las Palmas, es una herramienta «limpia», que no utiliza energía contaminante, por lo que podría ser el primer paso para utilizarlo de forma frecuente en estudios oceanográficos e incluso, en el futuro, para desarrollar un nuevo sistema de transporte marítimo.
Cinco siglos después de que la localidad pontevedresa acogiera la llegada de la «Carabela Pinta» recién llegada de América, en un «Déjà vu» se engalanó para recibir al «Caballero Escarlata».
En manos de Obama
El «Caballero Escarlata», que partió desde Nueva Jersey, ha hecho una travesía de 7.400 kilómetros en 225 días, propulsado con ayuda de las corrientes submarinas y con el apoyo baterías. El planeador submarino mantuvo durante la travesía una velocidad media de 15 centímetros por segundo y consumió apenas el 60% de la carga de sus baterías. En el recorrido superó olas de más de 9 metros y aprovechó la salida a superficie para transmitir vía satélite los datos recogidos en cada inmersión.
Desde Galicia, el «Caballero Escarlata» será transportado a Washington, donde está previsto que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, proceda a depositarlo en uno de los museos de la Institución Smithsonian, donde también se exponen el «Spirit of St. Louis», el mítico avión que fue el primero en cruzar el Atlántico sin escalas, o el modulo de mando del Apolo XI tras alunizar.
«La investigación y la ciencia y el desarrollo están en el corazón del Gobierno de Rodríguez Zapatero, vamos a seguir cooperando en iniciativas como esta y tendré oportunidad de ratificarlo en mi viaje a Washington el próximo mes de enero», apuntó el ministro de Fomento, quien calificó de «hazaña» la travesía del Atlántico por el submarino.
Blanco hizo hincapié en que «un pequeño robot submarino sin motor» haya sido capaz de cruzar el Atlántico tras recorrer más de 7.400 kilómetros en siete meses y medio y recordó que «más allá del éxito científico» de la travesía, el proyecto tiene una «indudable trascendencia práctica y es una apuesta de futuro».
Apuntó que el objetivo de este proyecto es «abrir un nuevo camino» para explorar y conocer los océanos, para obtener datos sobre cuestiones como la salinidad, los campos de corrientes y las temperaturas, algo que «proporcionará información del papel de los océanos en el cambio climático», dijo.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Oceanografía

Un centenar de icebergs se desprenden de la Antártida y avanzan hacia Nueva Zelanda

Más de un centenar de icebergs, alguno de hasta 250 metros de longitud, están siendo empujados por la corriente marina en dirección a Nueva Zelanda, cuyas autoridades han dado la alerta a los buques que navegan por la zona
Las últimas fotografías por satélite hechas por expertos de la División Antártica Australiana indican que los bloques de hielo han sobrepasado las islas Auckland y se encuentran a unos 450 kilómetros al noreste de la isla del Sur, la mayor de Nueva Zelanda.
La masa de hielo, desprendida de la Antártida a causa del aumento de la temperatura como consecuencia del calentamiento global, fue avistada por vez primera hace unas dos semanas por los científicos del puesto permanente de investigación que Australia tiene en la isla de Macquarie, en el extremo suroeste del océano Pacífico.
Los icebergs se mueven a una velocidad media de entre uno y dos kilómetros por hora, según el seguimiento que está llevando a cabo el Instituto Neozelandés de Investigación Atmosférica. Rodney Russ, jefe del equipo de científicos neozelandeses que viajan a bordo del buque «Spirit of Enerby» de la compañía Heritage Expeditions, ha explicado que los bloques de hielo se deterioran y derriten a medida que se alejan de la Antártida.
Esta es la segunda ocasión que ocurre un fenómeno similar en apenas tres años. En 2006, varios icebergs se derritieron cuando se encontraban a unos 25 kilómetros de la costa de la isla del Sur, lo que no ocurría desde 1931, según los datos de los que dispone la División Antártica Australiana.
Las autoridades marítimas de Nueva Zelanda emitieron la pasada semana una alerta para los buques que navegan por la zona en la que han sido avistados los icebergs.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Oceanografía

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda