lig tv izle
justin tv

Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Los 13 años más cálidos de la Historia se han registrado en los últimos 15

Los 13 años más cálidos han sucedido, sin excepciones, durante los 15 años transcurridos desde 1997. Las temperaturas mundiales de 2011 son actualmente las décimas más altas registradas, y superan a las de cualquiera de los años anteriores durante períodos La Niña, que suelen influir a la baja en la temperatura. La extensión del Mar Ártico fue en 2011 la segunda más pequeña registrada, con el volumen más bajo en términos absolutos.

Tales son algunos de los datos más destacados de la Declaración anual de la Organización Meteorológica Mundial sobre el estado del clima mundial, que, junto con una evaluación de la temperatura mundial, ofrece una instantánea de la evolución meteorológica y climática en el mundo durante 2011. Fue hecha pública hoy en la Conferencia Internacional sobre el Clima que está teniendo lugar en Durban, Sudáfrica.

“Nuestra tarea estriba en ofrecer conocimientos científicos para ayudar a los decisores en su labor”, señaló el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud. “Nuestra ciencia es sólida, y demuestra inequívocamente que el mundo se está calentando y que este aumento de temperatura es atribuible a las actividades humanas”, declaró.

Nuevos máximos de gases de efecto invernadero
“La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera ha alcanzado nuevos máximos. Se está acercando muy rápidamente a unos niveles que podrían reflejar un aumento de 2 a 2,4 ºC en la temperatura media mundial, que, según los científicos, podría desencadenar cambios irreversibles y de amplio alcance en nuestro planeta, así como en nuestra biosfera y océanos”, manifestó.

Según la estimación provisional de la OMM, durante 2011 (entre enero y octubre) la temperatura del aire en la superficie de la tierra y del mar se situó en 0,41 ºC ± 0,11 ºC por encima del promedio anual del período 1961-1990, que fue de 14,00 ºC, según la declaración provisional. Éste es, pues, el décimo año más cálido desde que comenzaron los registros en 1850.

El período 2002-2011 fue, junto con 2001-2010, el decenio más cálido registrado, con 0,46 ºC por encima del promedio de largo período.

Durante 2011, el clima mundial estuvo fuertemente influenciado por el intenso La Niña, que se gestó en el Pacífico tropical durante el segundo semestre de 2010 y prosiguió hasta mayo de 2011.

Temperaturas máximas en Rusia
Fue uno de los más intensos de los últimos 60 años, y estuvo estrechamente asociado a las sequías padecidas en el África oriental, en las islas del Pacífico ecuatorial central y en el sur de los Estados Unidos, y a las crecidas sobrevenidas en el sur de África, Australia oriental y sur de Asia.

Los años en que La Niña ha sido intenso suelen ser entre 0,10 y 0,15 ºC menos cálidos que los años precedentes y posteriores al fenómeno. Las temperaturas mundiales de 2011 siguieron esa misma pauta, y fueron inferiores a las de 2010, aunque fueron considerablemente más altas que en los episodios de intensidad moderada a intensa de los últimos fenómenos de La Niña: 2008 (+0,36 ºC), 2000 (+0,27 ºC) y 1989 (+0,12 ºC). En las últimas semanas ha vuelto a manifestarse un La Niña débil, aunque sin alcanzar la intensidad de finales de 2010 y comienzos de 2011.

Durante 2011 la temperatura del aire en la superficie fue superior al promedio de largo período en la mayoría de las áreas de tierra firme del mundo. Las diferencias respecto del promedio fueron máximas en Rusia, especialmente en su parte septentrional, en que las temperaturas fueron entre enero y octubre aproximadamente 4 ºC superiores al promedio en algunos lugares.

La extensión mínima estacional de los hielos marinos en el Mar Ártico, que se alcanzó el 9 de septiembre, fue de 4,33 millones de kilómetros cuadrados. Esta cifra fue un 35% inferior al promedio de 1979-2000, y sólo ligeramente superior al mínimo registrado, que se alcanzó en 2007. A diferencia de lo que sucedió ese año, tanto el corredor marítimo noroccidental como el nororiental estuvieron exentos de hielo durante ciertos períodos en el verano de 2011. El volumen del hielo marino fue nuevamente inferior al promedio, habiendo alcanzado según las estimaciones un nuevo mínimo, sin precedentes, de 4.200 kilómetros cúbicos, inferior a su vez a los 4.580 kilómetros cúbicos alcanzados en 2010.

En la mayoría de las regiones polares septentrionales, las temperaturas superiores al promedio coincidieron con el valor mínimo del volumen de los hielos marinos y con la segunda extensión mínima jamás registrada de los hielos en el Mar Ártico.
Cortesia Elmundo.es

Meteorologia y climatologia

Fenómeno “El Niño” agudiza variaciones del clima en América

El fenómeno climático “El Niño”, que suele alterar de cada 2 a 7 años los sistemas atmosféricos del continente americano, ha variado intensamente los registros meteorológicos en varios países y desencadenado emergencias.

En el norte del continente, en Vancouver, Canadá, el poco frío y nieve obligó a los organizadores de los Juegos Olímpicos de Invierno a postergar algunos eventos de esquí, las cálidas temperaturas, con mínimas de 8 centígrados, transformaron a la pista de la montaña Whistler en un tobogán de nieve derretida.

En Estados Unidos, los habitantes de Nueva York y Washington fueron tapados bajo aluviones de nieve que obligaron a cerrar escuelas, oficinas del gobierno federal y la sede de Naciones Unidas. Además, los vuelos hacia Nueva York también sufrieron cambios, debido a la inestabilidad del clima.

Al mismo tiempo, a miles de kilómetros de allí, en Río de Janeiro, sus habitantes vivían su peor ola de calor en 50 años, con temperaturas superiores a las del desierto del Sahara, según los servicios meteorológicos brasileños.

El martes 9 de febrero ninguna parte del planeta superó los 46,3ºC registrados en Río, salvo Ada, una ciudad situada en el este de Ghana, en África, donde se registró una temperatura 2ºC más alta, según datos de la Organización Mundial de Meteorología.

Las lluvias que llevan dos meses cayendo en el estado brasileño de Sao Paulo, cerca de Río de Janeiro, ya mataron a más de 70 personas, otras 10 personas murieron en Bolivia, donde un diluvio afectó a 22 mil familias y dañó grandes extensiones de campo.

En Perú, las autoridades tuvieron que enfrentar graves inundaciones que aislaron sus famosas ruinas incaicas de Machu Picchu, obligando a evacuar por aire a dos mil 200 turistas bloqueados el mes pasado.

En Argentina, el estado de emergencia fue declarado en Buenos Aires por temor a que el río Paraná se desbordara.

Pero toda esta alteración climática en diferentes partes del continente no son únicamente culpa del fenómeno natural, las causas van más allá, pues los científicos han indicado que el aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO2), proveniente en su mayoría de los países industrializados, provocó la intensificación del fenómeno y el consecuente aumento de la temperatura global.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de Internet

Climatologia

Perforando el pasado en el fondo del Antártico

Desde el otro extremo del mundo, la voz de Carlota Escutia llega con claridad. Sólo un cierto retardo en la señal indica la distancia a la que se encuentra. Embarcada en pleno océano Antártico, a solo 60 kilómetros de la costa del continente helado, la geóloga del CSIC dirige un equipo internacional de 30 científicos que perfora el fondo marino para extraer cientos de metros de sedimento. Su objetivo: estudiar así el clima remoto de la Tierra.

«Con la diferencia de 10 horas que hay», explica, «son aquí las 3.30 de la madrugada. Pero no te preocupes, porque hacemos turnos de 12 horas y el mío acaba de empezar. Va de dos de la madrugada a dos de la tarde y justo ahora estaba preparando café para llevárselo a los que están trabajando afuera».

Pero ese «afuera» al que se refiere con tanta naturalidad es el sitio más remoto de la Tierra. La Antártida Oriental, en cuya costa está anclado el buque ‘Joides Resolution’, es el lado menos conocido de un continente ya de por sí desolado. Ni siquiera abundan en tierra las bases científicas que proliferan en el otro lado, el occidental.

No se puede pensar en un lugar más solitario y hostil. «Ahora, como es verano, la temperatura es agradable. Unos dos grados sobre cero ayer y, hoy, con el viento, unos 6º bajo cero», explica Escutia. Durante dos meses, la científica compartirá con compañeros de 14 países los breves metros del barco de investigación. No pisarán tierra en ningún momento, hasta que regresen a puerto en marzo. Pero estos detalles del aquí y ahora parecen no importarle mucho a Escutia.
Una biografía del mar

La científica tiene la cabeza puesta en otro momento, uno de hace millones de años. No sólo piensa en ello, sino que lo vive… lo toca. Porque bajo sus pies, tras atravesar 4.000 metros de agua y unos cuantos cientos de tierra del fondo del mar, su equipo está extrayendo muestras de los materiales y organismos que se depositaron allí en el pasado remoto.

«Mira, justo ahora la barrena está llegando a los 650 metros de profundidad y estamos sacando muestras que datan de hace 21 millones de años», explica. Los investigadores esperan llegar hasta los 1.400 metros del subsuelo y remontarse a 34 millones de años, justo cuando el casquete helado de la Antártida empezó a formarse. Cada 20 metros de perforación, la barrena sube y deja en cubierta un pequeño pedazo de suelo … y de tiempo. Comienza entonces otra nueva actividad, porque el barco es un laboratorio constante que excava e investiga al mismo tiempo, y un equipo multidisciplinar se dedica a trocear, datar y analizar lo extraído.

¿Y qué es lo que se puede conocer? Mucho. El ‘Joides Resolution’ está sacando a flote una biografía completa del mar antártico. Es increíble lo que la ciencia puede inferir de unos pedazos de fondo marino cargados de limo y restos fósiles de microorganismos. Diversas técnicas permiten datar, primero, la edad a la que pertenecen; después, colegir la cantidad de oxígeno, la presencia de CO2, la temperatura aproximada del agua, el nivel del mar o la potencia de la capa de hielo en el continente.

Algunos de esos momentos, hace cuatro millones de años, son fundamentales, pues coinciden con una época de aumento de CO2 y temperaturas como la actual. Y en aquel momento, la deriva continental ya había situado a la Antártida donde está ahora y las corrientes marinas globales eran similares.

¿Hay que preocuparse por el cambio climático?, le pregunto a Escutia. «Desde luego», responde, «estamos forzando un aumento acelerado de temperaturas, como los hubo otras veces, pero ahora estamos aquí y nos va a afectar. De lo que hagamos depende la seguridad del mundo en el que vivirán nuestros hijos. Nosotros estamos aquí para saber cómo respondió la Antártida hace millones de años» a un cambio similar.
Una tarea bajo los mares del mundo

El ‘Joides Resolution’ es uno de los dos barcos del Programa Internacional de Perforación Integrada del Océano (IODP), una iniciativa de 22 países, entre ellos España, para conocer la historia de la Tierra estudiando los sedimentos marinos. Ha realizado decenas de campañas en todo el globo.

__________________________________________________________________________________________________
Cortesìa de elmundo.es

Climatologia

Fenómeno climatológico El Niño se intensifica

El fenómeno atmosférico conocido como El Niño se intensificó durante los meses de octubre y noviembre y se espera que persista hasta la primavera del 2010, según acaba de anunciar el Centro de Predicciones Climáticas (CPC) de Estados Unidos.

CPC, una organización que depende de la Agencia Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA por sus siglas en inglés), añadió que el fortalecimiento es consecuencia de las anomalías en las temperaturas de la superficie del mar en la zona este y central del océano Pacífico donde las aguas son más cálidas de lo normal.

Las consecuencias de diciembre a febrero de la fortaleza de El Niño serán un aumento de las precipitaciones sobre el océano Pacífico central tropical y una continuación de condiciones más secas de lo normal sobre Indonesia.

También es posible que ocurra un calentamiento en el extremo oriental del Pacífico ecuatorial durante los próximos meses con el potencial de producir un aumento en la precipitación en sectores de Perú y Ecuador.

En Estados Unidos las consecuencias serán precipitaciones por encima de los normales en el sur del país y por debajo de lo normal en el noroeste del Pacífico, Ohio y Tennessee. En los estados del norte, la temperaturas estarán por encima de lo normal mientras que en los del sureste estarán por debajo.

Sin importar cuál sea la fortaleza máxima, se espera que El Niño continúe ejerciendo una influencia significativa en el tiempo y el clima global durante los próximos meses.

Las previsiones para los meses de noviembre, diciembre y enero señalan que la temperatura de la superficie del mar oscilará entre 0,5 y 2 grados centígrados por encima de lo normal.

El pronóstico es que las anomalías en la temperatura de la superficie del mar empiecen a disminuir a principios del 2010 pero que El Niño persista hasta el periodo marzo-abril-mayo del próximo año.

El fortalecimiento es consecuencia de las anomalías en las temperaturas de la superficie del mar en la zona este y central del océano Pacífico donde las aguas son más cálidas de lo normal.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Internet

Climatologia

“El ‘Climagate’ es un intento irrisorio de negar la ciencia”

Arrecia la tormenta contra los científicos en vísperas de la cumbre de Copenhague. Drew Shindell, climatólogo del Instituto Goddard de la NASA, capea el temporal aferrándose a la evidencia: “La última década ha sido la más calurosa de la que tenemos constancia… Posiblemente la más calurosa en los últimos 1.000 años”.

Shindell, que acaba de alcanzar una gran notoriedad mundial con su estudio sobre los otros gases que contribuyen al cambio climático aparte del CO2, sostiene que estamos ante “un intento irrisorio de negar la ciencia”. “Creo que todo esto representa lo desesperados que están ciertos sectores de la sociedad, ahora que parece que por fin se va hacer algo para combatir el problema”, asegura el experto de la NASA.

“No hay nada de sustancia en los e-mails pirateados en Inglaterra”, afirma el climatólogo norteamericano. “En mi opinión, todo este asunto refleja la facilidad con la que los escépticos del clima pueden manipular a los medios, que prestan más atención a este tipo de historias que a la evidencia: los glaciares se están derritiendo, el hielo está desapareciendo en el Ártico, los niveles del mar están subiendo, los ecosistemas se están desplazando”.

Opina Shindell que “la credibilidad de los científicos no debería verse afectada” por el impacto mediático, aunque admite que el auténtico problema será precisamente la credibilidad que la opinión pública llegue a dar a lo que ya se ha bautizado en EEUU como el ‘Climagate’, en alusión al caso Watergate que terminó con el presidente Nixon.
Fenómeno complejo

En las paredes del Instituto Goddard de la NASA en Nueva York, y en las pantallas de los estudiosos del cambio climático en medio mundo, puede verse la irregular pero irrebatible progresión de las temperaturas en los últimos 30 años, a razón de 0,18º C por década (14,01ºC en los años 70; 14,59ºC en la medición provisional de los primeros años del siglo XXI).

“Los escépticos sostienen que no ha vuelto a haber un año tan cálido como 1998, cuando sufrimos temperaturas muy altas por los efectos de El Niño, y que en los dos últimos años se ha producido incluso un enfriamiento”, dice Drew Shindell. “Pero no reparan en las tendencias a largo plazo, que son las que al final importan y tienen un efecto duradero en los cambios que se están produciendo en el planeta”.

“El cambio climático no es un problema en blanco y negro, sino un fenómeno muy complejo que se está produciendo y que aún no conocemos a fondo”, reconoce Shindell. En su opinión, sin embargo, la contribución humana al cambio climático sigue “inalterable”.

Shindell coincide con las conclusiones del Comité Intergubernamental de la ONU, se remite a los datos recabados por otras instituciones científicas que estudian la evolución del clima y recuerda cómo en la NASA se trabajó en un ambiente de intimidación durante la era Bush (su propio jefe, James Hansen, fue censurado).

«Ahora podemos trabajar por fin con una mayor apertura y con una libertad imprescindible para que avance la ciencia», admite Shindell, que considera que el viaje de Obama a Copenhague es un signo alentador: “La pregunta no es ya ‘¿debemos hacer algo?’ sino ‘¿cuánto debemos hacer?’ (…) Aunque en Europa no lo parezca, hemos avanzado mucho en 10 meses”, concluye.
__________________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Climatologia

Un método para medir con precisión el CO2 que absorben los océanos

Un grupo de científicos, con participación española, ha desarrollado una red de observación, con la utilización de barcos comerciales, para precisar la cantidad de dióxido de carbono (CO2) absorbida por el océano, que captura y almacena gran parte de este gas, aunque su capacidad, han advertido, es limitada.

Los resultados y el desarrollo de este nuevo método de medición, publicados en la revista ‘Science’, servirán para identificar las principales regiones que actúan como sumideros de carbono y revelan que la cantidad de CO2 varía cada año y es sensible a los cambios del clima en la región.

El método permite medir de forma precisa la cantidad de carbono natural y antropogénico -el producido por el hombre- que pasa de la atmósfera al océano, lo que es importante para saber qué medidas se deben tomar para paliar el incremento de CO2 en la atmósfera.
Seis años de investigación

El océano captura y almacena gran parte del dióxido de carbono generado por la actividad humana, mitigando de esta manera los efectos del cambio climático. Sin embargo, la capacidad no es ilimitada y hasta el momento no era posible estimarla con precisión.

Mediante campañas oceanográficas en los buques Hespérides y Las Palmas y la participación voluntaria de barcos comerciales equipados con sensores químicos, los científicos, entre ellos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Las Palmas, analizaron la cantidad de CO2 en la atmósfera y en las aguas superficiales, además de la salinidad y temperatura del agua.

Los investigadores han estudiado datos recogidos durante seis años, que se han complementado con observaciones por satélite de la temperatura superficial marina y con modelos de circulación oceánica.

“Esta gran cantidad de datos -se trata de la serie de mediciones más grande de CO2 jamás recolectada- ha permitido observar la captación de dióxido de carbono con una precisión y detalle nunca antes alcanzados”, ha explicado Aída Fernández Ríos, investigadora del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC en Vigo y una de las firmantes del artículo.

El método de muestreo, junto con técnicas estadísticas para la extrapolación, permite monitorizar estas variaciones y podría usarse como sistema de alerta temprana de recrudecimiento del cambio climático.
Efecto invernadero

“Algunos científicos han alertado del descenso en la captación de CO2 por parte del océano que puede ocurrir a medida que el cambio en el clima sea más pronunciado, lo que provocará una mayor acumulación de CO2 en la atmósfera, incrementando por tanto el efecto invernadero”, lo que puede intensificar el cambio climático en el Atlántico Norte, según Fernández Ríos.

Aunque la investigación se ha realizado en el Atlántico Norte el método empleado y las conclusiones son extrapolables a cualquier otra cuenca oceánica del planeta.

Según datos del grupo intergubernamental para el cambio climático (IPCC en sus siglas en inglés), los humanos emiten cada año unas 8,5 gigatoneladas de CO2 debidas al uso de combustibles fósiles y la producción cementera, y unas 1,5 gigatoneladas provocadas por cambios en el uso del territorio.

A nivel global, el océano capta de forma neta más CO2 del que emite.

Este proceso es importante porque tiene un efecto mitigador frente a los efectos del cambio climático, como el calentamiento global.
__________________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Climatologia

La destrucción de ozono en la Antártida es muy superior a la del Ártico

Diseño y Publicación:   Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geologia. Doctorado, y Master en Geologia y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

Los científicos compararon décadas de datos de ozono del Ártico y la Antártida para determinar si se estaban produciendo patrones similares de pérdida de ozono.

Los investigadores analizaron las medidas de ozono tomadas en las estaciones de investigación polar, incluyendo las medidas locales de ozono tomadas de globos y registros a largo plazo en el suelo de la columna total de ozono. Las medidas llegaban a los 50 años de antigüedad en algunas localizaciones.

En ambas regiones, la pérdida de ozono se mostró más elevada al final del invierno. Las pérdidas más grandes se producían cuando las temperaturas de la primavera eran más frías.

En la Antártida, la destrucción de ozono local en algunas altitudes frecuentemente excedía al 90% y a menudo alcanzaba el 99% durante el invierno típico de la Antártida. En el Ártico, la pérdida de ozono fue mucho menos grave, con pérdidas que sólo alcanzaban el 70% como nivel más elevado y generalmente mucho menos de este porcentaje.

Los cambios en la columna de ozono integrada, que mide las cantidades totales de ozono, fueron mucho menores que estos cambios locales. Los investigadores señalan que aunque la pérdida de ozono se esté produciendo en el Ártico, incluso las pérdidas de ozono mas grandes del Ártico no se aproximan a las pérdidas regulares de la Antártida.

Un análisis comparativo de la destrucción del ozono en los polos muestra que la Antártida está experimentando las pérdidas más graves. Las conclusiones del estudio, realizado por la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional en Boulder (Estados Unidos), se publican en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS)

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de IBLNEWS

Climatologia

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda