Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Una mutación ocurrido hace 100 millones de años marcó la evolución

¿Una mutación genética es siempre un fallo de la naturaleza? Si las consecuencias no son dramáticas para quienes la sufren, no tiene porqué. Al contrario, un pequeño cambio, una casualidad o un error en el código de barras biológico puede permitir que el mundo sea variado y generoso. Una nueva investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) muestra cómo la diversidad biológica y la evolución en el planeta pueden ser fruto de un «error» genético. Científicos de la Universidad de Leeds han descubierto que una mutación ocurrida hace más de 100 millones de años llevó a las flores a desarrollar sus órganos sexuales, masculinos y femeninos, de diferentes formas, algo que ha marcado de forma manera importante su forma de reproducirse
En un determinado número de plantas, el gen involucrado en la «fabricación» de órganos femeninos y masculinos se duplicó para crear dos copias muy similares. Por ejemplo, en la variedad Arabidopsis, un género de plantas herbáceas, una copia se encarga de hacer las partes femeninas y masculinas de la flor, pero la otra asume un rol completamente nuevo: hace añicos las vainas de semillas abiertas. Por el contrario, en las plantas conocidas como Boca de dragón (género Antirrhinum), ambos genes están relacionados con los órganos sexuales. Una copia desarrolla principalmente las partes femeninas -aunque también desempeña un pequeño trabajo en las masculinas-, pero la otra sólo puede hacer flores masculinas.
«Las bocas de dragón están en la cúspide de la división del trabajo entre los dos genes para hacer órganos masculinos y femeninos, un momento clave en el proceso evolutivo”, explica el investigador Brendan Davies, de la facultad de Ciencias Biológicas de Leeds. «Más genes con diferentes funciones producen un organismo más complejo y abren la puerta a la diversificación y la creación de nuevas especies», apunta.
Tras realizar el árbol evolutivo de diferentes plantas con flores, los investigadores ha calculado que la duplicación de genes ocurrió hace 120 millones de años. Pero la mutación de cómo las flores utilizan este gen extra ocurrió 20 millones de años después.
Un mundo perfecto, un mundo aburrido
Los investigadores creen que el uso diferente del gen en cada planta se debe a un aminoácido. Aunque los genes son muy parecidos, las proteínas que codifican no siempre tienen este aminoácido en cuestión. Cuando está presente, la actividad de la proteína está limitada a fabricar sólo partes masculinas. Cuando no está, la proteína es capaz de relacionarse con otras proteínas implicadas en la producción de flores, lo que le permite sacar adelante ambas partes masculinas y femeninas.
«Una pequeña mutación en los genes engaña a la maquinaria de la planta para insertar un aminoácido extra, y este pequeño cambio ha creado una gran diferencia en cómo las plantas controlan sus órganos reproductivos», explica el profesor Davies. «Esto es evolución en marcha, aunque no sabemos todavía si esta mutación ha llegado a su final o si conduce a nuevas complejidades».
A su juicio, la investigación es «un ejemplo excelente de cómo una imperfección ha producido chispas en el cambio evolutivo. Si viviéramos en un mundo perfecto, sería todo mucho menos interesante, sin diversidad y sin posibilidad del desarrollo de nuevas especies».

Cortesía ABC, España

Ciencias de la Tierra

Nagoya: Objetivo, salvar la Tierra

Delegados de 190 naciones de todo el mundo comienzan hoy en Nagoya, Japón, una conferencia de dos semanas con un único objetivo: asegurar la supervivencia de las especies y los ecosistemas en peligro de extinción. Sin embargo, la Convención de Diversidad Biológica de la ONU se enfrenta, de nuevo, a las profundas divisiones entre países ricos y pobres sobre cuál es la mejor forma de actuar para evitar lo que, según los expertos, será una auténtica catástrofe a escala planetaria.
Lo que nadie duda es que el número de especies que están desapareciendo, y la velocidad a la que lo hacen, son una señal inequívoca de que el mundo está cambiando. Y tampoco de que las consecuencias de ese cambio serán devastadoras. “Estamos al borde de una gran extinción -asegura Russ Mittemeier, presidente de la organización Conservation International y biólogo especializado en primates- . Y la existencia de ecosistemas sanos es la base del desarrollo humano”.
Si una parte de la compleja red de organismos vivientes desapareciera (como por ejemplo las abejas, que tienen un papel crucial en el proceso de polinización y cuyo número está decreciendo), todo el sistema podría colapsarse sin remedio. En la reunión que empieza hoy en Nagoya los 190 delegados intentarán fijar veinte objetivos para la próxima década. Veinte medidas destinadas a ralentizar las potencialmente catastróficas tendencias actuales. Y que todos esperan que no sigan el mismo camino que las adoptadas en 2002, en la Conferencia de la Tierra, que jamás llegaron a cumplirse.
Peor que con los dinosaurios
Los científicos estiman que, en la actualidad, la Tierra está perdiendo especies entre cien y mil veces más rápido de lo que indica la media histórica del planeta. Lo cual nos estaría empujando hacia el sexto gran periodo de extinción sufrido por nuestro mundo, el mayor desde el que provocó la caída de un meteorito hace 65 millones de años, acabando con el reinado de los dinosaurios. Sólo entre los primates, el campo de estudio de Mittemeier, el 49% de las 669 especies que existen están en peligro de extinción. “Y eso -afirma el científico- es un riesgo muy real de extinción”.
“Nos acercamos al punto crítico -aseguró Ryu Matsumoto, Ministro de Medio Ambiente de Japón, en la apertura de la conferencia - Lo que quiere decir que estamos a punto de alcanzar un límite después del cual la pérdida de biodiversidad será irreversible. Y podríamos cruzar ese punto en los próximos diez años, si no hacemos nada para evitarlo”.
Una de las medidas que se debatirán será la creación de grandes áreas protegidas, tanto en tierra como en los océanos, para permitir la recuperación de muchas especies. Y ese es precisamente uno de los mayores puntos de fricción entre las naciones desarrolladas y las que están en vías de desarrollo. De hecho, la creación de esos espacios supondría un severo recorte a las expectativas económicas de los más pobres.

Cortesía ABC, España

Ciencias

Quinta parte plantas planeta en peligro extinción

La quinta parte de las plantas del planeta gran parte de las habitantes de América, están en peligro de extinción, indica un reciente estudio de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

La región más amenazada es la selva Atlántica de Brasil donde más del 90 por ciento de la zona fue deforestada para convertirla en tierra para agricultura o zonas urbanas, destacan los científicos de la organización.

Aunque la mayoría de las especies no están amenazadas, en America del Norte el desarrollo residencial y la intensificación de la agricultura cambiaron la formación ecológica de varias áreas del continente, agrega el artículo.

En sus ensayos, los científicos analizaron unas siete mil especies, una muestra de mil 500 de cada uno de los grandes grupos de plantes: briófitos, pteridófitos, gimnospermas, monocotiledóneas y legumbres.

El 36 por ciento de las gimnospermas está en peligro crítico de extinción, afirman.

La tarea de analizar la situación que enfrentan las plantas del mundo es un desafío. La cifra de ellas que habitan en el planeta es de 380 mil, en comparación con las cinco mil 490 especies de mamíferos o los seis 285 de anfibios, detalla el informe.

La mayor amenaza, insisten, es la pérdida de hábitat inducida por el humano, por la conversión de los ambientes naturales para el uso de la agricultura y ganadería intensiva.

Las plantas son la base de la vida en la Tierra, fuente de aire limpio, agua, alimento y combustible. Todos los animales dependen de ellas, y nosotros también, explicó Stephen Hopper, uno de los autores principales de la investigación.

Cortesía Internet

Ciencias

Relojes atómicos demuestran que envejecemos más rápido a más altura

Los científicos saben desde hace décadas que el tiempo pasa más rápido a mayor altura, un curioso aspecto de la teoría de la relatividad de Einstein que previamente ha podido ser medido mediante la comparación de precisos relojes en la superficie de la Tierra y otros gemelos situados en naves espaciales. Ahora, los físicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST), han realizado el mismo experimento, a otra escala… Han comparado el paso del tiempo con una diferencia de tan sólo 33 centímetros respecto a la superficie de la Tierra y han demostrado, por ejemplo, que una persona envejece más rápido ¡si pasa su vida solo un par de peldaños más arriba en una escalera! Obviamente, la diferencia es demasiado pequeña para que nos demos cuenta -añade 90 mil millonésimas de segundo sobre 79 años de edad-, pero puede proporcionar aplicaciones prácticas en la geofísica y otros campos científicos. El estudio aparece publicado en la última edición de la revista Science.
Los experimentos fueron realizados comparando un par de los mejores relojes atómicos del mundo. Los relojes casi idénticos están cada uno de ellos basados en el tic tac de un único ion de aluminio (un átomo cargado eléctricamente) cuando vibra entre dos niveles de energía más de un millón de millones de veces por segundo. Un de estos relojes mantiene la hora con una variación de un segundo en 3,7 miles de millones de años y el otro tiene una precisión muy parecida. Los dos relojes están situados en diferentes laboratorios del NIST y conectados por una fibra óptica de 75 metros de longitud. Ambos relojes -llamados de lógica cuántica porque actúan con las técnicas de toma de decisiones de la computación cuántica-, son lo suficientemente precisos y estables para revelar ligeras diferencias que no podían ser vistas hasta ahora.
Paradoja de los gemelos
El experimento se centró en dos escenarios reflejados en las teorías de Einstein sobre la relatividad. En primer lugar, cuando dos relojes están sometidos a fuerzas gravitacionales desiguales debido a sus diferentes altitudes por encima de la superficie de la Tierra, el reloj situado a más altura -que experimenta un menor tirón gravitacional-, andará más rápido. Los científicos levantaron uno de los relojes un tercio de metro por encima del segundo reloj. Efectivamente, el reloj más elevado corrió a un ritmo ligeramente más rápido, exactamente como se predijo.
La segunda prueba se refiere a la paradoja de los gemelos, que analiza la distinta percepción del tiempo entre dos observadores con diferentes estados de movimiento. Los investigadores observaron este aspecto de la relatividad, -que el tiempo pasa más despacio cuando te mueves más rápido- en velocidades comparables a un coche viajando a 29 millas por hora, una escala más comprensible que las mediciones hechas anteriormente con aviones a reacción.
Estos experimentos pueden ser útiles en geodesia, la ciencia de la medición de la Tierra y su campo gravitatorio, con aplicaciones en la geofísica y la hidrología, y posiblemente en otras pruebas sobre teorías fundamentales de la Física. Los científicos del NIST también esperan mejorar la precisión de los relojes de aluminio.

Cortesía de ABC, España

Ciencias

El nivel del mar aumenta tres milímetros al año

El director de Observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea ha asegurado en Torrent (Valencia), en el marco del congreso Recent Advance in Quantitative Remote Sensing, que el nivel del mar aumenta una media de 3 milímetros cada año.

Los datos presentados recogen la crecida de los océanos desde 1992 hasta la actualidad que, según el profesor José Antonio Sobrino, director de la Unidad del Cambio Global de la Universitat de València (UV) y organizador del simposium, “ha aumentado en los últimos 18 años cerca de 2 centímetros”.

Un total de 250 expertos en teledetección de más de 25 países han acudido esta semana a Torrent para debatir en la tercera edición del Congreso Internacional de Teledetección sobre los avances científicos que permiten observar el planeta desde el espacio. Muchos de ellos coinciden en que la Tierra está sufriendo cambios en su ecosistema que podrían afectar a las poblaciones del futuro.

Uno de tantos es el aumento del nivel oceánico, que podría hundir islas como Las Maldivas o provocar el traslado de poblaciones a lugares más seguros, según ha asegurado en el congreso Eva Oriol, la primera mujer responsable de misiones internacionales de la ESA.

Los mayores expertos de la NASA y la ESA están exponiendo durante toda la semana en L’Auditori de Torrent sus conclusiones sobre la técnica que permite hacer un seguimiento de la salud del planeta en tiempo real. La teledetección estudia desde satélite la evolución de fenómenos naturales como la desertización, el deshielo, los volcanes o el aumento de la temperatura de la superficie terrestre.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesìa elmundo.com

Ciencias

En ciencia, la respuesta correcta no existe

El Premio Nobel de Química de 1986, el norteamericano, Dudley Herschbach, ha asegurado que las personas que trabajan en la investigación científica no se preocupan “por la respuesta correcta”, porque “simplemente no existe. Lo que hay son buenas aproximaciones”. “Se trata de conseguir las maneras correctas de entender mejor”, ha aseverado Herschbach durante un receso del encuentro “Passion for Knowledge” que tiene lugar en San Sebastián a lo largo de esta semana.

Dudley Herschbach, durante un congreso de Química celebrado en Burgos
El químico estadounidense ha explicado que “un científico es feliz y disfruta al estar confundido porque de lo contrario no va a aprender nada nuevo”. Por este motivo, no considera adecuado el actual sistema de enseñanza basado en exámenes, ya que los alumnos se “frustran” si no encuentran la respuesta correcta, lo que “afecta a sus sentimientos” y les lleva a pensar que “el profesor es un juez”.
“Los estudiantes -aclara- no se sienten cómodos ni demasiado seguros de sí mismos porque tienen miedo de no tener la respuesta adecuada. Esto hace que todo lo que se puede aprender en la escuela, como la admiración por la naturaleza y los animales, quede sensiblemente reducido”. En consecuencia, opina que la figura del profesor no debería ser concebida tanto “como un juez”, sino “como una especie de entrenador” similar a los deportivos, cuyo objetivo es que sus jugadores “sean buenos, tanto en grupo como individualmente”.
La importancia del sentido del humor
El investigador, conocido por el gran público por haber prestado su voz e imagen para el capítulo de Los Simpson “Treehouse of Horror XIV”, en el que se le veía entregar el Premio Nobel de Física al profesor Frink, también ha destacado la importancia del “humor” para hacer ciencia. “El humor es una de las cualidades más importantes que el ser humano puede tener. Es importante para vivir una vida feliz e interactuar con otras personas. La ciencia está impregnada de esto porque en ella se trabaja en equipo y, compartiendo el entusiasmo y la risa, se crean enlaces entre las personas, lo que hace más efectiva la labor”, ha recalcado. “No es el caso -ha continuado el investigador de 79 años-, pero si tuviera que dar consejo a los jóvenes sobre si se deben casar o no, les diría que miraran si comparten con la otra persona el sentido del humor”.
Herschbach ha admitido, no obstante, la existencia de un lado “oscuro” en la ciencia, que lleva a algunos investigadores a prestar sus conocimientos a aplicaciones bélicas, si bien ha considerado que se trata de “excepciones”, porque la mayor parte científicos tienen una actitud de intentar “conocer más de lo que sabían ayer” y “aprender más” sin orientar el conocimiento al mal sino a “mejorar a la humanidad”. Ha afirmado que son muchos los científicos que están en contra de la guerra, entre los que ha citado al Premio Nobel de Química de 1991, Richard Ernst, quien ha mostrado públicamente su rechazo a los conflictos bélicos en este mismo congreso, “Passion for Knowledge”. “Incluso hablando de asuntos como el cambio climático hay una mayoría aplastante de científicos que reconocen que está siendo un problema muy serio”, ha recalcado.
Herschbach ha recordado también las numerosas aplicaciones tecnológicas de las que hoy disfruta la humanidad y que tan sólo hace unos años parecían ciencia ficción, como los teléfonos móviles, o la invisibilidad sobre la que se están haciendo grandes avances. Ha descartado, no obstante, que el ser humano llegue a teletransportarse de un punto a otro en el espacio, como en las películas de Star Treck, si bien no ha descartado esta posibilidad para el caso de datos e información.

__________________________________________________________________________________________________

Cortesìa ABC, España

Ciencias

El viento pudo separar el Mar Rojo para Moisés

Un fuerte viento del este que sopló por la noche podría haber hecho retroceder las aguas del mar Rojo de la forma descrita en las escrituras bíblicas y el Corán y no Moisés, según un experimento realizado por investigadores estadounidenses.

Simulaciones de ordenador, parte de un estudio mayor sobre cómo los vientos afectan a las aguas, mostraron que el viento puede empujar y hacer retroceder el agua cuando una curva de río se funde con una laguna costera, señaló el equipo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR por sus siglas en inglés) y la Universidad de Colorado en Boulder. “Las simulaciones encajan de forma bastante cercana con el relato en el Éxodo”, dijo Carl Drews de NCAR, que lideró el estudio.

“La separación de las aguas puede entenderse mediante dinámica de fluidos. Los vientos mueven el agua de una forma acorde a las leyes de la física, creando un pasaje seguro con agua a ambos lados y permitiendo luego volver al agua de forma abrupta”, indicó.

Los textos religiosos difieren levemente en el relato, pero todos describen a Moisés guiando a los israelitas fuera de Egipto, por delante del Ejército del faraón unos 3.000 años atrás. El mar Rojo se abrió para dejar a Moisés y sus seguidores pasar de forma segura, cerrándose luego sobre los perseguidores y ahogándolos.
Ciencia Vs. Religión

Drews y sus colegas estudian cómo los tifones del océano Pacífico pueden crear aumentos de tormentas y otros efectos de vientos fuertes y sostenidos en aguas profundas. Su equipo localizó un lugar al sur del mar Mediterráneo donde pudo realizarse el legendario cruce y modeló diferentes formaciones de tierra que pudieron existir entonces, que habrían generado la historia del mar abriéndose para atravesarlo.

El modelo requiere un terreno en forma de ‘U’ en el río Nilo y una laguna poco profunda a lo largo de la costa. En él se muestra que un viento de 101 kilómetros por hora, soplando de forma continua durante 12 horas, pudo hacer retroceder las aguas de 2 metros de profundidad.

“Este puente de tierra mide unos 3 kilómetros de largo y 5 kilómetros de ancho, y permanece abierto durante 4 horas”, según refleja el estudio publicado en la revista Public Library of Science, PLoS ONE.

“Las personas siempre se han fascinado por esta historia del Éxodo, preguntándose si proviene de hechos históricos. Lo que muestra este estudio es que la descripción de las aguas separadas sí tiene una base en las leyes físicas”, dijo Drews.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía elmundo.com

Ciencias

Un fuerte viento le abrió a Moisés las aguas del Mar Rojo

Un viento de unos cien kilómetros por hora pudo haber provocado la separación de las aguas en el Mar Rojo y permitido el paso de los israelitas guiados por Moisés, tal como relata la Biblia en el Exodo, según un estudio basado en catorce modelos realizados por ordenador. La investigación no busca negar la intervención divina, sino examinar la posibilidad de que efectivamente las aguas se abrieran y ofrecieran el cruce a pie a través del lecho del mar, algo a lo que da credibilidad.

El estudio, realizado por el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos y la Universidad de Colorado, sitúa el paso del Mar Rojo muy cerca del Mar Mediterráneo, donde mediciones a través de satélite muestran que un antiguo brazo del delta del Nilo se acercaba al lago Tanis, de poca profundidad y próximo a la costa, cerca de la actual ciudad de Port Said. La fuerza del viento habría repartido las aguas del Mar Rojo -la lengua que sube desde Suez- entre el lago y el brazo del Nilo.

Los científicos creen que un viento de cien kilómetros por hora soplando desde el este durante doce horas habría dejado al descubierto un lecho barroso de algo más de tres kilómetros de largo por casi cinco de ancho por un período de cuatro horas. Se habría tratado de un tiempo suficiente para permitir el paso de los israelitas así como para llegaran sus perseguidores egipcios, que de acuerdo con el relato bíblico, también recogido por el Corán, habrían sido atrapados en el regreso de las aguas a su estado original.
El estudio, titulado “Dinámicas del viento en Suez y el este del delta del Nilo”, cita a un general británico del siglo XIX que anotó su experiencia en el lago Tanis. “Llegó un gran vendaval del este y se hizo tan fuerte que tuve que dejar de trabajar”, explicó. A mañana siguiente, el lago “había desaparecido totalmente y los nativos paseaban por allí sobre el barro”.
“A la gente siempre le ha fascinado esta historia del Exodo, preguntándose qué de verdad hay en ello. Lo que este estudio muestra es que la descripción de la partición de las aguas realmente tiene base en leyes físicas. La partición puede entenderse mediante la dinámica de fluidos. El viento mueve el agua de un modo que, de acuerdo con leyes físicas, crea un pasillo seguro con el agua a los dos lados y luego abruptamente permite que el agua vuelva a su sitio”, afirma Carl Drews, responsable de la investigación.

__________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Ciencias

La capa de ozono recuperaría los niveles de 1980 en 40 años

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha confirmado la detención de la tendencia negativa en la destrucción de la capa de ozono, aunque su recuperación hasta los niveles anteriores a 1980 -cuando se alertó del problema- no se producirá hasta el 2050 como mínimo, y hasta el 2075 en el caso de la región antártica.

Así lo ha comunicado Aemet este miércoles, en vísperas del Día Internacional para la preservación de la capa de ozono, que se celebrará bajo el lema: “Protección de la capa de Ozono: la gobernanza y el cumplimiento al más alto nivel”.

El día conmemora la firma en 1987 del Protocolo de Montreal con el objetivo de eliminar las sustancias destructoras del ozono en nuestra atmósfera e incluir otras en el listado.

Se mantiene estable
Los datos de estos últimos años reflejan, según la Aemet, que el Protocolo está funcionando, ya que ha conseguido detener la tendencia negativa de las últimas décadas del siglo XX y mantener estable desde entonces tanto la extensión del agujero de ozono como sus niveles.

La extensión del agujero de la capa de ozono alcanzó su máximo en 2009, con 24,1 millones de kilómetros cuadrados (algo menor que la extensión de América del Norte), algo menos que en 2008. Durante este año se produjo una recuperación en los niveles de ozono algo más rápida que el año anterior, que en términos generales fue similar al valor medio de la última década.

Es aún prematuro dar una previsión de la evolución del agujero en la atmósfera este año, pero la tendencia parece indicar que seguirá disminuyendo.

________________________________________________________________________________________________

Cortesìa elmundo.com

Ciencias

Científicos logran mezclar agua y aceite

Científicos estadounidenses han conseguido hacer realidad el viejo sueño de la física de los líquidos: combinar el agua con el aceite mediante el uso de un catalizador.

Al mismo tiempo, los científicos de la Universidad de Oklahoma lograron acelerar las reacciones en esa mezcla, lo que ayudaría a optimizar las técnicas de refinamiento de biocombustibles, según indicaron en un informe publicado por la revista ‘Science’.

Según explicó el científico argentino Daniel Resasco, profesor de Ingeniería de Materiales Químicos y Biológicos de la Universidad de Oklahoma, la mezcla había sido imposible hasta ahora.

“A diferencia de los combustibles comunes que sólo contienen componentes hidrofóbicos, los biocombustibles contienen compuestos oxigenados como los aldehídos, alcoholes y ácidos que son muy solubles en agua”, señaló Resasco, uno de los autores de la investigación.

“La novedad es que estas nanopartículas que hemos desarrollado son capaces no sólo de estabilizar emulsiones agua-aceite y localizarse en la interfase (el punto de contacto entre los dos materiales), sino también de catalizar reacciones”, agregó.

Según el científico, debido a que tienen dos “caras”, una hidrofílica y otra hidrofóbica, los llamados “nanohídridos” que han desarrollado pueden catalizar reacciones en el agua y otras en el aceite. “De esa manera, se eliminan muchos pasos en el proceso de mejoramiento de los biocombustibles”, indicó.
Un grupo especial de nanopartículas

El equipo dirigido por el ingeniero Steven Crossley, de la Universidad de Oklahoma, preparó un grupo especial de nanopartículas mezclando nanotubos hidrofóbicos con óxido de sílice, que es hidrofílico.

Esta combinación logró que las nanopartículas se unieran en la interfase, entre el aceite y el agua. Al utilizar paladio como catalizador metálico en las nanopartículas, los científicos pudieron medir la reacción del catalizador.

Según el informe de ‘Science’, los científicos descubrieron que las nanopartículas con paladio reaccionaban en tres niveles diferentes que se utilizan en la refinamiento de la biomasa.

“Este método mejora los sistemas catalíticos conocidos porque estas nanopartículas catalizan las reacciones de manera completa. Además, son fácilmente recuperables al fin de cada reacción”, indicaron en el informe.

Según Resasco, el proceso permite la conversión simultánea de todos los productos oxigenados de una manera más económica y efectiva. Además, “el uso de estos catalizadores amfifílicos (hidrofóbicos e hidrofílicos) puede extenderse a muchas otras áreas, como la química fina y la industria farmacéutica”, añadió.
____________________________________________________________________________________________________________

Cortesía de elmundo.es

Ciencia y tecnología
chatroulette chatrandom