Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Un estudio concluye que la Tierra se ha calentado un grado en el último siglo

El estudio más completo sobre el clima en la Tierra, elaborado a partir de 1.600 millones de datos, ha concluido que el planeta se ha calentado un grado centígrado desde finales de los años cincuenta. El físico Richard Muller, al frente del Berkeley Earth Project, que llegó a mantener posturas cercanas a los escépticos del cambio climático, admite que los resultados son muy similares a los obtenidos por el Instituto Goddard de la NASA, la Administración Atmosférica y Oceánica (NOAA) o la Met Office británica.

“Mi objetivo es conseguir un consenso científico y dejar de lado los prejuicios políticos e ideológicos que han desvirtuado el asunto”, declaró a ELMUNDO.es el propio Muller, en las fases preliminares del estudio.

“Un cierto escepticismo es siempre sano en la ciencia”, aseguró el físico, que criticó en su día tanto a los “exageracionistas” (como Al Gore o Thomas Friedman) como a los “negacionistas” que han logrado suprimir el debate sobre el cambio climático en los medios y en la opinión pública.

“Mi esperanza es que este estudio sirva para convencer a los sanamente escépticos y a los que expresaron sus legítimas dudas”, admite ahora Richard Muller. “A los negacionistas no les vamos a convencer nunca: no les interesa la ciencia”.

Curiosamente, el estudio ha estado en parte financiado por la Koch Charitable Foundation, vinculada a los magnates del petróleo Charles y David Koch, alineados durante la última década con los “negacionistas”. Muller asegura que ninguno de los patrocinadores del estudio, auspiciado también por el Gobierno norteamericano, han influido en las conclusiones finales.

El Berkeley Earth Project ha logrado recopilar la mayor base de datos jamás disponible sobre el clima, con información recopilada desde el año 1800 y usando las mediciones de hasta 39.000 estaciones de seguimiento. El equipo de once científicos dirigido por Muller contaba con la presencia, entre otros, del Nobel de Física Saul Perlmutter.

Según Muller, el estudio desmuestra ·una tendencia de ciclos globales de subidas y bajadas de la temperatura muy en consonancia con los estudios de la NASA, la NOAA y la Met Office”. La pregunta sobre la contribución real de las acciones humanas al calentamiento sigue sin embargo en el aire, aunque Muller espera poder contestarla en la segunda fase del estudio, que estará también concentrada en la medición de las temperaturas de los océanos.

La opinión de los escépticos
El estudio ha detectado que aunque el efecto de “isla de calor” en las grandes metrópolis es real, su contribución al calentamiento global no parece que sea muy significativa, teniendo en cuenta que el suelo urbano �pese a su impacto local- ocupa apenas un 1% de la superficie terrestre.

El informe ha sido recibido de momento con pinzas por escépticos del clima como Anthonhy Watts, que asegura que los autores han cometido un apreciable “error de procedimiento” en la investigación y critica el hecho de que no haya sido sometido a una revisión imparcial antes de hacerse públicos los resultados.

Jim Hansen, director del Instituto Goddard y “padrino” del cambio climático, ha respondido sin embargo positivamente en declaraciones a The Guardian: “El informe debería servir para convencer a quienes han tenido un honesto escepticismo hacia el cambio climático. Básicamente, confirma todo lo que ya sabíamos”.
Cortesia elmundo.es

Cambio Climático

El calentamiento reduce el tamaño de plantas y de animales

El tamaño de plantas y animales se está reduciendo debido a las temperaturas más cálidas y la falta de agua, lo que podría tener profundas implicaciones para la producción de alimentos en los próximos años, tal y como ha advertido un grupo de investigadores.

«El peor de los casos… es que los cultivos de alimentos y los animales se reduzcan hasta un punto como para tener consecuencias reales para la seguridad alimentaria», dijo el Profesor David Bickford, del departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Singapur.

Bickford y su colega Jennifer Sheridan indagaron en registros fósiles y docenas de estudios que mostraron que muchas especies de plantas y criaturas como arañas, escarabajos, abejas, hormigas y las cigarras se han reducido en tamaño con el tiempo por efecto del cambio climático.

Asi, citaron un experimento que muestra cómo los brotes y frutos son de un 3% a un 17% más pequeños por cada grado Celsius de calentamiento en una gran variedad de plantas. Cada grado de calentamiento también reduce del 0,5% al 4% el tamaño del cuerpo de los invertebrados marinos y del 6% al 22% de los peces.

«La supervivencia de los ejemplares pequeños puede aumentar con las temperaturas más cálidas, y las condiciones de sequía puede dar lugar a descendientes pequeños, dando lugar a un menor tamaño promedio», escribieron los autores en su artículo que fue publicado en la revista Nature Climate Change este lunes.

«Los impactos pueden ir desde recursos alimenticios cada vez más limitado (menor cantidad de alimentos producidos en la misma cantidad de tierra) a una pérdida mayor de biodiversidad y finalmente un efecto cascada sobre todos los peldaños del ecosistema» escribió Bickford.

«No hemos visto efectos en gran escala todavía, pero ya que las temperaturas cambian aún más, estos cambios en el tamaño corporal podrían llegar a ser mucho más pronunciados, incluso con efectos en la seguridad alimentaria».
Cortesia ABC, España

Cambio Climático

Los árboles mediterráneos pierden el doble de hojas a causa del cambio climático

El aumento de sequías en los últimos 20 años como consecuencia del cambio climático ha duplicado la superficie defoliada en la copa de los árboles de los bosques mediterráneos. Este proceso contribuye a la reducción global de absorción de CO2 en los bosques.

Así lo afirma un estudio de la Unidad de Ecología Global, unidad mixta entre Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales. El equipo de científicos ha publicado los resultados en la prestigiosa revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’(PNAS).
Menos hojas todo el año

Los investigadores apuntan apunta que entre 1987 y 2007 los árboles de los bosques mediterráneos del sur de Europa han modificado sustancialmente la estructura de sus copas y han aumentado su defoliación en las partes más secas. Los árboles habrían reaccionado de esta manera ante el aumento de sequías en los últimos años.

“En la cuenca mediterránea y Europa del sur, el análisis de series meteorológicas de larga duración indica que el cambio climático ha provocado un aumento significativo de la frecuencia e intensidad de los periodos de sequía en las últimas décadas”, explica el investigador del CSIC y director de la Unidad de Ecología Global, Josep Peñuelas. “Esta situación se traduce en un declive generalizado de la frondosidad de los árboles. Las plantas tienen menos hojas porque tienen menos agua, es decir, se adaptan a la cantidad de agua de la que disponen”, añade.

Asimismo, esta defoliación coincide con un aumento significativo en la mortalidad de los árboles en aquellas zonas ya de por sí más áridas. El problema se agrava porque la pérdida de masa forestal también afecta negativamente a la temperatura, a los animales y a los hongos.
Repercusiones en el cambio climático

Los efectos de la defoliación también pueden retroalimentar las dinámicas del cambio climático. “Se sabe que los bosques captan y retienen anualmente cerca de un tercio de las emisiones de CO2 generadas por las actividades humanas”, explica Peñuelas. Sin embargo, durante los últimos años varios estudios han constatado una reducción en la capacidad de los bosques para retener carbono y han declarado el impacto de las sequías como una las causas principales, según el investigador del CSIC.

La pérdida prematura de las hojas de los árboles del sur de Europa también puede reducir el efecto regulador de la temperatura de los bosques durante los periodos de sequía y los golpes de calor. Diversos estudios han demostrado que los bosques europeos moderan la subida de temperaturas en verano como resultado de la evaporación de agua que se produce cuando las hojas la transpiran.
Peligro para animales y hongos

Las comunidades de animales y hongos que dependen directa o indirectamente de los árboles para su alimentación también sufren las consecuencias. “Es el caso de los hongos y los insectos defoliadores, los hongos que crecen en las raíces de los árboles, y los insectos depredadores e hiperparásitos que se alimentan de todos ellos”, desgrana Jofre Carnicer, investigador del Centro de Estudios Ecológicos y Evolutivos de la Universidad de Groninga (Holanda). “Las sequías pueden llevar a estas comunidades al colapso por falta de alimento”, concluye Carnicer.

Esta situación puede aumentar el riesgo de extinción de numerosas especies endémicas, raras y protegidas que habitan específicamente la cuenca Mediterránea, importante reserva de biodiversidad.

Los expertos predicen un aumento de los impactos por sequías y olas de calor en el área mediterránea en esta zona durante las próximas décadas.

Cortesia elmundo.es

Cambio climatica

Buscan variedades de frijol adaptables al cambio climático

El Centro Experimental La Compañía trabaja en el cultivo de diferentes variedades de frijol negro con el objetivo de lograr su adaptación al cambio climático.

Con el objetivo de conocer los trabajos que allí se realizan, visitaron la unidad el Ministro Agropecuario y Forestal,  Ariel Bucardo y la directora del Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA), Eva Acevedo, acompañados por productores de frijol.

La idea es generar variedades de frijol que sean una alternativa para los productores agropecuarios, destacó la directora del INTA, quien señaló que el frijol negro es un rubro que se exporta en fuertes cantidades hacia Venezuela.

Venezuela compra a Nicaragua 27 mil toneladas de frijol negro, con planes de ampliar la orden de compra para el periodo 2011-2012.

A criterio del Ministro, el INTA busca mejorar “el rendimiento, la calidad y el incremento de volúmenes de las exportaciones de productos agropecuarios de Nicaragua”.

Destacó que la búsqueda de nuevas variedades de frijol negro, contribuye al combate contra la pobreza y el hambre en el país. “Tenemos la oportunidad de adquirir nuevas variedades de semillas para combatir la pobreza y el hambre desde las parcelas”, señaló.

Cortesía Internet

Cambio Climático

Variaciones demográficas impulsan el cambio climático

El mundo probablemente tendrá mucha más gente en el 2100 y los cambios demográficos en esta creciente población -cuantas personas más habrán, qué edades tendrán y dónde vivirán- afectarán las emisiones que calientan el clima, reportaron el lunes investigadores.

Disminuir el crecimiento de la población podría tener un profundo efecto en el nivel de emisiones de dióxido de carbono por el uso de combustibles fósiles, descubrieron los investigadores, pero esto por sí sólo no sería suficiente para evitar los impactos más severos por el cambio climático.

Los científicos han vinculado por largo tiempo el aumento de la población a las mayores emisiones de gases de efecto invernadero, pero investigaciones previas no se han enfocado en los cambios demográficos que podrían ocurrir junto con el crecimiento en el número de personas.

Está previsto que la población mundial sea en general de mayor edad y más urbana para fin de siglo, y es probable que más gente viva en hogares más pequeños en vez de en familias extendidas, reportaron investigadores estadounidenses, alemanes y austríacos en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los investigadores consideraron tres escenarios: una continuación de las actuales tendencias con un aumento de 2000 millones de personas para el 2050; un crecimiento más lento con unas 1000 millones de personas más; y un crecimiento más rápido, que podría ver un aumento de población de hasta 3000 millones para el 2050.

Eso implicaría que alrededor de 9000 millones personas vivirían en la Tierra, en comparación a los más de 6000 millones actuales.

Un crecimiento más lento podría recortar las emisiones entre un 16 y un 29 por ciento de la cantidad necesaria para evitar que las temperaturas mundiales causen efectos serios, dijeron investigadores.

Una población que estaría envejeciendo con menor participación en la fuerza de trabajo podría recortar las emisiones en hasta un 20 por ciento en algunos países industrializados.

En general, entre más gente hay, más combustibles fósiles se usan, emitiendo más gases de efecto invernadero.

Pero quienes viven en áreas rurales, especialmente en países en desarrollo, usan más biomasa en vez de combustibles fósiles como carbón y petróleo, dijo Brian O’Neill, un autor del estudio, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica estadounidense.

Por lo tanto, un gran traslado del campo a la ciudad es podría implicar un mayor uso de combustibles fósiles, especialmente en el mundo en desarrollo.

Cortesía Internet

Cambio Climático

La ONU alerta de que el mundo vive un tiempo extremo «sin precedentes»

El organismo de la ONU avisa de que hace falta más tiempo para atribuir un fenómeno concreto al cambio climático, pero sí señala que “la sucesión de fenómenos actuales concuerda con las proyecciones del IPCC sobre más y mayores fenómenos meteorológicos extremos”.

A pesar de que en enero hubo grandes nevadas en zonas pobladas de EEUU, el primer semestre del año fue el más cálido de los últimos 131 años. La OMM cita al servicio meteorológico ruso al afirmar que este julio en Moscú ha sido el más cálido desde que hace 130 años comenzaron los registros. La temperatura ha sido 7,8 grados centígrados superior a lo que sería normal, cuando en 1938 estuvo 5,3 grados por encima. El 29 de julio Moscú registró 38,2 grados centígrados, cuando la media máxima en esta época es de 23 grados.

El calor ha disparado los incendios, muchos de ellos imposibles de sofocar, porque lo que se quema es la turba, el material vegetal acumulado en el subsuelo durante miles de años. Así lo explica desde Edimburgo Guillermo Rein, experto en fuegos subterráneos: “Para apagar un metro cuadrado de turba hace falta una tonelada de agua, así que solo pueden controlar aquellos en los que la llama sale a la superficie. Y Moscú está en medio”. Rein afirma que hasta que la lluvia cubra todo el terreno no se podrá sofocar el incendio de turba.

El Ártico, el lugar del planeta donde más se nota la subida de temperatura, estuvo en julio muy cerca del mínimo de extensión de hielo, que registró en 2007. Ese año batió todos los registros de retirada del hielo y, aunque los dos años siguientes no se volvió al mínimo, a finales de agosto puede batirse otro récord (sobre la extensión que desde 1979 miden los satélites). A partir de ese momento el agua marina volverá a helarse y la capa de hielo ganará terreno.

Groenlandia ha visto este mes cómo se desprendía de uno de sus glaciares: una isla de hielo con una superficie equivalente a dos veces y media la ciudad de Barcelona. Es el mayor fenómeno de este tipo desde 1962.

Los gases de efecto invernadero, principalmente CO2 producto de la quema de combustibles fósiles, se acumulan en la atmósfera y retienen parte del calor que emite la Tierra. Desde la revolución industrial se han acumulado y su nivel en la atmósfera supera el de los últimos 650.000 años.

Cortesía Geobase80

Cambio Climático

Cambio climático derrite glaciares de volcanes mexicanos

Los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, situados a unos sesenta kilómetros de la capital mexicana, han perdido doce de sus glaciares en los últimos quince años por culpa del calentamiento global, según un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de México.

En otros quince años, todos sus glaciares se perderán pronosticó el investigador del programa UAM Sierra Nevada Jacobo Espinoza, quien explicó que el fenómeno se da en la mayoría de los volcanes situados entre la franja ecuatorial y el trópico de Cáncer, como el Kilimanjaro (Tanzania) o el Fuji (Japón).

Desde 1995 han desaparecido ocho de los once glaciares existentes en el Iztaccíhuatl, la tercera montaña más alta de México.

La situación es similar en el Popocatépetl, que en la actualidad sólo cuenta con una formación de hielo, tras la destrucción de sus otros cuatro glaciares en los últimos años.

Los municipios de Tlalmanalco, Amecameca, Atlautla y Ecatzingo viven del hielo de estos volcanes, comentó Espinoza, los cuales se enfrentaron hace poco más de un año a una crítica falta de agua.

En la zona han desaparecido especies de flora y fauna locales, la mayoría de ellas arbóreas, como las ranas que antes había en el Popocatépetl o varios tipos de orquídeas.

También se ha extinguido en la región el teporingo o conejo de los volcanes, que era endémico de dicho ecosistema. Otras muchas especies están en peligro.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía Internet

Cambio Climático

Cambio climático influye en crecimiento de los árboles

Los árboles crecen más rápido que hace 30 años en zonas septentrionales del planeta, pero se desarrollan más lentamente en el trópico por el cambio climático, según científicos reunidos en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) de Panamá.

Así lo indicó el director del Centro de Ciencias Forestales del Trópico del STRI, Stuart Davies, que encabeza una conferencia desarrollada en Panamá, auspiciada por esa y otras instituciones, como la Universidad de Oxford, en la que exponen los resultados de la recopilación de datos en bosques de China, India, EE.UU., Brasil, Reino Unido y Panamá.

Los principales hallazgos son que en las zonas templadas, especialmente en Estados Unidos, nuestro trabajo nos ha mostrado que los árboles parecen estar creciendo más rápido que antes, indicó Davies.

El científico australiano señaló que eso es lo que cabía de esperar, por el incremento del dióxido de carbono en la atmósfera (un 15% en 30 años) que alimenta a los árboles y porque las temperaturas más cálidas están reduciendo la duración e intensidad de las estaciones frías y, por tanto, alargando el periodo de crecimiento de las plantas.

Sin embargo, en el trópico los arboles están dejando de crecer, porque obtienen más dióxido de carbono, pero las temperaturas también están aumentando y eso hace que la tasa de crecimiento se esté reduciendo.

Estamos viendo cosas muy serias que están pasado, dijo, al referir que en Massachusetts (norte de EE.UU.) algunos insectos están aumentando su rango de expansión porque el invierno no es tan frío.

El reto de los científicos ahora es tratar de descifrar estos patrones diferentes y usar todo esta información para crear modelos para pronosticar las consecuencias si, como prevé el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, para mediados del siglo la temperatura del planeta aumenta en dos grados.

Dijo que es necesario mitigar los efectos del cambio climático a través de la reducción del consumo de combustibles fósiles, pero destacó que es aún más importante poner fin a la depredación de la superficie boscosa del planeta.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía Internet

Cambio Climático

Cambio climático influye en crecimiento de los árboles

Los árboles crecen más rápido que hace 30 años en zonas septentrionales del planeta, pero se desarrollan más lentamente en el trópico por el cambio climático, según científicos reunidos en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) de Panamá.

Así lo indicó el director del Centro de Ciencias Forestales del Trópico del STRI, Stuart Davies, que encabeza una conferencia desarrollada en Panamá, auspiciada por esa y otras instituciones, como la Universidad de Oxford, en la que exponen los resultados de la recopilación de datos en bosques de China, India, EE.UU., Brasil, Reino Unido y Panamá.

Los principales hallazgos son que en las zonas templadas, especialmente en Estados Unidos, nuestro trabajo nos ha mostrado que los árboles parecen estar creciendo más rápido que antes, indicó Davies.

El científico australiano señaló que eso es lo que cabía de esperar, por el incremento del dióxido de carbono en la atmósfera (un 15% en 30 años) que alimenta a los árboles y porque las temperaturas más cálidas están reduciendo la duración e intensidad de las estaciones frías y, por tanto, alargando el periodo de crecimiento de las plantas.

Sin embargo, en el trópico los arboles están dejando de crecer, porque obtienen más dióxido de carbono, pero las temperaturas también están aumentando y eso hace que la tasa de crecimiento se esté reduciendo.

Estamos viendo cosas muy serias que están pasado, dijo, al referir que en Massachusetts (norte de EE.UU.) algunos insectos están aumentando su rango de expansión porque el invierno no es tan frío.

El reto de los científicos ahora es tratar de descifrar estos patrones diferentes y usar todo esta información para crear modelos para pronosticar las consecuencias si, como prevé el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, para mediados del siglo la temperatura del planeta aumenta en dos grados.

Dijo que es necesario mitigar los efectos del cambio climático a través de la reducción del consumo de combustibles fósiles, pero destacó que es aún más importante poner fin a la depredación de la superficie boscosa del planeta.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía Internet

Cambio Climático

Un iceberg gigante se desprende de los glaciares antárticos

Un iceberg del tamaño de Luxemburgo se ha desprendido de los glaciares de la Antártida después de que otro iceberg gigante chocara contra él, según informaron científicos, que ahora temen que este desprendimiento produzca cambios en la circulación oceánica.

La colisión, que se produjo el pasado 11 de febrero, hizo que se desprendiera un trozo de hielo de 300 metros de largo y 700 metros de ancho de la plataforma helada en la costa de la Antártida.

Según el Instituto Alfred Wegener de Investigaciones Polares y Marinas (AWI) en Bremerhaven, este fenómeno no se ha producido por el cambio climático sino que se debe a los procesos naturales de las capas de hielo.

Los científicos alemanes de la estación ‘Neumayer III’, situada a unos 10 kilómetros del lugar en el que se produjo la colisión, tuvieron oportunidad de observar el fenómeno directamente y calcularon que la energía liberada en el momento del choque equivale a la de 5 a 10 toneladas de explosivo convencional.

El desprendimiento es uno de los mayores registrados en los últimos años. En 2002 un iceberg de unos 200 kilómetros se separó de la Antártida. En 2007, un iceberg del tamaño de Singapur se separó del glaciar Pine Island en la Antártida Occidental.

Los científicos temen ahora que las corrientes oceánicas se vean afectadas, ya que cualquier interrupción en la producción de agua fría en la región podría afectar a las corrientes y a los patrones climáticos.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Cambio Climático

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda