Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Perderán las plantas capacidad de absorber CO2 en 2100

Diseño y Publicación:        Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geologia. Doctorado, y Master en Geologia y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

Los niveles de ozono superficial, que se acumula en la capa más baja de la atmósfera, aumentarán en 2100 tanto como para atrofiar el crecimiento de las plantas de todo el mundo y reducir su capacidad de absorber dióxido de carbono (CO2).

Así se desprende de un informe publicado esta semana en la revista científica británica “Nature”, y elaborado por investigadores que trabajan en varias instituciones científicas del Reino Unido, como la Universidad de Exeter (sur de Inglaterra).

El documento advierte de que la concentración del ozono superficial, también llamado troposférico, se ha disparado en las últimas décadas y, por el momento, no presenta ningún síntoma de detenerse.

Los autores del texto aseguran que el aumento del ozono troposférico, distinto del que forma la conocida capa atmosférica para preservar a la Tierra de las radiaciones ultravioletas, está motivado en parte por las emisiones contaminantes de la industria y por el aumento del uso de vehículos de motor.

Los investigadores creen también que esta situación no mejorará, ya que el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera obstruye los poros de las plantas que absorben el ozono troposférico, toda una pescadilla que se muerde la cola.

Y es que, según los expertos, las emisiones asociadas con la ignición de rastrojos y de combustibles fósiles, que dejan dióxido de carbono en la atmósfera, “ha doblado aproximadamente la concentración de ozono troposférico”, algo que se prevé que aumente en los próximos años.

Esta situación tiene consecuencias sobre el proceso de calentamiento global que reconocidos científicos y activistas, entre ellos el vicepresidente estadounidense Al Gore, vienen denunciando en los últimos años.

El hecho de que las plantas no sean capaces de absorber ni el ozono ni el dióxido de carbono de la atmósfera, uno de los responsables del aumento generalizado de las temperaturas, será mucho más determinante para el calentamiento de la Tierra que la mayor concentración de dichos gases, apuntan los investigadores.

En este sentido, la evolución del clima del planeta durante el siglo XXI dependerá, en gran medida, del ritmo al que las plantas sean capaces de absorber el dióxido de carbono de la atmósfera, concluyen los autores de la investigación.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Antonio Gutierrez

Capa de Ozono

La destrucción de ozono en la Antártida es muy superior a la del Ártico

Diseño y Publicación:        Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geologia. Doctorado, y Master en Geologia y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España)

____________________________________________________________________________________________________

Los científicos compararon décadas de datos de ozono del Ártico y la Antártida para determinar si se estaban produciendo patrones similares de pérdida de ozono.

Los investigadores analizaron las medidas de ozono tomadas en las estaciones de investigación polar, incluyendo las medidas locales de ozono tomadas de globos y registros a largo plazo en el suelo de la columna total de ozono. Las medidas llegaban a los 50 años de antigüedad en algunas localizaciones.

En ambas regiones, la pérdida de ozono se mostró más elevada al final del invierno. Las pérdidas más grandes se producían cuando las temperaturas de la primavera eran más frías.

En la Antártida, la destrucción de ozono local en algunas altitudes frecuentemente excedía al 90% y a menudo alcanzaba el 99% durante el invierno típico de la Antártida. En el Ártico, la pérdida de ozono fue mucho menos grave, con pérdidas que sólo alcanzaban el 70% como nivel más elevado y generalmente mucho menos de este porcentaje.

Los cambios en la columna de ozono integrada, que mide las cantidades totales de ozono, fueron mucho menores que estos cambios locales. Los investigadores señalan que aunque la pérdida de ozono se esté produciendo en el Ártico, incluso las pérdidas de ozono mas grandes del Ártico no se aproximan a las pérdidas regulares de la Antártida.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de IBLNEWS

Capa de Ozono

Agujero de ozono sobre la Antártida alcanza tamaño histórico

Diseño y Publicación:        Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geologia. Doctorado, y Master en Geologia y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España)

____________________________________________________________________________________________________

La Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos, dice que registró el mayor agujero de ozono sobre la Antártida en la historia.

Científicos del gobierno dicen que el tamaño del agujero supera el tamaño de América del Norte. La noticia surge mientras el más alto funcionario de medio ambiente de la ONU emitió una nueva solicitud para aumentar los esfuerzos para combatir el calentamiento global. El funcionario, el Director Ejecutivo del Programa de Medio Ambiente de la Organización de las Naciones Unidas, Achim Steiner, habló el jueves en Beijing.

Achim Steiner dijo: «Si las tendencias del calentamiento global continúan como hasta el momento –y el modelo sugiere que así será, y de hecho podría suceder más rápidamente- tendrán impactos significativos en donde la gente puede vivir, y donde puede plantar alimentos, y los lugares que la gente deberá abandonar porque ya no pueden seguir viviendo allí, en zonas costeras. Se propagarán enfermedades, habrá implicancias en términos de comercio mundial, quizá, los países que no participan en términos de régimen climático, cómo trabajarán con países que invierten en reducir sus emisiones de CO2. Entonces, la posibilidad de que surja un conflicto a raíz de las consecuencias del calentamiento global son tendencias muy importantes que vemos ahora».

Achim Steiner realizó los comentarios antes de la cumbre de ministros de medio ambiente que se realizará el próximo mes en Nairobi, la capital de Kenya.

__________________________________________________________________________________________________

Cortesía de http://www.lavozdelsandinismo.com/internacionales/2006-10-21/agujero-de-ozono-sobre-la-antartida-alcanza-tamano-historico/

Capa de Ozono

Estudio revela que el Amazonas potencia el hundimiento del carbono en el océano

Diseño y Publicación:        Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geologia. Doctorado, y Master en Geologia y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España)

____________________________________________________________________________________________________

Los nutrientes llevados por el río Amazonas contribuyen a que el carbono se hunda profundamente en el Océano Atlántico, reveló un estudio publicado este lunes.

Los ingredientes claves transportados por el río son el hierro y el  fósforo.

Estos elementos son todo lo que un organismo llamado diazótrofo necesita para capturar nitrógeno y carbono del aire y transformarlo en sólidos orgánicos que luego se hunden en el fondo del océano.

Investigadores estadounidenses, griegos e ingleses descubrieron que el Amazonas transporta estos elementos a lo largo de cientos de kilómetros hacia  el océano y tiene un impacto en los ciclos de carbono y nitrógeno mucho más  importante de lo que se pensaba hasta ahora.

El proceso es similar al de otros ríos que ayudan a sembrar el carbono secuestrándolo en los océanos del mundo, escribió el autor responsable Doug Capone de la Universidad de California del sur.

Los hallazgos podrían ayudar a los científicos a encontrar los mejores lugares para sembrar océanos con hierro, una práctica controvertida pero que algunos biólogos creen podría mitigar el cambio climático.

Hay preocupaciones en cuanto a que la fertilización del hierro podría dañar la vida marítima y potencialmente conducir a un aumento en la producción de gases de efecto invernadero, dijo Capone.

Pero mientras la fertilización del hierro podría verse debilitada por las corrientes ascendentes desde las profundidades, las aguas tropicales podrían  preservar capturados los sólidos de carbono sin que vuelvan a la superficie,  dijo.

“Si elegimos como sociedad humana fertilizar áreas del océano, estos son los lugares que probablemente tendrían más impacto en el proceso en términos de fertilización del hierro, en comparación con lo que lograríamos en latitudes  superiores”, agregó Capone.

El estudio fue publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

__________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Blanca Aguilar

Hundimiento

Publican primer mapa geológico completo del Ártico

Diseño y Publicación:      Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geología. Doctorado, y Master en Geologia, y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

Canadá publicó el primer mapa global del Artico, detallando características geológicas que revelan dónde podría haber depósitos de petróleo, gas, oro y diamantes bajo la nieve y el hielo.

Los mapas de la Comisión geológica de Canadá (CGC) contienen datos recolectados y compilados durante varios años por Canadá, Rusia, Estados Unidos, Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia a un costo de mil millones de dólares.

Se espera que ayuden a las compañías de exploración de gas y petróleo así como en la resolución de los diferendos territoriales que enfrentan a varios países con costa en el Gran Norte.

Para realizar su trabajo los geólogos canadienses reunieron datos submarinos tomados por rompehielos con ayuda de aparatos de sonar, fotos aéreas, estudios sísmicos e investigaciones realizadas por expediciones con esquíes o en trineos impulsados por perros.

Los mapas indican la composición del subsuelo y localizan las placas tectónicas, las fallas y los volcanes submarinos, cuya localización es a menudo sinónimo de yacimientos de minerales preciosos.

No obstante, persisten incógnitas sobre todo en torno al Polo Norte, donde el hielo permanente frena el estudio del subsuelo.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de María Silva

Geología

Informe científico escalofriante: ya nada puede evitar el calentamiento del planeta y los cambios en el clima durarán siglos

Diseño y Publicación:      Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geología. Doctorado, y Master en Geologia, y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

El planeta se calienta de forma innegable y el hombre tiene buena parte de la culpa. Parte del calentamiento ya es inevitable y el nivel del mar seguirá subiendo durante más de un siglo incluso si mañana se eliminan las emisiones de gases de efecto invernadero…

..Ése sería un resumen del Informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés), un grupo de 2,500 científicos organizado por Naciones Unidas

El informe destaca que el calentamiento es innegable. “2005 y 1998 fueron los años más cálidos desde que hay registros. Seis de los siete años más cálidos han ocurrido desde 2001. La temperatura media de la superficie ha aumentado desde 1850″, afirma uno de los borradores a los que ha tenido acceso EL PAÍS. “Las observaciones en el océano, la atmósfera, la nieve y el hielo muestran datos coherentes con el calentamiento”. “La temperatura del aire en zonas terrestres han subido el doble que en el océano desde 1979″.

Además, “la temperatura del océano a grandes profundidades también ha aumentado desde 1955″. Aunque la subida en el océano es muy pequeña, su importancia radica en la inmensa cantidad de calor necesaria para elevar la temperatura del mar. El número de noches muy frías (a un 10% de la temperatura media) ha descendido un 76% entre 1951 y 2003 y las noches muy cálidas han aumentado un 72%.

Los científicos presentarán en 2007 sus conclusiones sobre el calentamiento global. El informe, el cuarto que emitirá este organismo, aumenta el grado de precisión sobre el conocimiento del cambio climático y su grado de atribución al hombre respecto al último informe, de 2001.

De forma confidencial, aunque sometido a la revisión de científicos de la ONU o los Gobiernos, los mejores expertos en cada campo preparan desde hace años tres informes: uno sobre la ciencia del calentamiento, otro sobre el impacto en la Tierra y un tercero sobre la tecnología para mitigarlo. Los informes se basan en la bibliografía científica. La discrepancia científica, si existe, queda reflejada.

El informe del IPCC supone el mínimo común denominador científico sobre el calentamiento. La redacción final del texto puede cambiar en una cumbre en París en los primeros días de febrero (y en otras posteriores para el segundo y el tercer informe). Sobre todo puede variar un resumen para políticos, que es aprobado frase a frase, ya que los gobiernos miden cada palabra. En EE UU es importantísimo si el calentamiento se atribuye al hombre directamente o con alguna incertidumbre.

Aun así, el informe de las bases científicas del calentamiento –el primero y más importante– está listo. Naciones Unidas se lo ha enviado a un grupo selecto de expertos y a los Gobiernos para su lectura. Pero ya no pueden comentarlo. Todas las páginas llevan un mismo pie: “No citar”.

Además de las mediciones directas, el informe presenta los datos de reducción de nieve en el mundo: el retroceso de los glaciares ha aumentado el nivel mar unos 0,5 milímetros al año entre 1961 y 2003 y unos 0,8 milímetros al año entre 1993 y 2003. Además, la nieve en abril en el hemisferio norte ha descendido un 5% entre 1966 y 2004. El Ártico pierde cada década desde 1978 un 7,4% de su superficie helada en verano.

El calentamiento también se observa en los animales y en las plantas (desplazamiento hacia latitudes más frías, cambios en la floración, procesos migratorios, hasta cambios evolutivos). Tras analizar miles de series de todo el mundo, el 85% de ellas coinciden con el calentamiento y sólo se explican por la acción del hombre. Es decir, no son explicables suponiendo que el calentamiento responde a la variabilidad natural del clima.

Si la temperatura sube, el mar se eleva –al calentarse aumenta de volumen–, la nieve se funde y las plantas se mueven, no hay duda: la Tierra se está calentando.

Los niveles más altos en 650.000 años

Una vez que existe la certeza de que hay calentamiento, los científicos pasan al espinoso tema de atribuir las causas. El problema es que hacer una atribución directa, al 100%, es científicamente imposible. Igual que es imposible decir que un cáncer de pulmón de un fumador se debe al tabaco, es imposible decir al 100% que una ola de calor se debe a la acción del hombre. Por eso, el IPCC apuesta por atribuciones como “muy probable” (que quiere decir que la atribución es superior al 90%), “probable” (más del 66%) o “tan probable como no” (33%–66%).

Y la principal causa son los gases de efecto invernadero: sobre todo dióxido de carbono, pero también metano y óxidos de nitrógeno, que se producen al quemar carbón, petróleo o gas. Es decir, al arrancar un coche o encender la luz. Estos gases se acumulan siglos en la atmósfera. Aunque dejan pasar la radiación solar hacia la Tierra, frenan la salida del calor que emite la superficie terrestre. Así calientan el planeta. A este efecto hay que restar el de las partículas. Éstas también procedentes de fábricas y coches y frenan la llegada de la radiación solar al planeta y lo enfrían. Teniendo en cuenta todos los factores que inciden en el balance energético, denominados forzamientos, predomina el calentamiento de los gases de efecto invernadero.

Un borrador señala: “La actividad humana desde 1750 ha muy probablemente extendido una red que calienta el clima Es muy probable que el forzamiento de los gases de efecto invernadero ha sido la causa dominante del calentamiento observado en los últimos 50 años en el mundo”.

Estos gases de efecto invernadero son los que hacen habitables la Tierra, ya que si no sería demasiado fría, pero a los niveles actuales sus efectos son nocivos para el clima. “Los niveles alcanzados en la concentración de dióxido de carbono y metano exceden los valores de los últimos 650.000 años”, señala el texto.

Los científicos pueden conocer la concentración en la atmósfera hace centenares de miles de años gracias a las perforaciones en el hielo de la Antártida. Allí han conseguido bloques de hasta 2.774 metros de profundidad y cada capa es la nieve de un año. El aire llena los huecos de la nieve y queda atrapado cuando esta se convierte en hielo. Las burbujas permiten saber cómo era el aire cuando se formó la nieve y en qué condiciones de temperatura se formó. Así, los científicos retroceden al clima del pasado. Si en 650.000 años la concentración de gases de efecto invernadero ha oscilado entre 200 y 280 partes por millón (ppm) ahora está en 379,1 ppm y en 50 años puede llegar a 500 ppm.

La concentración de metano ha oscilado en los últimos 11.500 años entre 550 y 750 partes por billón (ppb), pero ahora está en 1.777 ppb, el cambio más rápido en al menos 80.000 años. El ritmo actual de aumento de gases de efecto invernadero “no tiene precedentes en al menos 20.000 años”.

“El calentamiento observado en todo el mundo en la atmósfera y el océano, junto a la pérdida de masa de hielo, conjuntamente, apoya la conclusión de que es altamente improbable (menos del 5%) que el reciente cambio climático global haya sido causado por la variabilidad natural del clima”, afirma uno de los borradores. Los tres indicadores encajan con los modelos de predicción del clima suponiendo que hay cambio climático y no se explican sin el cambio climático.

La atribución del calentamiento al hombre es ahora mayor que en 2001, en el último informe. El texto señalaba entonces que había “pruebas nuevas y más convincentes de que la mayor parte del calentamiento observado durante los últimos 50 años es probable que se deba a actividades humanas”. En 2001 los científicos fueron cautos y ahora lo consideran mucho más probable.

El informe de 2007 señala que el incremento de situaciones extremas –como sequías y olas de calor– “pueden ser atribuidas al cambio climático antropogénico”, el producido por la acción del hombre. “Un grupo de evidencias cada vez mayor sugiere una influencia humana discernible en aspectos del clima como el hielo marino, olas de calor y otros eventos extremos, tormentas y lluvias”, sostiene uno de los borradores.

Este es el punto más importante del nuevo informe, según los expertos consultados. Los científicos, tras revisar los muchos estudios de estos seis años han visto que el grado de atribución del cambio climático global al hombre es mayor que en 2001. Y es también el apartado que más incomodará a los gobiernos y que más intentarán cambiar o suavizar en el último momento.

Las previsiones: 3 grados más en un siglo

Además de saber lo que ha pasado y por qué, el informe dedica un apartado a saber qué pasará. Allí apunta que “parte del calentamiento ya no puede ser evitado” y que “los efectos durarán siglos”, según fuentes conocedoras del texto. Hay ya tantos gases de efecto invernadero y tantos en camino que hay una parte del calentamiento inevitable. Aunque ahora mismo se consiguiese estabilizar la concentración de gases de efecto invernadero –algo que supondría reducir drásticamente la actividad mundial– debido a la inercia con la que responde el sistema climático, el aumento de la temperatura y del nivel del mar seguirá durante más de 100 años y para 2100 la temperatura aumentará 0,5 grados incluso estabilizando la concentración de dióxido de carbono. “Estabilizar los forzamientos radiactivos es un prerequisito para estabilizar el clima. Los cambios en el nivel del mar, circulación oceánica y casquetes polares continuarán durante siglos o más”, afirma.

Aún así, el rango de temperaturas que dan los modelos para los próximos 100 años es bastante amplio. Los modelos de predicción del clima señalan un aumento de temperatura a final de siglo de “entre 2 y 4,5 grados, con el valor más probable de tres grados. Es muy improbable que el aumento sea menor de 1,5 grados. Valores por encima de los 4,5 grados no pueden ser excluidos”.

En el anterior informe, el aumento de temperatura previsto para final de siglo era de entre 1,4 y 5,8 grados, aunque depende tanto de las emisiones, del aumento de población y de la política que se adopte respecto a la energía y el aumento de población… Las proyecciones de temperatura para el 2100 sin políticas para frenar el cambio climático indican un calentamiento de hasta 6,3 grados.

Las proyecciones indican un incremento del nivel de mar de 0,19 a 0,58 m para el 2100 sin políticas para frenar el cambio climático. Respecto al nivel del mar, los científicos reducen el rango que pronosticaron en 2001, cuando predijeron subidas de entre 9 y 88 centímetros. No obstante, aún existen incertidumbres sobre la pérdida de hielo en los polos, que aumentarían aún más el nivel del mar y que aún no pueden ser cuantificados.

La lluvia se distribuirá de forma desigual: en general aumenta y es lógico. Si hace más calor, el agua se evapora más y llueve más, pero la distribución no es homogénea. “Hay más certidumbre ahora que en 2001 sobre los patrones de lluvias con, en general, descensos en las regiones secas y aumentos en las húmedas”, explica.

Aunque parte de los efectos no pueden ser evitados, ahorrar energía es fundamental para minimizarlos.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de elpais.com

Clima

El hierro de las profundidades marinas influye más de lo pensado en el cambio climático

Diseño y Publicación:      Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geología. Doctorado, y Master en Geologia, y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

Esta investigación, que recoge en su última edición la revista científica “Nature”, analiza la función de ese elemento como nutriente del fitoplancton, conjunto de organismos acuáticos responsable de casi la mitad de los procesos de fotosíntesis que tienen lugar en la Tierra.

La cantidad de este microorganismo marino, que varía en función del hierro que emerge a la superficie, es clave, por tanto, en el procesamiento del dióxido de carbono de la atmósfera, uno de los principales causantes del calentamiento del planeta.

Para analizar este proceso, los científicos estudiaron un fenómeno de florecimiento natural del fitoplancton en el Océano Índico meridional, a unos 2.000 kilómetros al norte de la costa de la Antártida, cerca del archipiélago de las islas Kerguelen.

Hasta ahora, las investigaciones sobre el florecimiento del fitoplancton, que consiste en la multiplicación de este microorganismo por un exceso de nutrientes y una temperatura favorable, habían provocado artificialmente este fenómeno mediante la fertilización de las aguas durante un corto período de tiempo.

“Hemos descubierto que el suministro de hierro y otros nutrientes a la superficie marina desde la profundidad es la causante del gran florecimiento de fitoplancton que observamos sobre la meseta Kerguelen en el Océano Índico Sur”, indica el informe.

“Esta fertilización natural es al menos diez veces más eficaz que la que propició los florecimientos artificiales de algunos experimentos a corto plazo”, añade.

Para los científicos, esto demuestra que el efecto del hierro sobre el fitoplancton y, en consecuencia, sobre el nivel de dióxido de carbono de la atmósfera, es mayor que el que hasta ahora se atribuía.

Las variaciones en la cantidad de hierro que emerge de las profundidades a la superficie marina pueden tener un efecto mayor en el cambio climático de lo que hasta ahora se creía, según advierte un estudio de científicos franceses y australianos

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de EFE

Clima

El calentamiento climático es irreversible y podría llegar incluso a los 6,4 grados este siglo

Diseño y Publicación:      Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geología. Doctorado, y Master en Geologia, y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

Estas son algunas de las principales conclusiones del Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), que hoy presentó su cuarto informe sobre las bases científicas de ese calentamiento que considera “inequívoco”.

“Ahora tenemos una mayor certidumbre de lo que está ocurriendo” que en el precedente estudio en 2001 y hay una probabilidad del 90 por ciento de que el aumento de la temperatura de la Tierra se deba a la concentración de gases de efecto invernadero por el uso por el hombre de combustibles fósiles, señaló la co-presidenta del grupo encargado del trabajo, Susan Solomon.

Aunque se mantuvieran las emisiones al nivel actual, “con muy alta certidumbre” el calentamiento en el siglo XXI será superior al constatado en el siglo XX, alertó Solomon al presentar el documento.

De entrada, el efecto acumulado de la contaminación acarreará un alza de la temperatura de unos 0,2 grados por década en los dos próximos decenios y luego la subida será de 0,1 grado suplementario cada diez años.

En el mejor de los casos, y a condición de que hubiera un cambio rápido en las estructuras económicas para hacerlas sostenibles, el incremento sería de 1,1 grados en el horizonte de 2100 respecto a las temperaturas constatadas en el periodo 1980-2000, por debajo del umbral de dos grados a partir del cual los científicos consideran que las consecuencias serían incontrolables.

Pero si la población y la economía continúan creciendo rápidamente y se mantiene el uso intensivo de las energías fósiles, la subida podría llegar a 6,4 grados.

Sea cual sea el escenario que finalmente se materialice, habrá consecuencias directas, como una disminución de las nevadas y del volumen de los casquetes polares, hasta el punto de que el hielo del Polo Norte podría derretirse completamente en verano hacia 2100.

Eso supondría, entre otras cosas, una elevación del nivel del mar que el IPCC estima entre 18 y 59 centímetros en función de las diferentes hipótesis.

Los fenómenos climáticos extremos, como las olas de calor o las trombas de agua, seguirán siendo más frecuentes y en los ciclones tropicales la velocidad del viento y las precipitaciones serán más intensas.

El calentamiento de la Tierra no será homogéneo, sino que será más acusado en los continentes que en el océano y en el hemisferio norte que en el sur, aunque en algunas partes del Atlántico norte esa subida de las temperaturas no será tan marcada, en lo que puede pesar una ralentización de la corriente oceánica conocida como “Gulf Stream”.

Respecto a las precipitaciones, seguirán las tendencias recientes observadas, con un aumento en las latitudes más extremas y una disminución en las áreas subtropicales, lo que significa por ejemplo que la cuenca mediterránea será todavía más árida.

Todas estas proyecciones se basan en las observaciones realizadas, entre ellas que once de los doce años más calurosos desde que existen registros climáticos fiables a mediados del siglo XIX se han producido desde 1995 o que en el siglo XX la elevación del nivel del mar fue de unos 17 centímetros.

Detrás de todos estos fenómenos, según los científicos, están en particular las emisiones de dióxido de carbono (CO2), cuya concentración en la atmósfera ha pasado de unas 280 partículas por millón antes de la era industrial (en 1750) a 379 en 2005, y para las que el ritmo de incremento se ha acelerado desde 1995.

El presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, tras admitir que la certidumbre científica nunca puede ser total, insistió en que “ahora estamos mucho más seguros de la influencia humana en el cambio climático”, y sin querer pronunciarse sobre lo que hay que hacer, sí señaló que en el mundo de los negocios o en la medicina se tienen que tomar decisiones sin disponer de una certidumbre total.

Al informe de hoy seguirán otros del IPCC sobre el impacto del cambio climático (en abril), la forma de mitigarlo (mayo) y una síntesis dirigida a los responsables políticos que debe adoptarse en Valencia (España) el 16 de noviembre.

El calentamiento climático de la Tierra es irreversible debido a las emisiones de gases de efecto invernadero en la era industrial, y en función de la acción humana la subida se situará este siglo entre 1,8 y 4 grados, aunque no se puede descartar otra horquilla más amplia de 1,1 a 6,4 grados.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de IBLNEWS

Clima

Aumenta más de lo previsto el dióxido de carbono en la atmósfera

Diseño y Publicación:      Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geología. Doctorado, y Master en Geologia, y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

El contenido de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre ha crecido más de lo esperado durante los primeros siete años del siglo XXI, debido tanto a mayores emisiones de este gas de efecto invernadero, como también a menor absorción de los denominados sumideros, según un equipo científico internacional.

El informe que publica en la edición de esta semana “Proceedings”, la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos -anticipado en su edición online www.pnas.org- concluye que el clima cambiará mucho más drástica y rápidamente de lo que se había supuesto hasta ahora.

Los científicos del Global Carbon Project, liderados por Josep G. Canadell, del instituto de investigaciones CSIRO de Canberra, evaluaron información sobre la economía atmosférica del dióxido de carbono durante los últimos 150 años. Según sus estimaciones se incrementó la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera entre 2000 y 2006 en un promedio de 4 100 millones de toneladas anuales, mientras que en las décadas de 1980 y 1990 se ubicaba ese valor entre 3 200 y 3 400 millones de toneladas anuales.

Las emisiones aumentaron un 2,3 por ciento anual entre 2000 y 2006, asegura el informe, contra sólo el 1,3 por ciento en los años 90.

La aceleración es atribuida por los científicos por un lado al crecimiento económico mundial, sobre todo en regiones de Asia como China e India, y por otra parte a la mayor intensidad de las emisiones, es decir, a una menor eficiencia en la producción. Hasta ahora se había partido en todos los pronósticos del supuesto de que la industria había seguido mejorando su control de emisiones, tal como venía ocurriendo en las décadas anteriores al cambio de milenio.

Una tercera fuente del incremento de la presencia de dióxido de carbono es identificada por el equipo científico en la menor capacidad de absorción del gas en continentes y océanos, por cambios en la circulación de los vientos en las aguas australes y una serie de sequías en latitudes medias.

Los investigadores atribuyen al crecimiento económico el 65 por ciento del incremento de dióxido de carbono en la atmósfera, en tanto que los otros dos factores -la baja de la eficiencia en la producción y la merma de la absorción de los sumideros- son causa del 35 por ciento restante.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de María Silva

Clima

La Tierra no proviene de la Vía Láctea

Diseño y Publicación:      Tupak Ernesto Obando Rivera

Ingeniero en Geología. Doctorado, y Master en Geologia, y Gestion Ambiental por la Universidad Internacional de Andalucia UNÍA (Huelva, España).

____________________________________________________________________________________________________

Durante siglos los astrónomos han intentado explicar por qué la Vía Láctea se observa con una inclinación desde nuestro planeta. La respuesta es sorprendente: nuestro planeta no pertenece a ella, sino a la galaxia enana Sagitario, que está siendo devorada.

Un mapeo del cielo nocturno hace pensar que nuestro planeta podría tener su origen en otra galaxia que está siendo devorada por la Vía Láctea.

Los investigadores realizaron un mapeo infrarrojo del cielo nocturno que muestra que nuestro sistema solar tiene su real origen en una galaxia que está siendo devorada por la Vía Láctea.

Durante siglos los astrónomos han intentado explicar por qué la Vía Láctea se observa con una inclinación desde nuestro planeta. Según el mapeo la Tierra no pertenece a ella, sino a la galaxia enana Sagitario, que está siendo devorada.

De acuerdo con información recabada por un proyecto que estudia las emisiones infrarrojas en el espacio, encabezado por la Universidad de Massachussets, los astrónomos están respondiendo a interrogantes sobre la relación entre la Vía Láctea y nuestro sistema solar que han permanecido como misterio.

La investigación prueba que la Vía Láctea está consumiendo a uno de sus vecinos en una muestra dramática de canibalismo galáctico.

El estudio publicado en la revista especializada Astrophysical Journal, es el primero en mapear en toda su extensión a la galaxia Sagitario y muestra con detalle cómo sus fragmentos envuelven y atraviesan a la Vía Láctea.

Sagitario es 10 mil veces más pequeña en masa que la Vía Láctea, por lo que está siendo estirada, separada y absorbida. El mapeo infrarrojo fue realizado en 2003.

Equipos de las universidades de Virginia y Massachussets utilizaron una supercomputadora para clasificar unos 50 mil millones de estrellas para crear un mapa estelar que muestra a nuestro sistema solar justo en la intersección en la que ambas galaxias se están uniendo.

“Es claro quién es el fuerte en la interacción”, señaló Steven Majewski, profesor de astronomía en la Universidad de Virginia y principal redactor de la investigación.

A través de los mapas infrarrojos, los astrónomos filtraron millones de estrellas para enfocarse en las llamadas M Gigante. Estas estrellas son abundantes en la galaxia Sagitario, pero poco comunes en la Vía Láctea.

Antes de este trabajo, los astrónomos sólo habían detectado algunas estrellas dispersas de la galaxia enana Sagitario. Incluso se desconocía la existencia de esta hasta que se descubrió el corazón de esta concentración satélite de estrellas en 1994 por parte de un equipo británico de astrónomos.

El ángulo con el que es visible la Vía Láctea se vea en el cielo habían intrigado a los astrónomos. Si nuestro planeta se hubiera originado en la Vía Láctea, estaríamos orientados a la eclíptica de la galaxia, con los planetas alineados alrededor del Sol en un ángulo muy similar al que está alineado nuestro Sol.

Por el contrario, como sugiriera el investigador Matthew Perkins Edwin, el extraño ángulo sugiere que nuestro Sol está influenciado por otro sistema; ahora el mapa infrarrojo parece resolver el enigma y aclarar el verdadero origen de nuestro sistema solar.

“Pertenecemos a otra galaxia en proceso de fusionarse con la Vía Láctea. La Vía Láctea no es de hecho nuestra galaxia de origen. El misterio de por qué la Vía Láctea siempre se ve con un ángulo en el cielo nocturno no había sido respondida hasta hoy”, afirma Michael Skrutskie, coautor del estudio y profesor de astronomía de la Universidad de Virginia.

Aseguran astrónomos que nuestro planeta no pertenece a ella, sino a la galaxia enana Sagitario, que está siendo devorada

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Blanca Aguilar

Astronomia
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda