Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Sismologia

El terremoto premonitorio que no lo fue

Los dos terremotos y la cadena de réplicas que ayer dejaron ocho muertos en la ciudad de Lorca ocurrieron de una forma que, según algunos sismólogos, resulta algo peculiar. Generalmente, explica Pedro Expósito, del Servicio de Análisis Sísmicos de la Red Sísmica Nacional, primero se produce el seísmo de mayor magnitud y luego le siguen una serie de réplicas, pero las placas tectónicas sobre las que se asienta Murcia tuvieron una respuesta diferente que sorprendió a los científicos. «Era imposible predecir que iba a suceder de esta forma», reconoce Expósito. Lo que ocurrió es que primero azotó la tierra un terremoto premonitorio -que nadie se lleve a engaño por su nombre, solo se sabe que lo es después de que le suceda otro mayor-, el de magnitud 4,5 que se produjo pasados unos minutos de las cinco de la tarde. Después se repitieron una serie de réplicas más pequeñas y, casi dos horas más tarde, a las 18.47, inesperadamente, llegó el mayor azote, de 5,1.

«Ha sido sorprendente, nos ha resultado algo extraño», insiste Expósito. «Era imposible prever que iba a haber otro más grande, ninguna ley científica lo dice y no es lo habitual, no hay manera de saberlo. Hasta que se produjo el mayor, en la Red pensábamos que estábamos registrando las réplicas del primer terremoto». Sin embargo, Juan Rueda, jefe del Servicio de Detección Sísmica del Instituto Geográfico Nacional, asegura que los seísmos premonitorios sí son más habituales. Han ocurrido en otras ocasiones en España, «por ejemplo, los de Lugo de 1997 se produjeron así, al principal de 5,2 le precedió otro menor», recuerda.
Un epicentro muy cercano

El terremoto premonitorio puede ocurrir en cualquier zona sísmica, sin que ninguna regla científica indique dónde o cuándo, ni cuánto tiempo puede pasar entre un temblor y otro, aunque, por supuesto, sí tiene que ver con las presiones que sufran las fallas. «El sureste de España es una zona muy propensa a los terremotos -explica el sismólogo-, está muy cerca de los bordes de las placas euroasiática y africana, que van desde la dorsal atlántica hasta la isla de Alborán, por todo el norte de África, y esas placas están en movimiento chocan». Las fallas que hay alrededor se rompen y se libera una energía que provoca el terremoto.

Un terremoto de esta magnitud no es habitual en España, y mucho menos que provoque el derribo de un edificio -desde el Colegio de Geólogos se indicó ayer que es probable que existan «daños previos»-, pero hay que tener en cuenta que el epicentro «se produjo muy cerca, solo a cinco kilómetros de Lorca, una ciudad de 90.000 habitantes; si hubiera pasado a 40 kilómetros en una zona más despoblada, con casas más bajas, no hubiera causado esos daños».
Atentos a las réplicas

Los murcianos viven ahora con el alma en vilo por el temor a que se produzcan nuevas réplicas. Incluso muchos han dormido fuera de sus casas. La mala noticia para los afectados es que, de momento, continúa la incertidumbre. «No sabemos si puede ocurrir otro terremoto. Esperamos que la sismicidad vaya a menos, pero estamos atentos a las réplicas -durante la noche y por la mañana llevamos unas 40 ó 50 de escasa magnitud-. Si ahora se produce uno, aunque no llegue a magnitud cinco, si está próximo a la zona urbana, también puede causar daños en los edificios que ya hayan sufrido roturas antes», advierte Expósito. «La gente tiene que tener prudencia y atender a lo que digan las autoridades». De la misma forma, Rueda señala que es imposible predecir si otro movimiento telúrico sacudirá Murcia en unos días o una semana.

Cortesia ABC, España

Sismologia

Maremoto de Japón abarcó un área casi tan grande como Tokio

El tsunami del 11 de marzo fue el causante de la mayor parte de los daños en el noreste de Japón, por el equivalente a unos 200 mil millones de euros, así como del 90 por ciento de las 13 mil muertes comprobadas hasta ahora.

El terremoto de ese día, que llegó a 9 grados Richter, el cuarto más poderoso jamás registrado, derivó en el maremoto que incluyó una ola de 38,9 metros que arrasó la península de Omoe, cerca de la ciudad de Miyako, en la prefectura de Iwate.

La policía japonesa informó que, según estadísticas hasta el 11 de abril, sobre 13 135 víctimas mortales verificadas, 12 143, es decir 92,5 por ciento, perecieron ahogadas por el tsunami que inundó la costa de Tohoku, con los daños mayores concentrados en las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima.

Además, 4,4 por ciento de los decesos fue causado por derrumbes y 1,1 por ciento por incendios, en su mayor parte debidos a escapes de gas.

El 65 por ciento de los muertos eran de al menos 60 años, con dificultades motrices mayores.

El reporte muestra contrastes con la gran tragedia de 1995, el terremoto de Kobe, cuando la mayoría de los muertos se debió a caídas de edificios e incendios.

El maremoto abarcó un área casi tan grande como la ciudad de Tokio, pues afectó a una superficie de 561 kilómetros cuadrados.

El agua del océano llegó a seis prefecturas, en algunos casos hasta 20 kilómetros tierra adentro.

Las prefecturas que sufrieron los daños mayores por el agua fueron, en orden de superficie, las de Miyagi (327 km2), Fukushima (112 km2), e Iwate (58 km2).

Cortesia Internet

Sismologia

Un científico acusa en «Nature» a Japón de utilizar un método erróneo para prevenir terremotos

Un mes después de que un terrible terremoto de magnitud 9 y un posterior tsunami asolaran Japón, en lo que fue el mayor desastre de este tipo en la historia del país, la metodología utilizada por las autoridades del país para prevenir los seísmos ha sido puesta en cuestión. Robert J. Geller, investigador del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Tokio, ha acusado al gobierno nipón utilizar un método «defectuoso» para hacer previsiones de movimientos telúricos a lago plazo que, a su juicio, son completamente «inútiles» y suponen «una pérdida de tiempo». El científico ha pedido a los sismólogos japoneses que dejen de esperar al ya famoso terremoto de Tokai, un gran seísmo que se produciría cada cien o 150 años y que se espera en la costa sudeste de Japón. Geller, que expone sus críticas en la última edición de la revista Nature, considera incluso que si Japón hubiera utilizado un método distinto, hubiera podido predecir que el terremoto de Tohoku del 11 de marzo -en el que hasta la fecha han muerto más de 13.000 personas y otras 14.300 permanecen desaparecidas-, aunque, matiza, conocer el momento en que se produjo, el epicentro exacto y su magnitud hubiera sido imposible.

Geller asegura que los mapas nacionales de amenaza sísmica realizados por el gobierno japonés tienen una base científica «obsoleta». Cada año, las autoridades presentan un nuevo mapa con los puntos «calientes» de riesgo, pero, desde 1979, los terremotos que han causado diez o más muertos en la isla han ocurrido en lugares designados como de «bajo riesgo». El científico incluso aboga por la derogación de la ley de contramedidas contra los grandes terremotos, que responde a las iniciales LECA, porque supone, «implícitamente y sobre la base de escasas pruebas», que es posible prevenir un terremoto con unas horas o días de antelación. El investigador no está de acuerdo en absoluto y considera que el gobierno japonés debería admitirlo públicamente.
Fukushima podría haber sido preparada

A su juicio, si en vez de haber utilizado esta metodología «errónea» se hubiera tenido en cuenta como base para la estimación de riesgos la sismicidad global y el registro histórico de Tohoku -como el tsunami de 38 metros de 1896-, el terremoto en ese lugar podría haber sido fácilmente previsto, aunque, por supuesto, no podría señalarse ni la fecha en la que produciría ni su epicentro ni su magnitud. «Las contramedidas para hacer frente (al seísmo) podrían y deberían haberse incorporado plenamente en el diseño inicial de la central nuclear de Fukushima», afirma.

El científico recuerda que todo Japón se encuentra en riesgo de terremotos, y que «las futuras investigaciones en sismología deberían tener una base sólida en física, imparcialmente examinada, y ser guiadas por los mejores científicos de Japón y no por burócratas sin rostro».

El autor también se refiere al terremoto de Tokai, algo así como el «big one» que se espera en la costa sudeste de Japón y que produce 1,78 millones de resultados en lenguaje japonés en Google. Considera que esta «profecía» confunde a los ciudadanos, que temen que un movimiento de al menos magnitud 8 ocurra inexorablemente en el futuro. Para Geller, semejante término «debería ser eliminado».

Cortesia ABC, España

Sismologia

NASA: Terremoto en Japón desplazo la isla unos 2,4 metros

El terremoto en Japón, el mayor de su historia, con nueve grados de intensidad escala Richter parece haber desplazado la isla en unos 2,4 metros, según muestran imágenes de satélite tomadas por la NASA antes y después de la tragedia, datos sustentados en los cálculos del Servicio Geológico de EU (USGS)

“En este momento, sabemos que una estación de GPS se desplazó (2,4 metros) y hemos visto un mapa de la GSI (Autoridad en Información Geoespacial) en Japón que muestra el patrón de cambio en una gran superficie y concuerda con el cambio de la masa terrestre”, señaló el geofísico del USGS Kenneth Hudnut.

Las imágenes de satélite tomadas por la NASA indican que Honshu, la isla principal del archipiélago, se ha movido.

La agencia espacial estadounidense (NASA) publicó dos sorprendentes imágenes que ilustran el desplazamiento de la isla del Japón. Las fotografías fueron tomadas por Espectro radiómetro de Imágenes (MODIS, por su sigla en inglés) de su satélite Terra. Ambas imágenes muestran el litoral oriental de Japón y sobre todo la región de Sendai, el epicentro de la tragedia humana tras el terremoto, con la diferencia de que una fue tomada el 26 de febrero y la segunda el sábado 12 de marzo 2011.

El eje terrestre se habría desplazado
Richard Gross, científico del Jet Propuksion Laboratory, de la NASA, comprobó que, tras el terremoto en Japón, el eje de la Tierra se ha desplazado cerca de 15 centímetros, el doble que durante el terremoto de Chile de 2010.

“Según mis cálculos la duración del día se ha acortado en 1,8 millonésimas de segundo”, indicó tras precisar que es un tiempo al que hay que añadir las 1,2 millonésimas de segundos que perdimos tras el terremoto chileno.

Los datos iniciales sugerían, el viernes, que el terremoto desplazó 2,4 metros la isla de Honsu, la principal del archipiélago, y que movió el eje de la Tierra unos diez centímetros. Pero análisis posteriores y más detallados hicieron crecer esa cifra hasta los 17 centímetros lo que tiene una consecuencia directa sobre la duración de los días.

Al principio se dijo que como consecuencia del seísmo los días se habían acortado en 1,6 millonésimas de segundo. Ahora los expertos creen que se han acortado en 1,8 millonésimas de segundo y advierten que posteriores estudios podrían volver a modificar estas cantidades.

Un día terrestre dura cerca de 24 horas, o lo que es lo mismo, unos 86 mil 400 segundos. A lo largo del año, esa duración varía cerca de un milisegundo (o mil millonésimas de segundo), debido a las variaciones estacionales en la distribución de la masa del planeta.

Además, la Tierra realiza, de forma natural, sus propias redistribuciones de masa, la mayor parte de las cuales tiene lugar como consecuencia de las interacciones de las placas tectónicas.
Cortesia Geobase 80

Sismologia

Tsunami arrasó Tenerife hace 150.000 años

Hace 150.00 años, un tsunami con olas de 50 metros de altura arrasó la isla de Tenerife. Esta es la conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores tras descubrir distintos restos arrastrados por las olas en el extremo noroccidental de la isla canaria. Se trata de fósiles como conchas de bivalvos, corales, erizos y restos de peces cuyo origen era incierto hasta la fecha, pero que los investigadores asocian con este terrible fenómeno. Según todos los indicios, el tsunami provocó también destrucción de lo que se conoce como edificio volcánico de Las Cañadas, anterior al actual Teide.

El descubrimiento, que ha hecho público el Ministerio de Ciencia e Innovación, se ha realizado en el marco de un proyecto de investigación en el que participan científicos del Instituto Geológico y Minero de España y de distintas universidades españolas y de Lisboa. El hallazgo supone un hecho excepcional, ya que es muy difícil encontrar en Canarias depósitos de tsunami debido a las costas acantiladas y la ausencia de plataformas costeras sobre las que se pudieran depositar los materiales arrastrados por las olas. Estos restos, entre los que se encuentran conchas, corales, erizos de mar y restos de peces, se depositaron sobre la plataforma de lavas de Teno, en el extremo noroccidental de Tenerife, donde se han conservado hasta la actualidad gracias a su litificación y recubrimiento por una potente capa de suelos.

Origen desconocido
Los depósitos de Teno se habían descrito y catalogado hace décadas como yacimientos paleontológicos, pero su origen era completamente desconocido. Son sedimentos detríticos con cantos y fragmentos angulosos de todo tipo, conchas y moluscos. Ocupan varios kilómetros cuadrados e extensión, llegando los afloramientos hasta casi un kilómetro tierra adentro, y tienen un espesor de hasta un metro y medio. En base a su situación actual y a los datos que se conocen sobre los cambios en la altura del nivel del mar puede estimarse que las olas alcanzaron al menos una altura de 50 metros.

Las características y composición de los depósitos indican su relación con erupciones explosivas ocurridas hace entre 150.000 y 180.000 años, y que provocaron el desmantelamiento del edificio volcánico existente y la creación de la caldera de Las Cañadas. Los análisis y dataciones de los materiales depositados por los tsunamis permitirán verificar su origen y antigüedad, y su relación con episodios concretos ocurridos en la isla.

Cortesia ABC, España

Sismologia

El primer tsunami registrado en la costa Atlántica ocurrió entre el 218 y el 210 a.C.

Los sedimentos del parque de Doñana han servido de evidencia para que investigadores de la Universidad de Huelva hayan conseguido datar el primer tsunami que golpeó la costa atlántica andaluza, ocurrido entre los años 218 y 210 antes de Cristo, un hallazgo que permitirá conocer mejor estos desastres naturales.

También será posible comprender la historia de las civilizaciones, ya que se podrá descifrar si, por ejemplo, los romanos ocuparon la zona después de que la abandonaran otros pueblos a causa de estas catástrofes.

“Ahora podemos tratar de descifrar si los romanos ocuparon el suroeste peninsular a partir de su triunfo exclusivo en las guerras púnicas o por el debilitamiento de la civilización asentada y desaparecida a causa de fenómenos catastróficos como el de este tsunami”, aventura el investigador principal del proyecto, Joaquín Rodríguez Vidal.

Doñana es uno de los lugares donde se observaron evidencias morfológicas y sedimentarias no acordes con la evolución normal de una costa y que ha sido objeto de la investigación de tres tesis doctorales.

El método de trabajo se ha centrado primero en la reconstrucción del paisaje costero onubense a partir de fotografías aéreas suministradas por el Instituto Andaluz de Cartografía y otras fotografías realizadas por los satélites de observación de la tierra Landsat y Spot. Con estos datos “vimos cómo se posicionan las barreras de la costa, sus avances y retrocesos”, explica el investigador.

El siguiente paso fue contrastar los datos obtenidos a pie de campo. Para ello, los científicos extrajeron sedimentos (arenas y conchas, principalmente) de las diferentes barreras litorales de Doñana (marismas y lagunas) y estudiaron la composición de las arenas, las turbas (restos de vegetación rica en carbono) y las conchas, todos ellos residuos llegados a la costa onubense a raíz del tsunami provocado por el terremoto de Lisboa de 1755.

Con toda esta información los científicos advirtieron en los sedimentos onubenses “características similares a las de los tsunamis”, aclara Joaquín Rodríguez, tras su comparación con los sedimentos estudiados hoy a raíz de otros tsunamis como el de Indonesia en 2004.

Estos geólogos se han apoyado también en los estudios realizados en torno al terremoto de Lisboa el 1 de noviembre de 1755, un desastre que señaló el nacimiento de la sismología moderna por ser uno de los primeros en estudiarse y que provocó más de mil muertos solo en algunos pueblos de la provincia de Huelva como Ayamonte, cambiando para siempre el contorno costero.

Repetición en el futuro
El investigador explica que el proyecto continuará estudiando el fenómeno para tratar de determinar la capacidad de repetición futura de los tsunamis en la costa Atlántica del Golfo de Cádiz, “pues esta es una de las zonas más propicias a sufrir terremotos submarinos y que podría tener efectos en la costa onubense, portuguesa y marroquí”.

Por ello, una de las líneas de trabajo principal del equipo de expertos es averiguar nuevos datos acerca de estos desastres naturales a partir del análisis de la recurrencia pasada, “con la dificultad de que hasta ahora sólo teníamos la evidencia histórica del tsunami de Portugal de 1755″, añade Rodríguez Vidal.

Este grupo de investigación está centrado en estudiar procesos de dinámica externa de la Tierra en conflicto con el ser humano desde la perspectiva reciente y su relación con la ocupación humana del territorio, es decir, la acción de tormentas, tsunamis y cualquier otro tipo de desastre natural.

Cortesia elmundo.es

Sismologia

Sismos en el Salvador

No se registraron víctimas o daños materiales.

El Servicio de Estudios Territoriales (SNET) de El Salvador reportó este miércoles la ocurrencia de cuatro temblores de tierra en las últimas horas, sin que se registraran víctimas o daños materiales.

Dos de los sismos ocurrieron en la madrugada con intensidades de 3,5 y 3,6 grados en la Escala de Richter, ambos frente a las costas del país en el océano Pacífico, en las zonas occidental y oriental.

El más fuerte de los movimientos telúricos fue reportado hace 24 horas, también en el Océano, en la región occidental de la nación.

Expertos consultados por la prensa explicaron que la actividad sísmica contribuye a la liberación de energía y reduce las posibilidades de un temblor de mayor magnitud.

Hace una década, dos devastadores terremotos, el 13 de enero y el 13 de febrero de 2001, causaron centenares de muertos y casi nueve mil heridos, además de cuantiosos daños materiales.

Sismologia

Terremoto arrasa en Nueva Zelanda

Una de las ciudades más grandes de Nueva Zelanda quedó en ruinas el martes, arrasada por un poderoso terremoto que derribó edificios altos e iglesias y mató a por lo menos 65 personas.

El temblor rompió un enorme trozo de hielo de un glaciar 200 kilómetros (120 millas) al este de Christchurch, donde se produjeron los mayores daños.

Había más de 100 personas, entre ellos una decena de estudiantes japoneses, atrapados bajo los escombros al caer la noche del martes, en medio de llovizna. Rescatistas con perros recorrían la ciudad en busca de sobrevivientes, algunos de los cuales pudieron enviar mensajes de texto o hacer llamadas telefónicas desde abajo de los escombros.

Fue el segundo terremoto en cinco meses que afectó Christchurch, una ciudad de 350 000 habitantes, aunque el terremoto de 6,3 del martes causó mayor destrucción que el sismo de septiembre que fue más fuerte.

Estamos ante un escenario de absoluta devastación, dijo el primer ministro John Key al arribar a la ciudad horas después del terremoto. dijo que la cifra de muertes era de 65 y podría aumentar. Es probable que seamos testigos del día más sombrío de Nueva Zelanda, destacó.

La torre de la conocida catedral de la ciudad cayó a una plaza céntrica, edificios de muchos pisos se derrumbaron y dejaron las calles llenas de ladrillos y trozos de concreto.

Se abrieron grietas en calles y aceras, por las que deambulaban miles de personas aturdidas, ensangrentadas y llorando a gritos, en medio de los bocinazos y las sirenas. Los servicios de ambulancias se vieron superados inmediatamente y se vio a personas gravemente heridas, transportadas en autos particulares o en camillas improvisadas con alfombras.

Nathanael Boehm, un diseñador de redes de Internet, dijo que esperaba un tranvía cuando se produjo el temblor poco antes de las 13 y los aleros de edificios circundantes empezaron a caer a las calles.

Fue terrorífico. Gente cubierta de escombros, bajo toneladas de concreto, dijo Boehm.

El alcalde de Christchurch, Bob Parker, declaró estado de emergencia y ordenó que los residentes evacuaran el centro de la ciudad. Se enviaron soldados para ayudar a la gente a movilizarse y para formar cordones de seguridad en las áreas afectadas, informó el viceprimer ministro, Bill English.

Este será un día muy negro para esta ciudad, agregó Parker.

Radio Nueva Zelanda informó por su parte que el personal que labora en su sala de redacción en Christchurch tuvo que aferrarse a sus escritorios durante el sismo mientras caían cajones de archivadores.

El aeropuerto interrumpió sus actividades y el hospital de la ciudad fue evacuado. Los cables de la electricidad y teléfono habían caído en algunas partes y las tuberías del servicio de agua potable se reventaron, inundando algunas calles. Vehículos estacionados al costado de las aceras quedaron enterrados bajo los escombros.

Algunas personas quedaron atrapadas en edificios de oficinas y los bomberos subieron con escaleras para evacuar a las personas atrapadas en los techos de esos edificios para llevarlos a lugares seguros.

Los detalles son muy preliminares. El gran temor, ciertamente es que este sismo ocurrió en un momento en el que la gente se dirigía a sus trabajos, en una zona muy poblada, con gente en sus empleos, con los niños en las escuelas. Por desgracia, no puedo descartar que hayan ocurrido fallecimientos, dijo el primer ministro al Parlamento.

Sin embargo, destacó que estamos conscientes de los graves daños que sufrieron los edificios que tenían personas en su interior en ese momento del sismo, agregó Key.

El primer ministro indico que se había pedido a las personas que salieran de la ciudad por su propia seguridad.

La Policía de Nueva Zelanda dijo a través de un comunicado que había varios informes de varias muertes en la ciudad, incluido un informe en el que se destaca que dos autobuses fueron aplastados por edificios que se derrumbaron.

El comunicado policial agregó que hubo también informaciones de incendios.

Cortesia Internet

Sismologia

Cientificos alertan otro terremoto en Chile

Según un estudio publicado este fin de semana en Nature Geoscience, la región central de Chile, la misma que el pasado mes de febrero sufrió un terremoto de magnitud 8,8, podría volver a experimentar en breve otro seismo de similares características e intensidad. El temblor del año pasado costó la vida a 520 personas y causó daños materiales por valor de 30.000 millones de dólares.
Se trata, una vez más, de la misma falla que desde 1835 ha provocado seis terremotos en la misma región, entre ellos uno de magnitud 9,5 en el año 1960. Y los sismólogos están convencidos de que la falla está volviendo a acumular una gran cantidad de energía. De hecho, los científicos se han dado cuenta de que la presión a lo largo de la falla no sólo no ha decrecido después del terremoto del año pasado, sino que probablemente se ha incrementado, especialmente al este y al norte de la ciudad de Concepción.
“Podemos concluir -puede leerse en el estudio- que el aumento de estrés en la zona se puede traducir en un incremento de probabilidades de otro gran terremoto allí en un futuro próximo”.
Separada 19 metros
En concreto, los sismólogos se dieron cuenta de que la falla se había deslizado unos 19 metros a lo largo de un segmento que se encuentra al norte del epicentro del terremoto del pasado año, muy cerca de la ciudad de Constitución, que en 1928 también fue sacudida por un temblor de magnitud 8.
Stefano Lorito, del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia y autor principal de la investigación, cree que si el terremoto finalmente sucede, tendrá una intensidad entre siete y ocho grados. “Se trata de una zona muy próxima al epicentro del evento del año pasado”, asegura el investigador.
El estudio no puede predecir el momento preciso en que el terremoto se desencadenará, algo que, por desgracia, no ha conseguido aún la moderna sismología. Pero sí es capaz de alertar sobre las condiciones de la falla. Y esas condiciones son propicias para que se produzca un nuevo seísmo en la zona.
El primer terremoto del que tenemos noticia en la región fue observado en 1835 por el mismísimo Charles Darwin, que en aquél momento visitaba el área. El padre de la teoría de la Evolución describió el hecho en “El viaje del Beagle” y ya sugirió, cerca de 80 años antes de formularse la teoría de la deriva continental, que las montañas se creaban como consecuencia de una sucesión de pequeños eventos, y no de un único y gran evento explosivo.

Cortesia ABC, España

Sismologia

Sismo de 5.1 grados afecta a Costa Rica

Un sismo de 5.1 grados en la escala de Richter, con epicentro en el oriente costarricense, ocurrió la mañana de este miércoles, informó el Instituto Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori).

El fenómeno telúrico, percibido principalmente en el centro de la oriental provincia de Limón que abarca a la costa caribeña de este país-, al parecer no provocó daños ni dejó víctimas, según información proporcionada por la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

El temblor ocurrió a las 11:13 horas locales, con epicentro a ocho kilómetros al sur de la portuaria ciudad de Limón la capital provincial- y a 13 kilómetros de profundidad, indicó el Ovsicori, entidad de la estatal Universidad Nacional.

En materia de potenciales consecuencias no tenemos reportes de víctimas ni daños materiales, dijo una fuente de la CNE a manera de informe preliminar.

Por su parte, una fuente de la Cruz Roja Costarricense informó que de inicio sólo se reportan caídas de objetos, pero ninguna víctima.

Cortesía Internet

Sismologia
chatroulette chatrandom