lig tv izle
justin tv

Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Mineria

¿Reservas mineras del Perú se acabarán en diez años?

Germán Alarco, investigador de Centrum Católica, asegura que las reservas probadas de zinc y estaño no superarán los 7 años de vida al ritmo actual de producción. De igual manera, las reservas auríferas probadas en el país se agotarían en poco más de tres años.

En su investigación, Alarco fija la proyección de vida de los principales metales que se producen en el Perú, tras contrastar información del propio Ministerio de Energía y Minas (MINEM) y del Servicio de Geología de los Estados Unidos.

Así, la producción de las reservas probadas de zinc no superaría los seis años y medio de vida, mientras que las de estaño a duras penas sobrepasarían los siete años. Un caso distinto es el de las reservas probadas de plata y cobre que sí superarían los 17 y 35 años de vida respectivamente.

En el caso del oro es que solo este metal representa casi la tercera parte de las exportaciones totales del Perú, mientras que las exportaciones mineras en su conjunto significan poco más del 60% de lo que exporta el país al resto del mundo.

Como conclusión del estudio, se señala que se podría producir una eventual escasez de recursos mineros, lo que impactaría significativamente en el Producto Bruto Interno (PBI) nacional. “Lo que tenemos aquí es una llamada de atención al gobierno para que preste atención a sus propios números y una llamada de atención al sector privado de aclarar estos números o presentar nueva información sobre los proyectos de incorporación de nuevas reservas”, agregó Alarco.

El investigador señala que el actual escenario obliga a plantear un rediseño del esquema tributario minero, tal como el que se aplicó en Australia y como se intenta introducir en Chile (impuesto a las sobreganancias), más aún ante una posible escasez de reservas.

Para el gerente general de Compañía de Minas Buenaventura, Roque Benavides, esto no debe causar preocupación, pues si bien las explotaciones auríferas tienen reservas para pocos años, es de esperarse que a medida que haya más exploraciones, las reservas se incrementen.

Cortesia Geo base 80

Mineria

Japon Post Sismo: Como queda la situacion de la mineria mundial

Los metales que requerirá la reconstrucción. Las mineras en Japón Reuters Los sectores de energía y metales de Japón enfrentaban el lunes cortes de energía y voraces incendios provocados por el devastador terremoto de la semana pasada, pero algunos puertos y siderúrgicas que cerraron como medida de precaución fueron reabiertos.

Japón, el tercer consumidor mundial de materias primas, está luchando por evitar una catástrofe nuclear en su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, después del sismo que azotó al país el viernes, que habría causado la muerte de más de 10.000 personas.

Los puertos de la costa noreste japonesa, Hachinohe, Sendai, Ishinomaki y Onahama resultaron tan afectados que se prevé que no vuelvan a operar por meses. Pero los cortes de suministro eléctrico y los incendios como resultado del terremoto plantean un riesgo inmediato. El mayor refinador JX Nippon Oil and Energy Corp estaba a la espera de extinguir durante el lunes un incendio en su refinería en Sendai, de 145.000 barriles de crudo por día (bpd), acción que fue obstaculizada por las alertas de tsunami y la evacuación del personal de las plantas de refinación. Otro siniestro, en la refinería Chiba, en el este de Tokio, operado por la japonesa Cosmo Oil y con capacidad para 220.000 bpd, todavía no ha sido sofocado, dijo un portavoz de la compañía.

Las acerías claves de Japón detuvieron la producción en algunas plantas ante los cortes de energía para lidiar con la devastación del terremoto, aunque analistas dijeron que el exceso de capacidad en otras partes podría limitar el impacto en los precios del acero.

JFE Steel Corp, el quinto fabricante de acero del mundo, suspendió el lunes la producción en una instalación cerca a Tokio, mientras que el cuarto productor del material, Nippon Steel, cerró sus operaciones en dos pequeñas plantas. En tanto, Sumitomo Metal Industries Ltd, la tercera acería de Japón, dijo que la producción en su mayor planta Kashima, en la prefectura de Ibaraki, se mantiene suspendida.

EMBARQUES El puerto de Tokio y otras terminales en el sur del país operaban con normalidad el lunes, aunque aún se evalúan los daños en los puertos del norte de Japón, dijeron funcionarios industriales. “Estos puertos necesitarán bastante tiempo antes de que puedan ser restaurados por completo”, dijo a Reuters, Tetsuya Hasegawa, gerente de operaciones de Heisei Shipping Agencies en Tokio.

Japón clausuró temporalmente sus terminales portuarias el viernes tras ser azotado por el peor terremoto de su historia, con una magnitud de 8,9, y por un tsunami. El lunes, las primas de las barras de oro en Tokio treparon a su mayor nivel desde febrero, cotizando a 1 dólar la onza frente a los precios al contado en Londres, después de que temores de inflación se agudizaron por el sismo en Japón, dijeron operadores. “El mercado japonés de gasolina está un poco ajustado, por lo que hay riesgos de inflación. Por eso las primas en Tokio están un poco al alza”, dijo un operador de una casa comercial en Tokio. El país asiático debe actuar rápidamente para importar más gas natural licuado (GNL) y combustibles de bajo azufre para generar energía en sus plantas térmicas y reemplazar los suministros de energía nuclear que fueron afectados por el terremoto. El sismo también causó estragos en los suministros de energía de Japón, la tercera economía del mundo y tercer importador global de petróleo, provocando la pérdida de unos 9.700 megavatios de energía nuclear, casi un quinto de la capacidad, y de 10.831 megavatios de generación de energía térmica.

JX Nippon Oil & Energy Corp, que detuvo las operaciones de sus tres refinerías en Sendai, Kashima y Negishi después del sismo, comenzaría el lunes a sofocar un incendio en una instalación naviera de productos petroleros y en tanques de almacenaje en su planta de refinación en Sendai, dijo un portavoz de la empresa. JX reanudó los embarques de productos petroleros de su refinería Negishi, en el sur de Tokio, con capacidad para 270.000 bpd, dijo la firma, aunque el suministro sería limitado hasta que el reinicio de la planta se complete. Los precios internacionales del petróleo caerán después del sismo, pero podrían rebotar en un par de meses, dijo Jiang Jiemin, presidente del productor de petróleo líder de Asia, PetroChina, cuya refinería en Japón no resultó afectada. En tanto, los precios del acero en Asia también subirían después de que el terremoto y el sismo afectaron algunas fabricas de esa materia prima en Japón, lo que limitaría las exportaciones del segundo productor mundial, dijeron analistas.

— FUNDICIONES COBRE JAPÓN CIERRAN POR SISMO, GENERAN TEMOR OFERTA Reuters Las dos mayores fundiciones de cobre de Japón cerraron sus operaciones por cortes de energía en el norte del país, afectado por un poderoso terremoto, lo que generó preocupaciones por interrupciones de suministro si toma mucho tiempo reparar la infraestructura.

Un gran terremoto de magnitud 8,9 y un tsunami que afectó las costas japonesas llevaron a la importante fundición de cobre Pan Pacific Copper Co, propiedad en un 66 por ciento de JX Nippon Mining & Metals, una unidad de JX Holdings (5020.T: Cotización), a suspender las operaciones en su refinería Hitachi.

La planta de refinación Hitachi produce 130.000 toneladas de cobre anualmente, casi un cuarto de la producción planeada de Pan Pacific Coppper de 564.800 toneladas para el actual año fiscal al 31 de marzo. Mitsubishi Materials Corp (5711.T: Cotización), la tercera fundición de cobre de Japón, dijo que su instalación Onahama detuvo sus actividades debido a un corte de electricidad tras el sismo. La compañía es propiedad en un 50 por ciento de la fundición Onahama, que produce alrededor de 300.000 toneladas anuales de cobre.

La compañía Sumitomo Metal Mining Co (5713.T: Cotización), la segunda fundición de cobre de Japón, no cuenta con una instalación en la región afectada por el terremoto. La firma prevé una producción de cobre de 404.000 toneladas para el actual año fiscal. La producción de cobre refinado de Japón fue de casi 1,52 millones de toneladas en el año fiscal pasado, alrededor de un 7 por ciento de la producción mundial.

— LA CRISIS NUCLEAR DE JAPÓN GOLPEA A LAS MINERAS DEL URANIO Cotizalia Las mineras sufren también los daños colaterales del desastre de Japón. La alarma nuclear desatada a raíz del sobrecalentamiento de varios reactores tras el devastador terremoto y tsunami que ha sufrido el país, se ha llevado por delante a las compañías y valores relacionados con el uranio.

Los inversores no sólo temen una fuerte caída de la demanda del mineral por parte de Japón, sino que estos días se está poniendo en entredicho la propia energía nuclear. Una incertidumbre que se está dejando notar en los mercados. Esto se ha traducido en caídas del 7% para en el precio físico del uranio que ayer se situaba en los 61,50 dólares por libra y en desplomes para las principales compañías del sector. De esta manera, mientras que las mineras diversificadas como BHP Billiton o Rio Tinto se libraban de la quema, las dedicadas exclusivamente a la extracción de uranio cayeron con fuerza. Así, Energy Resources Australia cerró en los 8,25 dólares tras dejarse más de un 12% este lunes, Paladin Energy acabó en los 3,95 dólares y hoy retrocede otro 17%. Pero las mayores caídas del sector fueron para Uranium One, que perdió un 28,86%, seguida de Uranium Resources, con pérdidas del 26% Denison Mines (- 25%) Energy Fuels (-25%), Laramide (-23%), Uranium Focused (-20%), MF Global Fund (-18%), Cameco Corp (-16%), Usec (-13%).

Los analistas defienden que esta fuerte reacción se debe a que los precios se habían venido fijando en función de unas sólidas perspectivas de crecimiento de la demanda a medida que proliferaba la construcción de nuevas centrales nucleares por todo el mundo. De hecho, hay 442 plantas de energía nuclear en todo el mundo, 54 ubicadas sólo en Japón. Ahora, los mercados temen que una oleada de rechazo hacia este tipo de energía por parte de la opinión pública frene algunos proyectos aún por ejecutar. Concretamente hay 60 reactores en construcción o en proceso de reforma en doce países diferentes. De hecho, la marea antinuclear ya ha comenzado a todos los niveles. El pasado fin de semana, en Estados Unidos el congresista del Partido Demócrata Edward Markey exigía una moratoria en la construcción de las nuevas plantas alegando que este tipo de accidentes se pueden evitar. En este sentido, un analista del sector explicaba en The Wall Street Journal que “el efecto sobre el impulso nuclear en todo el mundo dependerá de cómo se desarrollen los acontecimientos en Japón en los próximos días o semanas”.

Así, sino sucede nada ni se detectan fugas radioactivas nocivas para la salud, las aguas volverán a su cauce. Las eléctricas lideran las pérdidas de occidente Otro de los sectores que se ha visto duramente castigado este lunes ha sido el eléctrico. Mientras el mundo entero contenía la respiración a la espera de ver si Japón conseguía enfriar sus reactores y evitar así una fusión del nucleo que llevaría a un desastre como el ocurrido en la central de Chernobyl, en Ucrania, en 1986, los inversores castigaban duramente a las eléctricas.

De hecho, General Electric, responsable del diseño de los reactores que están dando problemas en Japón, ha perdido más de un 2%. En Alemania, RWE y E.ON, que han cedido más del 5% cada una, han sido las responsables, junto a las aseguradoras, de que el Dax haya sido el índice que más ha caído de Europa.

— CRISIS NUCLEAR DISPARA LA DEMANDA MUNDIAL DEL YODURO DE POTASIO CNN Alan Morris habló muy rápido sobre los peligros del envenenamiento por radiación en la glándula tiroides, mientras la línea telefónica no dejaba de sonar al fondo. “Miren, realmente debo irme” dijo Morris, cuando terminó abruptamente la entrevista telefónica para comenzar a llenar una nueva solicitud. Morris es el presidente de Anbex Inc, uno de los dos únicos fabricantes de yoduro de potasio de los Estados Unidos aprobado por la Dirección de Alimentos y Medicinas (FDA por sus siglas en inglés).

El yoduro de potasio es un fármaco que puede bloquear las glándulas tiroides de los seres humanos y los animales de la absorción de cantidades excesivas de radiación en un accidente nuclear. Los expertos creen que muchos de los peligros planteados por la sobre exposición a la lluvia radioactiva, como el cáncer, puede ser disminuidos mediante el bloqueo de la absorción de la radiación de la tiroides. Desde el terremoto registrado este viernes, Morris dijo que su compañía, con sede en Virginia, en Estados Unidos, ha recibido cientos, si no miles, de llamadas de posibles compradores en Asia, así como de clientes de Estados Unidos que buscan reponer sus reservas de la droga.

Así, también la farmacéutica Fleming en Missouri, que, según la FDA, es el único fabricante en Estados Unidos de la medicina anti radiación en forma líquida. Anbex por su parte es la única compañía en los Estados Unidos, que fabrica las tabletas de yoduro de potasio, según la FDA. La propietaria de Fleming, Debbie Fleming Wurdak, dijo que su compañía está siendo inundada por más llamadas de las que sus 85 empleados pueden manejar. Ella y el presidente de la compañía, Phill Dritsas, dijeron estar buscando contratar empleados temporales para manejar el flujo de llamadas.

También dijeron haber añadido un segundo turno y estar considerando permanecer abiertos las 24 horas del día hasta que la crisis termine. Funcionarios de ambas compañías dijeron que la avalancha de peticiones derivadas de la crisis nuclear de Japón se da en momentos en que los gobiernos estatales, locales, hospitales, escuelas y otras instituciones en los Estados Unidos han expresado un renovado interés en la reposición de sus suministros.

La amenaza de lluvia radiactiva en Japón parece haber aumentado la demanda en este país, dijeron. El aumento de la demanda también se debe a que algunos de los medicamentos almacenados están a punto de expirar. Esto incluye los seis millones de dosis de yoduro de potasio líquido proveídos al gobierno de los Estados Unidos en 2006 por la farmacéutica Fleming. Las fechas de caducidad de los medicamentos de ese pedido comenzarán en abril. “El gobierno federal no está pensando en comprar más de yoduro de potasio para la reserva nacional (de Estados Unidos)”, dijo.

La Reserva Estratégica Nacional es un depósito de vacunas, antibióticos, antídotos y otros medicamentos y suministros para su uso en casos de desastre natural, epidemia o un ataque bio terrorista. Fleming Wurdak dijo que ella comenzó a alertar desde hace dos semanas a los clientes sobre la caducidad de sus suministros de yoduro de potasio. Eso provocó un repunte en los pedidos, incluyendo un pedido de “cientos de miles de botellas” para el estado de Nueva York, dijo. “No tenemos suficiente para satisfacer la demanda actual”, dijo Fleming Wurdak.

El presidente de la compañía, Dritsas dijo que el gobierno de Estados Unidos debería considerar la posibilidad de aprovechar la Reserva Estratégica Nacional para las víctimas del terremoto japonés que están siendo amenazadas por la lluvia radioactiva de la planta de Fukushima Daiichi. “Ayuden a Japón ahora, mientras tanto estaremos trabajando en producir las cantidades que están siendo ordenadas en estos momentos”, dijo. Dritsas dijo que hizo esa petición el lunes al congresista Edward J. Markey, demócrata por Massachusetts y miembro del Comité de Energía y Comercio. Markey ha advertido de que el accidente nuclear de Japón resalta la vulnerabilidad de los reactores en los Estados Unidos. El lunes, Markey pidió a la administración de Obama implementar una previsión en la Preparación y Respuesta del Acta de Bioterrorismo 2002 para asegurar que el yoduro de potasio esté disponible para cualquier persona que viva dentro de 20 millas cercanas a una planta de energía nuclear.

El gobierno federal no ha adquirido suficiente para cumplir dichas normas. En la actualidad, sólo hay medicamento disponible para personas que viven a 10 millas de los reactores nucleares en los Estados Unidos, según funcionarios. Eso no ni cercanamente suficiente, dijo Morris. Citó un incidente en Abril de 1986 en la central nuclear de Chernobil en Ucrania, considerado el peor accidente del reactor nuclear de la historia. La cantidad de muertes causadas ​​por el accidente han variado mucho de acuerdo a diversos estudios, con totales que van desde los miles a más de un millón. Varios estudios han encontrado que el accidente causó el aumento de casos de cáncer de tiroides en niños en grandes distancias, hasta países como Polonia. Al fondo otro teléfono continuaba sonando.

— USO DE YODURO DE POTASIO DESPUÉS DE EXPOSICIÓN A RADIACIÓN Reuters Una serie de explosiones en reactores nucleares de Japón dañados por el terremoto y tsunami de la semana pasada liberaron radiación a la atmósfera. La dirección del viento determina hacia donde viajará la radiación liberada. Cuando altos niveles de radiactividad entran en la atmósfera, a las personas expuestas se les suele administrar yoduro de potasio para ayudar a evitar el cáncer de tiroides.

Los siguientes son algunos datos sobre el yoduro de potasio: * El yoduro de potasio es una forma común de sal, similar a la sal de mesa. Puede proteger a la glándula tiroidea de la radiación y el cáncer causado por el yodo radioactivo. Conocido químicamente como KI, la sustancia satura la glándula tiroidea con yodo no radioactivo, lo que reduce la cantidad de yodo radioactivo que la glándula puede absorber.

* El yoduro de potasio es más efectivo si es administrado antes de la exposición y puede brindar protección por 24 horas. También tiene efectos beneficiosos si es ingerido hasta tres a cuatro horas luego de la exposición.

* Se considera que los niños corren mayor riesgo por la exposición a la radiación, ya sea a través del aire o en los alimentos o la leche contaminada. Después del desastre nuclear de Chernobyl en 1986 se detectaron tasas de cáncer tiroideo aumentadas en forma significativa en niños en países como Bielorrusia y Ucrania.

* Las farmacias de Estados Unidos habitualmente no poseen reservas de yoduro de potasio, pero se encuentra fácilmente disponible a través de muchos puntos de venta en internet.

* La Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos recomienda a los estados con personas que viven dentro de un radio de 16 kilómetros de las plantas comerciales de energía nuclear que acumulen yoduro de potasio como medida de protección para el público en general. Cada estado individual decide sus propias políticas.
Cortesia Geo base 80

Mineria

Hallan en Chontales (Nicaragua) varias vetas de cuarzo

Una asombrosa noticia ha sido hecha pública por la empresa Corazon Gold Corp, que explota una mina de Oro en Santo Domingo, Chontales, Nicaragua, la cual anunció que ha finalizado la cartografía geológica inicial sobre una parte significativa de su propiedad en Santo Domingo, de 650 hectáreas y han encontrado Cuarzo.

La labor de exploración ha identificado varias vetas de cuarzo de epitérmico con más de 15 kilómetros de huelga acumulativa.

Se espera crear un programa de perforación inicial. La propiedad de Santo Domingo está ubicada a 125 kilómetros al noreste de Nicaragua y 10 kilómetros al este de La Libertad en donde están las minas a cargo de B2Gold Corp.

El 14 de diciembre de 2010, B2Gold anunció resultados de perforación exploratoria de su vena de Jabali que incluía 16.86 metros de 23.98 de g por tonelada de oro, a partir de 102.31 metros de profundidad.

La concesión de Santo Domingo abarca numerosas minas artesanales, donde los mineros en pequeña escala están explotando selectivamente las venas de cuarzo aurífero a poca profundidad.

El alto grado de oro en las venas de cuarzo en Santo Domingo ha sido extraído por más de 200 años.

COrtesia internet

Mineria

Descubren mina chilena de doce mil años de antigüedad

Un grupo de arqueólogos chilenos descubrió una mina desde la cual la cultura Huentelauquén extraía óxido de hierro hace 12 000 años, en un hallazgo que puede aportar antecedentes desconocidos sobre la prehistoria.

El primer hallazgo se efectuó en 2008 en la quebrada San Ramón, al interior de Taltal, 1100 kilómetros al norte de Santiago, pero sólo fue exhibido públicamente esta semana, reveló el diario El Mercurio.

Se trata de la mina más antigua del continente que supera a otra hallada en Estados Unidos que data de 2500 antes de Cristo. Alrededor del mundo hay una mina de 40 000 años en Sudáfrica, otra de 30 000 años en Australia y una de 15 000 años en Grecia, explicó Diego Salazar, arqueólogo y profesor de la Universidad de Chile.

La zona del hallazgo era habitada en el año 10 000 antes de Cristo por la cultura Huentelauquén, una etnia recién descubierta en 1961 y de la que hasta hoy se sabe muy poco.

Esos primeros habitantes del norte de Chile eran cazadores recolectores, se desplazaban bastante y también cazaban animales, aunque subsistían gracias a la pesca y a la recolección marina.

El hecho de que hayan explotado la mina indica la importancia que tenía lo religioso en su modo de vida, porque el óxido de hierro no se comía, no se vendía, no se compraba, explicó Salazar.

El óxido de hierro era utilizado como colorante en ritos religiosos y también para las momias Chinchorro, del año 2500 antes de Cristo.

Cortesía Internet

Mineria

La mina como escuela

Hacia las seis de la tarde, la montaña empieza a escupir hombres azules. Salen de las bocaminas, rebozados de polvo de estaño, levantan la cara hacia la luz y enseguida la agachan, deslumbrados. Caminan cabizbajos, sin quitarse el casco, arrastrando las botas por la gravilla, en silencio. 10.000 mineros bajan como hormigas por las laderas del Cerro Rico hacia la ciudad de Potosí.

       En un pedregal a 4.300 metros de altitud, en la caseta de adobe donde vive con su familia, Abigaíl Canaviri Canaviri se calza el casco, la lámpara frontal y las botas de goma. Esta niña de 14 años espera a que salgan los mineros para entrar a trabajar toda la noche bajo tierra.

       El Cerro Rico es un montañón despellejado, destripado y desmochado. Esta pirámide rosácea, de la que manan hemorragias minerales por 600 heridas, alcanzaba los 5.200 metros de altitud cuando llegaron los colonos españoles y ha menguado hasta los 4.700. Durante cinco siglos la han perforado, socavado, dinamitado y triturado, le han roído 90 kilómetros de túneles, pozos y ramificaciones en las entrañas, quizá doscientos, quizá 500 kilómetros. Le arrancaron 15.000 toneladas de plata pura, quizá treinta, quizá cincuenta mil toneladas; hoy le siguen sacando tres millones de kilos de rocas al día para obtener estaño, cinc y plata. La montaña es un cascarón mineral cada vez más hueco, las laderas se derrumban aquí y allá, y los potosinos temen el día del colapso final, el hundimiento apocalíptico que culmine la historia del Cerro Rico: en sus entrañas yacen los huesos, o el polvo de los huesos, de docenas de miles de mineros. La montaña que devora hombres, la llaman.

       Los supervivientes de hoy bajan caminando o apiñados en camiones a la ciudad, extendida en una meseta a 4.000 metros, con las iglesias alzando torres barrocas en medio de un oleaje de luz blanca, del mar de destellos que el sol arranca a los tejados de calamina del cinturón de chabolas, del esplendor de la miseria que inunda Potosí al atardecer.

       Y a las ocho, cuando ya van saliendo los últimos hombres azules, Abigaíl entra por una bocamina angosta. Da pasos cortos, siempre pisando los raíles de las vagonetas para no hundirse en el fango anaranjado, en ese puré de metales y aguas fétidas, estirando el brazo derecho para palpar metro a metro la roca viva, agachándose cada poco para no golpearse con las vigas podridas que todavía apuntalan la galería pero ya resquebrajan el ánimo. Así camina por los bronquios del Cerro Rico, respirando un miasma caliente, pegajoso, saturado de sílice, asbesto y arsénico, abriendo en la oscuridad una cuña de luz con la lámpara de su casco.

 

Avanzar “como lagarto”

En el fondo del túnel, a 1.500 metros de la superficie, le esperan las rocas arrancadas por los mineros durante el día. A veces con la ayuda de su madre, casi siempre ella sola, amontona las piedras en una vagoneta y la empuja por los raíles hacia el exterior. La carga ronda los 300 o los 400 kilos. “Cuando empecé con 12 años, se me hacía muy pesado”, explica. “Ahora ya me voy acostumbrando. Pero siempre es muy cansado. Hace calor. Y a veces tengo miedo”.

       Abigaíl tiene miedo de que se le voltee el carro, cuando se lanza en los tramos cuesta abajo y ella intenta retenerlo. Tiene miedo de los lugares tan estrechos en los que apenas hay sitio para la vagoneta y ella tiene que agacharse, empujar y avanzar “como lagarto”. Miedo de los dolores en la espalda y los brazos. De la silicosis: un médico le dijo que debe dejar la mina para que no le ocurra como a su papá, que por la noches reventaba en un terremoto de toses, un derrumbe de alveolos, una sacudida de costillas que lo doblaba en dos. Su papá escupía pedazos de pulmón sanguinolentos. Y murió ahogado cuando ella tenía ocho años. Abigaíl también teme que algún minero borracho la viole: dos amigas suyas de 12 y 13 años ya han tenido bebés por este motivo. Pero le empuja otro miedo mayor: el miedo al hambre. “Hace pocos días murió un bebé en Pailaviri porque no tenía qué comer”, dice. Y piensa en su hermano de cuatro años.

       Durante el día, entre los trabajadores de este submundo también pueden verse adolescentes: golpean la peña con mazo y cincel, horadan la galería con barrenas, insertan cartuchos de dinamita, incluso ayudan a los perforistas, que taladran la pared con martillos neumáticos en medio de un zumbido atronador y una polvareda tóxica que ciega y asfixia. Los chavales más pequeños reptan por túneles minúsculos, donde no cabe un adulto. Meten la cabeza en el hoyo, pasan los hombros y se tumban con el pecho sobre la roca. Reptan apoyándose sobre los antebrazos, arrastrando la perforadora con la mano, acercándose metro a metro hacia una cavidad ardiente. La temperatura suele superar los 60 o 70 grados. Tienen diez minutos para excavar un poco más el hueco, enroscarse sobre sí mismos, girar y regresar arrastrándose al encuentro de sus compañeros y del aire fresco.

       Durante la noche, la mina está desierta. En la oscuridad sólo resuena el chapoteo de las botas de Abigaíl. Puede que en alguna galería lejana un juku rasque rocas. Los jukus (búhos, en quechua) son ladronzuelos nocturnos, casi siempre jóvenes, que excavan túneles clandestinos para llegar a las vetas y robar mineral. Si los atrapan los mineros adultos, es probable que salgan con la cara hinchada, algún diente de menos y varios huesos rotos.

       Abigaíl tarda dos horas en caminar hasta el fondo de la galería y sacar una vagoneta cargada. Repite la operación seis o siete veces. Comienza a las ocho de la noche y no suele terminar hasta las ocho o diez de la mañana. Por ese trabajo de 12 o 14 horas nocturnas, la cooperativa de mineros le pagaba 20 pesos diarios (dos euros), cuatro veces menos de lo que cobra un adulto por la misma tarea. Pero desde hace varios meses Abigaíl trabaja gratis. Sus minúsculas ganancias se las restan a la deuda de 2.000 euros que le cargaron a su madre viuda.

       La historia de doña Margarita, la madre de Abigaíl, es la de tantas viudas de mineros: al morir el marido y quedarse sin ingresos, tuvo que abandonar su vivienda y subir con los cuatro hijos a una caseta de adobe en la ladera pelada del Cerro Rico, a 4.300 metros, junto a la bocamina. La caseta es un refugio de seis metros por dos y medio, un cuartucho lóbrego, sin ventanas, cubierto por una chapa de cinc agujereada. Los vendavales del Cerro silban en las rendijas de las paredes, apenas tapadas por cartones y plásticos. Las goteras suelen embarrar el suelo de tierra, donde se aprietan los sacos con la ropa de la familia, una mesita con una cocina de gas y la cama donde duermen Abigaíl, su hermano y su madre, menos apretados desde que los dos hermanos mayores emigraron a Porco y Oruro para buscarse la vida. En esta casa comen maíz hervido, papas y arroz. Y acarrean el agua potable desde una cisterna cercana. En eso están mejor que otras familias, todavía acostumbradas a usar las aguas cargadas de metales que fluyen por la ladera.
Cortesía Fronterad.es

Mineria

Dos explosiones provocan más de un centenar de mineros muertos en China

Una explosión en una mina de carbón en la provincia central de Hunan ha causado 11 fallecidos y tres desaparecidos, en el segundo gran accidente minero que se registra en China en tres días.

Según ha informado la agencia oficial Xinhua, el suceso ocurrió en la mina denominada Guojiawan, dentro del término municipal de Huaihua.

Todavía se desconocen las causas del suceso.

Se trata del segundo gran accidente minero que sufre el país asiático en apenas 48 horas, después del desastre que causó una explosión de gas en una mina de la provincia septentrional de Heilongjiang, con 104 muertos y donde todavía permanecen sepultados cuatro mineros más.

Las minas chinas son las más peligrosas del mundo, debido a la precariedad de las medidas de seguridad laborales y a la sobreexplotación de muchas de ellas, en un país donde el carbón es la principal fuente de energía y supone más de dos tercios del consumo total de combustibles.

El país asiático registró 1.954 accidentes en minas de carbón en 2008, en los que murieron 3.215 personas, mientras que, en lo que va de año, más de 1.900 personas han perdido la vida, según datos de la Administración Estatal China de Seguridad en el Trabajo.

_________________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Mineria

Una mina de aluminio contra el ‘dios de la montaña’ en la India

“La mina es la felicidad para la gente de Orissa”. La página web de la empresa británica Vedanta Resources muestra un idílico escenario de mujeres sonrientes, nuevas ambulancias, proyectos contra el sida y la malaria… que poco tienen que ver con la lucha que el pueblo indígena dongria kondh ha iniciado contra la destrucción de su montaña sagrada, Niyamgiri, por parte de esta compañía.

Vedanta, a través de su filial Sterlite, ha logrado que el Gobierno indio, tras un largo tira y afloja, le concediera en agosto el permiso de explotación de la bauxita, materia prima del aluminio, en lo que es ahora un bosque tropical único, cuya defensa por parte de los indígenas que lo habitan está dando la vuelta al mundo. A cambio, se compromete a proporcionar “fondos al desarrollo tribal”.

La empresa ya saca casi un millón de toneladas anuales de aluminio en la cercana mina de Lanjigarh, lo que incluyó la construcción, además de la refinería, de una línea férrea de 16 kilómetros, 60 kilómetros de tuberías y un municipio nuevo para 500 personas.

Un lugar sagrado

El problema es que la montaña de Niyamgiri es, desde hace miles de años, sagrada para los dongria (gente de montaña, significa su nombre), que son un subgrupo de los kondh protegido por la ley india. Además, dependen de su ecosistema para subsistir: en sus faldas cultivan frutales y huertos y recogen frutos silvestres, flores y hojas del bosque para venderlos en el mercado. Para ellos, la montaña es el trono de su Dios. “Es la esencia de su identidad, además de un lugar de belleza espectacular”, ha declarado el antropólogo Félix Padel a un periodista británico.

“Si nos quitan la montaña, seremos como peces fuera del agua“, señalan ellos mismos en el documental que ha rodado la organización Survival Internacional sobre el terreno, y que presenta el jueves en España.

En sus imágenes puede verse el resultado de la refinería de Vedanta en Lanjigarh, donde sólo en 2009 han sacado 378.000 toneladas de bauxita, según su página web. Los habitantes de los alrededores aseguran que han tenido que dejar sus tierras de cultivo, contaminadas por el polvo que impregna todo, y también sus ríos están afectados.

Es por ello, y sobre todo porque Niyamgiri forma parte de su identidad cultural, que los dongria de Orissa hace meses que iniciaron movilizaciones contra el proyecto de la mina en su montaña sagrada. En algunas protestas, según Survival Internacional, hubo hasta 8.000 hombres y mujeres tratando de parar la apertura de carreteras por medio del bosque.

Condena del Gobierno británico

Recientemente, el Gobierno británico arremetió contra la empresa por su trato con este pueblo indígena y señaló que Vedanta “no consideró el impacto de la construcción de la mina en sus derechos”. Incluso la Iglesia Anglicana ha pedido que se paralice la mina, según el diario ‘The Guardian’, una campaña a la que también se ha sumado Amnistía Internacional y la prestigiosa escritora Arundhati Roy: “Si se permite a Vedanta abrir la mina en Niyamgiri, conducirá a la destrucción de todo un ecosistema”, declaró.

Desde Survival estas reacciones, sobre todo las oficiales, han sido recibidas con optimismo: “Estamos muy contentos de la intervención del Gobierno británico porque es uno de los proyectos de minería con peor fama del mundo. Vedanta ni siquiera informó a los dongria kondt de sus planes, aunque a este pueblo le corresponde el derecho, bajo el amparo del derecho internacional, de dar o negar su consentimiento”.

Se trata de un nuevo varapalo al principal accionista de la minera, Anil Argarwal: en junio ya le retiraron un galardón medioambiental en el último momento y en agsoto el ministro indio de Medio Ambiente reconoció que el proyecto no debía haberse aprobado nunca.

El jueves Survival presentará su documental ‘La mina, historia de una montaña sagrada’, que coincidirá con la primera concentración frente a la Embajada de la India en Madrid (Avda. Pío XII, 30-32) , a las 19.00 horas.

Desde Niyamgiri, los dongria piden ayuda: “Necesitamos a la gente de fuera que nos apoye, nosotros solos no podremos impedir la mina”, aseguran en el documental.

______________________

Cortesía de elmundo.es

Mineria

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda