Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Meteorologia

Cuba se prepara para el paso del huracán Paula

Cuba está atenta ante el avance del huracán “Paula” hacia el canal de Yucatán (México) y el extremo más occidental de la isla, según el último boletín emitido por el Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología (INSMET).

“Paula”, el noveno huracán de la temporada del Atlántico, inclinará su trayectoria al norte en las próximas 12 a 14 horas, aproximándose al Canal de Yucatán y al extremo occidental de la provincia cubana de Pinar del Río, con posibilidades de ganar algo más en intensidad, indicó el pronóstico del INSMET.

“Paula” ha alcanzado la categoría 2 de la escala de intensidad Saffir-Simpson (máxima de 5) y arrastra vientos máximos sostenidos de 160 kilómetros por hora.

El canal de Yucatán es un estrecho marino entre la península de de ese mismo nombre y Cuba.

El jefe del Departamento de pronósticos del INSMET, José Rubiera, advirtió que toda la región occidental de Cuba y en especial Pinar del Río “deben prestar mucha atención” y “estar bien informados” sobre “el desarrollo y evolución” del huracán durante las 24, 36 y 48 horas próximas.

El huracán está avanzando hacia el norte nordeste y después lo hará hacia el norte para llegar el miércoles en la tarde al Canal de Yucatán, una parte muy cercana a Cuba, indicó el especialista.

Las perspectivas que tiene son de girar más hacia el este nordeste o hacia el este, donde está la región central del país, añadió.

En ese sentido, Rubiera explicó en el informativo de la televisión estatal que “Paula” se va a debilitar gradualmente y desviar su trayectoria hacia el este o el este-nordeste.

Señaló que se prevé que el huracán realice “una recurva” y que, por esa causa, el jueves pase “sobre Pinar del Río o muy próximo” a la costa norte del occidente de la isla.

“Paula” se encuentra situado en el noroeste del Mar Caribe y en la medida que avance más al norte pueden incrementarse las lluvias localmente intensas en la región occidental cubana, incluyendo a la Isla de la Juventud (situada unos 100 kilómetros al sur de La Habana) durante las próximas 12 a 24 horas, indicó el boletín del INSMET.

Se desplaza con una velocidad de traslación de 15 kilómetros por hora y a las seis de la tarde (22.00 GMT) su centro fue estimado en los 19.3 grados de latitud norte y los 86.0 grados de longitud oeste, a unos 310 kilómetros al sursuroeste del Cabo de San Antonio, el punto más occidental de la geografía cubana.

También prevé que pueden iniciarse inundaciones costeras en la costa sur de Pinar del Río desde la tarde-noche del miércoles.

El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil estableció la “fase informativa” para Pinar del Río y el municipio especial de la Isla de la Juventud y recalcó que esos territorios deberán “incrementar la vigilancia” previendo el incremento de las lluvias y posibles inundaciones costeras en áreas de riesgo.

Además recomendó a las provincias de La Habana y Ciudad de La Habana “prestar atención a la evolución” del ciclón.

El mes de octubre, a efectos ciclónicos, es el que estadísticamente representa el mayor peligro para el Caribe occidental y Cuba, en particular, de acuerdo con estudios de los meteorólogos cubanos.

En los últimos 210 años azotaron a la isla 40 huracanes en ese mes, una gran parte de ellos de gran intensidad, algunos de ellos catalogados entre los peores, como los de 1910, 1926 y 1944, que dejaron una estela de devastación a su paso por la isla.

_________________________________________________________________________________________________
Cortesía Internet

Meteorologia

Presencia de “La Niña” se extenderá otros seis meses

El fenómeno climático de La Niña, reaparecido en julio, se prolongará aún durante otros seis meses, con lluvias más intensas y aumento de los huracanes en la zona central y oriental del Pacífico, anunció este lunes la Organización Meteorológica Mundial.

“Las condiciones de La Niña moderadas a fuertes están bien establecidas” en el Pacífico, explicó en rueda de prensa el jefe de la División de Servicios y Aplicaciones Climáticas de la OMM, Rupa Kumar Kolli, según la agencia EFE.

El responsable añadió que las previsiones prevén una prolongación de esta situación “e incluso un aumento” de los efectos de La Niña “para los próximos cuatro o seis meses”, aunque las previsiones a más largo plazo eran “inciertas”.

La Niña se caracteriza por un alza de las temperaturas de la superficie del mar en los sectores central y oriental del Pacifico.

Según la OMM, este fenómeno se acompaña en general de fuertes lluvias en Indonesia, Malasia y Australia, periodos de sequía en Sudamérica, temporales en el Atlántico tropical, oleadas de frío en Norteamérica y lluvias en el sudeste africano.

Todo ello puede tener importantes consecuencias en las cosechas agrícolas y los precios de los productos alimenticios.

Las lluvias que acompañan a La Niña provocaron deslizamientos de tierra fatales en México y Colombia y grandes inundaciones en el norte de Latinoamérica, dejando varios cientos de muertos y miles de millones de dólares en daños.
Cortesía Internet

Meteorologia

Lluvias han dejado 96 muertos en Colombia desde marzo

Al menos 96 muertos, 34 desaparecidos y 900 000 damnificados han dejado las fuertes lluvias que afectan desde marzo a Colombia, informó este sábado el jefe de Socorro Nacional de la Cruz Roja, Carlos  Márquez.

El mal tiempo también ha causado heridas a por lo menos 170 personas, dijo Márquez a la prensa.

Las rutas que comunican a Bogotá con las ciudades de Medellín (noroeste), Bucaramanga (noreste) y Manizales (centro-oeste), así como varias carreteras de las regiones del Caribe y el suroeste del país, han sido obstruidas por deslizamientos y hundimientos de tierra o crecidas de ríos, según el gobierno.

Márquez previó que el número de afectados podría aumentar ante la intensificación de las lluvias, que azotan a por lo menos 28 de los 32 departamentos (provincias) de Colombia.

Cortesìa Internet

Meteorologia

Los meteorólogos avisan de veranos de más de 50º antes de fin de siglo

Según cálculos de los expertos, el calor veraniego en España irá aumentando progresivamente hasta llegar a 50º, a la vez que disminuirán las lluvias. Esto se debe al cambio climático provocado por el calentamiento global, según la Agencia Estatal de Meteorología.

Se trata de la segunda fase de actualización de escenarios regionalizados mediante la utilización de nuevos datos procedentes de los modelos globales, que constituyen la base del IV Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre cambio climático (IPCC, por sus siglas en inglés), aprobado en Valencia en 2007.

Las proyecciones de temperatura muestran un aumento que será más acusado en las máximas. Para la zona de España peninsular, el 90 por ciento de las proyecciones obtenidas muestran un incremento de la temperatura máxima para el período 2071-2100 entre tres y seis grados centígrados, respecto a los valores de referencia (1961-1990).

Para la temperatura mínima este incremento está comprendido entre los dos y los cinco grados centígrados, un aumento que será ligeramente inferior en la Comunidad balear, especialmente en los valores máximos, como consecuencia del efecto amortiguador de los océanos, según apunta la AEMET.

Por otro lado, las proyecciones para la precipitación muestran una mayor dispersión de resultados, según indica el informe de AEMET, aunque durante la primera mitad de siglo no existe una tendencia significativa en la precipitación de la España Peninsular, sí existe a la reducción de la misma en la segunda mitad del siglo XXI.

Para el último decenio de este siglo, las precipitaciones medias de la España Peninsular podrían situarse probablemente en una horquilla situada entre el 15 por ciento y el 30 por ciento respecto a la precipitación del periodo 1961-1990.

PROYECCIONES PARA PREVENIR
Las proyecciones o escenarios climáticos regionales constituyen uno de los puntos de partida para valorar los impactos, la vulnerabilidad, y las necesidades futuras de adaptación frente al cambio climático. A juicio de la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, que ha presentado el informe en compañía del presidente de AEMET, Ricardo García, todos estos resultados «confirman los obtenidos previamente».

Por su parte, García ha señalado que «los días serán más calurosos y las noches no tan frías», y que con el cambio climático los inviernos serán «más cálidos» hasta con un «descenso de un 20 por ciento de las precipitaciones». Además, el presidente de AEMET ha destacado que la agencia colaborará a partir de ahora en la elaboración de informes del IPCC.

«Si las temperaturas crecen hasta en seis grados, nuestros nietos vivirán que el clima de Sevilla será similar al de Tucson (Arizona, Estados Unidos) -hay un desierto-, Madrid podría convertirse en Sevilla y el clima de Pamplona en el madrileño», ha detallado.

En esta línea, ha resaltado que no se trata de una proyección «irremediable» sino de «información para la acción» que hay que trabajar en las políticas de adaptación al cambio climático. Ribera, de esta forma, ha subrayado que la mejor forma de erradicar los efectos de este fenómeno en la Península reside en la reducción de emisiones de efecto invernadero porque España «será uno de los países de Europa más sensibles al encontrarse en el Mediterráneo».

Estas proyecciones están disponibles en la página web de la AEMET y presenta gráficas que corresponden a toda España peninsular y a las 17 comunidades autónomas a escala anual y estacional. No obstante, se irán complementando estos resultados en sucesivas actualizaciones con información relativa a otras variables, a extremos, otros escenarios de emisión y otras fuentes de datos.

Cortesìa Geobase80

Meteorologia

Unos 14 huracanes podrían afectar Centro y Norteamérica

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México pronostica que en la próxima temporada de huracanes, entre mayo y octubre, se registrarán catorce de estos fenómenos en Norte y Centroamérica, con algo más de actividad por la cuenca del Atlántico como consecuencia del fenómeno de El Niño.

Se espera que El Niño disminuya en el Atlántico entre junio y noviembre, así que esta temporada de ciclones estará ligeramente por encima del promedio histórico, declaró Alberto Hernández Unzón, subgerente de Pronóstico Meteorológico del SMN.

De los ciclones previstos en 2010, alrededor de siete se producirán en el Atlántico, dijo el experto, quien señala que aún no se sabe cuántos llegarán a las costas de México ni con cuánta fuerza.

Sostuvo que los huracanes de los próximos meses pueden ser más fuertes de lo habitual por la cuenca del Atlántico debido a la retirada del fenómeno de El Niño, un pronóstico que coincide con el de algunos expertos estadounidenses de la Universidad de Colorado.

El Niño consiste en un proceso de cambio en los vientos y las corrientes de aire que calienta la superficie del océano Pacífico en la zona tropical, se retira, y da paso a La Niña, una fase caracterizada por temperaturas más frías.

Alex, Bonnie, Colin, Danielle, Earl, Fiona, Gastón, Hermine, Igor, Julia y Karl son los nombres asignados ya para los primeros ciclones que habrá en los meses de verano en el hemisferio norte por el Atlántico.

En la cuenca del Pacífico, en cambio, los huracanes son más fuertes cuando El Niño se encuentra en plena actividad, con lo que, de acuerdo con los patrones actuales, se espera que Agatha, Blas, Celia, Darby, Estelle, Frank y Georgette, los siete previstos hasta el momento, sean más benévolos de lo normal.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía Internet

Meteorologia

Ola de calor seguirá afectando Nicaragua

La ola de calor que ha venido afectando directamente a toda la población desde días anteriores podría prolongarse más tiempo, debido a las altas presiones marítimas, que han colocado a Ocotal y Masaya en los municipios más calientes en los últimos 15 días, según Martha Castillo del área de meteorología del INETER.

La experta en estudios territoriales señalo que aunque el calor sea propio de la época de verano, en gran parte es consecuencia del despale indiscriminado que el ser humano ha realizado en diferentes zonas boscosas del país, generando así repercusiones graves en el cambio climático.

Aparte de las altas temperaturas se esperan nublados extensos que podrían generar mayor presión principalmente en el occidente y región norte, por lo que se recomienda estar en lugares frescos, y vestir ropa holgada que protejan del intenso calor.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía Internet

Meteorologia

Pronostican menos ciclones pero más intensos

El número de huracanes, tifones y tormentas tropicales probablemente disminuirá en este siglo, pero aumentará su intensidad como resultado del cambio climático, según el consenso de un equipo de científicos.

Lo que no queda claro, después de mucho debate, es si las tendencias registradas de número e intensidad de las tormentas -que algunos investigadores vinculan con el calentamiento global- se apartan de las variaciones naturales, en especial en la cuenca del Atlántico.

La discusión acerca del impacto del cambio climático sobre la frecuencia e intensidad de los ciclones se tornó más tormentoso desde que el huracán Katrina causó devastación en 2005 en las costas de Luisiana y Misisipi.

El estudio, publicado en la edición de internet de la revista Nature Geoscience, refleja el consenso de un equipo de 10 expertos convocado por la Organización Meteorológica Mundial.

Las proyecciones futuras, sustentadas en la teoría y en modelos dinámicos de alta resolución, indican de manera coherente que el calentamiento atmosférico hará que la intensidad promedio global de los ciclones se encamine a tormentas más fuertes, señala el artículo.

Esta intensidad, según los científicos, aumentará entre el 2 y el 11 por ciento hacia el año 2100.

Asimismo, añadió que los modelos de estudio existentes proyectan, de manera coherente, disminuciones del 6 al 34 en la frecuencia promedio global de los ciclones.

En balance, agregó el artículo, se proyectan incrementos sustanciales en la frecuencia de los ciclones más intensos, y aumentos del orden del 20 por ciento en la tasa de precipitación pluvial dentro de los 100 kilómetros del centro de la tormenta.

Estos vaticinios se refieren a promedios de todo el mundo, pero hay grandes variaciones entre las cuencas individuales, es decir entre los ciclones del Atlántico y los del Pacífico.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de Internet

Meteorologia

Un iceberg gigante choca contra la Antártida

Un iceberg gigante de 54 kilómetros de largo y 5 de ancho ha colisionado con la plataforma de hielo costera de la Antártida cerca de la estación polar alemana «Neumayer III», según ha anunciado una portavoz del Instituto Alfred Wegener de Investigaciones Polares y Marinas (AWI) en Bremerhaven.
La portavoz del instituto situado en la costa alemana del mar del Norte destacó que el iceberg, con un espesor de unos 200 metros, causó una grieta de dos kilómetros de largo en la plataforma de hielo de la Antártida.
La colisión, que se produjo el pasado 11 de febrero, hizo desprenderse un trozo de hielo de 300 metros de largo y 700 metros de ancho de la plataforma helada en la costa de la Antártida, añadió el AWI.
El instituto de Bremerhaven calificó la colisión del iceberg, con un peso de unos 400 millones de toneladas de hielo, de «sensación científica» y reveló que el gigante helado se movía a una velocidad de unos 15 kilómetros diarios cuando se produjo el choque.
Los científicos alemanes de la estación «Neumayer III», situada a unos diez kilómetros del lugar en el que se produjo la colisión, tuvieron oportunidad de observar el fenómeno directamente y calcularon que la energía liberada en el momento del choque equivale a la de cinco a diez toneladas de explosivo convencional. El equipo germano pudo registrar todo el fenómeno con ayuda de sismógrafos y micrófonos, así como con imágenes tomadas vía satélite, lo que permitirá avanzar en las investigaciones sobre el comportamiento de las masas de hielo en la Antártida.
Rápido movimiento
El iceberg gigante recibió el nombre científico de B-15-K y se encontraba en observación desde hace tiempo. Los expertos alemanes expresaron su sorpresa por su rápido movimiento, ya que calcularon que tocaría la costa a una velocidad de unos cuatro kilómetros por día, velocidad que finalmente casi cuadruplicó.
El B-15-K es un fragmento de un iceberg aun mayor, el B-15, que con una superficie de 11.000 kilómetros cuadrados se desprendió en marzo de 2000 de la plataforma de hielo de Ross, en la costa de la Antártida, a 9.000 kilómetros de distancia de la base alemana. Otro fragmento del iceberg gigante, el C-19-C, colisionó tambiéncon la plataforma de hielo cerca de la base alemana en octubre de 2009.
Esta última masa flotante de hielo tenía una superficie de 891 kilómetros cuadrados, similar a la de Berlín, y causó un desprendimiento en la plataforma de hielo de 30 kilómetros de largo y siete kilómetros de ancho.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Meteorologia

No diga calentamiento global

 

El término “calentamiento global”, que ha cuajado tanto en los medios de comunicación, en el mundo de la política, a nivel popular y, por qué no decirlo, también entre los científicos, me hace reflexionar acerca de lo que realmente significa y si realmente se está utilizando correctamente.
Lo primero que hay que exponer es que el término original, global warming, fue introducido por un científico, Wallace S. Broecker, hace ya bastantes años en el artículo Climate Change: are we on the brink of a pronounced global warming? publicado en la prestigiosa revista Science allá por 1975. Seguramente Broecker no se imaginó en su día lo que parte del título de ese artículo llegaría a representar. Cuando el año pasado ganó la primera edición del ya prestigioso premio de la Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, en su categoría de Cambio Climático, con sus primeras declaraciones comentó que sería una lástima que se le fuera a recordar únicamente por haber acuñado ese término. Y tiene razón; su obra es muy extensa y de gran calidad, lo cual fue valorado por el jurado -del que tuve el honor de formar parte-, y le llevó a conseguir el premio frente a una impresionante constelación de competidores.

El primer comentario que me viene a la cabeza es lo mal que, en este contexto, “asimilamos” en castellano la palabra “global”. Se trata de un calificativo de globo (por supuesto referido al planeta Tierra). Su sinónimo más próximo sería “mundial” y el significado en calentamiento global lleva implícito un valor medio, un promedio, ya que es imposible que el mundo se caliente por igual en todas sus partes. Sería absurdo pensar que el planeta tenga un rico mosaico de climas y que, por arte de magia, fueran a cambiar todos de la misma forma. El siguiente comentario hace referencia a la propia medida de la temperatura. Cuando se dice que la temperatura en Lisboa es de 14,5° C se interpreta, sin excepción y correctamente, que esa temperatura corresponde al aire cerca del suelo. Volviendo al objeto del término que origina mi comentario, debería entonces interpretarse como “calentamiento medio mundial del aire cerca del suelo”. Ya entiendo que cambiar a estas alturas la interpretación que se hace de calentamiento global es imposible y por esa razón propongo su eliminación del lenguaje ordinario. A sabiendas de que voy a tener poco éxito con mi propuesta, insisto, deberíamos quitarnos de encima ese calentamiento global.

El problema es que dar una alternativa también es difícil, pero lo voy a intentar, al menos. Empiezo por reconocer que la insistencia del IPCC en utilizar la temperatura para hablar del cambio climático, cuando resume sus informes de evaluación con el fin de llegar a los responsables de las políticas, a los medios de comunicación y a la sociedad en general, ha favorecido el uso indebido del término calentamiento global. Un cambio de clima en el planeta Tierra afecta a otras muchas variables -precipitación, viento, humedad, nubosidad, etcétera-, no sólo del aire en las capas bajas, y no sólo a sus valores medios sino también (y esto es muy importante) a su variabilidad tanto temporal como espacial. Miren, la temperatura, por ejemplo, ya que estamos con ella, no tiene por qué aumentar lo mismo siempre y en todo lugar. Incluso podría disminuir en algún lugar y en algún momento. Curiosamente, ese “siempre y en todo lugar” es lo que muchas veces se toma como única acepción de “global” y eso es simplemente indebido.

Lo que propongo es utilizar como alternativa “cambio climático”, pero con una condición. Mi análisis vuelve a estar centrado en el término en inglés de donde ha derivado su incorporación a nuestro lenguaje. Se habla en los documentos oficiales originales de climate change, no de climatic change, lo que ocurre es que se añade que está referido a su origen en la actividad humana. Posiblemente la traducción mejor hubiera sido cambio de clima, y añadir, de origen antrópico, pero esto también es imposible de cambiar. Así se estaría cumpliendo con el hecho de que el clima en la Tierra siempre ha cambiado (de forma natural) y con la situación problemática actual de estar haciéndolo como consecuencia de la actividad humana.

Una de las manifestaciones del cambio de clima de origen antrópico, o cambio climático, es la tendencia positiva observada en la temperatura media del aire junto al suelo, pero eso sólo es una de las manifestaciones. Por hacer un pequeño resumen, ese calentamiento es mayor en las regiones polares y sobre los continentes que en el resto; la temperatura media de la estratosfera presenta tendencia negativa; los patrones de viento están cambiando, lo mismo que el régimen mundial de precipitación, con un incremento medio; la humedad media está aumentando; los ciclones tropicales atlánticos están siendo cada vez más potentes; se están fundiendo los hielos continentales; se está elevando el nivel medio del mar… y otras muchas cosas.

Hoy día sabemos que todo eso es consecuencia de la actividad humana y que dicha actividad, de continuar, acentuará mucho más lo que ya hemos observado. Si quieren, a todo eso le pueden llamar calentamiento global, yo prefiero llamarle cambio climático, que resulta más corto y cómodo de decir que cambio de clima de origen antrópico del planeta Tierra. Eso, al fin y al cabo, es lo que significa.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de elpais.com

Meteorologia

Pronostican huracanes menos frecuentes pero más potentes

Los huracanes en el Atlántico Occidental serán menos frecuentes para finales de siglo, pero los de mayor intensidad aumentarán, difundió la revista Science en su más reciente número.

Los resultados del estudio hecho por investigadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) se apoyan en una técnica que consistió en transferir datos de modelos climáticos de baja resolución a otros con más alta resolución de la atmósfera.

Según los modelos, la cantidad de huracanes en la cuenca del Atlántico podrían disminuir en un 18 por ciento, empero los más destructivos, de categoría cuatro y cinco en la escala Saffir-Simpson se duplicarán.

Las conclusiones del estudio apoyan la teoría de que a medida que aumenten las temperaturas oceánicas, el vapor que se eleva a la atmósfera puede hacer que se formen menos tormentas, pero que las que lleguen a desarrollarse sean más violentas.

Estudios anteriores mostraron que el aumento de la temperatura global podría causar menos ciclones, debido a que su actividad no depende solo de las temperaturas oceánicas, sino también de las corrientes marinas, así como la velocidad y dirección del viento.

La clave de los huracanes no se encuentra solamente en cómo se calienta el Atlántico, sino en como lo hace con respecto a otros océanos tropicales.
__________________________________________________________________________________________________
Cortesìa de Internet

Meteorologia
chatroulette chatrandom