lig tv izle
justin tv

Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Literatura

El conejo y el león (Cuento)

E

staba un hambriento león dando un paseo, cuando se encontró con un conejo que dormitaba tranquilamente a la sombra de un árbol. Estaba a punto de comerse al conejo, cuando vio pasar cerca de él a un ciervo. “El ciervo tiene mucha más carne que el conejo”, pensó, y ni corto ni perezoso, salió a toda velocidad en persecución del pobre cervatillo.

El conejo se despertó con el ruido de la carrera, y salió huyendo a toda velocidad, poniéndose a salvo en su madriguera. Al cabo de un buen rato, el león cansado de perseguir al veloz ciervo y viendo que era imposible darle alcance, volvió donde estaba el conejo. “Mejor un conejo que nada”, pensó.

Al volver donde el conejo dormía, se llevó una gran sorpresa de que este se había puesto a salvo. “Lo merezco”, se dijo para sí. “Abandoné a el conejo que tenía seguro para correr tras el ciervo”. Por ambicioso, me quede sin comer.

Literatura

El tesoro oculto de Neruda

No sólo me tocaron o las tocó mi mano/ sino que acompañaron de tal modo mi existencia/que conmigo existieron y fueron para mí tan existentes/que vivieron conmigo media vida/ y morirán conmigo media muerte». En su «Oda a las cosas», Pablo Neruda revela su fascinación por los objetos que pueblan este mundo («no quiero cambiar de planeta», decía). Esa pasión le llevó a ser un coleccionista compulsivo y, dentro de los miles de objetos que engrosaron su afición, tenía claras sus preferencias: «Lo mejor que coleccioné en mi vida fueron mis caracoles. Me dieron el placer de su prodigiosa estructura». («Confieso que he vivido»).
Llegó a atesorar 8.000 piezas pertenecientes a los siete mares. En 1954 las donó a la Universidad de Chile. Ahora esta Universidad, junto con el Instituto Cervantes y la Fundación Endesa, trae a nuestro país más de 400 en la exposición «Amor al mar. Las caracolas de Neruda». «La selección se ha realizado en función de la espectacularidad y singularidad de las piezas, así como su significado emocional», aclara Pedro Núñez, comisario de la muestra.
Piezas originales
Estas caracolas no se habían expuesto con anterioridad. Por ello esta exhibición «supone la puesta en valor» de las piezas, en palabras de Carmen Caffarel, directora del Cervantes. Coincide con el Bicentenario de la Independencia de Chile y regresará al país con motivo del V Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará en marzo en Valparaíso, «haciendo las veces de puente trasatlántico», según Caffarel.
El poeta consideraba que unas de las caracolas más importantes de su colección eran las que le regaló, en preciosas cajitas, Mao Ze Dong, durante su viaje a Chile. También le profesaba un cariño especial a la firmada en su interior por Rafael Alberti. La conocida como «peine de Venus» le resultó fascinante, al igual que las «polinitas». Ésta última es una especie que crece en los árboles y se iluminan por la noche. Un naturalista cubano se las descubrió durante su estancia en la isla. Cuentan que quedó tan sorprendido por ellas, que vació la ropa de las maletas para poder meterlas y trasladarlas a su colección. «También hay numerosas especies ya extintas, de las cuales se conservan muy pocos ejemplares en el mundo», explica Sonia Montecino, directora del archivo central Andrés Bello, donde se encontraban las caracolas de Neruda.
Todas ellas ejercieron sobre él un fuerte influjo, fueron para él fuente de inspiración. ¿Por qué quedó hechizado? «Neruda mostraba aquí su carácter científico y naturalista», dice Montecino. También «hay un sentido místico en Neruda. Busca en la naturaleza la trascendencia (en su colección de libros encontramos muchos de místicos medievales). Y las caracolas tienen que ver con el inicio de la vida. Son las primeras manifestaciones de la evolución».

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Literatura

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda