Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Ingenieria espacial

Astronautas de la NASA SA

Las empresas de transporte espacial existen desde hace décadas, ya dependemos de ellas, los militares les confían sus instrumentos y armas más preciados y caros, los demás les confiamos nuestros carísimos satélites meteorológicos, de comunicaciones o científicos. Ahora se trata de confiarles también el transporte de personas a la órbita baja de la Tierra. Si no tenemos miedo de volar en un avión no hay por qué temer hacerlo en un vehículo espacial comercial hasta los 300 ó 400 kilómetros de altura. Con estos argumentos, altos cargos del Gobierno de Obama y de la NASA defendieron ayer el nuevo rumbo que quieren imprimir a los vuelos espaciales tripulados, un giro estratégico que llevaba años gestándose pero que implica cambios tan grandes en la NASA que ningún presidente se había atrevido a proponerlo.

Ha tenido que ser la necesidad de ahorrar en un marco de grave crisis económica el factor determinante para la decisión de Obama. “¿Qué ganaremos?”, se preguntó ayer el director de la NASA, Charles Bolden. Y contestó: “Menos impuestos, muchos puestos de trabajo muy cualificados y que los empresarios financien el desarrollo comercial de los vuelos tripulados”. ¿Y serán los astronautas también empleados de las empresas? No es descabellado que lo sean, pero nadie respondió ayer a esa pregunta, porque queda mucho por decidir, reconoció Bolden. “El presidente nos ha pedido que elaboremos estrategias detalladas en cada área en las próximas semanas”, comentó en el National Press Club en Washington.

“Yo, y el presidente también, estoy convencido de que este nuevo rumbo es el correcto en este momento”, dijo John Holdren, asesor científico de Obama. “No es un retroceso respecto a lo anterior, es procurarnos nuevas oportunidades para llegar más allá en el espacio, más deprisa, con más seguridad y con menos gastos”.

El salto comercial, largamente deseado por el sector aeroespacial estadounidense, desmitifica los vuelos tripulados, basados en tecnologías que llevan 50 años utilizándose en el sector civil y pueden seguir siendo desarrolladas por la empresa privada. Y además, reconoce tardíamente que no se debieron abandonar los cohetes de un solo uso, como el Saturno que permitió a EE UU alcanzar la Luna. Esa decisión, en favor de los transbordadores, hace que ahora el país tenga que depender de los vehículos rusos, basados en el mismo concepto, para ir y volver de la Estación Espacial Internacional (ISS).

La vida de este laboratorio en órbita se quiere alargar hasta 2020, al tiempo que se fomenta su explotación como base científica y tecnológica. Europa también podría mejorar su vehículo de carga ATV, ya probado, para transportar astronautas, pero no ha habido más que conversaciones preliminares con Estados Unidos (que ni siquiera tiene todavía algo parecido), que no han llegado a nada.

Muchos dudan de que el país se ahorre dinero a corto plazo y que se creen muchos puestos de trabajo con el nuevo rumbo, pero el de la seguridad es el aspecto más polémico. ¿Cómo garantizará la NASA la seguridad de los tripulantes de la ISS, que es ahora el único destino al que se puede ir en órbita baja de la Tierra? Según Bolden, las empresas harán vuelos de demostración, igual que en la aviación civil, antes de ser autorizadas a hacer vuelos comerciales, ya sea contratadas por la NASA o para otros usos, como el turismo espacial. “Me comprometo a que todo se hará de forma eficiente y segura”, dijo solemnemente.

La nueva estrategia gubernamental significa el sacrificio del programa Constellation del Gobierno Bush, cuyo objetivo era volver a la Luna en 2020. En los nuevos cohetes Ares y las cápsulas Orion para tripulantes, que nunca volarán si el Congreso aprueba el plan de Obama, se han invertido ya 9.000 millones de dólares (6.400 millones de euros). En 2011 se han presupuestado otros 2.500 millones para terminar el programa, con las indemnizaciones previstas en los contratos. El portavoz de la Oficina de Presupuestos aseguró ayer que no tenía sentido seguir con un programa que significaba repetir lo que ya se ha hecho (pisar la Luna) y que, además, iba retrasado y no dispuso nunca de los fondos suficientes.

En vez de eso, se incrementan los fondos para un salto tecnológico que la NASA considera imprescindible. Un salto en sectores como el de materiales, la propulsión y las comunicaciones que no es fácil ni siquiera imaginar, a pesar del optimismo de los responsables de la agencia espacial respecto a las “osadas ideas y conceptos” que proponen “las mejores mentes del país”.

“Reharemos la base de la exploración espacial y estableceremos nuevas formas de negocio para hacerla sostenible”, aseguró Bolden. A continuación, presentó a “los pioneros” con los que están trabajando. Son las empresas que ya tenían contratos con la NASA para avanzar hacia la comercialización de vuelos, por mandato del Congreso, y las nuevas que acaban de recibir contratos centrados en el desarrollo de cápsulas para astronautas. “La colaboración con empresas no es una idea nueva, ya se estaba haciendo, pero ha llegado el momento de hacerlo a lo grande”, dijo el ex astronauta. ¿Y cuál es la nueva misión de la NASA? Pues adelgazará mucho, desde luego, y se concentrará en los grandes desafíos, en dar instrumentos para la exploración de nuevas fronteras, según la versión oficial.

Space X y Orbital Sciences son las dos empresas que llevan varios años desarrollando cohetes y vehículos de carga para la ISS, con contrato con la NASA, y sus representantes se mostraron ayer optimistas sobre el futuro, ya que pretenden hacer los primeros vuelos en 2010. Sin embargo, ni siquiera los cohetes se han probado todavía.

Boeing y Lockheed
Ahora, con los fondos destinados a la recuperación económica, la NASA ha dado contratos por valor de 50 millones de dólares, que son pocos pero constituyen los primeros pasos para desarrollar cápsulas tripuladas. Una de las empresas pretende hacer una cápsula hecha íntegramente con materiales compuestos (fibra de carbono), como los aviones más avanzados. También se desarrollarán sistemas de vigilancia y de escape para los astronautas en caso de que algo vaya mal, así como sistemas para el soporte de vida.

Mientras, los gigantes del sector -Boeing y Lockheed Martin- ven más cerca su ya antiguo sueño de utilizar las versiones más pesadas de sus cohetes más nuevos, el Delta y el Atlas, para llevar astronautas. Cuando se hicieron los primeros lanzamientos de esos cohetes, encargados por la Fuerza Aérea de Estados Unidos, ambas empresas tenían la esperanza de que la NASA les solicitara esta misión, pero faltó la iniciativa política que impidiera la situación actual: EE UU se quedará en unos meses sin medios propios para alcanzar la órbita baja, cuando se retire el transbordador tras los cinco vuelos que le faltan. Y la NASA calcula que hasta 2016, como pronto, no habrá recambio “hecho en América”, como dijo ayer Bolden.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de elpais.com

Ingenieria espacial

Prevén desviar asteroide con una nave espacial

Rusia contempla la posibilidad de enviar una nave espacial a un asteroide para desviar su trayectoria e impedir que choque con la Tierra, informó el miércoles el director del organismo espacial ruso, Anatoly Perminov.

La agencia espacial efectuará una reunión pronto para evaluar esa posible misión al asteroide Apophis.

Las autoridades rusas invitarán a la NASA, la Agencia Espacial Europea, la agencia espacial china y otros organismos a sumarse al proyecto una vez que esté elaborado.

Cuando el asteroide de 270 metros (885 pies) fue descubierto en 2004, los astrónomos calcularon que las probabilidades de que hiciera impacto en la Tierra en su primer paso en el 2029 eran de hasta 1 en 37, pero desde entonces han ajustado el cálculo.

Otros estudios descartaron la posibilidad de un impacto en 2029, cuando se calcula que no se aproximará a menos de 29.450 kilómetros (18.300 millas) de la superficie terrestre, aunque indicaron una ligera posibilidad de un impacto en encuentros subsiguientes.

En octubre, la NASA redujo las probabilidades de que Apophis pudiese hacer impacto en 2036 de 1 en 45.000 a 1 en 250.000 y agregó que el encuentro siguiente en 2068 tenía una probabilidad de impacto de 1 en 330.000.

La vida de la gente está en juego. Deberíamos aportar varios cientos de millones de dólares y construir un sistema que permita prevenir una colisión, en vez de sentarnos a esperar que suceda y mate a cientos de miles de personas, aseguró Perminov.

Los expertos han conjeturado desde hace tiempo cómo prevenir impactos de asteroides.

Algunos propusieron enviar una sonda que circunde un asteroide peligroso para cambiar gradualmente su trayectoria. Otros sugirieron enviar una nave espacial para que choque con el asteroide y modifique su impulso, o destruirlo con armas nucleares.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Internet

Ingenieria espacial

La reparación del Hubble, hito espacial de 2009

Los logros y la renovación del longevo telescopio espacial Hubble, el descubrimiento de agua en las regiones polares de la Luna y el primer vuelo de prueba del cohete ‘Ares I X’, que supuestamente devolverá al hombre al satélite terrestre en 2020, se encuentran en el ‘podio’ de los avances más significativos de la agencia espacial norteamericana NASA durante este 2009, tras la votación de los internautas en su página web.

El pasado mes de mayo, el transbordador espacial Atlantis partió de Florida en una arriesgada misión: reparar el telescopio Hubble. Así, los astronautas durante un paseo espacial instalaron dos nuevas cámaras, la última reforma del observatorio espacial. Posteriormente, la NASA ha proporcionado al mundo ‘joyas visuales del Universo’, incluyendo sus zonas más profundas.

En el mes de julio se cumplieron 40 años de la llegada al hombre a la Luna. Además, en septiembre el informe Augustine de la agencia apoyaba el uso de los servicios comerciales para poner en marcha los astronautas, y puso en duda el futuro de la NASA cohete Ares I.

No obstante, el pasado 28 de octubre lanzó el prototipo de vuelo del nuevo cohete Ares I X, primer modelo de un nuevo programa de lanzadores que está llamado a devolver al hombre a la Luna a partir de 2020.

Además, los científicos descubrieron agua en las regiones polares de la Luna y las cantidades encontradas superaron las primeras expectativas. En concreto, encontraron hidróxilo, una molécula compuesta por un átomo de oxígeno y otro de hidrógeno; en definitiva, agua.

Asimismo, las investigaciones tecnológicas que se aplican en las instalaciones de la NASA después se trasladan a las funciones de la casa. De esta forma, este 2009 la agencia norteamericana destaca el caso del doctor Dulchavsky, que gracias a tecnologías empleadas en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), pudo diagnosticar un edema pulmonar a un escalador que se encontraba a una altura de más de 20.000 metros.

Además, aunque los internautas no los valoren en sus votaciones, la NASA pone de manifiesto entre sus avances de este 2009 el relevo en el mando de la agencia espacial; las misiones lunares del Lunar Reconnaissance Orbiter (LCROSS) y del Lunar Crater Observation (LRO).

Igualmente, resalta los hallazgos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales, que descubrió que el metano y el dióxido de carbono -gases de efecto invernadero- tenían un efecto mucho más importante en el calentamiento global del que se creía; su campaña antártica; y el hallazgo de metano en la atmósfera marciana, que podría revelar la existencia de vida en el planeta rojo, entre otros.

_________________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Ingenieria espacial

Navidades en la Estación Espacial Internacional

Una nueva tripulación de tres miembros ha llegado a la Estación Espacial Internacional (ISS), fortaleciendo al equipo de dos hombres que ha mantenido en operaciones al puesto orbital desde el 1 de diciembre.

Una cápsula rusa Soyuz que transportaba al cosmonauta Oleg Kotov, al astronauta japonés Soichi Noguchi y al novato estadounidense Timothy Creamer se acopló a la estación a las 23.48 (hora peninsular española) del martes, mientras la Estación viajaba a 350 kilómetros sobre la ciudad de Río de Janeiro.

Los hombres fueron lanzados al espacio el lunes desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán. Se espera que el trío permanezca a bordo de la estación hasta mayo.

“Esta es realmente una manera agradable de terminar el año”, declaró la astronauta en jefe de la NASA Peggy Whitson. “Actualmente sólo teníamos a bordo a dos tripulantes, así que ellos estaban deseando tener más compañía”, agregó.

La nueva tripulación fue recibida por el comandante de la estación Jeff Williams y el ingeniero de vuelo Maxim Suraev. Ambos han estado en órbita desde el 30 de septiembre.

La NASA ya no transporta a tripulantes en el transbordador. La agencia se está dedicando a sus cinco misiones finales del transbordador a la estación para completar su ensamblaje y construcción, y espera retirar a su flota de tres naves en menos de un año.

La jubilación del transbordador
La agencia está trabajando en el desarrollo de naves de reemplazo de estilo cápsula llamadas Orion, pero no se espera que estén listas para volar hasta el 2015.

Eso deja a las cápsulas Soyuz como el único medio de transporte para los astronautas y cosmonautas, aunque varias compañías comerciales están luchando por fondos de la NASA para desarrollar taxis espaciales.

La NASA paga a Rusia cerca de 50 millones de dólares por asiento en los vuelos de las Soyuz. Kotov, Noguchi y Creamer supervisarán la etapa final de ensamblaje de la estación espacial de 100.000 millones de dólares, un proyecto de 16 países que ha estado en construcción en órbita por más de una década.

“Este aumento prepara el escenario para el último año del programa del transbordador”, dijo Kirk Shireman, subdirector del programa de la estación espacial en la NASA. “Es un año de gran crecimiento para la Estación Espacial Internacional”, agregó.

El último gran componente de la estación -un nodo de conexión que servirá como segundo espacio de habitaciones para la tripulación-, deberá llegar en febrero, junto a una cúpula hecha en Italia que presenta siete ventanas.

Las misiones posteriores servirán para llevar un pequeño módulo de investigación ruso, un experimento de física de partículas llamado el Espectómetro Magnético Alfa y decenas de partes de respuesto y suministro.

_________________________________________________________________________________________________
Cortesía de elmundo.es

Ingenieria espacial

El Spirit, atrapado en Marte, consigue moverse por primera vez en cinco meses

Hay una pequeña esperanza. El vehículo explorador Spirit, atrapado desde hace unos cinco meses en un cráter de Marte, ha comenzado a moverse. El robot de la NASA ha dado las primeras muestras de actividad, una muy buena noticia para los especialistas del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory, JPL), responsables del proyecto, quienes hace tan sólo unas semanas reconocían que el rover podría quedarse bajo la arena marciana para siempre. Ahora, el equipo ha conseguido alinear las ruedas del ingenio para intentar un nuevo procedimiento de rescate. Se trata de un leve movimiento, todavía queda mucho trabajo por hacer, pero es un comienzo.
Seguramente, habrá quien piense que no merece la pena realizar tantos esfuerzos y pasar por tantos desvelos para recuperar un «cacharro» averiado en otro planeta y que ya ha dado de sí mucho más de lo que se esperaba. Pero hay que tener en cuenta que durante sus cinco años de funcionamiento el Spirit se ha convertido en nuestros ojos y nuestras manos en Marte, y ha proporcionado miles de fotografías del planeta, datos sobre su estructura geológica y su atmósfera, y valiosísimas informaciones sobre indicios de vida en un paisaje que hace años sólo nos parecía un infierno vacío.
«En 145 soles»«Es la primera secuencia de movimiento en 145 soles (días marcianos)», ha asegurado en Twitter el «conductor» terrestre del rover Scott Maxwell. Lo confirma la web de la Sociedad Planetaria, fundada en 1980 por Carl Sagan. Pese a las dificultades, el equipo parece estar listo para comenzar a recuperar al Spirit. Ha estado trabajando en ello desde que el vehículo cayó en la trampa de arena de un sitio llamado «Troy», en el cráter Gusev. Los inconvenientes son enormes. Su centro de gravedad fue alterado por una roca bajo su parte inferior. Además, las tormentas de polvo han cubierto sus paneles y han reducido su energía a un nivel mínimo. La NASA informará en los próximos días sobre sus planes de rescate.
El Spirit y su gemelo Opportunity han enviado hasta ahora más de 250.000 imágenes de Marte y 36 gigabytes de información sobre la geología y la atmósfera del planeta, incluyendo la confirmación de que albergó agua en su pasado remoto. Desde 2004, cuando llegaron a extremos opuestos del planeta, han recorrido 21 kilómetros del agreste terreno marciano superando temperaturas extremas hasta los 100 grados bajo cero. Para la ciencia, suponen «la primera expedición terrestre en otro planeta».

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Ingenieria espacial

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi