lig tv izle
justin tv

Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Biologia

Las áreas protegidas no bastan para detener la pérdida de biodiversidad

El establecimiento de áreas protegidas no está evitando la pérdida de biodiversidad que, para 2050, puede ser catastrófica según un estudio publicado hoy, que solicita soluciones más efectivas para los problemas del crecimiento de la población y el nivel de consumo.

Según el estudio, publicado en la revista científica ‘Marine Ecology Progress Series’, aunque hoy existen 100.000 áreas protegidas en todo el mundo, que suman 17 millones de kilómetros cuadrados en Tierra y 2 millones de kilómetros cuadrados en los océanos, la pérdida de biodiversidad se ha acelerado.

“Estamos invirtiendo una gran cantidad de recursos económicos y humanos en la creación de áreas protegidas y, desafortunadamente, la evidencia existente sugiere que esa no es la solución más efectiva”, declaró Camilo Mora, un investigador colombiano que actualmente trabaja para la Universidad de Hawai, en Manoa.

“Desafortunadamente la pérdida de biodiversidad está al mismo nivel que siempre ha estado y debido a esa aceleración de la pérdida de biodiversidad, hay una cierta emergencia para empezar a implementar la solución más efectiva al problema de la biodiversidad”, añadió Mora.

Pocos cambios
Uno de los problemas es que de esas 100.000 áreas protegidas, sólo se produce un cumplimiento estricto de las normas en el 5,8% de las que está en Tierra y un 0,08% de las que están en los océanos.

El gasto mundial en las áreas protegidas es de sólo 6.000 millones de dólares al año, cuando debería ser 24.000 millones de dólares, por lo que muchas áreas no están financiadas de forma adecuadas, dijo el estudio.

El estudio, del que es coautor Peter Sale, director del Instituto del Agua, Medio Ambiente y Salud (Canadá) de la Universidad de las Naciones Unidas, también identificó otras cuatro limitaciones en el uso de áreas protegidas como forma para preservar la biodiversidad del planeta.

Según Mora y Sale, el crecimiento previsto de las áreas protegidas es demasiado lento. Al actual ritmo, para alcanzar el objetivo de cubrir el 30% de los ecosistemas del mundo con áreas protegidas se necesitarían 185 años en tierra y 80 años en los océanos.

Diversas amenazas
Al mismo tiempo, las amenazas contra la biodiversidad, el cambio climático o la contaminación, están avanzando rápidamente. Igualmente, el tamaño y la conexión de las áreas protegidas son inadecuados. El 30% de las áreas protegidas en los océanos y el 60% de las de Tierra tienen una superficie inferior a 1 kilómetro cuadrado.

Además, las áreas protegidas solo son una medida efectiva contra dos amenazas de origen humano, la sobreexplotación y la pérdida de hábitat, pero no contra otras como cambio climático, contaminación y especies invasoras. Finalmente, las áreas protegidas entran en conflicto con el desarrollo humano.

Por estas razones, Mora dijo que “es el momento de emplear todos esos recursos que van para las áreas protegidas y utilizarlos en estrategias que sean más efectivas al problema tan grave que supone “la pérdida de biodiversidad”.

“Durante 30 años, se ha realizado un esfuerzo tremendo para crear áreas protegidas y no hay ningún signo de que hayamos sido capaces de reducir la pérdida de la biodiversidad. Eso ya debería ser un signo suficiente para que empecemos a cuestionar si es esa la alternativa más eficiente al problema que tenemos”, añadió Mora.

Una reacción necesaria
Las consecuencias de la falta de acción serán catastróficas, según los investigadores. “Hoy en día la población está consumiendo 3.000 millones de hectáreas más de lo que el planeta puede dar sustentablemente”, afirmó.

Pero los cálculos de Mora y Sale indican que para 2050, con una población estimada de hasta 10.000 millones de personas, “se necesitarían del orden de 27 planetas para pagar los costes ecológicos de la demanda de recursos naturales de la población humana”.

Mora dijo que el estudio no aboga por la eliminación de áreas protegidas, sino un cambio de estrategia: “lo que en realidad estamos sugiriendo es que es tiempo de mirar estrategias alternativas”. Añade que “las áreas protegidas son una buena estrategia pero es muy costosa y llegó el tiempo de mirar soluciones que sean más definitivas”.
Cortesia elmundo.es

Biologia

Hallan elementos claves para la vida en un lugar «imposible»

Un pequeño asteroide fue detectado en el espacio antes de impactar contra la Tierra el 7 de octubre de 2008. Los científicos encontraron los restos de la roca en el desierto de Nubia, en el norte de Sudán, en muy buenas condiciones. Las muestras, llamadas «Almahata Sitta» o «Estación Seis», por la parada de tren cercana a donde aparecieron, fueron recuperadas para su análisis en un estudio financiado por la NASA, pero los investigadores no sospechaban entonces lo que ahora han descubierto en ese pedazo de material inerte. Simplemente, porque la idea era «imposible». Al contrario de lo que se podía esperar, el meteorito contiene 19 tipos diferentes de aminoácidos, un elemento fundamental para la aparición de la vida tal y como la conocemos. El hallazgo, que ha sido publicado en la revista Meteoritics and Planetary Science, refuerza la idea de que la vida pudo llegar a la Tierra desde el espacio en un lluvia de meteoritos hace millones de años y fortalece la esperanza de que podamos encontrar un lugar donde no todo esté muerto más allá de la atmósfera terrestre.
Cuando Peter Jenniskens, del Istituto SETI para la búsqueda de vida extraterrestre (Mountain View) propuso a la NASA la búsqueda de aminoácidos en los restos ricos en carbono de este asteroide, denominado 2008 TC3, las expectativas de éxito eran prácticamente nulas. El meteorito se formó tras la violenta colisión de dos asteroides, por lo que era lógico pensar que el choque había destruido cualquier posibilidad de hallarlos. «El choque calentó la roca a más de 2.000 grados Fahrenheit, lo suficiente para que todas las moléculas complejas como los aminoácidos fueran destruidas. Sin embargo, las encontramos», afirma Daniel Glavin, del centro espacial Goddard de la NASA.
Origen de la vida
Los sensibles equipos científicos hallaron pequeñas cantidades de 19 aminoácidos diferentes en la muestra. Además, confirmaron que no provenían de una contaminación en la Tierra, ya que la forma en la que fueron creados es completamente diferente a cómo se organiza la vida en nuestro planeta. Tiene sus propias reglas. Lo que no está tan claro es cómo y cuándo se formaron. Es difícil pensar que llegaron de uno de los asteroides que colisionaron, por las altas condiciones de energía asociadas al impacto, así que los científicos creen que quizás exista un método alternativo para crear aminoácidos en el espacio, que implica las reacciones de gases cuando un asteroide muy caliente se enfría.
Los aminoácidos se utilizan para fabricar proteínas, la «bestia de carga» molecular de la vida, que se utiliza para todo, desde estructuras como el pelo a las enzimas. Como las letras del alfabeto se disponen en combinaciones ilimitadas para hacer palabras, la vida utiliza 20 aminoácidos diferentes para construir millones de proteínas distintas. No es la primera vez que algo semejante ha aparecido en un meteorito. Anteriormente, científicos del centro Goddard de Astrobiología habían encontrado aminoácidos en las muestras del cometa Wild-2 y en varios meteoritos ricos en carbono. Los científicos creen que este tipo de descubrimientos aumenta las posibilidades de encontrar vida en el Universo y refuerza la teoría de que el origen de la vida llegó a la Tierra en una lluvia de rocas desde el espacio

Cortesía ABC, España

Biologia

Unos pulmones para dominar la Tierra

La agresiva expresión de un caimán y la inocente imagen de, por ejemplo, el canario que tenemos en casa, poco parecen tener en común, pero los científicos han descubierto que comparten algo esencial para la vida. Ambos respiran de la misma forma, con una estructura pulmonar muy peculiar que hasta el momento se creía exclusiva de los pájaros. El aire fluye en las vías respiratorias de estos reptiles salvajes en una única dirección, de la misma forma que lo hace en las entrañas de nuestro amigo enjaulado. El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Utah en Salt Lake City (EE.UU.) y publicado en la revista Science sugiere que esta técnica de tomar aliento podría haber permitido a los antepasados de estos animales ser más resistentes y dominar el planeta después de la peor extinción masiva ocurrida jamás, que se produjo hace 251 millones de años.
Después de la famosa extinción, estos reptiles fueron los animales terrestres más poderosos. La «matanza» universal provocó la muerte del 70% de la vida terrestre y del 96% de la marina. El mundo quedó devastado y el nivel de oxígeno en el aire era de un escaso 12%. No se sabe muy bien qué lo provocó, aunque se barajan una fuerte actividad volcánica o el impacto de un gran asteroide. Tras la catástrofe, la naturaleza comenzó a recuperarse poco a poco y, en ese tránsito, los arcosaurios -que significa literalmente reptiles dominantes-, se convirtieron en los reyes de la Tierra. Evolucionaron en dos ramas distintas: la de los cocodrilos y la de los pterosaurios voladores. La cuestión es que los investigadores creen que los ancestros que compartieron aves y caimanes adquirieron entonces, hace unos 246 millones de años, su extraño método respiratorio.
Ejercicios vigorosos¿En qué consiste esta peculiar forma de tomar aliento? Los científicos, dirigidos por Collen Farmer y Kent Sanders, estudiaron los patrones de flujo de aire y agua en los pulmones de caimanes americanos, tanto en animales vivos como en pulmones extirpados ventilados artificialmente. Los resultados mostraban que el flujo de aire en el caimán era unidireccional y extremadamente similar al de las aves, aunque sigue sin saberse cómo los caimanes controlan este tipo de respiración sin los sacos de aire de los pulmones que tienen los pájaros.
Este sistema permite a los pájaros recorrer grandes distancias y también pudo ayudar a los antepasados de los cocodrilos a sobrevivir tras la extinción masiva. «Esta es la verdadera importancia del descubrimiento», asegura CG Farmer, autor principal del estudio y profesor en la Universidad de Utah. La razón es que, incluso con menos oxígeno, los arcosaurios eran capaces de realizar «ejercicios vigorosos» con su particular método de respiración.
__________________________________________________________________________________________________
Cortesìa de ABC, España

Biologia

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda